Overblog
Suivre ce blog
Administration Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

6 février 2016 6 06 /02 /février /2016 12:32

 

Below is a short summary of my talk at the event "Health for sale", The Hague, February 6th, 2016

 

The EU can take the lead for affordability, openness and accessibility

 

 

The present model of biomedical innovation is morally unacceptable because it cannot be universalized to permit affordable, effective and safe health treatments for the vast majority of the world´s population. The principles of a new model that considers health a common good must be based on transparency, scientific openness and sharing, affordability and guarantees for a much greater social return on public expenditures. These principles can be advanced by a general reconsideration of patent monopolies as the main drivers of innovation, the promotion of new, health-needs-oriented r and d incentives and the promotion of a new fair social contract between citizens, patients, public and private health insurers and industry.

 

The main indicators of success of biomedical innovation must be universal access, efficacy, safety and affordability not the level of profits for shareholders (Big pharma is among the the industrial sectors with the highest level of profits). Enormous profits based on high prices that exclude most of the world´s population cannot be the source of innovation. On the contrary, much greater investment and sharing in the fields of global public health and environment health is a moral obligation for the common good and one of the most responsible ways of responding to a world full of growing existential dangers fueled by stark inequality, climate change and national/ethnic conflicts.

 

The EU can take the lead for positive change. EU policymakers are in the position to take some concrete steps such as: pilot programmes on alternative R and D models, the expansion of the “Horizon Prizes” within the Horizon 2020 programme for medical innovation inducement with cession of IPR rights, a socially-responsible licensing policy to assure affordability when EU R and D funding is involved, the consolidation of clinical trial transparency, open access and open data measures, the reform of the Innovative Medicines Initiative to assure the health-driven defense of the public interest and democratic plurality, the development of an EU public platform for the development of affordable and universally accessible new generation of antibiotics to be able to bring them out as generics from the first day, EU support for a global R and D Treaty at the World Health Organization that promotes new socially-responsible models of innovation and the withdrawal of any EU bilateral trade proposal that could harm affordability, transparency and accessibility to medicines. Other EU measures could include a European “sunshine act” to prevent conflicts of interests between pharma and health professionals, a mandatory transparency regulation to reveal pharmaceutical R and D costs and financing, the promotion of joint procurement between EU states and greater political flexibility (limiting data exclusivity rules) to permit compulsory licensing of very expensive, life-saving medicines in EU member states. In general, there is an imperative for much greater North-South transfer of health-related technology and knowledge. Tighter enclosures and higher walls around our opulent, satisfied Europe could very well be a recipe for disaster in the future. Solidarity, openness and sharing on all fronts is a morally clear path for mitigating suffering, exclusion and inequality that might very will impact us all sooner than we think.

 

 

Annex:

 

Some positive proposals for access to medicines in the EU recently made by the S and D (Socialist) group of the European Parliament:

 

Encourage joint procurement of vaccines and other medicinal products by Member States, which would strengthen their negotiating power driving down purchasing prices, thus providing lower costs for patients.

 

Call for a new Transparency Directive following the withdrawal of Directive 89/105/EEC, that aims to ensure the transparency of measures established by EU countries to control the pricing and reimbursement of medicinal products.

 

Call on drug developers to respect transparency in the production costs of medicines, in order to understand the proportion of R&D investment reflected in the purchase price, with a view to ensuring the right balance between a fair price for patients and a fair return on investment for industry.

 

Ensure easy public access to data on all clinical trials carried out for new and existing medicines in line with the revised Clinical Trials Regulation.

 

Stimulate competition between generic medicines and established medicines where the patent has expired, which can incentivise innovation and reduce l the costs of pharmaceuticals.

 

.

Take measures to ensure that generic medicines are not being unfairly prevented from entering the market by big pharma.

 

 

Rethink patenting rules to find a way to incentivise and finance R&D, as investment by industry tends to focus on areas where a return can be expected.

 

Consider alternative incentive models such as prizes and conditional public funding.

 

Introduce conditions such as affordable pricing and non-exclusive licencing if a large share of R&D needed to develop a new medicinal product is publicly funded.

 

Gather statistics on the proportion of funding provided by public, industrial and philanthropic sources to pharmaceutical R&D.

 

Consider establishing conditionality within the Horizon 2020; claim co-ownership of IP for projects funded by EU grants.

 

Monitor whether patents are granted for genuine innovation; examine the practice of ‘evergreening’, where pharmaceutical companies get patents for inventions that are not actually new, but are ‘old science’ with minor modifications to existing products in order to keep their patents indefinitely.

 

Defend the independence and transparency of EMA in the assessment and approval of medicines so as to ensure high quality, safety and efficiency.

 

Support cooperation through the Health Technology Assessment networks to identify the safest and most clinically effective treatments.

 

Develop a European framework, in line with Article 15 of Directive 2011/24/EU, to provide reliable, timely, transparent, comparable and transferable information on the relative efficacy of health technologies to support Member States’ decisions

 

Published by Europa en Verde
commenter cet article
29 janvier 2016 5 29 /01 /janvier /2016 08:45

Summary of my talk at conference in Brussels on "Impact of climate change on public health" held on January 22nd in Brussels.

 

According to the best available scientific expertise, including the Intergovernmental Panel on Climate Change(IPCC), global climate change is already having a profound impact on human health in many parts of the world and it is highly probable that this trend will accelerate and worsen in the coming years. This is specially the case where climate stress creates explosive synergies with weak or failed states, ethnic tensions and stark social inequality that altogether are producing tens of millions of refugees around the world. Extreme events such as floods, heatwaves, droughts and major storms will no doubt increase even more in the near future. Vector-borne diseases such as malaria, dengue, tick-borne diseases, cholera, diarrhoeal diseases and other infectious diseases will expand and spread to new regions as well as pests that negatively affect crop and plant life. Poor water quality caused by greater hydric scarcity, higher temperatures and urban crowding will be an even greater source of disease and death. Due to more difficult climactic conditions undernutrition and malnutrition are expected to increase significantly due to lower crop yields caused by droughts, soil erosion, pollution and deforestation, specially at lower latitudes. Poor urban air-quality that is already having a great impact on the health and life-spans of tens of millions will probably worsen unless radical measures are taken. According to the scientific experts of the IPCC adaptation to the multiple and combined public health impacts of climate change is often impossible: “These events can reduce the resilience of communities, affect vulnerable regions and localities, and overwhelm the coping capacities of most societies.” Within two or three decades it is probable that certain geographical regions will lose basic elements of habitability.

 

Overall, there exists a great moral contradiction between the very serious scientific warnings and the very weak global institutional measures taken for mitigation and adaptation. While the recent COP 21 Paris Agreement was a political success, the practical implications of the agreement are far from satisfactorily responding to the mitigation or adaptation needs of our societies with regards to the grave public health impacts of climate change. Only rapid and massive global action that includes an unprecedented North-South transfer and sharing of financial, human and technical resources can help reduce the intensity of catastrophic impacts on human health of climate related factors.

 

To increase the resilience of all our societies in face of climate change important changes are be needed in EU policy in the areas of international trade, development policy, intellectual property, agriculture, fishing and research. The current overarching policy priorities of economic growth at all costs, fierce competition and aggressive international trade objectives often enter into a frontal collision with any serious consideration of the public health impacts of climate change on a global level.

Theoretically, climate change is starting to be taken seriously on a global level, but judging by the scarce practical action taken to date we can conclude that the EU and most governments around the world still remain anchored in deep denial, a practical denialism.

Published by Europa en Verde
commenter cet article
21 janvier 2016 4 21 /01 /janvier /2016 09:12
Por fin, la plaza es nuestra!

 


Como ocurre al final de la película Cinema Paraíso, después del cierre definitivo del viejo cine y cuando la plaza del pueblo ha dejado de ser un foco de vida cultural y se llena de coches aparcados, «el loco» grita en medio de la misma: «¡La Plaza es mía, por fin la plaza es mía!». Hoy este personaje perturbado se sentiría muy satisfecho en muchas plazas y calles valencianas donde los coches asfixian el espacio público y corroen el aire de nuestra vida cotidiana.

Las emblemáticas y céntricas plazas de València no han de ser rehenes de los coches particulares ni tampoco de unos pocos «afectados» que los defienden a capa y espada, como es un colectivo particular de vendedores, ni siquiera han de ser prisioneras de la voluntad de los vecinos más cercanos. Las plazas constituyen un bien común de todos los habitantes de la ciudad, de toda su ciudadanía. Sobre todo en lugares históricos tan significativos como es  La Plaça del Mercat deben priorizarse las necesidades de bienestar y salud para la ciudadanía y el medio ambiente.

Felizmente, el alcalde Joan Ribó ha roto un gran tabú en la política municipal valenciana desoyendo las pataletas de los vendedores de Mercado Central y escuchando a la abrumadora mayoría de la opinión pública que sí quiere la peatonalización de la Plaça del Mercat y su entorno. Ribó ha dejado de ser prisionero de las exageradas campañas de miedo impulsadas por unos cuantos vendedores del Mercado Central. Ha comenzado por fin la recuperación para la ciudadanía de una de las plazas más hermosas conformada por la Llotja, El Mercat Central y Sant Joan. La actual semi-peatonalización de la plaza proyectada por el Ayuntamiento ha de ser el primer paso para poder alzar la voz con fuerza: «¡Por fin, la plaza es nuestra!».

