Overblog Suivre ce blog
Administration Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

4 novembre 2015 3 04 /11 /novembre /2015 11:26
Per una València permeable i respirable

 

A València xafem poc la terra. De fet, en mig del frenesí urbà ignorem gairebé totalment les funcions vitals de la terra sota els nostres peus. L'urbanisme dominant i la política majoritària s'ha dedicat a amagar, a impermeabilitzar, a fer desaparéixer amb ciment, formigó i asfalt a la més mínima connexió natural de la terra amb les persones, l'aire i el clima al nucli urbà de València. Però malgrat la nostra negació i ceguera urbanites, la defensa municipal de la terra permeable a la ciutat podria oferir uns serveis ambientals molt valuosos per la ciutadania i per la sostenibilitat de València.

 

Una terra permeable transpira la humitat, percola, filtra i neteja l'aigua i crea hàbitats per a tota mena de biodiversitat, sobretot en la seua forma més menuda. Quant més sol permeable té una zona urbana, menys pateix del fenomen de «l'illa de calor» a causa de la ciutat construïda durant l'estiu, com més aigua és absorbida per la terra, menys diners cal gastar en el tractament de l'aigua i hi ha menys possibilitats d'inundacions. Al centre històric i altres barris antics més permeabilitat dels carrers i voreres podria significar menys humitats que afecta els murs dels edificis.

 

En suma, és imprescindible comptar amb molt més sol permeable que replega aigua, que regule la temperatura i que facilite la regeneració natural de la ciutat. Des de fa quasi 40 anys altres ciutats europees han tingut normatives urbanístiques municipals i territorials per a garantir que un percentatge important del sol, públic o privat, siga permeable. Dissortadament no és el cas de València. Fins i tot, s'ha asfaltat per damunt d'empedrats centenaris del centre històric, es cobreixen milers de metres quadrats del Jardí del Túria amb teles asfàltiques i gespa artificial per a fer camps de futbol «verds» i, en general, s'urbanitzen places, voreres i passejos sense cap consideració vers les funcions vitals de la terra.

 

En donar l´esquena a la terra, València perd habitabilitat, allò que és una tendència especialment preocupant en el context de l'actual avanç del canvi climàtic. Fa vora 40 anys l'urbanista italià Giussepe Campos Venuti va ser el pioner en establir els criteris per a la permeabilitat urbana a les ciutats italianes. A ca nostra és certament una bona notícia que el nou regidor d'Urbanisme Vicent Sarrià ha encetat la promoció d'algunes obres municipals amb sols permeables. Esperem que siga el primer pas d´una nova normativa urbanística municipal vinculant per a totes les obres públiques i privades.

 

 

David Hammerstein

Repost 0
Published by Europa en Verde - dans ciudad urbanismo
commenter cet article
30 octobre 2015 5 30 /10 /octobre /2015 10:08
El Consell debe actuar por la justicia climática


¿Reducirá sustancialmente el nuevo Gobierno valenciano las emisiones contaminantes de CO2 a lo largo de su mandato?

 

¿Bajará significativamente el número de desplazamientos en coche particular con motor diesel y gasolina?

 

¿Disminuirá notablemente la dependencia valenciana de los combustibles fósiles?

 

¿Moderará globalmente el consumo valenciano del agua escasa y declinante?¿Aumentará la participación de las energías renovables en el mix energético valenciano?

 

La catástrofe climática es el contexto estructural ineludible para las políticas valencianas económicas, urbanísticas, agrícolas, industriales, energéticas, científicas y de transporte. La justicia climática es una prioridad política que ha de ponerse en el centro de la política valenciana. La Generalitat tiene competencias para luchar contra el cambio climático, pero a puertas de la cumbre mundial de París sobre el cambio climático (COP21) no hay noticias sobre la responsabilidad climática del Consell. Resulta preocupante que no tenga objetivos concretos y objetivables mediante indicadores para esta legislatura. Querer reducir y encerrar las posibles actuaciones climáticas en la Consellería de Agricultura y Medio Ambiente de turno es humor negro y una receta segura para empeorar.

