Overblog
Suivre ce blog
Administration Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

1 août 2010 7 01 /08 /août /2010 16:40

 

Como está ocurriendo en otras ciudades españolas, en medio de todo el bochorno veraniego algunos "abolicionistas valencianos" se han manifestado frente a la Plaza de Toros de la ciudad de Valencia para exigir el fin de los vergonzosos espectáculos taurinos. Con el reciente cambio histórico adoptado por el parlamento catalán, y después de todo un largo proceso impregnado de gran valor democrático, se ha abierto la puerta grande al debate público y al reconocimiento social del joven movimiento animalista que abandera las denuncias de maltrato infringido a los animales no humanos.  


 toro-y-torero.jpg

Además de avanzar en las posibilidades de mejora del trato que damos a nuestra hermandad animal, estas nuevas luchas sociales en favor del reconocimiento de unos "nuevos pobres y miserables" tienen un gran valor para cambios sociales mucho más amplios y profundos. No solo ponen patas arriba muchos de los supuestos normativos presentes en la regulación política y legislativa sobre animales, sino que también cuestionan muchas de las creencias y valores culturales cargados de arbitrarios prejuicios especistas. Son terreno de oposición ante las reinantes formas de pensar y percibir basadas en la penosa desconexión y devaluación jerárquica hacia el resto de seres vivos. 

 

La enorme sabiduría ética del movimiento animalista pone el dedo en la llaga, nos muestra como puede sobrevivir una violenta sinrazón bajo la apariencia de dignificadas identidades y de arraigadas costumbres y avanzados saberes científico-tecnológicos. Este "socioanálisis espontáneo" realizado por el movimiento animalista saca a la luz todo un enraizado inconsciente social construido alrededor de la delirante idea de omnipotencia y control humano sobre el conjunto de la existencia y el mundo. Además, las necesarias luchas en defensa de los nuevos derechos animales tienen la virtud de aportar buenas dosis de realismo sanador. Sus recetas no solo están cargadas de legitimidad y fundamentos, también son practicables, y ayudan a aliviar el delirio de superioridad presente en las patologías identitarias que desencadenan un horror inimaginable sobre el mundo viviente.  

 

La reciente prohibición de las corridas de toros en Cataluña ha sido un hito histórico en la lucha a favor del bienestar animal en España. Además, si se compara con las normas adoptadas en Europa, representa una tardía superación de la "excepción cultural española". Constituye un parcial desbloqueo de una "Ilustración inacabada", la que se paralizó ante el sufrimiento y la tortura hacia los animales no humanos, y que en este país persiste y sigue enquistada en algunas crueles costumbres heredadas de la "España Negra". 

 

Ahora puede ser el momento de dar "la alternativa" a la tortura animal practicada en las plazas de toros. El movimiento social de defensa animal así lo cree, y ya ha apostado por el fin de la tauromaquia en cada comunidad autónoma. Este posible avance en regulación y derechos se acompañaría también de una gran conquista ecológica y moral, ya que amplía el reconocimiento político y legal del valor intrínseco otorgado a los seres vivos no humanos. La abolición de las corridas de toros sería un digno acercamiento a una Europa avanzada en la ética mínima de la compasión y el cuidado hacía los otras especies que comparten el planeta con nosotros.

 

toro-embolado.jpg

       

Un indicador de la madurez moral de nuestras sociedades humanas está en el trato que damos a los animales y ecosistemas, y la deseable y necesaria opción a favor de extender nuestra responsabilidad hacia los mismos, al menos ha de exigir la eliminación de las formas de violencia gratuita que están tan presentes e inadvertidas en fiestas y celebraciones colectivas. Ya es hora de que nuestra moral práctica se amplíe y de poner fin al “todo vale” de un relativismo moral que justifica el dolor y sufrimiento innecesario de los seres vivos.