Durante décadas ningún alcalde o alcaldesa se ha atrevido a oponerse a las erróneas y retrogradas ideas sobre el tráfico y el espacio público defendidas por el colectivo de los vendedores del Mercado Central, que de hecho han usurpado históricamente el lugar y los intereses colectivos de la ciudadanía de Valencia. Desde los años ochenta hasta hoy cualquier propuesta de ampliar aceras o de limitar la circulación de vehículos privados (como en la Calle de la Paz o en la Calle San Vicente) ha topado con la oposición feroz de este lobby. Hasta ahora ningún gobierno municipal ha superado este bloqueo histórico a cualquier intento de seguir los pasos de muchas ciudades europeas que sí han puesto en valor la salud, el medio ambiente y la calidad del espacio público para favorecer el encuentro social y el paseo sano y seguro en el entorno de los monumentos y conjuntos arquitectónicos más estimados. En este contexto, resulta absolutamente inverosímil e irracional que una singular plaza histórica europea, como es la del Mercat, continúe asediada por los coches y los malos humos.

Las campañas de los vendedores del Mercado Central contra la peatonalización son a la vez chocantes y masoquistas. Carecen de todo fundamento racional puesto que el proyecto municipal de semi-peatonalización no les perjudica las ventas sino que las favorece. No bloquea en absoluto ni el acceso al aparcamiento del Mercado ni la carga y descarga de mercancías. Este pequeño colectivo tampoco representa a todos los comerciantes de la zona, de hecho otros comerciantes del centro histórico sí han apoyado las medidas municipales de entregar más espacio público a la ciudadanía. Resultaría insensato el aplazar durante más años la recuperación de la Plaça del Mercat, tal y como exigen los vendedores del Mercado Central. Es inaceptable poner por delante la incierta fecha de acabar primero el aparcamiento faraónico, caro e innecesario de la Plaza de Brujas.

Los vendedores deberían alegrarse de que las visitas y compras en el Mercado Central gozan de una situación envidiable por su atractivo entorno monumental, por su fácil accesibilidad mediante el transporte público, por la continuada gran inversión pública en el propio edificio y las infraestructuras colindantes y por la exitosa promoción de sus servicios. Gracias a su ubicación en el centro histórico el Mercado Central goza de muchas ventajas aunque también tiene algunos servidumbres, como son algunas limitaciones al tráfico rodado y el aparcamiento.

En lugar de protestar contra las peatonalización o de exigir más aparcamientos masivos que atraerían más vehículos y contaminación al centro de la ciudad, los vendedores y pequeños comerciantes deberían dirigir sus críticas a los proyectos de nuevos grandes centros comerciales en la periferia de Valencia. Estos son los que amenazan de verdad al tejido comercial de proximidad e impiden un clima urbano más respetuoso con las personas y el planeta

Published by Europa en Verde
commenter cet article
15 janvier 2016 5 15 /01 /janvier /2016 22:49
30 argumentos por la huerta ecológica de Valencia
30 argumentos por la huerta ecológica de Valencia

 

30 argumentos por la huerta ecológica de Valencia

Razones para un Plan Municipal de Acción Integral por la huerta ecológica

 

1. Las tierras fértiles de la huerta metropolitana son cada vez más escasas y por ello se hace prioritario su cuidado, conservación y regeneración.

 

Valencia se alza sobre unas tierras sedimentarias milenarias de mucha fertilidad y productividad agrícola. La inacabable expansión urbana del desarrollo en los años sesenta del siglo XX sobre estos singulares ecosistemas de tierras fértiles todavía no se ha frenado. Este desarrollismo metropolitano ha avanzando como una mancha de aceite y ha ido comiendo la huerta bajo la presión de viviendas, carreteras, autovías, equipamientos industriales, áreas comerciales, ampliación del puerto y universidades. Las tierras de huerta deben dejar de ser un espacio de reserva para la especulación urbanizadora y la ubicación de infraestructuras de todo tipo, frecuentemente innecesarias y sobredimensionadas, que rompen, merman, degradan y hacen inviables los agroecosistemas de la huerta y sus capacidades bioproductivas y económicas. Sabemos que el gigantismo del cemento y el asfalto junto al vigente sistema agroindustrial basado en el uso de productos químicos "fitosanitarios" no son viables porque nos roban la salud y las posibilidades de vida en el planeta. La única alternativa concreta aquí y ahora ante las muchas agresiones ecológicas que padecemos -globales y locales- es el establecimiento de las nuevas pautas de la agrícultura local ecológica. La agricultura orgánica sin tratamientos agrotóxicos de origen químico-industrial en el espacio metropolitano ha de ser activamente impulsada por las instituciones públicas, fomentando con ello de la proximidad y los intercambios circulares en la producción, distribución e intercambio de materiales, energía, residuos y mercancías.

 

 

2. Si desaparece la huerta muere también una fuente de nuestro sustento, bienestar y futuro.

 

A pesar de que no somos extraterrestres y de que los sistemas vivos no pertenecen a un espacio exterior ni están separados de los seres humanos, en todo el mundo aumentan como un cáncer las destrucciones ecológicas causadas por la acción humana. La expansión del asfalto, el cemento y las prácticas agrotóxicas de la pequeña agricultura convencional degenera y contamina suelos, plantas y alimentos, y es la sepultura de los delicados ecosistemas vivos de las tierras fértiles de la huerta. Con la desaparición progresiva de las tierras agrícolas de la huerta que aún persiste, los pueblos metropolitanos y la ciudad de Valencia se habrán desecho de la fuente primordial que les ha permitido la subsistencia a lo largo de dos mil años. Si muere la huerta ganaremos muchas incertidumbres en el presente y futuro y habremos socavado oportunidades de continuidad, salud y vida. Si continuamos contaminando la huerta con una agricultura intensiva llena de insumos tóxico-industriales desperdiciaremos las posibilidades de hacer una verdadera agricultura local y cercana con productos de calidad, sanos y ecológicos. Si la pequeña agricultura intensiva de la huerta de Valencia continúa marginando la producción ecológica, actualmente muy minoritaria, perderemos la posibilidad de una soberanía alimentaria con precios socialmente accesibles y encarnada en circuitos cortos de producción, distribución y abastecimiento de productos, materiales y energía, y en circuitos cerrados de materiales y residuos. Si la huerta no se hace ecológica rápidamente, nos haremos colectivamente más débiles y dependientes de los múltiples peligros implicados en los mercados globales externos y de los intereses particulares del beneficio económico de las grandes empresas agroalimentarias.

 

 

3. Ante el Cambio Climático y las muchas incertidumbres y riesgos socioambientales las ciudades que conserven las tierras fértiles y hagan una viable agricultura ecológica periurbana tienen una sólida ventaja que sería estúpido desperdiciar.

 

La preservación y recuperación de la huerta es clave para hacer posible la urgente transición de pueblos y ciudades hacia la sostenibilidad ecológica y social. Es la única opción sensata y responsable. Es el único futuro posible porque no socaba la vitalidad de las tierras fértiles ni los mermados recursos del planeta. Son muchos los indicios e informaciones científicas que nos avisan de que el desarrollo tecno-industrial y su continua expansión ha sobrepasado los límites físicos de nuestro planeta finito en materiales. Hemos descubierto la trágica y obligada transitoriedad y decadencia de nuestra forma de producir y consumir si continuamos con las actuales tendencias del crecimiento inacabable. La continuidad y futuro de nuestro estilo de vida sobre-consumidor está radicalmente amenazada. La huerta ecológica es la deseable opción para la mejora en bienestar colectivo y el disfrute de la vida. Su preservación será imposible si no respetamos y reparamos la compleja red de interacciones y componentes de la comunidad natural que sostiene y vivifica su productividad: tierras fértiles, aguas, minerales, micro-organismos y biodiversidad en vegetación, mamíferos, insectos y aves. La huerta no se puede conservar y regenerar si solo se percibe como una actividad económica y no atendemos a sus necesidades biofísicas y bioregenerativas.

 

 

4. Por la preservación de la singular simbiosis orgánica entre la ciudad y la huerta sin agrotóxicos.

 

Quien pierde los orígenes pierde la capacidad de aprender discerniendo las innovaciones nocivas y mitigando los daños y peligros. La mejora social con buen vivir, equidad y futuro no se apoya en la reproducción de una tradición fosilizada inmutable ni tampoco en el absoluto desarraigo, sino en la reelaboración continua y la adaptación de las propias capacidades a las condiciones, oportunidades y límites sociales, físicos y ecosistémicos mediante nuevas actitudes y hábitos prácticos. La historia de una ciudad parte del caudal de experiencias y de su patrimonio acumulado a lo largo de los tiempos. Hoy la evolución de la huerta de Valencia ha de cuestionar las prácticas de décadas de agricultura químico-industrial basada en componentes no orgánicos de síntesis, hijos del laboratorio científico y de una arrogante y violenta concepción mecanicista y reduccionista sobre la complejidad interdependiente del mundo vivo, como son los nitratos, los pesticidas, los herbicidas, los fungicidas y los plaguicidas. Esta agricultura con agrotóxicos está basada en técnicas que "desnudan y limpian" las tierras mediante trazados de líneas y filas rectas de plantas que en realidad producen muchos males que se externalizan fuera de los precios y la economía contable: contaminación, enfermedades y muerte de la vitalidad de las tierras, las aguas, la biodiversidad, los alimentos y la salud humana. Hemos de rehabilitar creativamente la antigua mezcla orgánica de la ciudad y la huerta, uno de los elementos heredados de originalidad distintiva, paisaje, riqueza y potencialidad que tiene la ciudad de Valencia. Una huerta ecológica mitigaría la monstruosidad urbana que devora insanos insumos procedentes de lugares remotos y nos ayudaría en la construcción de unos modos de vida agroecológicos del urbanita.

