Overblog
Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

19 février 2007 1 19 /02 /février /2007 12:35
12 argumentos antinucleares

 

La energía nuclear

 

¡Tan peligrosa y equivocada como siempre!

 

1.       El siglo XXI será el de la energía inteligente, renovable y limpia! La energía nuclear es muy peligrosa e insegura. Los riesgos y accidentes que comporta son catastróficos. Sus efectos contaminantes y destructores de toda vida humana y terrestre se prolongan en el tiempo casi ilimitadamente.  Las instalaciones y los materiales atómicos pueden usarse para la producción de armas de destrucción masiva, y pueden ser un objetivo de la acción terrorista. La energía nuclear es enormemente cara, además de ser muy ineficiente para frenar el cambio climático. La energía atómica está anticuada y en declive, y socialmente es rechazada por la ciudadanía europea. A pesar de que la industria nuclear no ha resuelto los graves problemas sociales y ecológicos que acompañan a la energía atómica, el grupo de presión internacional de la energía nuclear está pasando a la ofensiva en defensa del "resurgimiento nuclear". Pero, ¿Son seguras las instalaciones?. ¿Acaso resulta imposible que ocurran más accidentes como el de Chernóbil?. ¿Están almacenados con garantías suficientes de seguridad los residuos nucleares para los próximos milenios?. ¿Se incorporan en su precio los costes reales, humanos y naturales que comporta? ¿Puede evitarse la falta de control y el mercado ilegal del material nuclear?. ¿Puede ser la energía nuclear una respuesta al cambio climático?. ¿Desea la gente la energía atómica?

 

 

2.     La contaminación radioactiva está en todo su ciclo de producción: de la mina a los residuos. El llamado «ciclo cerrado» del combustible nuclear es un mito. El sistema nuclear funciona más bien como una espiral que difunde grandes cantidades de residuos contaminantes en cada etapa. Desde la extracción de uranio en la mina, que ya supone cientos de millones de toneladas de residuos en el mundo, hasta la separación del plutonio, el denominado «reprocesamiento». Las dos únicas centrales de plutonio de gran escala en el mundo (Sellafield del Reino Unido y La Hague de Francia) evacuan enormes cantidades de radioactividad y aportan más del 80 % de la dosis colectiva que reciben los europeos. No hay solución para un almacenamiento mínimamente seguro de residuos que son altamente radioactivos durante miles de años.

 

 

3.     Tan peligrosa como siempre y para siempre. Las instalaciones y la tecnología nuclear son muy inseguras y peligrosas. Docenas de accidentes que han ocurrido en varios países desde el desastre de Chernóbil de 1986 han estado muy cerca de convertirse en grandes catástrofes. Entre ellos los siguientes: 1993 Rusia; 1995 Japón; 1998 Francia; 1999 Japón; 2002, EEUU; 2003 Hungría; 2005 Reino Unido.

 

 

4.     Veinte años después: los daños humanos y naturales de la tragedia de Chernóbil . Las dramáticas consecuencias de la explosión del reactor nº 4 de la central atómica de Chernóbil continúan. No se conocerán nunca en toda su dimensión los inmensos daños sufridos por las personas y la naturaleza. La Comisión Europea afirma que las restricciones impuestas a algunos alimentos  contaminados procedentes de algunos Estados miembros se deberán seguir manteniendo a lo largo de muchos años.

 

 

5.     Dos gemelos siameses: el reactor atómico y las armas de destrucción masiva. La pretendida separación de los usos civil y militar de la energía atómica es un mito, ya que los conocimientos y tecnología exigida por la energía nuclear pueden utilizarse tanto para producir electricidad como para hacer artefactos explosivos. Varios países han desarrollado programas de bombas de destrucción apoyados en tecnología facilitada por otros países bajo la retórica de los “fines civiles». El Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP) ha ayudado en la práctica a impulsar la proliferación nuclear ya que garantiza «el derecho inalienable de las partes firmantes a desarrollar las investigaciones, la producción y la utilización de la energía nuclear con fines pacíficos, y sin discriminación». El TNP se ha convertido así en un «tratado de proliferación nuclear". El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) actúa como promotor de la tecnología nuclear ya que mientras no halle pruebas de actividades relacionadas con armas ajenas al tratado, todos los miembros del TNP, también Irán, tienen derecho a acceder a la tecnología nuclear, incluidos el enriquecimiento de uranio y la separación de plutonio.

 

 

6.      Unos regalos-bomba espléndidos para los terroristas. Las instalaciones nucleares, el transporte de plutonio y de residuos radioactivos constituyen blancos de primer orden para la acción terrorista. El secuestro de cantidades considerables de plutonio y de uranio enriquecido sirven para la fabricación de artefactos explosivos de carácter atómico. Un ataque de grandes proporciones a un gran almacén de combustible usado o de plutonio superaría con creces el accidente de Chernóbil en lo referente a muertes a corto y largo plazo, y en relación a la contaminación letal que se difundiría en los ecosistemas terrestres.

 

 

7.      Beneficios privatizados, costes y peligros atómicos socializados. Resulta imposible conocer el coste real de un Kw/hora de origen atómico. Los costes astronómicos de la gestión de residuos nucleares, del desmantelamiento de las centrales y de la descontaminación aumentan constantemente y por lo general deben ser sufragados por la ciudadanía, al tiempo que en muchos países la generación rentable de electricidad se ha privatizado. La energía de origen nuclear es, con creces, la más cara de todas las que se generan para el consumo. Para que pudiera ser económicamente competitiva, necesitaría subsidios públicos sustanciales, sobre todo para cubrir las garantías contra los grandes riesgos financieros y económicos.