 

La justicia climática exige decisiones valientes que pueden implicar conflictos. Actuar por el clima no es políticamente gratis porque exige trastocar el libre mercado y el productivismo enraizado social y culturalmente. Limitarse a actuar solo en algún sector mediante el simple cumplimiento de mínimos, como son los laxos plazos legales europeos, será ineficaz y paralizante.

 

Ante la urgencia y magnitud del desafío climático ya no vale la política economicista obsesionada con el crecimiento a cualquier coste con unos ligeros retoques verdes. No hay tiempo para disimular con declaraciones de principios generales y buenos propósitos la falta de acciones políticas concretas. Tampoco puede dejarse en manos del lento cambio cultural de las buenas prácticas, ni en las agendas 21 de la concienciación ambiental, ni en los estudios técnicos para el diagnóstico de los impactos.

 

La Comunitat Valenciana por ejemplo, ha sido especialmente irresponsable y despreocupada por aumentar sus emisiones de CO2 en un 68 % entre 1990 y 2010. A pesar de la crisis económica, no han bajado las emisiones contaminantes valencianas, sobre todo a causa de la gran dependencia de los combustibles fósiles en los sectores del transporte y la energía, además de las débiles políticas de eficiencia y de la ausencia de una fiscalidad ecológica eficaz. La estructura de la economía valenciana es especialmente voraz en su destrucción ambiental y climática.


La política agraria ha de adaptarse a las mutaciones climáticas. El modelo agrícola químico-intensivo degrada la fertilidad de suelos y aguas, contamina y sobreconsume agua y derivados del petróleo en todo su ciclo. El Consell debe establecer objetivos ambiciosos de reducción del uso del agua, de fitosanitarios y fertilizantes peligrosos, con metas concretas para frenar la erosión de tierras fértiles y un marco regulatorio para el aumento sustancial de la producción y consumo de productos ecológicos. Urge el fin de la urbanización de las tierras fértiles de las huertas agrícolas, un recurso esencial para la seguridad alimentaria ante las incertidumbres y daños que se avecinan.

 

Han de frenarse los grandes centros comerciales periféricos y otras grandes infraestructuras que fomentan el urbanismo disperso, la explosión del uso del coche y las emisiones contaminantes a la atmósfera. Son especialmente irracionales las luchas por los trasvases de agua entre las distintas cuencas fluviales, como entre el Tajo y el Segura: solo cronifican el deterioro ambiental y la escasez haciendo más costosa la obligada transición agrícola valenciana adaptada a la capacidad hídrica de cada cuenca hidrográfica.

 

El gobierno autonómico ha de tener un plan de lucha contra el cambio climático ambicioso, cuantificable y verificable, con compromisos transversales y vinculantes en las políticas sectoriales, en las leyes e inversiones de la Generalitat en esta legislatura. Debe adoptar nuevos objetivos de reducción de emisiones de CO2 en las áreas de competencia autonómica muy por encima del insignificante compromiso del 10 % para el 2013-2020 del anterior Consell del PP.

 

DAVID HAMMERSTEIN

david@davidhammerstein.org

Repost 0
Published by Europa en Verde - dans cambio climático
commenter cet article
15 octobre 2015 4 15 /10 /octobre /2015 09:42
 Polítiques climàtiques i anticlimàtiques al centre de València



La justícia climàtica serà local o no serà. Al contrari de la tendència general de posar en institucions polítiques i poders econòmics llunyans tota la responsabilitat i els canvis necessaris davant el greu canvi climàtic, cal assumir que el repte de capgirar la política a favor de l'habitabilitat humana i ecològica del planeta també comença ací i ara a la ciutat de València. A més a més, si agafem les exigències de la justícia climàtica com un eix vertebrador de totes les polítiques de l'Ajuntament de València estem marcant el camí d´una ciutat més sana, més habitable i més solidària.