 

Las instituciones públicas no sólo autorizan, sino que organizan y subvencionan con millones de euros la atrocidades con animales en los festejos taurinos. También las televisiones incluyen en sus programas los reportajes sobre estos crueles espectáculos taurinos, favoreciendo así una temeraria anestesia social hacia la sangre y el maltrato infringido a los seres sintientes. Se trata de un peligroso ejercicio mental y emocional que pone en suspenso nuestra capacidad natural de empatía y conexión hacia "el otro" y hacia la expresión de su dolor y padecimiento extremo. Cuando estas disposiciones se interiorizan y rutinizan bajo la forma de hábitos y razones prácticas. pueden entonces trasladarse como respuestas automatizadas a todo tipo de contextos y situaciones. Es así como en nombre de la diversión y la tradición, las corridas de toros son una fuente socializadora y educativa a favor de la violencia en general. Al conseguir eliminar las barreras morales y emocionales de conexión, piedad y responsabilidad ante el sufrimiento ajeno, las corridas de todos constituyen un laboratorio de aprendizaje social que entrena en el ejercicio de la violencia, o en su tolerancia sin más, y no solo hacia los toros, también hacia los seres humanos y resto de animales. 

 

Sin duda alguna, en el toreo hay también elementos de un comportamiento machista que glorifica la arbitraria jerarquía dominadora al infringir subordinación y dominio a un ser vivo considerado inferior y dependiente, al igual que ocurre con la violencia doméstica y las muchas formas de dominación ejercidas por los hombres sobre las mujeres. Por tanto, también deberemos luchar a la vez en contra de la violencia de género y la violencia de especie.

 

toros--fieta-racional.jpg 

 

Aunque las instituciones y partidos políticos mayoritarios hacen oídos sordos, hay que recordar que a la gran mayoría de ciudadanas y ciudadanos no les interesa ni les gusta las corridas de toros, que por cierto, no existirían sin la financiación pública de la ciudadanía contribuyente. Habrá que aprender a escuchar atentamente estos valores sociales que ya están impregnados en las creencias y opiniones de la gente, para emprender un esperanzado camino de innovación legal y cultural, como el que ejemplarmente se ha abierto en Cataluña. Estas brutales actividades cargadas de indecencia moral y de crueldad innecesaria deben ser abolidas por los demás parlamentos autonómicos. 

 

¡Viva la abolición valenciana de la tauromaquia!

 

 

DAVID HAMMERSTEIN

Published by Europa en Verde - dans Animales
commenter cet article
28 juillet 2010 3 28 /07 /juillet /2010 14:22

Los derechos y protección de los animales no humanos avanzan en España.

toros-soy-anti-taurino.jpg


El movimiento abolicionista no se detendrá. 

!Alegría y rosas para nuestra hermandad animal!

IMG_3433-copie-1.jpg

Published by Europa en Verde - dans Animales
commenter cet article
9 juillet 2010 5 09 /07 /juillet /2010 14:12

Pamplona.jpg

 

Toros--Pamplona-2010.jpg

Published by Europa en Verde - dans Animales
commenter cet article
14 mai 2010 5 14 /05 /mai /2010 19:38

espontaneo-antitoro.jpg


 El tijeretazo para los pensionistas y las personas dependientes,
¡y centenares de millones de euros para las corridas de toros!


En medio del duro y socialmente injusto ajuste económico que va afectar mucho a pensionistas, dependientes, hospitales y escuelas, parece que las corridas de toros, para nuestros dignatarios gobernantes no son tema ni prioridad llegada la hora de hacer recortes económicos. 

 

Cabría preguntarse como aún se puede seguir justificando el mantener las subvenciones públicas a la cruel actividad de la tauromaquia, cuando se trata de una medieval "tradición" propia de la "España negra", que además, resulta que solo puede sostenerse si recibe  continuas inyecciones del dinero público común, pero curiosamente en contra de la voluntad de un amplio y consolidado consenso de más de un 70% de la población que afirma que no le interesan nada las corridas de toros, y a los que tampoco debe convencerles nada ese nuevo engendro kafkiano diseñado por la Presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, en su intento de afianzar más "la fiesta nacional" con la medalla del llamado "Bien de Interés Cultural".