 

 

5. La defensa de la huerta ecológica es parte de la lucha contra el Cambio Climático.

 

En las tierras de la huerta se juega el actual dilema ecológico de la humanidad a inicios del tercer milenio. Ante el reciente fracaso de la Cumbre de la ONU en Paris (COP21) por la falta de compromisos concretos y vinculantes de freno a la extracción y quema de combustibles fósiles que contaminan la atmósfera con carbono, no debemos hacer caso de las dietas de pasividad edulcoradas con mensajes optimistas anestesiantes. Nuestra situación colectiva es de grave emergencia y tenemos poco tiempo por delante. Son necesarias y urgentes las alianzas entre la diversidad de esfuerzos ciudadanos para avanzar conjuntamente hacia la descarbonización de nuestras maneras de producir y consumir. Debemos reconocer y difundir la gran verdad fundada en la mejor información científica disponible: que sólo la agricultura orgánica que no añade agrotóxicos químico-industriales y que acorta y cierra los circuitos de materiales, detritos y energía, puede ser compatible con la sostenibilidad ecológica y social y nuestra salud. Solo la agricultura ecológica puede ser hacer viable un futuro post-fosilístic respetuoso con la reproducción de los metabolismos de la biosfera terrestre y tolerante con los límites naturales que se imponen como constricciones a las actuaciones humanas. En consecuencia, se hace inevitable la evolución de la huerta metropolitana hacia formas de agricultura orgánica, baja en emisiones de carbono y con ciclos cortos y cerrados de materiales, energía y residuos en la producción, distribución y comercialización. Debemos salir de la ceguera mental negacionista y actuar ahora, no tenemos tiempo para una larga transición.

 

 

6. La huerta ecológica es la opción por la flexibilidad y resiliencia ante los eventos climáticos extremos.

 

Para enfrentarnos a la actual crisis climática colectiva necesitamos una nueva eco-urbanidad cívica realista y adaptada a las amenazas socioambientales y a la escasez de bienes y servicios naturales y físicos, capaz de integrar a la vez las metas del bienestar, la equidad, la suficiencia y el buen vivir. Es urgente hacer las paces con la Tierra, nuestra única, frágil y común casa terrestre que está naufragando como el Titanic. La huerta ecológica fortalece nuestra capacidad de resistencia ante los fenómenos socioambientales abruptos e imprevisibles que aumentarán con el Cambio Climático y agudizarán las luchas y tensiones sociales.

 

 

7. La preservación y cuidado de la huerta es parte de la rehabilitación ecológica de la ciudad de Valencia y su entorno metropolitano.

 

Los suelos fértiles de la huerta periurbana de Valencia, su productividad y regeneración orgánica y saludable con la Tierra, la biodiversidad local y la salud de la ciudadanía metropolitana no pueden continuar supeditándose a la producción agroquímica intensiva en tóxicos biocidas. Ante las múltiples agresiones ambientales presentes en la cadena agroalimentaria y en el espacio metropolitano densamente urbanizado hoy el bienestar colectivo y la calidad de vida es radicalmente incompatible con la continuidad de las prácticas de la agricultura convencional intensiva en agrotóxicos. La salud pública y la habitabilidad urbana de Valencia exige la eliminación de los impactos de los fitosanitarios tóxicos y peligrosos. Valencia y su entorno metropolitano sufre niveles preocupantes de contaminación directa y difusa que actúa sinérgicamente y proviene de fuentes diversas, como son los tratamientos tóxicos de las prácticas agrícolas o como son las emisiones de partículas y metales pesados producto de la combustión de los derivados del petróleo del tráfico rodado. La erradicación de estas agresiones contaminantes y la emergencia de la agricultura ecológica hoy constituyen un imperativo para la ciudad de Valencia y su entorno metropolitano.

 

8. La agricultura regenerativa de la huerta ecológica ayuda a la recuperación de la biodiversidad en el espacio metropolitano.

 

En la mayoría de áreas de cultivo los tratamientos de la agricultura intensiva guiados por la mentalidad despreciativa de las "malas hierbas" sobre el propio espacio natural son agentes agresivos que generan contaminación y eliminan la trama de complejas comunidades de especies de animales y plantas. La vegetación natural es prácticamente inexistente por ser un territorio cultivado buscando el máximo aprovechamiento crematístico de los suelos agrícolas mediante el uso de insumos fitosanitarios de origen industrial como son los insecticidas y herbicidas, y mediante el uso de técnicas que "limpian" y eliminan la cubierta vegetal dejando desnudas las tierras cultivadas. Estas técnicas de simplificación, artificialización y empobrecimiento lesionan los metabolismos de los agroecosistemas y dañan sus funciones vitales como son la retención de agua y humedad. En consecuencia se hace necesario la regeneración del manto vegetal en la huerta para la recuperación de la vitalidad de las tierras y de las poblaciones animales y vegetales que hacen un trabajo auxiliar de colaboración con la producción agrícola. Pero también como resultado de la explotación agrícola en la comarca de l'Horta con el predominio del monocultivo de cítricos, cultivos frutícolas y una horticultura normalmente rotacional de temporada con varias cosechas al año, se ha dado una vegetación asociada nitrófila y en consecuencia una variedad de biotopos y de fauna adaptada. Destacan las comunidades palustres con carrizos, eneas y juncos que forman los marjales. Los árboles y arbustos más típicos suelen encontrarse aislados o en hileras asociadas a los bordes o acequias de las marjales. Murciélagos y especies protegidas de rapaces nocturnas como son las lechuzas, los búhos y los mochuelos, que cooperan muy eficazmente con el trabajo agrícola eliminando animales competidores, han sufrido una fuerte regresión. Han ido perdiendo sus habitats naturales y lugares de nidificación a efecto de las múltiples presiones antrópicas del desarrollo en el territorio comarcal, como son los agrotóxicos empleados en los campos de cultivo, poniéndolas en muchos casos al borde de la extinción. La presencia de zonas húmedas costeras y entre ellas la Albufera hace que comunidades de aves colonizen los espacios cercanos como es la huerta, dominando las especies adaptadas a entornos rurales-urbanos. La diversidad biológica en el caso de las aves se debe a que encuentran en las áreas agrícolas un "refugio" frente a la destrucción de sus ecosistemas naturales originales. Estudios realizados en la huerta han encontrado decenas de especies de aves, entre las que coexisten aves urbanas, esteparias, palustres, de matorral y estrictamente aéreas, y en relación a la alimentación hay especies granívoras, insectívoras, piscícolas y frugívoras. Han de prohibirse los insecticidas neonicotinoides por parte de las autoridades municipales y autonómicas porque devastan las poblaciones de insectos polinizadores como son los abejorros y las abejas y arruinan la apicultura.

 

 

9. La lucha por la huerta ecológica es una lucha por el bien común.

 

Necesitamos un modelo de ciudad y de agricultura alternativo para el buen vivir que no esté prisionero de los estrechos intereses económicos de especuladores y de las cegueras asfaltadoras de partidos de cualquier tinte ideológico, de gestores públicos y técnicos planificadores. Queremos la seguridad y la protección en el abastecimiento de los recursos básicos y locales, como son los alimentos cultivados en la huerta, con derechos comunales y con participación y decisión ciudadana, y esto exige el freno del crecimiento interminable de la ciudad, la regeneración de los barrios y de la ciudad histórica y la rehabilitación de las zonas urbanas degradadas. Esta opción por un modelo de vida menos maquinístico y más orgánico exige más huerta ecológica, más bioconstrucción y bioclimatismo, más espacio público, más árboles y menos coches privados junto a la minimización del volumen y la toxicidad de los materiales y residuos.

 

 

10. La recuperación de la huerta ecológica es de interés general y los gobernantes han de escuchar.

 

La mayoría ciudadana sabe que la pérdida de suelos agrícolas es un grave problema medioambiental y desea la conservación de la huerta. Este amplísimo consenso social conservacionista existente tiene motivaciones diversas, como son los valores rurales y tradicionales, la calidad de vida y la necesidad de poner límites a la bulimia del capital económico de algunos pocos, los valores de la sostenibilidad ecológica y social. Esta opinión general a favor de la protección de la huerta debe transformarse con urgencia en una acción colectiva institucional y legal impulsada por el gobierno autonómico y los ayuntamientos para la reorientación del desarrollo metropolitano a partir de la comprensión de que la mejora de la vida colectiva no pasa por poner más coches, más cemento y más asfalto.

 

 

11. La huerta ecológica es una apuesta por el consumo informado y responsable con la salud de la gente y la Tierra.

 

La huerta ecológica es contraria al reduccionismo del paradigma productivista y economicista y a sus prácticas y conocimientos que no supeditan los beneficios económicos privados a las necesidades colectivas: ecológicas, sociales, culturales y comunitarias. Los pequeños productores agroecológicos establecen fuertes alianzas con las necesidades individuales y colectivas de salud ciudadana y con los consumidores mediante la transparencia, la claridad informativa y comunicativa sobre sus procesos, componentes y productos alimenticios: más nutritivos y sin tóxicos agroindustriales. Los consumidores deben tener clara información sobre la trazabilidad y los procesos de producción de los alimentos de la huerta.

 

 

12. La huerta ecológica es parte de la lucha social y cultural por los valores de la suficiencia y el buen vivir.

 

Para hacer frente a los destructivos valores de abundancia y derroche de los recursos escasos y frágiles y cuestionar las mitologías modernas del crecimiento indefinido son muchos los valores socializadores de la huerta de Valencia. Esta constituye un valioso recurso para la educación socioambiental sobre las realidades físicas y biológicas con las que necesariamente nos relacionamos, como son los ciclos del agua, los materiales y tierras, las estaciones y el clima, la biodiversidad de plantas y animales, la microfauna y los nutrientes, los desechos, el compostaje, los hábitos agroantropológicos heredados, la historia natural ... La agricultura ecológica es guardiana y productora de bienes y servicios naturales vitales. Sus valores y conocimiento deben integrarse en las escuelas de capacitación agraria, en los centros educativos y en las experiencias educativas informales mediante huertos, granjas y comedores escolares.