Fins ara la superficial retòrica climàtica valenciana ha acostumat a ser sectorial, simbòlica i, en general, marginal front a les grans decisions socials, urbanístiques i econòmiques que poden tindre un impacte real i positiu en la gran lluita per prevenir, pal·liar i adaptar-se millor a les enormes mutacions climàtiques de tot tipus que s´apropen més ràpid que pensem.

Feliçment, a la ciutat de València el nou Alcalde Joan Ribó ja ha començat a donar alguns senyals positius, com són les mesures fiscals anunciades per afavorir la instal·lació de plaques solars, la compra de vehicles menys contaminants, la reducció la velocitat màxima permesa al centre històric, algunes xicotetes iniciatives per a restringir el tràfic privat i la promoció de l´ús de la bicicleta. Totes aquestes iniciatives són sense dubte mesures “pro-clima”. Per a que siguen més efectius esperem que aquests primers gestos lloables s´amplien molt més amb objectius concrets, vinculants i amb indicadors quantificables, i que les accions encara voluntàries de "educació i sensibilització mediambiental" s´acompanyen a la vegada d' una aplicació estricta per a assegurar el seu compliment.

Malgrat la bona voluntat mostrada pels nous mandataris a l'ajuntament hi ha encara polítiques “anti-clima”, moltes d'elles heretades de governs anteriors del PP o fruit de lesinèrcies , que són totalment incoherents amb la responsabilitat climàtica al empitjorar i externalitzar els problemes climàtics en la gent i la ciutadania indefensa. Un exemple son els projectes de massius aparcaments públics subterranis rotatoris al centre històric (a la plaça de Bruixes/Mercat Central i al barri del Carme/IVAM) que de segur tindrà un “efecte crida” que perversament provocarà mès viatges en cotxes particulars en lloc d´utilitzar el transport públic per anar al cor de la ciutat. Significarà globalment més emissions contaminants i insalubres a l'atmosfera urbana, a més a més, destorbar amb soroll, fum i perill la vida de vianants i ciclistes. Fins i tot, xoquem amb la sorprenent paradoxa de condicionar el lliurament d´espai als vianants a la creació de més facilitats per al cotxe privat al centre.



No haurem d´aceptar la lògica inercial “anti-clima” dictada per uns malentesos interessos comercials com pareix que està ocurrent amb el repte prioritari de convertir en zona de vianants l'entorn històric i monumental de la Plaça del Mercat. No és possible continuar segrestats per uns quants comerciants a costa de le necessitats conjuntes de preservació i cura del bé comú com és el clima. No és raonable afirmar, com ha fent  algun regidor, que primer cal obrir uns grans parkings al centre històric més emblemàtic de la ciutat per a després poder peatonalitzar la Plaça del Mercat o uns carrerons al barri del Carme. Seria la bogeria de donar un xicotet pas endavant i dos grans passos enrere. De seguir aquest camí una cosa és ben segura: el balanç climàtic serà negatiu i complicarem molt les possibles i viables solucions al tràfic urbà en el futur.

En definitiva, una de les preguntes climàtiques pertinents que hem de fer a l´Ajuntament de València, entre altres, pot ser aquesta: ¿ com i en quin percentatge pensa reduír l´ús del cotxe particular a la ciutat abans del 2020?. Els compromisos concrets i vinculants amb les reduccions de CO2 (del tràfic urbà) i d´altes substàncies contaminants son essencials per a prendre seriosament el canvi climàtic. En canvi, per a una nova política municipal pro-clima
l´obertura de nous aparcaments per als no-residents al centre històric sempre serà part del problema i no de la solució.

 

David Hammerstein

davidhammerstein.com commonsnetwork.eu
 

 Polítiques climàtiques i anticlimàtiques al centre de València
Repost 0
Published by Europa en Verde
commenter cet article
12 octobre 2015 1 12 /10 /octobre /2015 10:47

Temps des Communs event, Paris, Saturday, October 10th

Some basic commons principles and some possible contradictions for considering the urban commons

 

AIR: "the simplest of all commons is the air we breathe" While historically and socially, the air of the city made you free in an individual sense, today the air of the city (specially in the days of volkswagen style diesel) can make you sick. The need to defend our common clean air is not a principle that needs to be reconsidered in assembly. Ecological sustainability such as clean air and fightting climate change are basic "previous principles", something that generally should not be subject to negotiation, just like racism, sexism or policies of social inequity. Of course, what this means in practice is open to democratic debate.