 

 

8.      La energía nuclear debilita la lucha contra el cambio climático. Cada euro que se invierte en energía nuclear obstaculiza la lucha contra el cambio climático global y constituye una gran despilfarro, ya que si se invirtiera en programas alternativos de conservación de energía y de eficiencia energética se podría conseguir una mayor reducción de los gases de efecto invernadero. Las centrales eléctricas de gran escala favorecen los excesos de capacidad y por tanto, incentivan la espiral del sobreconsumo y el derroche de electricidad, además de favorecer grandes pérdidas en las redes de distribución. La energía nuclear tampoco puede ayudar a reducir nuestra insana dependencia del petróleo que sirve como fuente carburante del transporte motorizado. Existe una relación escasa o nula entre los usos del petróleo (como en el transporte) y de la energía nuclear. La energía atómica, además de elevar nuestra dependencia con respecto a las importaciones de recursos y con respecto a una energía muy contaminante e insostenible, no sustituye a los combustibles fósiles. La Francia nuclear sigue siendo igual de dependiente del petróleo. La gestión de la demanda basada en la eficiencia y el ahorro, la diversificación y la descentralización de los suministros de energía son las salidas necesarias.

 

 

9.      La descentralización y la alta tecnología en energías renovables aventajan a la tecnología nuclear. Casi todas las centrales en funcionamiento fueron proyectadas entre las décadas de 1950 y 1970. Hoy en día, las centrales de cogeneración y las instalaciones de energías renovables de alta tecnología y descentralizadas, aventajan ya a la energía nuclear: sobrepasaron la capacidad total instalada de energía nuclear en 2002 y su producción anual en 2005. En 2004 se multiplicaba por seis la capacidad neta.

 

 

10.     Las nucleares no garantizan la seguridad ni el suministro de energía. La energía nuclear no hace que la Unión Europea sea más autónoma de fuentes de energía importadas, ya que todo el uranio destinado a la fabricación del combustible nuclear debe ser importado. La energía nuclear representa sólo un pequeño porcentaje de los servicios de energía en el mundo: el 6 % de la energía final de uso comercial en la UE y aproximadamente el 2 % a escala mundial. Incluso en Francia, el país más nuclearizado del mundo, la energía nuclear proporciona tan sólo el 7,5 % de la energía final de uso comercial, mientras que más del 70 % del consumo se satisface con energía obtenida de combustibles fósiles. La energía nuclear sólo representa entre el 1 % y el 2 % del mercado mundial de la capacidad de generación de electricidad. En total, hay 26 reactores nucleares «en construcción» según el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), pero nueve de ellos son los mismos que figuran en la lista desde hace entre 18 y 30 años. Sólo hay un reactor en construcción en la UE (Olkiluoto-3, en Finlandia). La energía nuclear es anacrónica y está en continuo y lento declive. En marzo de 2006, hay 148 reactores funcionando en la UE25, es decir, 24 reactores menos que en el máximo histórico de 1989. Aunque, por primera vez en 15 años, en 2005 se inició una construcción (Finlandia), el mismo año se cerraron dos reactores (Alemania, Suecia). El declive continúa.

 

 

11.     La energía atómica tiene un rápido envejecimiento y está en declive. Las centrales nucleares del mundo envejecen muy rápidamente e inevitablemente cada vez habrán menos.  Alrededor del principio del 2007 se han clausurado 7 centrales europeas mientras en esta fecha solo hay una planta europea en construcción. De aquí a 2015 unos 80 reactores cumplirán 40 años; en 2025, otros 200 reactores habrán cumplido cuatro decenios. Aunque se prolongara por dos la actual vida útil (unos 22 años) de todos los reactores, su sustitución a los 40 años implicaría conectar a la red un reactor cada mes y medio hasta 2015 y uno cada 18 días entre 2015 y 2025. Teniendo en cuenta el plazo mínimo de diez años necesario para la explotación comercial de las centrales nucleares, el citado plan es impracticable. Incluso si se construyeran en 2025 otros 20 reactores  en China y otros países, el número de centrales nucleares en funcionamiento se reduciría considerablemente.

 

 

12.     La gran oposición ciudadana a la energía nuclear. Según todos los sondeos la ciudadanía europea se opone a la energía nuclear, pero los líderes y partidos políticos no tienen en cuenta a la opinión pública de sus países. Las personas aspiran a un bienestar y un futuro con energía no dañina, y si pudieran elegir apostarían por el ahorro de la energía, la eficiencia energética y las fuentes de energía renovables.

 

 

 

 David Hammerstein

Partager cet article
Repost0
15 février 2007 4 15 /02 /février /2007 07:47

          La ecología será urbana o no será. Visto lo visto de nuestro modelo urbano, parece simplemente que no será. Entre 2 y 3 millones de viviendas, la mayoría turísticas o segundas residencias,  están siendo construidas o están proyectadas en España  gracias al "boom" actual. Con este urbanicidio podemos decir adiós a cualquier propósito serio en contra del cambio climático. Acabamos con unos recursos hídricos escasos, desvirtuamos centenares de espacios naturales singulares y vaciamos de cultura significativa a miles de pueblos cohesionados. Al mismo tiempo, la democracia local ha sido fagocitada por unos ayuntamientos paralelos "en la sombra" de las constructoras y el interés público se sustituye por el principio de que "urbanizar por urbanizar" siempre es bueno. Huelga decir que brota por doquier la especulación, la corrupción y el blanqueo de capitales ilícitos.

         Ahora denunciar la corrupción urbanística está de moda. Puede ser utilizada más como arma arrojadiza que cómo el reflejo de una convicción en otra forma de hacer el hábitat urbano. Las fiscalías han despertado de su letargo, el fisco parece haber descubierto de repente una evasión colosal de impuestos e incluso, se habla de la pérdida de muchos paisajes naturales valiosos. Ya veremos si sigue la preocupación después de las próximas elecciones municipales...