 

 

13. Las numerosas funciones ecológicas, sociales y culturales de la huerta no pueden reducirse a los intereses de la rentabilidad económica del pequeño productor-agricultor/a.

 

Es fundamental reconocer que la agricultura es parte inevitable del carácter sistémico e interdependiente de la vida. Se hace prioritaria la conservación y regeneración de las tierras de la huerta ante el desgaste de su explotación con agrotóxicos. La huerta ecológica puede convertirse en una actividad económica viable productora de gran riqueza local. La accesibilidad y los precios de los productos ecológicos de la huerta no deben convertirse excluyentes para la mayoría de la gente y los consumidores de bajas rentas económicas. Son necesarias nuevas iniciativas individuales y colectivas en favor de actividades y redes de economía social y comunitaria en la huerta. Las tierras de la huerta son recursos vitales con capacidades de acoger, integrar, socializar y profesionalizar a personas y grupos sociales muy diversos, como pueden ser los estudiantes, los jóvenes, los parados, los marginados sociales, los jubilados,... Son muy variadas las actividades y utilidades sociales vinculadas a la huerta ecológica, como pueden ser el autoconsumo, el ocio y tiempo recreativo, la creación cultural, la formación profesional y el aprendizaje, la espiritualidad estética, la jardinería, los viveros, también la producción agrícola para los mercados locales y para la exportación.

 

 

14. Lo primero en la huerta es conservar las tierras creando un marco legal de protección blindada frente a las presiones urbanizadoras y la sustracción de las tierras fértiles para otros usos.

 

Una vez frenado el peligro de urbanización con un fuerte marco legal autonómico y municipal de protección del uso agrícola, las tierras fértiles de la huerta, de propiedad privada o pública, han de preservarse mediante objetivos y normativas reguladoras ambientales para la producción agrícola. Lo que es valioso y de interés común se conserva mediante los instrumentos de la ley y la regulación pública poniendo limitaciones al libre mercado y a la propiedad privada. Esto es bien contrario a las políticas agrícolas que incentivan y subvencionan las dinámicas del mercado globalizado y la competitividad, los beneficios económicos de productores particulares y el libre uso de técnicas y tratamientos agrotóxicos. Por parte de las políticas públicas en el caso de la huerta, no se deben seguir poniendo por delante los beneficios y las rentas agrícolas para los pequeños productores-empresarios al tiempo que se externalizan los riesgos y las enfermedades  generados en los consumidores, los ciudadanos, la biodiversidad, las tierras y las aguas.

 

15. Hay que actuar ahora: Plan autonómico supra-municipal de protección de las tierras de la huerta metropolitana y planes municipales.

 

No es del pasado nostálgico del que hablamos, sino del presente y del futuro. Los efectos de los daños y peligros producidos por los monocultivos del desarrollo urbanístico y agroindustrial, que amenazan desde hace décadas la huerta y que ahora denunciamos, en el futuro próximo serán del todo intratables e inevitablemente todos seremos víctimas. Nada nos autoriza a no actuar en el presente y a continuar descontando las oportunidades y el bienestar de los seres humanos y no humanos, presentes y futuros, si seguimos recorriendo las mismas rutas sin salida hasta que no haya posibles remedios.

 

16. Redes y circuitos cortos y cerrados de intercambio de materiales, energía y residuos entre la huerta y la ciudad.

 

La agricultura agroquímica convencional de la huerta no es producción local ni de circuitos cortos y cercanos si se tiene en cuenta el origen y las largas distancias recorridas por sus componentes materiales, energéticos, sociales, económicos y biológicos. Las políticas de inversión del dinero público para favorecer la rentabilidad económica de los productores de la agricultura agroquímica convencional no deben revertir a la ciudadanía bajo la forma de incremento de los males y peligros agroalimentarios y ecológicos para la gente y la Tierra. La pequeña agricultura en los espacios intersticiales y en los espacios urbanos interiores de la ciudad de Valencia, el urbanismo de nuestras ciudades y pueblos, sus formas arquitectónicas, tienen la imperiosa obligación de integrar las exigencias del paradigma ecológico. Para ello han de dotarse de indicadores físicos, biofísicos y energéticos, con compromisos concretos y vinculantes de acortamiento, reducción y cierre de los abundantes y alargados flujos, abiertos y lineales de energía y materiales de origen agroindustrial. Existen experiencias ejemplares que pueden orientarnos en las periferias de Paris: r-urban.net, http://r-urban.net/blog/projects/agrocite/

 

17. Cuando se trata de la agricultura convencional intensiva en agrotóxicos no hay que confundir ni disimular con discursos y conceptos como "la agricultura sostenible", "los alimentos sostenibles","la agroecología" o la "soberanía alimentaria".

 

El gobierno autonómico y los gobiernos municipales deben priorizar las necesidades colectivas y urgentes de salud y ecología. Es una gran manipulación denominar a la producción convencional como "producción sostenible" o "alimentos sostenibles" cuando en realidad se trata de producción intensiva con agrotóxicos. Los alargados y lineales circuitos de intercambio, tan propios de la agricultura agroquímica convencional en la huerta, nada tienen que ver con los ciclos cerrados y los canales cortos de producción, distribución y consumo. Ha de reconocerse nítidamente esta verdad por parte de nuestros gobernantes y de las administraciones públicas, por parte de los técnicos planificadores y de los movimientos sociales y luchas ciudadanas por la huerta. El modelo cancerígeno de producción con agrotóxicos fitosanitarios y el consumo de sus productos alimenticios, aunque puedan ser experiencias económicamente exitosas para las pequeñas explotaciones agrícolas, en ningún caso puede llamarse "sostenible" y es radicalmente incompatible con los principios y prácticas de la agricultura ecológica, la sostenibilidad ecológica, la agroecología, la soberanía alimentaria y la calidad de vida.

 

18. Lo "local y la calidad" exige la eco-condicionalidad y se vacía de valor cuando se trata de producción convencional con agrotóxicos.

 

Los criterios de calidad que quieran informar realmente sobre el valor de los productos agrícolas para la gente y la Tierra han de tener en cuenta los componentes en nutrientes y la ausencia de agrotóxicos. Es rotundamente falso que la calidad de los productos de la huerta solamente se asegure mediante los criterios de producción con canales cortos de proximidad. La valoración de la calidad y el valor añadido de los productos alimenticios de la huerta no puede quedarse sólo en las características parciales de ser productos frescos de temporada y de producción cercana que acortan los circuitos de distribución entre los pequeños productores y los consumidores. Esto significa ocultar la realidad de que son bien largos y abiertos los trayectos recorridos por los insumos energéticos y los tratamientos con productos químico-industriales. La calidad no puede quedar reducida a la disminución de intermediarios y distancias entre productores y consumidores y con ello al menor poder de las grandes corporaciones de la industria agroalimentaria en las cadenas de distribución que dejan desprotejidos a los pequeños productores agrícolas. No hay calidad posible ni sostenibilidad con los agrotóxicos de la agricultura convencional. No puede seguir ocultándose que la calidad solo puede estar en los alimentos de la producción ecológica, porque sus ingredientes orgánicos libres de residuos agrotóxicos son más nutritivos y saludables para las personas y los ecosistemas. Con circuitos cortos y circulares de materiales, residuos y energía la producción ecológica local siempre tiene infinita menor huella de destrucción ambiental que los largos trayectos abiertos implicados en la huerta convencional agroquímica.

 

19. No hay sostenibilidad posible en la alimentación con productos locales que vengan de la pequeña agricultura con agrotóxicos.

 

Las ideas de "sostenibilidad" y de "productos locales" en las prácticas agrícolas y en la alimentación y la comida no pueden utilizarse como cortina de humo para defender el imperante modelo de producción con agrotóxicos fitosanitarios. Este camino es el del engaño y la manipulación social premeditada. Si realmente se quieren llevar las exigencias de la sostenibilidad ecológica a la comida en los comedores de los centros educativos y en otras instituciones ha de tenerse en cuenta todo el ciclo de producción, distribución y consumo: de la tierra al plato.

 

20. No nos valen los argumentos utilizados en favor de la continuidad de la agricultura convencional con agrotóxicos en nombre de que "todo está contaminado".

 

Aunque es cierto que vivimos en un mundo cada vez más contaminado y ecológicamente degradado por numerosas formas de actuación humana y sin que existan fronteras absolutas de protección, esta trágica realidad de hoy día no puede ser una razón para defender la pasividad y la negación de la necesidad urgente de la agricultura ecológica en la huerta. La afirmación de que "la agricultura ecológica también contamina" es falsa porque ignora las enormes diferencias de grado existentes en los daños, la contaminación y destrucción ambiental. Que la producción ecológica no sea inmaculada ni esté purificada de peligros no quiere decir que sea equivalente a la agroquímica convencional. Igual que no es lo mismo uno que 100, 1.000 o 10.000 no es verdad que sean similares la agricultura ecológica y la convencional.

 

21. La lucha por la huerta ecológica de Valencia se hace aquí y ahora con objetivos, políticas e indicadores concretos, vinculantes y evaluables.

 

Es moralmente inaceptable y ecológicamente inviable el sacrificio de la huerta ecológica que necesitamos para la futura viabilidad colectiva a cambio de obtener rentabilidad económica inmediata para unos pocos productores de la agricultura química convencional con agrotóxicos. No aceptamos las razones de desaprovechar las oportunidades actuales de hacer la huerta ecológica. No nos resignamos a este incierto porvenir bajo coartadas retóricas y falsas promesas que afirman que el cambio hacia la producción ecológica se dará en todo caso poco a poco en un futuro indeterminado, sin plazos ni inversiones. Retrasar por más tiempo los cambios hacia la producción ecológica para ubicarlos en un futuro sin concreción bajo la excusa de que se darán como fruto "de un proceso" espontáneo, esconde en realidad la dramática verdad de que se opta por la continuidad del dominio neoliberal de la rentabilidad económica y la agricultura con agrotóxicos. Deben girarse las prioridades de las políticas públicas y las subvenciones agrarias, directas e indirectas, que dirigen sus inversiones a la agricultura convencional agroquímica y son activamente responsables de poner frenos a la expansión de la agricultura ecológica en la huerta de Valencia. La regulación pública, la financiación institucional y la legislación han de ponerse al servicio de los intereses colectivos y generales de la salud agroalimentaria y de la ecología.