CRAZY SCARCITY VS. ABUNDANCE: We live in a totally irrational situation in our official economy where we act as if our increasingly scarce natural resources were limitless, while our states (like they are attempting in TPP and TTIP trade agreements) are building higher and higher artificial walls of IPR around what is really abundant: our immaterial sphere of culture, science, imagination and creativity. One of the objectives of the knowledge commons is to substitute intense individual over-consumption of the biophysical world with greater access and relationships with immaterial productions inside and outside the digital sphere.

HEALTH VS. ECONOMY: Paraphrasing Aldo Leopold: Our societies are like a hypochondriacs, so obsessed with their macro-economic health that they end up losing their health altogether. The commons is about recovering our social and environmental health with new indicators of participation, inclusiveness and fruitful relationships.

PUT THINGS TOGETHER, OPEN UP CONTAINERS: Bauwens: The main transformative ideas that are penetrating the economy are open economy, solidarity economy and ecology. But they are being applied independently from each other. We need these ideas to converge for the birth of an Open Source Circular Economy. Eg. community based software and internet access, co-housing, food cooperatives, credit unions, time banks, Faircoops, hackerspace cooperatives, crowdfunding , open science, open access policies..

PEDAGOGY OF CATASTROPHE: We need to urgently expand commons initiatives to confront the growing social and ecological crisis (for example present refugee crisis) to be able to respond to social-ecological crisis with flexibility and resilience. The EU and states in general are showing their unwillingness and incapacity to play this role with solidarity and foresight. The coming crisis, worsened by the combined force of climate wars, stark inequality and ethnic nationalism, will put us to test sooner than we think.

COMMONS WITH SUBSTANTIVE VALUES NOT JUST COMMUNICATIVE ONES: Commons link individuals, communities and ecosystems. Ugo Mattei: "The Commons must question the domains of private property(and its ideological apparatuses such as self-determination and the market) and the state. Not a third way but an ecologically legitimized competitor or foe of the alliance of private property and the state." In other words, the Commons should represent substantive values not just communicative ones involving participation and horizontal organization.

URBAN COMMONS AS A STRATEGY FOR SURVIVAL: We are not just for dealing with "the left overs", or in urban terms the "terrain vague", the peripheral undefined edges of the city, We need to transcend the Market-property-State dualism that dominates our society based on individualism and competitiveness. The Commons is incompatible with simply a rights-based individual autonomy idea as developed today. Beyond Western liberal thought, we need to move to the idea that each individual´s survival depends on its relationship with the community, with the environment.

QUALITATIVE VS. ONLY QUANTITATIVE. The commons are an ecological qualitative category based on connection, inclusion and access, whereas property and state sovereignty exclusively use quantitative economical/economicist categories based on exclusion and artificially produced scarcity (especially of immaterial goods) through the violent concentration of power into a few hands. The Commons, unlike private or public goods, are not commodities and cannot be reduced to the language of ownership. They express a qualitative relationship.

THE COMMONS NEEDS STRUCTURAL AND POLITICAL CHANGE. We need the commons to have an institutional structure reflecting long-term ecological sustainability and social inclusion. It is admirable and exemplary but it is not enough to have scattered, small examples of urban commons.

CHANGING OUR RELATIONSHIP WITH "THINGS". As opposed to the subject-object relationship that produces commodification, We are the commons to the extent we are part of a concrete environment, a rural or urban ecosystem, where the subject is part of the object. Today there is an absolute domination of the subject (state or individual property owner) over the object (territory or more generally the environment) while the commons focuses on socially broadening and improving the complementary relationship and mediation between the two (subject-nature).