 

toro-llora-Darwin.jpg


Por dar una cifra indicativa y aproximada, y seguramente muy corta, las ayudas del Estado comportaban un gasto de más de 564 millones de euros en el año 2007, es decir, se trata de un buen chorro de dinero de la ciudadanía dedicado a promocionar y hacer viable la muy particular y dantesca economía festiva creada alrededor de la tortura y muerte de un noble y bello animal en un ruedo público, y bajo un alegre aplauso adormecido de cualquier sensibilidad moral de compasión y socorro hacia el llanto de un animal, al que intencionalmente se le provocan heridas hasta su agonía. Esta cantidad supone más del 10% de todos los recortes propuestos para reducir el déficit del Estado.  En consecuencia, una eventual prohibición de la subvención pública a la actividad taurina podría ahorrar dinero al presupuesto del Estado y ser destinado a la mejora de la situación social de muchas de las personas más débiles y en situación de necesidad. 

 

Si ahora se están recortando y aplazando muchas obras públicas y actos culturales no imprescindibles, ¿porque no se plantea cortar el grifo de las ayudas municipales, autonómicas y estatales a la inmoral tortura pública de unos animales sintientes y con capacidad de sufrimiento emocional?

 

Con el "pan y circo" y el "pan y toros" quizás los partidos mayoritarios quieran desviar la atención ciudadana contra los elevados costes sociales de una crisis económica. Pero al contrario, una respuesta compasiva y solidaria a la crisis debería favorecer tanto a las personas como a los animales no humanos. 

torico--borges.jpg

 


Published by Europa en Verde - dans Animales
commenter cet article
13 mars 2010 6 13 /03 /mars /2010 21:38

 

La España negra y la tauromaquia

JESÚS MOSTERÍN 11/03/2010

 

 Aquí no tomamos el adjetivo negro en su sentido cromático habitual (y mucho menos en sentido racial alguno), sino en el significado peyorativo de siniestro con que hablamos de la novela negra o de un negro porvenir y que los autores regeneracionistas usaban para referirse a la España negra como el compendio de nuestras más tenebrosas tradiciones.

toros.jpg 

 

La inmensa mayoría de la gente opina que la tortura pública de los toros es una salvajada injustificable. La única moraleja es metodológica. La tradición no justifica nada.
 

De la palabra latina mores (costumbres) procede nuestro término moral. El conjunto de las costumbres y normas de un grupo o una tribu constituye su moral. Cosa muy distinta es la ética, que es el análisis filosófico y racional de las morales. Mientras la moral puede ser provinciana, la ética siempre es universal. Desde un punto de vista ético, lo importante es determinar si una norma es justificable racionalmente o no; su procedencia tribal, nacional o religiosa es irrelevante. La justificación ética de una norma requiere la argumentación en función de principios generales formales, como la consistencia o la universalidad, o materiales, como la evitación del dolor innecesario. Desde luego, lo que no justifica éticamente nada es que algo sea tradicional.
 

Algunos parecen incapaces de quitarse sus orejeras tribales a la hora de considerar el final del maltrato público de los toros. No les importa la lógica ni la ética, el sufrimiento ni la crueldad, sino sólo el origen de la costumbre. La crueldad procedente de la propia tribu sería aceptable, pero no la ajena. En cualquier caso, y contra lo que algunos suponen, ni las corridas de toros son específicamente españolas ni los correbous (o encierros) son específicamente catalanes. De hecho, ambas salvajadas se practicaban en otros países de Europa, como Inglaterra, antes de que la Ilustración condujera a su abolición a principios del siglo XIX.