 

22. Es prioritaria la recuperación de las tierras de la huerta del término municipal de la ciudad de Valencia con el abandono de la agricultura químico-industrial.

 

La agricultura ecológica en las tierras fértiles de la ciudad de Valencia incorpora una valiosa diversidad de funciones sociales, ecológicas, económicas, culturales y urbanísticas. Ha de ser un primer paso en la preservación supra-municipal del conjunto de la huerta. Valencia debe establecer nuevas relaciones entre las actividades orientadas al mercado mundial y la relocalización de algunos procesos productivos básicos. La recuperación y protección pública y jurídica de las tierras fértiles del conjunto de la huerta metropolitana debe ser un avance decidido en esa vía. La huerta ecológica de la ciudad de Valencia puede convertirse en un vivero de innovación social, ecológica, cultural y económica. La producción local de alimentos ecológicos tiene innumerables valores añadidos de salud alimentaria, ecológicos, económicos, sociales, urbanísticos, paisajísticos y culturales. No nos conformamos con la expansión del Puerto (ZAL) y de sus actividades industriales y comerciales sobre las tierras de La Punta. No aceptamos la amputación de este valioso trozo de tierras y exigimos la recuperación de las tierras fértiles de La Punta para la ciudad de Valencia y su ciudadanía mediante su recalificación y protección legal por parte del Ayuntamiento de Valencia.

 

23. La rentabilidad económica de la huerta ecológica y su fomento exige infraestructuras específicas.

 

La pequeña producción ecológica no puede competir con la gran industria agroalimentaria y su producción en masa de productos alimenticios, artificializados, llenos de residuos tóxicos y muy baratos. Necesita estructuras de escala adecuadas de conocimiento y capacitación, de tierras, de riegos y de aguas con calidad y saneadas de tóxicos mediante sistemas de depuración orgánicos fruto de la colaboración con la vegetación, los microorganismos y la fauna autóctona y silvestre. La rentabilidad económica también demanda estructuras locales destinadas al almacenamiento, a la pequeña transformación artesanal y a la promoción de canales cortos y circuitos cerrados de intercambio y reciclado de componentes orgánicos, materiales y energía en la distribución y comercialización de los productos ecológicos (Mercavalencia, mercados municipales, mercados en la calle, tiendas, redes de venta directa, compras institucionales y servicios públicos de comedores, restaurantes, cafeterías).

 

24. Una nueva economía circular entre la ciudad y la huerta exige la recogida selectiva de materia orgánica y la creación de compostaje ecológico.

 

Una nueva relación simbiótica entre la huerta y la ciudad podría tejerse con la recogida selectiva de la biomasa de los residuos agrícolas. Tendría consecuencias ventajosas de reducción del volumen de desechos y de fomento de una nueva economía local con la creación de empleos dedicados a la producción de fertilizantes verdes y de materiales para la bioconstrucción.

 

25. La agricultura ecológica con etiquetado propio aporta valores añadidos y favorece la rentabilidad económica de la huerta, el cambio de mentalidades y el consumo local de los alimentos ecológicos.

 

Las pequeñas parcelas del regadío minifundista de agricultura convencional existente en la huerta periurbana y en la huerta en terreno municipal de Valencia carecen de una economía de escala suficiente para poder ser un éxito en viabilidad económica sin necesitar continuadas inyecciones de apuntalamiento con dinero público. La viabilidad económica de estas singulares explotaciones agrarias puede conseguirse si ganan ventajas comparativas mediante los valores añadidos de la agricultura ecológica. La marca ecológica y el reconocimiento claro y distintivo de la producción orgánica de la huerta junto a políticas públicas de apoyo y fomento potenciaría mercados locales de consumo y cambios en los valores y patrones de compra de los consumidores. No se puede continuar con el sacrificio de la producción ecológica en la huerta mediante su reducción a unas cuantas parcelas y productores empresarios que así obtienen altos precios de sus productos en los mercados de exportación. Esta situación significa poner altos muros que impiden la extensión social del consumo ecológico y la creación de nuevos mercados locales para los productos ecológicos.

 

 

 

26. Cero de dinero público para la agricultura con agrotóxicos en la huerta de Valencia.

 

El dinero público no debe continuar favoreciendo la competitividad y los beneficios particulares de los productores-empresarios de la agricultura con agrotóxicos que envenena nuestra salud y la de los ecosistemas. Las políticas públicas no han de seguir subvencionando las agresiones a nuestra salud y la del planeta. Contrariamente, las subvenciones en la agricultura y la alimentación deben revertir en el bien colectivo de la agricultura ecológica, la única que compatibiliza la preservación conjunta de la salud ciudadana y del mundo viviente. Los nuevos gobiernos del PSOE, Compromís y Podemos deben romper este circlulo endemoniado de gastar los menguantes recursos públicos en aquello que nos roba la salud y mata los ecosistemas de los que dependemos. La producción convencional no es producción local, sus componentes de inputs agroindustriales no son orgánicos ni naturales, y sus procesos abiertos tienen detrás muchos largas distancias y una crónica dependencia de los mercados globalizados y de los monopolios de grandes empresas agroquímicas. Las políticas y subvenciones agrícolas convencionales a la productividad y a la cantidad de kilos deben girarse radicalmente y dirigirse al sector de la agricultura ecológica. ¡Basta de subvenciones directas o indirectas a la producción agrícola con insumos agrotóxicos que se dispersan sinérgicamente por los ecosistemas, la biodiversidad, los productos agrícolas, los menús y nuestros cuerpos y vidas!. Necesitamos nuevas y ambiciosas políticas con actuaciones de acción positiva para la producción y el consumo ecológico por parte de las diferentes instituciones públicas. Las políticas públicas han de visibilizar, dar publicidad y favorecer los valores y el consumo de alimentos ecológicos mediante iniciativas y proyectos de información, sensibilización, promoción, producción, transformación, almacenamiento, distribución y comercialización. La ejemplaridad pública con la producción agroecológica y su activo apoyo por parte de las instituciones valencianas debe concretarse en el caso de la huerta y en el terreno municipal de la ciudad de Valencia.

 

27. No al glifosato y otros herbicidas peligrosos en la huerta de Valencia.

 

El Ayuntamiento de Valencia, siguiendo el camino emprendido por otras ciudades españolas, ha de prohibir el uso de herbicidas como el glifosato en la huerta, los espacios verdes y jardines públicos. Existen fundadas sospechas de alta toxicidad del glofosato y otros herbicidas. Es posible la eliminación del uso público de este principio activo presente en diversos productos comerciales y sustituirlo por alternativas orgánicas respetuosas con la salud de las personas y el medio ambiente. El glifosato es un herbicida no selectivo que se infiltra en el suelo, es muy soluble en el agua y persistente. Se utiliza para matar hierbas y arbustos, pero también contamina los acuíferos y es tóxico para la fauna acuática, los animales domésticos y de granja. Hay muchos beneficios para la biodiversidad, la salud pública y la calidad del medio urbano en la transformación de las agresivas técnicas agrícolas de "tierras desnudas" dejando crecer las hierbas y el manto vegetal. El glifosato ha sido clasificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como cancerígeno para los seres humanos. La prohibición municipal de glifosato ha de ser parte de la necesaria transición hacia una jardinería ecológica gestionada públicamente con criterios orgánicos y de sostenibilidad, que evite  visión higienista y ornamental implicada en el uso de agrotóxicos, las podas excesivas, las especiesla errónea ambientalmente no adaptadas o con necesidades hídricas excesivas. Son necesarias campañas públicas de información y concienciación bajo los imperativos de salud pública y de evitación del uso de estos productos perjudiciales también en los jardines privados, en los viveros de plantas y zonas verdes que no sean de responsabilidad municipal.

 

28. La huerta de la ciudad de Valencia puede convertirse en un santuario de innovación y experimentación social, comunitaria y económica para la regeneración ecológica.

 

Las inversiones institucionales han de revertir en la ciudadanía y deben dirigirse a la regeneración de la huerta para hacer ella un nuevo espacio ecológico, económico, social, comunitario y cultural. La opción por armonizar creativamente los intereses de la Tierra y de la gente en el caso de la huerta de la ciudad de Valencia pasa por la preservación y rehabilitación de sus tierras, de su patrimonio agrícola, arquitectónico, ecológico y paisajístico, para ello se hacen necesarias nuevas iniciativas legales, económicas y sociales que aseguren prioritariamente la productividad biogenerativa de las tierras de la huerta para la ciudad y sus habitantes urbanitas.

 

 

 

 

 

29. Bajo el asfalto y el cemento está la huerta.

 

Ante las muchas incertidumbres y amenazas socio-ambientales que padecemos la agricultura ecológica en las tierras metropolitanas de la huerta es un colchón de cierta seguridad. También han de serlo los espacios fronterizos, intersticiales e interiores de la ciudad de Valencia. Los solares y los techos de los edificios pueden acoger huertos agrícolas y mucha variedad de experiencias individuales y comunitarias de producción de alimentos ecológicos de calidad. Necesitamos nueva legislación para que toda nueva edificación tenga placas solares y techos verdes.