SOME POSSIBLE CONTRADICTIONS of URBAN COMMONS AND POSSIBLE RESPONSES

Important: we cannot ask the commons to solve all problems, to be an all encompassing model. It is an important strategy, among others, that can help point the way out of some of our present quagmires of inequity, ecological demise and alienation. We don´t have all of the answers, only some forms and principles of alternative urban action and organization that could help build a counter-narrative with on-the-ground realities.

MARGINAL LAND AND POLITICALLY: Are we only able to act with the left overs of the city, the "terrain vague", the peripheral borders? How can we avoid becoming marginal tokens? It is important for commoners to complement practical commoning with broader structural political challenges of the irrational and unsustainable present management of our cities; to be both a real example of alternatives and a platform for commons ideas.

ONLY SMALL SCALE?  Are the commons initiatives only valid for small scale urban or rural projects? One possible response is to "confederate" commons initiatives in regional, national and European "Assemblies of the Commons" and "Chambers of the Commons" that could extend, facilitate and promote commons values and actions in the institutional and broader economic and social spheres.

ARE WE "PROCESS FREAKS"? Can the process of negotiation and communication of commons initiatives become a very tiresome, entropic end in itself, substituting political substance with democratic communication. Or can sometimes the stress on consensus in broad negotiations avoid necessary conflicts of interests and positively promote small, slow reforms but even weaken more radical alternatives for the city?

KNOWLEDGE PARASITES Knowledge is Power: Can our successful open knowledge economy be subject to parasitical extraction by big commercial interests? Open access for whom and for what? We are in the need to develop new methods and/or licensing strategies to make sure that knowledge in the commons benefits the common good of equity, sustainability and democracy

DIE FROM SUCCESS Can our physical success (even on a small-scale of commons projects such as urban agriculture or culture) in a neighborhood be motive of gentrification, creating new exclusive borders in a diverse area? How can we avoid becoming a "variation on a theme park"? We must place stress on the principles and practice of integration of diversity, social inclusion, long and permeable borders and liminality, as expressed by Richiard Sennett.

COMMONS CANNOT SUBSTITUTE STATE OR NOT? How can we not be an expression of the substitution of the state or even worse the "Great Society" as an option to a withering state? State social guarantees and social facilitation are always a crucial part of the urban commons.

VOLUNTEERISM,STABLE STRUCTURES AND BURN OUT. Stable structures or voluntarist "burn out". Voluntarism can lead to unsustainability of projects. Can we have professionalization without greater hierarchy? Some professionalism and hierarchy is obviously necessary for the stability of projects over time.

ENEMIES OF OUR ENEMIES ARE NOT ALWAYS OUR FRIENDS: Can we overcome the productivism and economicism or keynsian pro-growth ideas of our left allies in or outside of power? It is not at all a given that our anti-austerity allies or new left party allies share or lend any priority to our work. It is very important for urban commons to retain their political pluralism and independence while exercising political commitment.

BRING THINGS TO THE SURFACE: Can we contribute to visibilize hidden ecological and social processes of the city? Water, immigration, energy, soil, gender, religious and ethnic differences, .. can evidently become more visible and socially appreciated and valued by means of urban commons projects.

Defending what it means to be human:

Flora Michaels in Monocultures: "It is not that the economic story has no place in the world. But without other stories..we have found essential throughout history, we imprison ourselves. When the languages of other stories begin to be lost, we lose the value of diversity and creativity that keep our society viable. We´re left trying to translate something vitally important to us into economic terms so we can justify even talking about it… we end up missing what it means to be human."