Siempre resulta sospechoso que una práctica aborrecida en casi todo el mundo sea defendida en unos pocos países con el único argumento de ser tradicional en ellos. Aparte de España, las corridas se mantienen sobre todo en México y Colombia, dos de los países más violentos del mundo. Otros países más suaves de Latinoamérica, como Chile, Argentina o Brasil, hace tiempo que las abolieron. Las normas más respetables suelen ser universales. Todo el mundo está de acuerdo en que no se debe matar al vecino, ni mutilar a la vecina, ni quemar el bosque, ni asaltar al viajero. Por desgracia, en muchos sitios hay costumbres locales crueles, sangrientas e injustificables, aunque no por ello menos tradicionales. De hecho, todas las salvajadas son tradicionales allí donde se practican.


Los que escribimos y polemizamos contra la práctica abominable de la ablación del clítoris de las adolescentes en variospaíses africanos recibimos con frecuencia la réplica de que nuestra crítica es inadecuada e incluso colonialista, pues no tiene en cuenta que se trata de prácticas tradicionales de esos pueblos y que las tradiciones no se pueden criticar.

Obviamente, las corridas de toros no tienen nada que ver con la ablación del clítoris, ni son comparables con ella; sin embargo, los defensores de ambas prácticas usan de modo similar el argumento de la tradición para justificarlas. La única moraleja es metodológica: la tradición no justifica nada.

Los españoles no tenemos un gen de la crueldad del que carezcan los ingleses; la diferencia es cultural. En España siguen celebrándose encierros y corridas de toros, pero no en Inglaterra (donde hace dos siglos eran frecuentes), pues los ingleses pasaron por el proceso de racionalización de las ideas y suavización de las costumbres conocido como la Ilustración. Aquí apenas hubo Ilustración ni pensamiento científico, ético y político modernos. Muchos de nuestros actuales déficits culturales proceden de esa carencia.

 

A los enemigos de los toros, es decir, a los defensores de las corridas, una vez gastados los cartuchos mojados de las excusas analfabetas, como que el toro no sufre, sólo les quedan dos argumentos: que las corridas son tradicionales y que su abolición atentaría contra la libertad. Ya hemos visto que la tradición no es justificación de nada. La tortura pública y atroz de animales inocentes (y además rumiantes, los más miedosos, huidizos y pacíficos de todos) es una salvajada injustificable, y como tal es tenida por la inmensa mayoría de la gente y de los filósofos, científicos, veterinarios y juristas de todo el mundo.


Cuando, en el Parlamento de Cataluña, Jorge Wagensberg mostraba uno a uno los instrumentos de tortura de la tauromaquia, desde la divisa hasta el estoque, pasando por la garrocha del picador y las banderillas, y preguntaba: "¿Cree usted que esto no duele?", un escalofrío recorría el espinazo de los asistentes.

 

Queda el argumento de la libertad, basado en la incomprensión del concepto y en la ausencia de cultura liberal. La libertad que han propugnado los pensadores liberales es la de las transacciones voluntarias entre seres humanos adultos: dos humanos adultos pueden interaccionar entre ellos como quieran, mientras la interacción sea voluntaria por ambas partes y no agredan a terceros. Ni la Iglesia ni el Estado ni ninguna otra instancia pueden interferir en dichas transacciones voluntarias.
 

lagrima-del-toro.jpg
 

Ningún liberal ha defendido un presunto derecho a maltratar y torturar a criaturas indefensas. De hecho, los países que más han contribuido a desarrollar la idea de la libertad, como Inglaterra, han sido los primeros que han abolido los encierros y las corridas de toros. Curiosamente, y es un síntoma de nuestro atraso, la misma discusión que estamos teniendo ahora en España y sobre todo en Cataluña ya se tuvo en Gran Bretaña hace 200 años. Los padres del liberalismo tomaron partido inequívoco contra la crueldad. Ya entonces, frente al burdo sofisma de que, puesto que los caballos o los toros no hablan ni piensan en términos abstractos se los puede torturar impunemente, el gran jurista y filósofo liberal Jeremy Bentham señalaba que la pregunta éticamente relevante no es si pueden hablar o pensar, sino si pueden sufrir.