          Desde el Parlamento Europeo hemos convertido el escándalo urbanístico español en un asunto europeo importante y notorio. Primero enfocamos la atención de la Comisión de Peticiones (de la que yo soy titular) en la Ley Urbanística Valenciana. En una acción muy poco habitual aprobamos en el  pleno del Parlamento un demoledor informe sobre el urbanismo valenciano, lo que ha desembocado en un procedimiento de infracción en contra de la ley y ha puesto ante la opinión pública europea la famosa "Valencian Land Grab" (el robo de tierras valenciano). Además hemos presentado docenas de preguntas parlamentarias y hemos ayudado presentar peticiones europeas sobre casos concretos desde el Cabo de Gata hasta Tarifa; desde Fuerteventura hasta Murcia; en Castilla con San Glorio llegando hasta Mallorca. Eso sí, pasando antes por Segovia y la Sierra Norte de Madrid.

          Con la legislación europea en la mano, intentamos frenar muchos proyectos y en ocasiones, con algún éxito, muchas veces gracias a la ayuda los ciudadanos. Hemos conseguido crear más presión popular sobre el sistema de justicia, en los distintos gobiernos y en la sociedad en general con el objetivo de defender la vida ante el avance incesante del ladrillo.

          Pero nuestro empeño no se queda en la protesta sino también en la propuesta de una nueva urbanidad ecológica y democrática. Puede que no haya vida después de la dictadura del  ladrillo  pero sí hay una vida vibrante en las miles de comunidades que aman y defienden cada palmo de su entorno construido y natural. Ellas marcan el camino para superar los abusos urbanísticos y tejer un futuro más vivo y feliz.   

             David Hammerstein,   Eurodiputado de Los Verdes  

Partager cet article
Repost0
13 février 2007 2 13 /02 /février /2007 19:43

 Comunicado de prensa - Estrasburgo, 13 de febrero de 2007

 Medio Ambiente- Reglamento europeo sobre Residuos 

 El Parlamento europeo se niega dar la marca "verde" a la incineración

 Hoy el Parlamento europeo ha aprobado la revisión del Reglamento sobre residuos en la Unión Europea. 

 David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes, ha declarado: 

 "El problema del crecimiento de los residuos es cada día más grave: cada persona produce en Europa una media de 534 kg. de residuos cada año. España es de los países europeos donde más crecen nuestros deshechos.  El voto de hoy muestra que la reducción, la reutilización y el reciclaje deben de ser las prioridades de nuestro modelo de gestión de residuos.  

 Los Verdes están muy contentos con el Parlamento ya que se posiciona por la estabilización de la generación de residuos antes del año 2012. La reducción de nuestra generación de basura es un objetivo a conseguir a medio y a largo plazo si queremos frenar la  destrucción ambiental y tomar el cambio climático en serio.

 El rechazo de la recalificación de la incineración como "recuperación o revalorización energética" envía una señal positiva para la protección ambiental y pone en entredicho los múltiples proyectos de incineración actualmente en marcha en España.  Esta disposición hubiera dado el  beneplácito a la incineración como una forma de "recuperación" de residuos, dando la impresión que las incineradoras son beneficiosas para el medio ambiente y la salud, nada más lejos de la verdad.

 Es importante recordar que todos los residuos capaces de ser reciclados deben ser recuperados mientras la incineración debe ser considerada solo como un último recurso para ser utilizada bajo un control estricto ambiental y sanitario para una reducida cantidad de deshechos que no pueden ser reciclados o reutilizados."

Partager cet article
Repost0
12 février 2007 1 12 /02 /février /2007 15:35

 Pensamiento fósil  

 “Es inevitable que la demanda siga  creciendo; solo podemos suavizar un poco  la subida del consumo eléctrico.”  

  Nueva cultura solar

  “Es imprescindible y posible estabilizar primero, y después reducir la demanda energética por imperiosas razones ambientales y económicas.”

 

 

 

 

      Fósil

  “Nuestro crecimiento económico y nuestro bienestar depende de un aumento de nuestro consumo energético. La demanda crecerá pase lo que pase.”

  Solar

  “Mientras otros países europeos ha conseguido desligar su crecimiento de más consumo de energía y emisiones, España sigue aumentando tanto su consumo y contaminación muy por encima del crecimiento de su PIB.  Esta dependencia económica es muy peligrosa. Es posible hacer más con menos.”

 Fósil

 “La responsabilidad de reducir el consumo es principalmente de los individuos, los usuarios y consumidores. Si la gente quiere consumir más, habrá más demanda.”

  Solar

  “Las instituciones no pueden escurrir el bulto. Las políticas y la gestión pública tienen la responsabilidad de  incentivar y desincentivar para crear el marco posible para un consumo individual informado y orientado al ahorro y eficiencia energéticos. Actualmente este marco no existe.”        

 Fósil  

 “Hay que dejar que el mercado marque los precios.”

 Solar

  “Hay que tomar medidas fiscales  y políticas desde los gobiernos para acercar los precios de los combustibles contaminantes a sus costes reales. Actualmente los precios favorecen a las fuentes sucias por no reflejar su impacto sobre el medio ambiente y la salud.”      

 Fósil

  “Hay que seguir subvencionando masivamente al Carbón, a las nucleares  y a las grandes infraestructuras térmicas, como en la actualidad, muy por encima de las ayudas a las renovables, para defender los puestos de trabajo...”

  Solar

  “Hay que cortar todas las subvenciones estatales y europeas a las energías sucias para racionalizar su consumo y evitar la competencia desleal con la emergencia de las renovables.”

 Fósil

  “En España no podemos cumplir los compromisos de Kyoto porque supone un gran coste para la economía.”

 Solar

  “El coste de no cumplir Kyoto será mucho más alto. El precio del permiso de emisión de CO2 establecido por la UE ha aumentado un 25% y ha llegado a 15 euros por tonelada de CO2. Además, al no adaptarse a Kyoto la falta de eficiencia energética pasara una fuerte factura la economía española.”