 

30. Plan integral de agricultura ecológica del Ayuntamiento de Valencia.

 

La ciudad de Valencia necesita un plan de preservación y regeneración del la huerta dotado de concreciones y metas temporales, con indicadores evaluables de carácter territorial y urbano; físico, biofísico, hidrológico y energético; económico, social y agronómico; cultural y arquitectónico. La defensa y promoción pública de la huerta ecológica no puede ser solo sectorial y economicista, y exige normas vinculantes por parte de las diversas administraciones que han de intervenir transversalmente, garantizar y hacer cumplir las exigencias de producción local sin agrotóxicos y con ciclos cerrados y cortos de materiales y energía. Deben establecerse condiciones estrictas en las políticas de compras públicas para la adquisición de los alimentos ecológicos, explicitadas en las subcontrataciones con empresas hosteleras y suministradoras de alimentos, en los servicios de máquinas expendedoras de alimentos y en los servicios de restaurantes, cafeterías, bares y comedores. Los menús ecológicos deben estar presentes en los centros públicos de trabajo, en los centros sanitarios, en las escuelas y universidades. También se ha de favorecer la comercialización de los productos ecológicos de la huerta con su presencia en los mercados públicos municipales. Deben instituirse y normalizarse periódicamente los mercados de calle especializados en los productos ecológicos locales, frescos y transformados, tal y como ya se está haciendo en numerosas ciudades europeas.

 

 

 

ECOLOGISTES EN ACCIÓ DE VALÈNCIA

 

 

 

 

Published by Europa en Verde
commenter cet article
27 novembre 2015 5 27 /11 /novembre /2015 15:46
  Contra el tráfico contaminante: ¡Fallas todo el año!

 

 

No hace falta reinventar la rueda para reducir la tóxica contaminación motorizada del aire de Valencia. Existen soluciones muy sensatas, variadas y viables si nuestros gobernantes tienen la suficiente voluntad política para llevarlas adelante, a pesar del conflicto que pueden generar en algún sector particular que se resiste al cambio. El gobierno municipal recién estrenado ha de cumplir con su promesa de cambio poniendo por delante las metas del bien común, entre ellas la salud del aire de València.

 

Desgraciadamente las recientes medidas adoptadas por el Ayuntamiento de Madrid ante la nociva presencia de partículas biocidas en el ambiente urbano no serán ni de lejos suficientes para responder a la magnitud del secuestro malsano de un bien común tan necesario como es el aire que respiramos para vivir. Según algunos cálculos solo se ha reducido el uso del coche particular en 1% o 2% y no ha habido una mejora sustancial en los indicadores ambientales sobre la composición química del aire, a pesar de las novedosas y positivas iniciativas de reducción de la velocidad máxima y de eliminación de plazas de aparcamiento de ORA. Además, al aplicar medidas restrictivas solo en el centro urbano se corre el peligro de desplazar el tráfico a las periferias trasladando allí los problemas de la alta toxicidad del aire.

 

En consecuencia, conviene recordar que si se adoptaran una serie de medidas que ya han sido ensayadas y han sido exitosas en otras ciudades europeas se podría mejorar significativamente la calidad del aire que respiramos en Valencia y en otras ciudades. Una de las políticas que han conseguido reducir el tráfico en muchas ciudades ha sido la implantación de un peaje urbano o una “tasa de congestión”, que podría aplicarse al tráfico particular que penetra al centro de la cuidad por dentro de las Grandes Vías y el Jardín del Turia. El dinero así recaudado podría tener metas finalistas para contrarrestar la toxicidad del aire urbano generada por el tráfico, como son la mejora y abaratamiento del transporte público y las obras de peatonalización que la ciudad necesita.

 

La supresión de los grandes aparcamientos gratuitos podría ser una medida eficaz. La Universitat de València y la Politécnica en Tarongers ofertan grandes campos de aparcamientos en superficie que atraen a miles de coches cada día. Cerrar los aparcamientos, y otros similares, tendría un beneficio inmediato de bajada del uso del coche y de subida de la calidad ambiental urbana. Al tiempo se podría fomentar un pacto entre las universidades, el Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat para conseguir un transporte público multimodal ampliado, mejorado y gratuito para todos los universitarios. Esto no es ninguna novedad, desde hace décadas muchas universidades fuera de España incluyen un pase para el transporte público en la matriculación de cada año.

 

El Ayuntamiento tampoco debería ceder ante las demandas del ocio nocturno dejando aparcar por las noches a los coches en el carril Bus. Además, tanto el Ayuntamiento como la Generalitat deberían adoptar medidas de "acción positiva" que animen a dejar el coche particular en casa cuando se va a trabajar. Se debería practicar la ejemplaridad pública restringiendo a los trabajadores funcionarios y contratados el acceso a los parkings públicos. Debería reducirse el aparcamiento de los vehículos particulares de los trabajadores en las grandes industrias, como son la fábrica Ford y las empresas situadas en el polígono Fuente del Jarro. Hay soluciones eficaces alternativas que no dañan la salud del clima urbano, como es organizar la recogida de los trabajadores en autobuses y como son los coches compartidos. Además, las autovías cercanas de la ciudad, como la V-15, el Bypass o el A-7 deben ofrecer el privilegio de un carril reservado para los coches que llevan 3 o más personas para animar el “car sharing”.

 

Otras medidas más contundentes serían las propias de “Fallas para todo el año”. En los días con subidas de contaminación o en periodos fijos se pueden aplicar muchas de las mismas medidas de restricción de tráfico para los no-residentes, para el acceso al centro de la ciudad y a otros puntos destacados de los barrio que se aplican durante las fiestas. El beneficio común sería aliviar y reconvertir parte de Valencia en unos entornos más amables y respirables para los viandantes, los ciclistas y toda la ciudadanía urbanita. Los nuevos hábitos de desplazamiento serían fáciles de interiorizar dado que la gran mayoría de las distancias en Valencia son relativamente cortas y por ello no supondría un problema insalvable el tener que coger el autobús o caminar algo más de tiempo para llegar a nuestro destino.

 

Para una vida ciudadana y comercial llena de vivacidad en cada barrio hoy resulta insensato seguir ampliando o abriendo grandes centros comerciales en las periferias de la ciudad. Estos imanes que atraen el tráfico rodado, como es el proyecto “Gran Mediterráneo”, o como es el complejo “Buen Aire", provocan un efecto de malos humos bien contrario a lo que se alude en su nombre. No hay justificación posible que valga para que el nuevo gobierno del Ayuntamiento de Valencia no tome medidas para conseguir una significativa disminución del tráfico que enferma a la ciudad y a sus habitantes.

 

No es un problema de falta de medios, ni de falta de información ni de falta de experiencia. Si no nos liberarnos de la dictadura del coche solo será por un déficit de valores morales y de justicia que alimenta la gran irracionalidad de contaminar aire urbano que respiramos cada día.

 

 

 

DAVID HAMMERSTEIN

Published by Europa en Verde
commenter cet article
6 novembre 2015 5 06 /11 /novembre /2015 00:22

Debajo del asfalto está la tierra: la ciudad permeable

 

En Valencia ciudad, como ocurre en muchas otras grandes ciudades, pisamos poco la tierra. De hecho, en medio del frenesí urbano a menudo ignoramos casi totalmente nuestros intercambios con el suelo y las funciones vitales de la tierra que palpita bajo nuestros pies. El urbanismo dominante empeñado como está en la inflación del cemento se ha dedicado a desconectarnos asfaltando la vida que podría florecer por todas partes.

 

La planificación urbanística mayoritaria impermeabiliza y hace desaparecer la tierra con hormigón y asfalto. A los árboles de las calles se les estrangula autoritariamente por su base aprisionándola con las baldosas de las aceras. Bajo este uniforme feismo gris también languidece la conexión natural de la tierra con las personas, el aire y el clima en muchos cascos urbanos de pueblos y ciudades. Pero a pesar de esta planificada negación urbanita, la defensa municipal de la tierra permeable en el corazón y en las extremidades de la ciudad podría ofrecer unos bienes y servicios ambientales muy valiosos para la ciudadanía y la sostenibilidad ecológica. 

 

Una tierra permeable tiene vivacidad y un variado paisaje de color que cambia al ritmos de las estaciones. Transpira la humedad, absorbe, filtra y limpia el agua creando hábitats para mucha biodiversidad, sobretodo en su forma más menuda. Cuanto más suelo permeable tiene una zona urbana, más disfrute hay en sus calles y plazas y menos sufre por el fenómeno de «isla de calor» causado por la ciudad construida durante el verano. Cuanto más agua es absorbida por la tierra, menos dinero hay que gastar en la depuración y más se previenen las inundaciones. En los centros históricos y en otros barrios antiguos, más permeabilidad en las calles, plazas, paseos y aceras significa menos humedades que trepan por los muros antiguos de los edificios.

 

Resulta imprescindible contar con mucho más suelo permeable que conecte cielo con tierra recogiendo aguas, regulando y dulcificando la temperatura y facilitando la regeneración natural de la ciudad.

 
Debajo del asfalto está la tierra: la ciudad permeable

 

Desde hace décadas muchas ciudades europeas han establecido estrictas normativas urbanísticas municipales y territoriales para garantizar que un porcentaje importante del suelo público o privado sea permeable. No es el caso de la mayoría de las ciudades españolas. Por ejemplo en el caso de Valencia, incluso se ha asfaltado por encima de los adoquines centenarios del centro história. Esta compulsión impermeabilizadora también ha cubierto miles de metros cuadrados del Jardín del Turia con telas asfálticas para crear un cesped artificial plastificado que quiere imitar la hierba verde de los campos de fútbol. En general ocurre que se urbanizan plazas, aceras y avenidas sin ningúna consideración hacia funciones vitales de respiración de la tierra.