En vez de crear el partido liberal moderno del que carecemos y de formular una política económica alternativa a la del Gobierno, los dirigentes del Partido Popular se ponen a correr hacia atrás, se enfundan la montera y el capote, pontifican que el mal cultural de las corridas de toros es un bien cultural e invocan las esencias de la España negra para tratar de arañar un par de votos, sin darse cuenta de que a la larga pueden perder muchos más con semejante actitud.

Esperanza Aguirre cita a Goya en primer lugar de sus referencias culturales favorables a la tauromaquia. Lo mismo podría haber acusado a Goya de estar a favor de los fusilamientos, pues también los pintaba. No le vendría mal repasar los grabados de Goya sobre la tauromaquia para encontrar la más demoledora de las críticas a esa práctica. Las series negras de los disparates, los desastres de la guerra y la tauromaquia nos presentan el más crítico y descarnado retrato de la España negra, un mundo sórdido, oscuro e irracional de violencia y crueldad, habitado por chulos, toreros, verdugos, borrachos e inquisidores.

 

Goya se fue acercando a las posiciones de los ilustrados, como Jovellanos, partidarios de la abolición de los espectáculos taurinos. Y si acabó exiliándose a Francia y viviendo en Burdeos fue por su incompatibilidad con el régimen absolutista ("¡vivan las cadenas!") de Fernando VII, enemigo de la inteligencia, restaurador de la censura y la Inquisición, creador de las escuelas taurinas y gran promotor de las corridas de toros.

 

Jesús Mosterín es profesor de Investigación en el Instituto de Filosofía del CSIC.


Published by Europa en Verde - dans Animales
commenter cet article
9 mars 2010 2 09 /03 /mars /2010 17:35

La memoria del llanto

FRANCISCO GONZÁLEZ LEDESMA 05/03/2010

Perdonen si empiezo con una confidencia personal: yo, que soy contrario a los toros, entiendo de toros. Durante años, cuando me recogieron en Zaragoza durante la posguerra, traté casi diariamente con don Celestino Martín, que era el empresario de la plaza. Eso me permitió conocer a los grandes de la época: Jaime Noain, El Estudiante, Rafaelillo, Nicanor Villalta. Me permitió conocer también, a mi pesar, el mundo del toro: las palizas con sacos de arena al animal prisionero para quebrantarlo, los largos ayunos sustituidos poco antes de la fiesta por una comida excesiva para que el toro se sintiera cansado, la técnica de hacerle dar con la capa varias vueltas al ruedo para agotarlo... Si algún lector va a la plaza, le ruego observe el agotamiento del animal y cómo respira. Y eso antes de empezar.El peligro del toreo, además de inmoral como espectáculo, es efectista.

toro-picasso-copie-1.jpg

Vi las puyas, las tuve en la mano, las sentí. El que pague por ver cómo a un ser vivo y noble le clavan eso debería pedir perdón a su conciencia y pedir perdón a Dios. ¿Quién es capaz de decir que eso no destroza? ¿Quién es capaz de decir que eso no causa dolor? Pero, claro, el torero, es decir, el artista necesita protegerse. La pica le rompe al toro los músculos del cuello, y a partir de entonces el animal no puede girar la cabeza y sólo logra embestir de frente. Así el famoso sabe por dónde van a pasar los cuernos y arrimarse después como un héroe, manchándose con la sangre del lomo del animal a mayor gloria de su valentía y su arte.
 

Me di cuenta, en mi ingenuidad de muchacho (los ingenuos ven la verdad), de que el toro era el único inocente que había en la plaza, que sólo buscaba una salida al ruedo del suplicio, tanto que a veces, en su desesperación, se lanzaba al tendido. Lo vi sufrir estocadas y estocadas, porque casi nunca se le mata a la primera, y ha quedado en mi memoria un pobre toro gimiendo en el centro de la plaza, con el estoque a medio clavar, pidiendo una piedad inútil. ¡El animal estaba pidiendo piedad...! Eso ha quedado en la memoria secreta que todos tenemos, mi memoria del llanto.
 