 Fósil

  “Las renovables producen una energía demasiada dispersa en el territorio.“

  Solar

  “Precisamente la descentralización de la producción de la energía solar y eólica permite una mayor eficiencia y una mayor democratización y autonomía individual en la producción.”  

 Fósil

  “Necesitamos a las nucleares para hacer frente al cambio climático y garantizar el suministro eléctrico. “

  Solar

 “La inversión en el ahorro y la eficiencia es 7 veces más eficaz para reducir las emisiones de CO2 que la inversión en nuevas nucleares. Las nucleares son una fuente carísima, muy peligrosa, por el peligro de accidentes, por la arriesgada  gestión eterna de sus residuos radioactivos, por el peligro de la proliferación de armas nucleares y por la posibilidad de atentados terroristas sobre centrales o con material radioactivo de las mismas. Además, depende de un suministro de uranio de incierta y insegura procedencia.”

 Fósil  

  “Ante el alto coste del petróleo  las nucleares son claves.”

  Solar

   “La energía nuclear no sustituye el consumo de petróleo y sus derivados ni puede evitar su contaminación y la producción de Co2. No mueve coches ni calienta casas. Sólo el 3% del consumo del petróleo es para producir electricidad, mientras la totalidad de la energía nuclear es para la producción de electricidad.”

 Fósil

  “La renovables no puede sustituir a las centrales térmicas o nucleares.”

  Solar

  “No es cierto.  Parques eólicos marinos y la implantación masiva de energía solar, fuentes de geotérmica, biomasa, biocombustible, entre otras medidas de ahorro y eficiencia,  pueden proveernos  toda la energía que necesitamos antes de 50 años.”

  Fósil

  “La fusión nuclear del programa ITER es una gran promesa energética.”

  Solar

 “Es un programa caro y peligroso que no producirá ni un KW de energía antes 40 años, o quizás nunca.  Es una gran equivocación y despilfarro que se lleva mucho más dinero para la investigación que las  fuentes renovables que ya están dando grandes resultados en la mejora de su rendimiento."

 David Hammerstein  

 

Partager cet article
Repost0
11 février 2007 7 11 /02 /février /2007 11:37

(Incluyo este artículo de El portal de Belén, con agradecimientos)

  

 

Mientras en Francia, Alemania, Austria y Suiza se están planteando qué hacer con sus pistas de esquí alpinas -que este invierno han reducido en un 10% los ingresos debido al cambio climático- en España aún se quieren construir más pistas para esquiar, como si hicieran falta. Actualmente existe un controvertido proyecto para crear una macro-estación de esquí en las tres vertientes del macizo de Peña Prieta, en el corazón de los Parques Naturales de los Picos de Europa y de las Fuentes Carrionas: la Estación Invernal de San Glorio. De llevarse a cabo, esta estación de esquí supondría un grave atentado medioambiental de fuerte impacto en la zona, de enorme importancia ecológica, ya que es el lugar en el que viven muchas especies animales que no tienen alternativa de habitar en otro lugar, incluidas dos especies amenazadas de extinción: el oso pardo y el urogallo. El lugar elegido para montar los 60 kilómetros de pistas de esquí proyectados, amén de una buena cantidad de establecimientos hoteleros y de ocio (incluido un repugnante y prescindible campo de golf) es una zona de Red Natura 2000, Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC), lo cual ha hecho merecedor a este paraje de las medidas de protección medioambiental que financia la Unión Europea.

 

 

 

 

 Fijaos en qué paisajes están en peligro: Esta maravilla de valle, con su fauna, su flora y sus lagos glaciares, tal vez se arruine para siempre por culpa de la estación de esquí y de lo que ella implica: talas de árboles y matojos y alteración del curso de las aguas; tendidos eléctricos; construcción de carreteras, remontes y funiculares; tránsito de vehículos de gran tonelaje; construcción de edificios y párkings; y por supuesto la visita constante de decenas de miles de turistas al año, con sus coches, sus basuras y su ruido. Todo esto no lo digo yo: hay mucha gente peleando en contra de la construcción de la estación. Algunos incluso han formado una plataforma en Defensa de la preservación del valle de San Glorio. El eurodiputado de los Verdes españoles David Hammerstein lleva meses de pelea. El otro día denunció en el Parlamento Europeo la situación: «la Junta de Castilla y León no puede coger financiación comunitaria durante años para proteger al oso y ahora pedir permiso para destruir el centro de su hábitat», dijo Hammerstein. «No es aceptable modificar las zonas de protección natural europea al antojo de los intereses especulativos de un proyecto de muy dudosa rentabilidad social». Es un buen resumen de lo que ocurrirá si se da vía libre a este proyecto, y también de por qué se quiere construir esta barbaridad, y qué intereses han movido a los grupos parlamentarios del Partido Popular, PSOE y Unión del Pueblo Leonés (UPL) en el Parlamento castellano-leonés, a dar su visto bueno y su apoyo al proyecto. La respuesta a estas dos últimas cuestiones es, una vez más, el dinero que genera la especulación urbanística. Copio un párrafo del artículo "El pelotazo urbanístico de San Glorio", publicado en El Diario de León y escrito por el responsable de Los Verdes en la Comarca Leonesa de Laciana, Manuel E. Rodríguez Barrero: "San Glorio es una oportunidad única para un grupo muy reducido que dará un gran pelotazo, a costa de la gran mayoría de los ciudadanos de las zonas afectadas. Sólo unos pocos entrarán en el reparto. Y el camelo de esos 1.400 empleos, entre directos e indirectos, ya se verá que al final se quedan en la mitad de la mitad. Y, además, serán empleos precarios y con contratos basura. Exactamente igual que están siendo en el resto de las estaciones de invierno del país y de Europa." Pan para hoy, y hambre para mañana. Hambre sin osos pardos ni urogallos, y sin una de las zonas agrestes más feraces de España y de Europa. El Gobierno central y la Comisión Europea están en la obligación de impedir este destrozo. Simplemente, se trata de un crimen.