 

Hace ya casi 40 años que el urbanista italiano Giussepe Campos Venuti fue pionero en establecer los criterios para la permeabilidad urbana en las ciudades italianas. Esperamos que ahora que ha cambiado el color político de muchos Ayuntamientos y gobiernos autonómicos crezcan las buenas intervenciones urbanas en favor de ganar permeabilidad y se establezcan estrictas normativas reguladoras del suelo permeable en la obras publicas y privadas. 

 

DAVID HAMMERSTEIN

Published by Europa en Verde - dans urbanismo
commenter cet article
4 novembre 2015 3 04 /11 /novembre /2015 11:26
Per una València permeable i respirable

 

A València xafem poc la terra. De fet, en mig del frenesí urbà ignorem gairebé totalment les funcions vitals de la terra sota els nostres peus. L'urbanisme dominant i la política majoritària s'ha dedicat a amagar, a impermeabilitzar, a fer desaparéixer amb ciment, formigó i asfalt a la més mínima connexió natural de la terra amb les persones, l'aire i el clima al nucli urbà de València. Però malgrat la nostra negació i ceguera urbanites, la defensa municipal de la terra permeable a la ciutat podria oferir uns serveis ambientals molt valuosos per la ciutadania i per la sostenibilitat de València.

 

Una terra permeable transpira la humitat, percola, filtra i neteja l'aigua i crea hàbitats per a tota mena de biodiversitat, sobretot en la seua forma més menuda. Quant més sol permeable té una zona urbana, menys pateix del fenomen de «l'illa de calor» a causa de la ciutat construïda durant l'estiu, com més aigua és absorbida per la terra, menys diners cal gastar en el tractament de l'aigua i hi ha menys possibilitats d'inundacions. Al centre històric i altres barris antics més permeabilitat dels carrers i voreres podria significar menys humitats que afecta els murs dels edificis.

 

En suma, és imprescindible comptar amb molt més sol permeable que replega aigua, que regule la temperatura i que facilite la regeneració natural de la ciutat. Des de fa quasi 40 anys altres ciutats europees han tingut normatives urbanístiques municipals i territorials per a garantir que un percentatge important del sol, públic o privat, siga permeable. Dissortadament no és el cas de València. Fins i tot, s'ha asfaltat per damunt d'empedrats centenaris del centre històric, es cobreixen milers de metres quadrats del Jardí del Túria amb teles asfàltiques i gespa artificial per a fer camps de futbol «verds» i, en general, s'urbanitzen places, voreres i passejos sense cap consideració vers les funcions vitals de la terra.

 

En donar l´esquena a la terra, València perd habitabilitat, allò que és una tendència especialment preocupant en el context de l'actual avanç del canvi climàtic. Fa vora 40 anys l'urbanista italià Giussepe Campos Venuti va ser el pioner en establir els criteris per a la permeabilitat urbana a les ciutats italianes. A ca nostra és certament una bona notícia que el nou regidor d'Urbanisme Vicent Sarrià ha encetat la promoció d'algunes obres municipals amb sols permeables. Esperem que siga el primer pas d´una nova normativa urbanística municipal vinculant per a totes les obres públiques i privades.

 

 

David Hammerstein

Published by Europa en Verde - dans ciudad urbanismo
commenter cet article
30 octobre 2015 5 30 /10 /octobre /2015 10:08
El Consell debe actuar por la justicia climática


¿Reducirá sustancialmente el nuevo Gobierno valenciano las emisiones contaminantes de CO2 a lo largo de su mandato?

 

¿Bajará significativamente el número de desplazamientos en coche particular con motor diesel y gasolina?

 

¿Disminuirá notablemente la dependencia valenciana de los combustibles fósiles?

 

¿Moderará globalmente el consumo valenciano del agua escasa y declinante?¿Aumentará la participación de las energías renovables en el mix energético valenciano?

 

La catástrofe climática es el contexto estructural ineludible para las políticas valencianas económicas, urbanísticas, agrícolas, industriales, energéticas, científicas y de transporte. La justicia climática es una prioridad política que ha de ponerse en el centro de la política valenciana. La Generalitat tiene competencias para luchar contra el cambio climático, pero a puertas de la cumbre mundial de París sobre el cambio climático (COP21) no hay noticias sobre la responsabilidad climática del Consell. Resulta preocupante que no tenga objetivos concretos y objetivables mediante indicadores para esta legislatura. Querer reducir y encerrar las posibles actuaciones climáticas en la Consellería de Agricultura y Medio Ambiente de turno es humor negro y una receta segura para empeorar.

 

La justicia climática exige decisiones valientes que pueden implicar conflictos. Actuar por el clima no es políticamente gratis porque exige trastocar el libre mercado y el productivismo enraizado social y culturalmente. Limitarse a actuar solo en algún sector mediante el simple cumplimiento de mínimos, como son los laxos plazos legales europeos, será ineficaz y paralizante.

 

Ante la urgencia y magnitud del desafío climático ya no vale la política economicista obsesionada con el crecimiento a cualquier coste con unos ligeros retoques verdes. No hay tiempo para disimular con declaraciones de principios generales y buenos propósitos la falta de acciones políticas concretas. Tampoco puede dejarse en manos del lento cambio cultural de las buenas prácticas, ni en las agendas 21 de la concienciación ambiental, ni en los estudios técnicos para el diagnóstico de los impactos.

 

La Comunitat Valenciana por ejemplo, ha sido especialmente irresponsable y despreocupada por aumentar sus emisiones de CO2 en un 68 % entre 1990 y 2010. A pesar de la crisis económica, no han bajado las emisiones contaminantes valencianas, sobre todo a causa de la gran dependencia de los combustibles fósiles en los sectores del transporte y la energía, además de las débiles políticas de eficiencia y de la ausencia de una fiscalidad ecológica eficaz. La estructura de la economía valenciana es especialmente voraz en su destrucción ambiental y climática.


La política agraria ha de adaptarse a las mutaciones climáticas. El modelo agrícola químico-intensivo degrada la fertilidad de suelos y aguas, contamina y sobreconsume agua y derivados del petróleo en todo su ciclo. El Consell debe establecer objetivos ambiciosos de reducción del uso del agua, de fitosanitarios y fertilizantes peligrosos, con metas concretas para frenar la erosión de tierras fértiles y un marco regulatorio para el aumento sustancial de la producción y consumo de productos ecológicos. Urge el fin de la urbanización de las tierras fértiles de las huertas agrícolas, un recurso esencial para la seguridad alimentaria ante las incertidumbres y daños que se avecinan.

 

Han de frenarse los grandes centros comerciales periféricos y otras grandes infraestructuras que fomentan el urbanismo disperso, la explosión del uso del coche y las emisiones contaminantes a la atmósfera. Son especialmente irracionales las luchas por los trasvases de agua entre las distintas cuencas fluviales, como entre el Tajo y el Segura: solo cronifican el deterioro ambiental y la escasez haciendo más costosa la obligada transición agrícola valenciana adaptada a la capacidad hídrica de cada cuenca hidrográfica.

 

El gobierno autonómico ha de tener un plan de lucha contra el cambio climático ambicioso, cuantificable y verificable, con compromisos transversales y vinculantes en las políticas sectoriales, en las leyes e inversiones de la Generalitat en esta legislatura. Debe adoptar nuevos objetivos de reducción de emisiones de CO2 en las áreas de competencia autonómica muy por encima del insignificante compromiso del 10 % para el 2013-2020 del anterior Consell del PP.

 

DAVID HAMMERSTEIN

david@davidhammerstein.org

Published by Europa en Verde - dans cambio climático
commenter cet article
15 octobre 2015 4 15 /10 /octobre /2015 09:42
 Polítiques climàtiques i anticlimàtiques al centre de València



La justícia climàtica serà local o no serà. Al contrari de la tendència general de posar en institucions polítiques i poders econòmics llunyans tota la responsabilitat i els canvis necessaris davant el greu canvi climàtic, cal assumir que el repte de capgirar la política a favor de l'habitabilitat humana i ecològica del planeta també comença ací i ara a la ciutat de València. A més a més, si agafem les exigències de la justícia climàtica com un eix vertebrador de totes les polítiques de l'Ajuntament de València estem marcant el camí d´una ciutat més sana, més habitable i més solidària.

Fins ara la superficial retòrica climàtica valenciana ha acostumat a ser sectorial, simbòlica i, en general, marginal front a les grans decisions socials, urbanístiques i econòmiques que poden tindre un impacte real i positiu en la gran lluita per prevenir, pal·liar i adaptar-se millor a les enormes mutacions climàtiques de tot tipus que s´apropen més ràpid que pensem.

Feliçment, a la ciutat de València el nou Alcalde Joan Ribó ja ha començat a donar alguns senyals positius, com són les mesures fiscals anunciades per afavorir la instal·lació de plaques solars, la compra de vehicles menys contaminants, la reducció la velocitat màxima permesa al centre històric, algunes xicotetes iniciatives per a restringir el tràfic privat i la promoció de l´ús de la bicicleta. Totes aquestes iniciatives són sense dubte mesures “pro-clima”. Per a que siguen més efectius esperem que aquests primers gestos lloables s´amplien molt més amb objectius concrets, vinculants i amb indicadors quantificables, i que les accions encara voluntàries de "educació i sensibilització mediambiental" s´acompanyen a la vegada d' una aplicació estricta per a assegurar el seu compliment.

Malgrat la bona voluntat mostrada pels nous mandataris a l'ajuntament hi ha encara polítiques “anti-clima”, moltes d'elles heretades de governs anteriors del PP o fruit de lesinèrcies , que són totalment incoherents amb la responsabilitat climàtica al empitjorar i externalitzar els problemes climàtics en la gent i la ciutadania indefensa. Un exemple son els projectes de massius aparcaments públics subterranis rotatoris al centre històric (a la plaça de Bruixes/Mercat Central i al barri del Carme/IVAM) que de segur tindrà un “efecte crida” que perversament provocarà mès viatges en cotxes particulars en lloc d´utilitzar el transport públic per anar al cor de la ciutat. Significarà globalment més emissions contaminants i insalubres a l'atmosfera urbana, a més a més, destorbar amb soroll, fum i perill la vida de vianants i ciclistes. Fins i tot, xoquem amb la sorprenent paradoxa de condicionar el lliurament d´espai als vianants a la creació de més facilitats per al cotxe privat al centre.