Y en esa memoria del llanto está el horror de las banderillas negras. A un pobre animal manso le clavaron esas varas con explosivos que le hacían saltar a pedazos la carne. Y la gente pagaba por verlo.
 

El que acude a la plaza debería hacer uso de ese sentido de la igualdad que todos tenemos y darse cuenta de que va a ver un juego de muerte y tortura con un solo perdedor: el animal. El peligro del toreo, además de inmoral como espectáculo, es efectista, y si no lo fuera, si encima pagáramos para ver morir a un hombre, faltarían manos y leyes para prohibir la fiesta.
 

toro-osborne.jpg
 

Gente docta me dice: te equivocas. Esto es una tradición. Cierto. Pero gente docta me recuerda: teníamos la tradición de quemar vivos a los herejes en la plaza pública, la de ejecutar a garrote ante toda una ciudad, la de la esclavitud, la de la educación a palos. Todas esas tradiciones las hemos ido eliminando a base de leyes, cultura y valores humanos. ¿No habrá una ley para prohibir esa última tortura, por la cual además pagamos?
 

Perdonen a este viejo periodista que aún sabe mirar a los ojos de un animal y no ha perdido la memoria del llanto.

Published by Europa en Verde - dans Animales
commenter cet article
12 mai 2009 2 12 /05 /mai /2009 11:12
  
    El jueves pasado en Estrasburgo, el Parlamento Europeo aprobó una nueva Directiva sobre la Experimentación Animal. El objetivo inicial de esta Directiva era dar alternativas científicas a la utilización de animales vivos en la experimentación científica, y con ello reducir el método de investigación basado en el uso de animales. Hoy la experimentación con animales provoca enfermedades, sufrimiento y muerte a millones de seres sintientes, y a menudo de forma innecesaria y cruel. Pero la votación final ha sido muy decepcionante y perversa, ya que se ha eliminado de la nueva ley la inicial intención de protección animal que impulsaba esta nueva legislación europea. Los valores a favor del respeto y la protección de la vida animal han quedado fuera del contenido de la nueva ley, y por esta razón yo voté en contra de conjunto de esta Directiva.
  
   Cada año más de 12 millones de animales mueren en laboratorios europeos en ensayos científicos. Pero lo curioso, es que para muchos de estos experimentos ya existen métodos científicos alternativos que no usan animales, y que son solventes desde el punto de vista científico, y están homologados por instituciones europeas e internacionales como es el Centro Común de Investigación y la OCDE. Si realmente existiera la voluntad política por parte de los gobiernos y de la Unión Europea se podría reducir sustancialmente el terrible sufrimiento de los animales provocado en nombre del conocimiento científico. Sin embargo, los intereses económicos de algunos grandes laboratorios y sus exitosas presiones a los europarlamentarios han impedido la sustitución de muchos de los experimentos animales. 
    
       Es importante destacar la gran insensibilidad y la falta de piedad con los seres de otras especies mostrada por la mayoría de parlamentarios españoles, de izquierdas y de derechas. Durante la votación sólo cuatro eurodiputados españoles (de los 54) votamos a favor de reducir y eventualmente suprimir los experimentos con primates en los laboratorios. 
  
   Especialmente chocante ha sido el voto del PP, PSOE e IU en contra de eliminar las pruebas en simios capturados en sus hábitat natural. El permitir la utilización científica de simios y otros animales capturados en su entorno natural es doblemente bárbaro, ya que además de atentar contra de seres sensibles que poseen unas capacidades cognitivas y emocionales muy cercanas a las de los seres humanos, a la vez se anima a la captura de especies protegidas y en peligro de extinción. La hipocresía y el engaño político ha ganado cuando los partidos que afirman de palabra y ante la opinión pública que dan su apoyo a iniciativas internacionales de enorme prestigio como es el Proyecto Gran Simio, a la hora de la verdad votan contra los derechos y la protección de las personas pertenecientes a especies tan maravillosas como pueden ser los chimpancés, los gorilas o los bonobos.
  