Partager cet article
Repost0
9 février 2007 5 09 /02 /février /2007 07:18

(con referencia a unos artículos recientes en El País)

En el marco del debate sobre el cambio climático y ante la creciente campaña de legitimación de esta fuente energética cara y peligrosa que es la energía nuclear, se suele recurrir a Finlandia como un ejemplo a seguir por parte de los partidarios de la energía atómica.

Sin embargo, Finlandia no es en absoluto un buen ejemplo para la política energética europea. La construcción de una central nuclear en Finlandia –la única nueva en Europa- aparece de hecho como la excepción que confirma la regla del declive de la energía atómica y de su inviabilidad como arma contra el cambio climático.

La energía nuclear no es la fuente energética preferida de los finlandeses ni mucho menos. En un sondeo reciente más de 80% de los finlandeses optaban por la energía de biomasa, la energía eólica o la hidroelectricidad, mientras que sólo 40% de los finlandeses apostaban por aumentar la capacidad nuclear.

Por otra parte, y contrariamente a lo que se afirmaba en este periódico en la crónica del corresponsal en Finlandia el pasado 6 de febrero, la postura de Los Verdes en Finlandia está muy lejos de inhibirse. Por ejemplo, la decisión en mayo de 2002 de construir el reactor nuclear provocó la salida de Los Verdes del gobierno y la dimisión de la Ministra de Medio Ambiente. Los Verdes siguen denunciando el seguidismo gubernamental fuerte lobby nuclear apoyado por la industria papelera que ha perpetuado la dependencia en la electricidad para la calefacción en lugar de otras opciones sostenibles como la biomasa de madera y la mejora en la eficiencia.

Las obras de la planta llevan entre año y medio y dos años de retraso y han generado ya unas pérdidas de entre 400 y mil millones de euros para la compañía nuclear francesa Areva. Además, distintos estudios finlandeses han mostrado que con menos inversión que la que ha necesitado la central se podía haber garantizado el suministro energético y haber reducido las emisiones de CO si se hubiera apostado por la senda de renovables, la eficiencia y las medidas de ahorro.

La energía nuclear sigue siendo una fuente muy arriesgada tanto económicamente como ambientalmente. Además, solo aporta el 5.5% de la energía final consumida en Europa porque ni mueve coches ni suele calentar las casas. Así mismo, al tiempo que se construye una nueva central atómica en Finlandia están a punto de clausurarse más de una decena de plantas en Europa (7 se cerraron durante el pasado mes de enero). Aceptemos de una vez, pues, que las nucleares son del pasado y que el futuro pertenece a las energías seguras y limpias.

David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes, Satu Hassi, eurodiputada y exministra de medio ambiente de Los Verdes de Finlandia y Raül Romeva, eurodiputado de ICV. 

 Bruselas

Partager cet article
Repost0
8 février 2007 4 08 /02 /février /2007 16:42

 Los Verdes no estamos en contra de la nanotecnología.  Consideramos que el medio ambiente, la medicina y algunos sectores de la economía podrían beneficiarse bastante de las investigaciones de la nanociencia. Sin embargo, debemos proceder con precaución antes de comercializar los productos. Los que  desprecian la precaución no son amigos del progreso firme de nanotecnología y acabarán deteriorando la confianza de los consumidores. Actualmente estamos apretando el acelerador de la maquina de la nanotecnología sin asegurar antes si tenemos frenos de emergencia, sin ni siquiera saber si la dirección funciona.

 

 

 Ya se están utilizando nanopartículas en productos de consumo sensibles sin saber sus posibles impactos sobre la salud y el medio ambiente. Cosméticos, detergentes, pinturas, textiles ya comienzan contener nanopartículas.

 Con nuestra despreocupación posiblemente estamos preparando el camino para un gran escándalo sanitario futuro. Pedimos más estudios, una regulación clara y la aplicación del principio de precaución.

 El Comité Científico de la Comisión Europea (CCRSERI) afirmó en una comunicación del 28 de septiembre de 2005 que carecemos de los conocimientos necesarios para la evaluación de los riesgos, por ejemplo en lo referente a la caracterización de las nanopartículas, la detección y la medición de las nanopartículas, los datos dósis-respuesta, la evolución y la persistencia de las nanopartículas en el ser humano y en el medioambiente. Según el CCRSERI los métodos toxicológicos y ecotoxicológicos existentes no son suficientes para hacer frente a todos los problemas que plantean las nanopartículas.

 Algunas nanopartículas actúan de forma muy diferente de partículas más grandes.

  El problema principal es que la liberación  no controlada nanopartículas puede ser muy peligrosa.

 2) Nanopartículas son mas reactivas químicamente y son fácilmente oxidables por el oxigeno para producir radicales que son muy reactivos

 3) Nanotubos incluso pueden comportarse en el cuerpo de una madera similar a la de las fibras de amianto, causando cáncer de pulmón.

 4) Una vez liberadas en el medio ambiente, muy poco se sabe del comportamiento/reacciones de nanopartículas-un empuje de la CE fuerte de investigación e es necesario en este campo. Sin embargo solo una pequeña fracción de la inversión europea se gasta en estudios de riesgo y impacto.

 5) Que es lo que sigue después de la penetración creciente de materiales artificiales en nuestros cuerpos y la integración de maquinas externas (nanomáquinas) en nuestro organismo por nuestra propia identidad y consciencia de identidad? Ni las preguntas biológicas ni las éticas tienen respuesta ni regulación.