Repost 0
Published by Europa en Verde
commenter cet article
17 septembre 2015 4 17 /09 /septembre /2015 07:52
Crisis ecológica, translimitación y decrecimiento

 

La crisis de la civilización industrial

La civilización industrial que dominó en el siglo XIX y XX se encuentra inmersa en una profunda crisis con el derrumbe de muchas de sus instituciones, mitos y valores culturales más preciados. Crecen las desigualdades entre los seres humanos y aumentan las distancias entre ricos y pobres a efectos de las privaciones e injusticias que imponen las políticas neoliberales del dominio del mercado y la economía monetaria globalizada. También se da una parcial transferencia de decisiones políticas del estado-nación al ámbito transnacional y emergen reacciones de recuperación de las identidades políticas de comunidades culturales reducidas. Han entrado en crisis los paradigmas tradicionales de la racionalidad tecno-científica cuando se trata de fenómenos y objetos de estudio tan complejos y multidimensionales como es el sistema sociedad humana-naturaleza, que reclaman enfoques interdisciplinares y transdisciplinares capaces de derribar tabicaciones enquistadas entre las disciplinas académicas. Muchos de los paradigmas principales de las ciencias modernas constituyen un modo simplificador de organizar el conocimiento que reducen la complejidad ontológica de las realidades y fenómenos mediante una “objetividad fragmentadora”. Las ciencias alejadas de las complejas interdependencias socioecológicas han de cuestionarse en favor de nuevas epistemologías que reconozcan e integren la multidimensionalidad interconectada del mundo y de nuestra existencia humana, que en realidad nunca ha estado separada del mundo físico-natural. Pertenecemos al sistema sociedad-naturaleza.

 

Entre las muchas expresiones sociales, culturales, económicas, tecno-científicas y políticas, el signo más evidente de la extensión y profunda gravedad de la crisis de la actual civilización industrial y de sus tendencias expansivas de crecimiento es eso que se ha venido a llamar la “crisis ecológica”. Esta tiene un carácter global y civilizatorio, ya no se circunscribe a ámbitos locales como ha ocurrido en el pasado, cuando sociedades humanas se colapsaron por sobreexplotación de los recursos ambientales locales de los que dependían a causa del rebasamiento de los límites biofísicos críticos y el consecuente deterioro de las capacidades bioproductivas de los ecosistemas.

 

La actual crisis ecológica es singular y única, carece de precedente histórico conocido por tener dimensiones globales, y en lo fundamental tiene su origen histórico en el avance del desarrollo y el éxito de la modernización tecno-industrial. Se trata de una crisis de supervivencia colectiva de seres humanos y seres no humanos, pero no es fruto de un simple error de cálculo o de una anómala desviación subsanable del desarrollo tecno-industrial, sino que está en sus mismos fundamentos. Aunque otras sociedades humanas esquilmaron y degradaron los ecosistemas locales de los que dependían para su supervivencia y decayeron por ello, hoy día la creciente escala física de la población y la economía humana necesita abastecerse de ingentes cantidades de energía y recursos materiales que se extraen de cualquier parte del mundo físico-natural, superando con creces la acotada escala de los hábitats naturales locales. Es creciente y está fuera de control la huella destructiva de la acción humana en los metabolismos y sistemas vivientes de la biosfera.
 

Numerosa investigación científica revela los inmensos y crecientes daños y desequilibrios naturales generados por las actividades humanas, que son de tal escala que no existe ya región ni sector de las sociedades humanas capaz de esquivarlos. Muchas evidencias empíricas indican que las sociedades humanas se encuentran inmersas en un gigantesco experimento generador de dinámicas sinérgicas inéditas e imprevisibles que amenazan la supervivencia y continuidad de la especie humana, la biodiversidad, las capacidades bioproductivas y los delicados equilibrios naturales del planeta y la vida construidos inmemorialmente en la historia de su evolución biológica.

En el mundo real –cuya ontología básica consta de sistemas complejos adaptativos múltiplemente interdependientes–, las curvas de crecimiento exponencial no duran mucho; se aplanan formando una curva sigmoidea, o se vuelven oscilantes, o se derrumban… Sin embargo, la fantasía dominante hoy en la cultura mayoritaria espera que la desbocada curva exponencial de nuestro “progreso” dé un salto a otra dimensión –lo llaman “Singularidad”— que nos convierta en ángeles o dioses. Nuestro destino teológico, según esta tecnolatría, es el transhumanismo.