   Como ha dicho Alberto Díez, director de Campañas de la Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA), con la votación de la Directiva “se ha perdido una oportunidad histórica para controlar una práctica tan sensible entre los ciudadanos como el uso de primates en experimentación”. 
   
   Además, la mayoría de la Eurocámara con los votos de PSOE, PP e IU se negaron eliminar o reducir sustancialmente las pruebas que causen un sufrimiento severo y prolongado a todo tipo de animales.

  Es alarmante y bochornosa la escasa sensibilidad que muestra la mayoría de los eurodiputados españoles ante el dolor animal. Espero que los votantes lo tengan en cuenta a la hora de votar en las próximas elecciones europeas.

Published by Europa en Verde - dans Animales
commenter cet article
1 mai 2009 5 01 /05 /mai /2009 06:57
(Se votará a principios de mayo el nuevo marco legal sobre la experimentación científica con animales. Sobre la votación he recibido centenares de cartas de defensores de los animales. Abajo está mi respuesta)




Hola:

Comparto totalmente tu preocupación por los millones de animales que sufren en experimentos científicos y aquí en el Parlamento Europeo luchamos tanto a favor de las medidas legislativas para reducir al máximo los experimentos "en vivo" como para dar un fuerte empuje al desarrollo y adopción de los métodos alternativos sin animales. Nuestra labor a favor de la sensibilidad hacía los animales y a favor de la sensatez científica no es nada fácil por la presión sobre los eurodiputados de los lobbies que benefician de la utilización cruel de los animales.Nosotros consideramos que podemos proteger a los animales y, a la vez, ofrecer una ciencia más solvente que protege mejor a los seres humanos. La gran mayoría de los experimentos animales son innecesarios, poco fiables y muy costosos.

Como vicepresidente del Intergrupo de Bienestar Animal he presionado para que finalice totalmente la experimentación con primates, que se tenga que justificar cualquier experimento con animales por la ausencia de alternativas, que se prohíba ya la captura de animales de su hábitat para fines experimentales y muchas más medidas para asegurar la adopción de las alternativas validadas por la UE y la OCDE. He presentado muchas enmiendas a la propuesta Directiva en el sentido de las medidas que propones en tu carta.

Agradezco mucho tu compromiso con el bienestar animal. Sin establecer una clara empatía con el sufrimiento animal no podremos conectar con la naturaleza en su conjunto y defender el planeta que es nuestro frágil hogar.

Saludos, David Hammerstein,

Eurodiputado de Los Verdes

Published by Europa en Verde - dans Animales
commenter cet article
22 avril 2009 3 22 /04 /avril /2009 14:13





Los Verdes hemos celebrado del Día de la Tierra 2009 ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo en un acto con perros recuperados de España después de ser maltratados. La mayoría de ellos son galgos. Han participado en el acto distintas organizaciones animalistas que están apoyando la solicitud escrita de eurodiputados a favor de un marco legal europeo en contra del abandono y maltrato de animales domésticos.


Published by Europa en Verde - dans Animales
commenter cet article
23 février 2009 1 23 /02 /février /2009 17:29

 

Los zoológicos valencianos siguen sin cumplir con las exigencias legales marcadas por la legislación de la Unión Europea, y que entraron en vigor en el año 2003. Se han dado algunas mejoras con el cierre de algunos parques zoológicos, como el llamativo y cruel ejemplo del zoo de los Viveros de Valencia, pero la mayoría de los zoos valencianos siguen teniendo graves deficiencias ante la tolerancia y la pasividad inspectora de la Generalitat en los aspectos relacionado con las condiciones de seguridad, calidad ambiental, conservación y educación.  