 

   Por estas razones debemos frenar desarrollo de la nanotecnología en campos pontencialmente peligrosos y plantear una legislación europea sobre su utilización para proteger la salud y el medio ambiente.

 

 David Hammerstein

Partager cet article
Repost0
28 janvier 2007 7 28 /01 /janvier /2007 23:20

            La actual debilidad y ceguera política de los Estados Unidos está teniendo unos efectos muy peligrosos sobre la estabilidad del Oriente Próximo. Han convertido a Irán en un gran árbitro regional y sus múltiples aliados se hacen fuertes por doquier. Además, parece que Irán tendrá pronto armas nucleares y hay muy poco que se puede hacer para evitarlo. ¿Quien asumiría las terribles consecuencias de utilizar armas atómicas tácticas (necesarias según expertos militares) para retrasar la capacidad nuclear de Irán? La solución negociada se impone.

      Al mismo tiempo la Iraquización, de caos y violencia étnica, comienza a extenderse al norte de aquel país (Kirkuk) y a Líbano y Palestina, donde la fragmentación sectaria y células durmientes de Al Qaeda están esperando su momento. Del sueño ideológico de los neo-cons del “Nuevo Oriente Próximo” hemos caído en la pesadilla de la guerra de todos contra todos. Ahora , en cambio en Europa se impone una lógica política pragmática y conformista que, lejos de apuestas políticas ambiciosas en el Oriente Próximo, solo busca la gestión de la catástrofe y un control mímimo del daño.

              La Unión Europea está llevando a cabo una labor humanitaria y pacificadora muy loable sobre el terreno pero carece de la unidad política para ejercer la fuerte presión necesaria para acabar con 40 años de ocupación y sufrimiento en Cisjordania y Gaza. La UE debe decidir si es una ONG o un actor internacional. Debe empezar a actuar políticamente en el Oriente Próximo donde juega gran parte de su estabilidad política, cultural y económica en el futuro. Europa tiene que hacer saber a Israel que el mantenimiento del status quo no es aceptable. Cada día que pasa una solución pacífica se hace menos viable por los hechos sobre el terreno. La población de los colonos creció en 6% en el 2006. La política de más de 400 controles y el muro tortuoso, que a menudo separa palestinos de palestinos, hace imposible la vida normal y la economía para los palestinos. Hasta ahora los israelíes han aplicado la política de “cuanto peor para los palestinos, mejor” o “que se maten entre ellos” pero ahora la mayoría se dan cuenta que no hay escapatoria de una convivencia mutua en una franja tan estrecha de tierra compartida. Ya no hay muros que valen. Se ha acabado para Israel la conveniencia de “ganar tiempo” con la afirmación de que “no hay interlocutor palestino para la paz”. El tiempo no corre su favor y muchos líderes de Israel lo saben. Yithak Rabin afirmó hace quince años al embarcarse en el proceso de Oslo que “debemos mover rápidamente a favor de la paz antes de que tengamos un Oriente Próximo nuclear”.

 

             Es evidente que Israel, ante la supuesta  amenaza existencial de Irán, tiene la urgencia de encontrar unos fuertes intereses comunes con una parte importante de su entorno árabe si quiere un mínimo de seguridad. Seguir dependiendo ahora solo en su poderío militar y la represión de los palestinos es una receta pare la catástrofe. Muchos analistas israelíes se preguntan como podría responder a un ataque simultaneo de Katiuskas de Líbano, kassams o peor desde Gaza y otra intifada en Cisjordania cuando y incluso un ataque de Siria cuando después de la Guerra del verano pasado, el ejército israelí ya no asusta como antes. Su eficacia militar se ha deteriorado después de décadas de la diaria tarea de ser un policía inmoral de ocupación. Además, habría que añadir un nuevo factor: la percepción creciente por parte de la derecha de Israel de que la minoría árabe Israelí que constituye veinte por cien de la población se está convirtiéndose en una peligrosa quinta columna que cuestiona la naturaleza judía del estado. Paradójicamente la multitud de peligros y la extrema debilidad del actual gobierno en Jerusalén es la motivación detrás una mayor flexibilidad hacia los palestinos. Cada día se hace más patente el enorme error histórico de no alcanzar un acuerdo bajo los parámetros y los oficios de Clinton en el año 2000. Frente a la propuesta de entonces de devolver el 97% de Cisjordania, la partición de Jerusalén, una garantía de seguridad internacional y compensación amplia para los refugiados, hemos pasado a la actual propuesta máxima de la Ministra de Exteriories Israelí  Tzipi Livni, totalmente inaceptable para los palestinos, de establecer las fronteras temporales siguiendo el actual trazado del muro que trocea en cantones una parte significativa de Palestina.

 

     El unilateralismo agresivo de Estados Unidos está mortalmente herido pero el multilateralismo pacifico liderado por la UE no puede nacer. El prestigio de los EE.UU. está por los suelos en el mundo árabe pero Europa no está a la altura de las circunstancias todavía. Es la hora de que la UE lidere la paz, como ha empezado hacer en el Líbano. Incluso, la intervención de la UE está cada vez mejor vista en Israel, rompiendo con la tradicional actitud de rechazar la “internacionalización del conflicto”. La Unión Europea tiene que aprovechar la oportunidad. 