No haurem d´aceptar la lògica inercial “anti-clima” dictada per uns malentesos interessos comercials com pareix que està ocurrent amb el repte prioritari de convertir en zona de vianants l'entorn històric i monumental de la Plaça del Mercat. No és possible continuar segrestats per uns quants comerciants a costa de le necessitats conjuntes de preservació i cura del bé comú com és el clima. No és raonable afirmar, com ha fent  algun regidor, que primer cal obrir uns grans parkings al centre històric més emblemàtic de la ciutat per a després poder peatonalitzar la Plaça del Mercat o uns carrerons al barri del Carme. Seria la bogeria de donar un xicotet pas endavant i dos grans passos enrere. De seguir aquest camí una cosa és ben segura: el balanç climàtic serà negatiu i complicarem molt les possibles i viables solucions al tràfic urbà en el futur.

En definitiva, una de les preguntes climàtiques pertinents que hem de fer a l´Ajuntament de València, entre altres, pot ser aquesta: ¿ com i en quin percentatge pensa reduír l´ús del cotxe particular a la ciutat abans del 2020?. Els compromisos concrets i vinculants amb les reduccions de CO2 (del tràfic urbà) i d´altes substàncies contaminants son essencials per a prendre seriosament el canvi climàtic. En canvi, per a una nova política municipal pro-clima
l´obertura de nous aparcaments per als no-residents al centre històric sempre serà part del problema i no de la solució.

 

David Hammerstein

davidhammerstein.com commonsnetwork.eu
 

 Polítiques climàtiques i anticlimàtiques al centre de València
Published by Europa en Verde
commenter cet article
12 octobre 2015 1 12 /10 /octobre /2015 10:47

Temps des Communs event, Paris, Saturday, October 10th

Some basic commons principles and some possible contradictions for considering the urban commons

 

AIR: "the simplest of all commons is the air we breathe" While historically and socially, the air of the city made you free in an individual sense, today the air of the city (specially in the days of volkswagen style diesel) can make you sick. The need to defend our common clean air is not a principle that needs to be reconsidered in assembly. Ecological sustainability such as clean air and fightting climate change are basic "previous principles", something that generally should not be subject to negotiation, just like racism, sexism or policies of social inequity. Of course, what this means in practice is open to democratic debate.

CRAZY SCARCITY VS. ABUNDANCE: We live in a totally irrational situation in our official economy where we act as if our increasingly scarce natural resources were limitless, while our states (like they are attempting in TPP and TTIP trade agreements) are building higher and higher artificial walls of IPR around what is really abundant: our immaterial sphere of culture, science, imagination and creativity. One of the objectives of the knowledge commons is to substitute intense individual over-consumption of the biophysical world with greater access and relationships with immaterial productions inside and outside the digital sphere.

HEALTH VS. ECONOMY: Paraphrasing Aldo Leopold: Our societies are like a hypochondriacs, so obsessed with their macro-economic health that they end up losing their health altogether. The commons is about recovering our social and environmental health with new indicators of participation, inclusiveness and fruitful relationships.

PUT THINGS TOGETHER, OPEN UP CONTAINERS: Bauwens: The main transformative ideas that are penetrating the economy are open economy, solidarity economy and ecology. But they are being applied independently from each other. We need these ideas to converge for the birth of an Open Source Circular Economy. Eg. community based software and internet access, co-housing, food cooperatives, credit unions, time banks, Faircoops, hackerspace cooperatives, crowdfunding , open science, open access policies..

PEDAGOGY OF CATASTROPHE: We need to urgently expand commons initiatives to confront the growing social and ecological crisis (for example present refugee crisis) to be able to respond to social-ecological crisis with flexibility and resilience. The EU and states in general are showing their unwillingness and incapacity to play this role with solidarity and foresight. The coming crisis, worsened by the combined force of climate wars, stark inequality and ethnic nationalism, will put us to test sooner than we think.

COMMONS WITH SUBSTANTIVE VALUES NOT JUST COMMUNICATIVE ONES: Commons link individuals, communities and ecosystems. Ugo Mattei: "The Commons must question the domains of private property(and its ideological apparatuses such as self-determination and the market) and the state. Not a third way but an ecologically legitimized competitor or foe of the alliance of private property and the state." In other words, the Commons should represent substantive values not just communicative ones involving participation and horizontal organization.

URBAN COMMONS AS A STRATEGY FOR SURVIVAL: We are not just for dealing with "the left overs", or in urban terms the "terrain vague", the peripheral undefined edges of the city, We need to transcend the Market-property-State dualism that dominates our society based on individualism and competitiveness. The Commons is incompatible with simply a rights-based individual autonomy idea as developed today. Beyond Western liberal thought, we need to move to the idea that each individual´s survival depends on its relationship with the community, with the environment.

QUALITATIVE VS. ONLY QUANTITATIVE. The commons are an ecological qualitative category based on connection, inclusion and access, whereas property and state sovereignty exclusively use quantitative economical/economicist categories based on exclusion and artificially produced scarcity (especially of immaterial goods) through the violent concentration of power into a few hands. The Commons, unlike private or public goods, are not commodities and cannot be reduced to the language of ownership. They express a qualitative relationship.

THE COMMONS NEEDS STRUCTURAL AND POLITICAL CHANGE. We need the commons to have an institutional structure reflecting long-term ecological sustainability and social inclusion. It is admirable and exemplary but it is not enough to have scattered, small examples of urban commons.

CHANGING OUR RELATIONSHIP WITH "THINGS". As opposed to the subject-object relationship that produces commodification, We are the commons to the extent we are part of a concrete environment, a rural or urban ecosystem, where the subject is part of the object. Today there is an absolute domination of the subject (state or individual property owner) over the object (territory or more generally the environment) while the commons focuses on socially broadening and improving the complementary relationship and mediation between the two (subject-nature).

SOME POSSIBLE CONTRADICTIONS of URBAN COMMONS AND POSSIBLE RESPONSES

Important: we cannot ask the commons to solve all problems, to be an all encompassing model. It is an important strategy, among others, that can help point the way out of some of our present quagmires of inequity, ecological demise and alienation. We don´t have all of the answers, only some forms and principles of alternative urban action and organization that could help build a counter-narrative with on-the-ground realities.

MARGINAL LAND AND POLITICALLY: Are we only able to act with the left overs of the city, the "terrain vague", the peripheral borders? How can we avoid becoming marginal tokens? It is important for commoners to complement practical commoning with broader structural political challenges of the irrational and unsustainable present management of our cities; to be both a real example of alternatives and a platform for commons ideas.

ONLY SMALL SCALE?  Are the commons initiatives only valid for small scale urban or rural projects? One possible response is to "confederate" commons initiatives in regional, national and European "Assemblies of the Commons" and "Chambers of the Commons" that could extend, facilitate and promote commons values and actions in the institutional and broader economic and social spheres.

ARE WE "PROCESS FREAKS"? Can the process of negotiation and communication of commons initiatives become a very tiresome, entropic end in itself, substituting political substance with democratic communication. Or can sometimes the stress on consensus in broad negotiations avoid necessary conflicts of interests and positively promote small, slow reforms but even weaken more radical alternatives for the city?

KNOWLEDGE PARASITES Knowledge is Power: Can our successful open knowledge economy be subject to parasitical extraction by big commercial interests? Open access for whom and for what? We are in the need to develop new methods and/or licensing strategies to make sure that knowledge in the commons benefits the common good of equity, sustainability and democracy

DIE FROM SUCCESS Can our physical success (even on a small-scale of commons projects such as urban agriculture or culture) in a neighborhood be motive of gentrification, creating new exclusive borders in a diverse area? How can we avoid becoming a "variation on a theme park"? We must place stress on the principles and practice of integration of diversity, social inclusion, long and permeable borders and liminality, as expressed by Richiard Sennett.

COMMONS CANNOT SUBSTITUTE STATE OR NOT? How can we not be an expression of the substitution of the state or even worse the "Great Society" as an option to a withering state? State social guarantees and social facilitation are always a crucial part of the urban commons.

VOLUNTEERISM,STABLE STRUCTURES AND BURN OUT. Stable structures or voluntarist "burn out". Voluntarism can lead to unsustainability of projects. Can we have professionalization without greater hierarchy? Some professionalism and hierarchy is obviously necessary for the stability of projects over time.

ENEMIES OF OUR ENEMIES ARE NOT ALWAYS OUR FRIENDS: Can we overcome the productivism and economicism or keynsian pro-growth ideas of our left allies in or outside of power? It is not at all a given that our anti-austerity allies or new left party allies share or lend any priority to our work. It is very important for urban commons to retain their political pluralism and independence while exercising political commitment.

BRING THINGS TO THE SURFACE: Can we contribute to visibilize hidden ecological and social processes of the city? Water, immigration, energy, soil, gender, religious and ethnic differences, .. can evidently become more visible and socially appreciated and valued by means of urban commons projects.

Defending what it means to be human:

Flora Michaels in Monocultures: "It is not that the economic story has no place in the world. But without other stories..we have found essential throughout history, we imprison ourselves. When the languages of other stories begin to be lost, we lose the value of diversity and creativity that keep our society viable. We´re left trying to translate something vitally important to us into economic terms so we can justify even talking about it… we end up missing what it means to be human."

Published by Europa en Verde
commenter cet article