 

   
 

El quitar la libertad a un animal y el recluirlo de por vida en un zoológico ha de convertirse en el último recurso para cuando se den las circunstancias extremas en las que el animal no pueda sobrevivir en su propio hábitat natural. Pero el encierro de cualquier ser vivo con capacidad de sentir dolor, bienestar o privación de cualquier tipo, debe respetar y satisfacer al menos sus básicas necesidades naturales e instintivas, las determinadas por las características de la especie a la que pertenecen. El entorno artificial creado por los zoos ha de estar adecuado y específicamente adaptado para la vida y el bienestar de los animales que allí están, porque con ello se hace posible la experiencia de la salud física, emocional, motora, y mental de cada animal individual. Tampoco se pueden ignorar las necesidades relacionales de muchos animales, ya que una gran mayoría de ellos son seres sociales y gregarios que en su medio natural viven sus vidas relacionados con un grupo más amplio y con el resto de individuos de la misma especie.  





 

Los zoológicos nunca deberían convertirse en las crueles "casas de fieras", o en objetos de consumo y atracción para parques temáticos, donde los animales protoganizan espectáculos antinaturales y estresantes ante el regocijo y la diversión de un público humano que parece incapaz de comprender o empatizar emocionalmente con su bienestar. El contacto excesivo con el público visitante también puede dar mucha angustia a los animales, y por ello debe evitarse.  Además, la inadecuada protección y separación de los animales en los diversos zoológicos valencianos crea peligros de daño físico para los propios visitantes humanos, y a veces permite que animales de especies ajenas al parque entren en las instalaciones. 

 

Dada la actual masiva extinción de especies que sufre la maravillosa biodiversidad de nuestro planeta a consecuencia de actividades humanas, los zoos realmente no constituyen una alternativa posible que pueda frenar esta acelerada pérdida y muerte de seres vivos. Los zoos tienen que desempeñar, sobretodo, un claro papel a favor del cambio radical en nuestra conciencia y autopercepción humana, en las creencias y valores dominantes que orientan nuestras vidas cotidianas, demasiado reduccionistas y antropocéntricos al considerar a los animales como simples "seres secundarios" o casi-objetos, cuya existencia solo tiene valor si es al servicio de fines o intereses exclusivamente humanos. Esta ceguera cultural propia de occidente, excluye de nuestra consideración reflexiva y de nuestros preceptos morales centrales nuestro trato con el mundo animal, y con ello se eliminan de un golpe los valores humanos de responsabilidad, cuidado, protección y dignidad propia aplicados a cada individuo animal. 

 




Los zoos constituyen un importante y privilegiado recurso educativo y de socialización ciudadana a favor de los valores de la vida, salud y bienestar animal. Contribuyen al reconocimiento y la conservación de la multidiversidad del mundo viviente amenazado o en vías de desaparición irreversible, y mediante sus tareas de guarda y de cuidado de los animales que allí están se enfrentan a las tendencias biocidas impulsadas por la expansión de la actual civilización industrial y de su modelo de desarrollo, producción, y consumo ilimitados. Solo cuando un zoológico es la única salida posible para la continuidad genética de una especie se debe proceder a la cría de animales en cautividad.  Además, esta actividad de crianza debe orientarse hacia las especies autóctonas valencianas, con el objetivo de reintroducir cuando sea posible, a los animales en sus ecosistemas y nichos naturales.

 

Los parques zoológicos valencianos hoy tienen la obligación legal de subsanar cuanto antes sus deficiencias bajo la dirección e inspección de la Generalitat.  Resulta inmoral el hecho de permitir el maltrato de hermanos animales tan cercanos y parecidos a nosotros, capaces de sentir dolor físico y padecimiento psicológico como nosotros. Ya ha llegado la hora de revisar críticamente nuestros idealismos culturales construidos en torno a una supuesta identidad humana falsamente percibida como superior y desconectada del mundo viviente al que esencialmente pertenecemos. Nuestra existencia humana es fundamentalmente animal, terrestre, y solar, y por ello compartimos vitalmente nuestra casa terrestre con el resto de animales. La comprensión profunda de esta compleja y amplia convivencia con la hermandad viviente de nuestro planeta herido, nos ha de obligar a extender con urgencia nuestra responsabilidad ética hacia el conjunto de seres vivos sensibles. 

 

Published by Europa en Verde - dans Animales
commenter cet article