            David Hammerstein

Partager cet article
Repost0
28 janvier 2007 7 28 /01 /janvier /2007 15:57

            1. El Líbano: Paz y consenso inestable en un sistema semifeudal de encaje de bolillos. Una democracia étnica y compleja se encuentra en una encrucijada ante las interferencias externas, los asesinatos políticos y las bombas israelíes. Sí, una democracia con una prensa libre muy crítica y muy variada y con una sociedad civil vibrante. Pero al mismo tiempo esta democracia peculiar y sectaria solo puede sobrevivir y evitar una nueva guerra civil con el mantenimiento, por lo menos parcialmente, de su sistema tradicional de consenso nacional, garantía de representatividad étnica y religiosa. No se puede gobernar con una estrecha mayoría excluyendo a algún grupo importante, como los chiíes de Hizbolah, sin consecuencias nefastas y violentas. Es verdad que es necesaria una reforma electoral, ya presentada por la sociedad civil, que combatiera la corrupción, limitar al financiación ilícita y reorganizara los distritos electorales de forma más equitativa y aumentara el número de diputados elegidos por sistema proporcional (en un doble sistema combinado con el étnico) Así se podría fomentar a los partidos políticos multiconfesionales y alianzas no sectarias. No intentemos forzar una democracia perfecta en un país donde todo pende de un hilo y miles de milicianos armados pueden brotar como setas en cualquier momento. Punto y parte merece la lamentable e injusta situación de la cuantiosa población palestina, privada de cualquier derecho de ciudadanía o de oportunidades de avance laboral, por miedo de que desequilibren el reparto político actual y con la excusa de que tienen que volver a Palestina.


            2. No es de gran utilidad dividir nítidamente a los partidos o grupos religiosos en pro-sirios y pro-occidentales. Hizbollah tiene que ser integrado en el sistema político, incluso dentro del gobierno, y animado a priorizar su agenda nacional en lugar de su agenda iraní o “internacionalista”. Existe una importante brecha social entre el poder sunii y los chitas y en este contexto de Hizbollah es una fuerza vista como “progresista”. Amal, en cambio, aspira jugar el papel de moderados, modernizadores y bomberos dentro del campo Chii y pregona acuerdos transaccionales y interreligiosos. La guerra que lanzó Israel contra Hizbollah el verano pasado ha debilitado a la mayoría gubernamental y ha fortalecido políticamente a Hizbollah, lo que ha animado a esta fuerza a presionar en la calle para un cambio en las reglas de juego político tratando de conseguir una minoría de bloqueo más pequeña.

            3. La frontera del Sur, las tropas europeas de la ONU y la paz con Israel: Es difícil creer que en el 1982 las tropas israelíes fueran acogidos entre vítores por la población chié del sur de Líbano. Sin duda, las tropas europeas juegan un papel importante en mantener la paz y evitar la reconstrucción de las infraestructuras de Hizbollah. Tienen una relación generalmente cordial con las tropas internacionales pero ya se notan las primeras señales de tensión cultural entre la población y las tropas. El ejército libanés está desplegado por la primera vez en años en el Sur y debe ser robustecido. Es de las pocas instituciones multiétnicas que existen. Colocar a las granjas de Chebaa bajo jurisdicción de la ONU ayudaría eliminar el pretexto de la continuación de la “ocupación israelí aumenta la tensión en la frontera.

              David Hammerstein

Partager cet article
Repost0
28 janvier 2007 7 28 /01 /janvier /2007 15:48

                                              

Después del reciente apagón universal de luces como llamada de atención ciudadana y después de los malos augurios de los científicos climáticos de la ONU,  ahora  corresponde a la clase política responder al reto del cambio climático.  Pero vemos que los gobernantes han llegado fácilmente a la retórica ambiental  pero que todavía está lejos afrontar los hechos con acciones necesarias.  Los Verdes creemos que es imprescindible y posible reaccionar ante uno de los principales problemas a los que se enfrenta la humanidad. 

  

1. Ambición y Responsabilidad

  Queremos que Europa lidere la lucha contra el cambio climático pero últimamente no parece estar a la altura del desafío. La Comisión Europea quiere reducir las emisiones solo un 20% para el 2020, pero esto no sería suficiente. Con las débiles medidas europeas y españolas anunciadas ni siquiera llegaremos esta modesta reducción. En cambio, si queremos limitar el calentamiento global planetario a menos de dos grados durante este siglo para evitar una mayor catástrofe resulta imperativo alcanzar como mínimo el objetivo del  30% de reducción de contaminantes en los próximos 13 años. Tampoco se puede condicionar las metas climáticas europeas a la existencia de similares compromisos en otros países no europeos. Esto sería sencillamente irresponsable si se considera la enorme deuda ecológica histórica que hemos acumulado los europeos con el resto del planeta, y especialmente con el Sur. 

  2.  Hacer más con menos energía

 La forma más económica de proteger el clima es el ahorro energético. Sin reducir nuestro consumo en al menos un 20% antes del 2020, se harán inviables los objetivos de reducción de emisiones. Pero, sin embargo, no hay metas vinculantes de ahorro ni cuotas obligatorias para cada Estado en la propuesta de la UE ni en las propuestas del gobierno español, solo se pregona retórica y buenas intenciones. Es imprescindible y factible el mejorar nuestra eficiencia energética anualmente en un 3% y 4% y así podríamos hacer más con menos energía. Necesitamos medidas de etiquetado para los productos eficientes, una fiscalidad que anime el ahorro y castigue a las actividades más derrochadoras, y la modulación de las tarifas eléctricas para penalizar el sobreconsumo.

 3. Las energías renovables han de salir del gueto y el elitismo.

Las renovables ya están haciendo una contribución creciente a nuestra seguridad climática y de suministro energético, pero aún no es suficiente. Ahora es el momento de sacar a las renovables un su reducido mercado “nicho” o “gueto” mediante un fuerte empujón político para convertirlas en un sector económico innovador y clave en la producción de la electricidad. Es especialmente importante extender el crecimiento de las energías renovables hacia nuevos sectores como son la calefacción, el aire acondicionado y el transporte. Hay que desarrollar las Directivas Europeas de electricidad renovable, aprobar la prometida Directiva sobre la calefacción y el aire acondicionado con renovables. Al menos un 25% de la electricidad, calefacción y combustible pueden proceder de fuentes renovables en el 2020 si queremos afrontar el futuro energético menos amenazador. Sin embargo, los gobiernos, como el español, junto con los monopolios eléctricos colocan trabas ante las renovables y se resisten a eliminar los privilegios y subsidios a las energías contaminantes.

 4. Rompamos con los monopolios para frenar el cambio energético

Se habla mucho de liberalizar al mercado energético pero la realidad es muy contraria ya que tenemos un sector energético que controla en todo un paquete las tres etapas del proceso de producción: la  generación,  las redes de distribución y las ventas. El sector energético está enormemente centralizado, es opaco y es monopolizado por unas pocas empresas. Esta concentrada estructura industrial es incompatible con la descentralización energética que se necesita para la eficiencia, y además bloquea  la posibilidad de una competitividad económica más reequilibrada y justa para las renovables al evitar que los precios de la energía reflejen los costes reales (en España se vende energía por debajo el precio del coste). Es urgente, y muy particularmente en España, la  partición de la propiedad o “Property Unbundling”, para conseguir que el control sobre la producción de energía, su distribución y su comercialización no este en las manos de los mismos propietarios y empresas. Debemos romper el control asfixiante y centralizado sobre todo ciclo de energía para dar acceso al mercado a las nuevas y pequeñas empresas, que suelen representar la energía segura, limpia y cercana.

 5.      No a la política del avestruz nuclear

Otra estrategia con falsas soluciones  es el intento de rehabilitar la energía nuclear. A pesar de que las nucleares ni mueven coches ni suelen calentar las casas, los neo-nucleares presentan una versión totalmente distorsionada de la energía nuclear que se encuentra en un declive irreversible. Obvian los enormes peligros de su proliferación y el terrorismo, y realizan unas estimaciones nada realistas sobre los costes de esta fuente energética tan cara. Ignoran la gran dependencia exterior del uranio, y olvidan los enormes subsidios públicos que para ser rentable necesita la producción atómica dentro del tratado EURATOM.

 6. El carbón sigue siendo sucio y del pasado.

Seguir dependiendo de los combustibles fósiles y de la energía nuclear haría peligrar la seguridad del suministro energético en Europa y aumentaría su dependencia de algunas regiones más inestables y alejadas del planeta. La propuesta de construir nuevas plantas térmicas de carbón contradice los objetivos declarados contra el cambio climático. No se debería permitir que funcionara ninguna planta térmica sin la  avanzada tecnología de secuestro de carbón (libre de CO2), a pesar de que aún esta incipiente tecnología es percibida como demasiado incierta para cualquier inversión a corto o medio plazo en la construcción de centrales térmicas de carbón.

 7. Otro transporte es posible o el fin del ¡Petróleo o Morir!

Es especialmente chocante que ni la Comisión Europea ni el Gobierno Español propongan alternativas a nuestra  creciente dependencia del petróleo. A pesar de nuestra grave adicción al petróleo, no se aborda en serio el sector del transporte que consume el 70% de las importaciones de crudo y produce más de un tercio de las emisiones contaminantes de CO2  de la atmósfera. Son urgentes unos objetivos vinculantes para los Estados porque los compromisos voluntarios de la industria de automóviles han fracasado estrepitosamente. Y es un error afirmar que los biocombustibles puede ser la principal vía de reducir nuestra dependencia con el petróleo debido a su impacto dañino sobre los precios de los alimentos y el medio ambiente. Las medidas que necesitamos son claras y concretas: tecnologías y motores más eficientes y limpios por ley, la internalización de los costes externos del transporte (con un impuesto sobre el combustible de los aviones), la expansión del sistema de peajes para camiones, la inclusión de aviación y el transporte de mercancías bajo los acuerdos del Protocolo de Kyoto y el Comercio de Emisiones. Si además damos prioridad al desarrollo masivo de redes de ferrocarriles de cercanías y largo recorrido en lugar de más autovías también se podrían ahorrar enormes cantidades de energía y emisiones, y con ello salud planetaria.

 8. Más independencia eléctrica con menos gas y menos nucleares

Hay grandes diferencias en el pronóstico sobre la dependencia del gas y de las nucleares, dos fuentes que se utilizan para producción eléctrica. Las proyecciones oficiales prevén el aumento del consumo de gas en un 32%, pero los estudios científicos independientes ven factible una reducción de su consumo en un 9%. El consumo nuclear se reduce en un 15% en el 2030 según los estudios institucionales mientras que la proyección realizada desde un compromiso verde reduce el consumo de energía atómica en más del 85%. Esto se conseguiría con ambiciosas políticas vinculantes de ahorro energético y no con las engañosas y cosméticas actuales, y que habrían de aplicarse a los sectores de la vivienda, la industria y el comercio junto con el aumento radical de la producción de las energías renovables.

 9. Una política climática empieza en la propia casa.

 La vivienda es otro sector clave para contribuir a la reducción de emisiones contaminantes. En el ciclo de materiales de construcción, en los diseños bioclimáticos, en el aislamiento y la iluminación, y en el fomento de hábitos sociales responsables en el uso de electrodomésticos más eficientes, existen grandes posibilidades de ahorro y eficiencia, lo que podría constituir hasta un 15.5% de las reducciones globales de contaminantes antes del 2020. Este cambio doméstico en nuestros hábitos cotidianos exige importantes medidas legislativas. 

 10. Podemos y debemos vivir de otra manera.

Para superar las amenazas y retos energéticos hay que cuestionar algunas de las premisas básicas de nuestro modelo de producción y consumo: la centralización de la producción, la concentración empresarial, el culto al crecimiento de la demanda y el consumo, y la perniciosa y fatalista idea de que de otra manera la gente no podría vivir bien y con calidad de vida.

 David Hammerstein

Partager cet article
Repost0