Ah, las elites culturales y sus engaños sacerdotales… ¿Son hoy tan diferentes los profetas del transhumanismo –respecto a los clérigos cristianos que prometían la vida eterna?

- See more at: http://tratarde.org/transhumanismo/#sthash.4Tj5LJLW.dpuf

En el mundo real –cuya ontología básica consta de sistemas complejos adaptativos múltiplemente interdependientes–, las curvas de crecimiento exponencial no duran mucho; se aplanan formando una curva sigmoidea, o se vuelven oscilantes, o se derrumban… Sin embargo, la fantasía dominante hoy en la cultura mayoritaria espera que la desbocada curva exponencial de nuestro “progreso” dé un salto a otra dimensión –lo llaman “Singularidad”— que nos convierta en ángeles o dioses. Nuestro destino teológico, según esta tecnolatría, es el transhumanismo.

Ah, las elites culturales y sus engaños sacerdotales… ¿Son hoy tan diferentes los profetas del transhumanismo –respecto a los clérigos cristianos que prometían la vida eterna?

- See more at: http://tratarde.org/transhumanismo/#sthash.4Tj5LJLW.dpuf

 

El conjunto de problemas que suelen agruparse bajo la expresión de 'crisis ecológica' aluden a las condiciones cada vez más dañadas de supervivencia para los sistemas vivientes y las sociedades humanas. La humanidad contemporánea en su conjunto se enfrenta ante una encrucijada de caminos. La posible y deseable opción de las sociedades humanas por su continuidad en el tiempo implica la necesidad urgente de realizar cambios sociales radicales en favor de las exigencias de la “sostenibilidad ecológica y social”. Tal y como se viene anunciando desde hace décadas mediante numerosos informes científicos sobre el estado de degradación de los sistemas naturales, lo que está amenazado es el mismo futuro de las sociedades humanas y del conjunto de la vida en la Tierra tal y como la conocemos. Será una tragedia colectiva inevitable si continúan las tendencias del desarrollo ambientalmente destructivo, como son las incorporadas en el aumento poblacional, en las tecnologías, en los estilos de vida ostentosos y derrochadores del sobre-consumo y la producción y en las ciencias y la instrucción académica, entre otras.

 

Primeras alarmas

Las primeras voces de alarma internacional científicamente fundadas se dieron con el primer informe del Club de Roma sobre los límites del crecimiento en 1972. Este estudio predijo que si las tendencias entonces existentes del crecimiento económico se prolongaban en el tiempo sin cambios sustanciales, el resultado sería una situación de rebasamiento en la segunda década del siglo XXI y, eventualmente, un colapso de la sociedad industrial. Es decir, si continuaba el aumento de la población humana, de la escala de la economía material, del consumo de los recursos naturales no renovables, de la contaminación y degradación de los ecosistemas, la biodiversidad y especies.
 

La revisión actualizada del informe mundial treinta años después (Meadows, 2006) enfatizaba que la humanidad ya ha llegado a una posición de sobrepasamiento de los límites biofísicos tolerables por los sistemas naturales. En el estudio de Evaluación de los Ecosistemas del Milenio del 2005 se constata que 2/3 de los servicios de la naturaleza están deteriorándose en el mundo. Otras conclusiones señalan que en la segunda mitad del siglo XX, los seres humanos han transformado los ecosistemas más rápidamente que en cualquier otro período previo de la historia, y como resultado, los daños a la diversidad biológica han sido considerables y en buena medida irreversibles. Esos cambios aceleradores de la decadencia y esquilmamiento del mundo natural, están conectados con el incremento considerable del desarrollo económico y de la abundancia material sustentados en costes severos en lo que respecta a la degradación de muchos bienes y servicios naturales de los ecosistemas, lo que comporta un mayor riesgo de cambios no lineales imprevisibles y un agravamiento de la pobreza y miseria para una creciente parte de la humanidad. La prolongación y continuidad de esos daños humanos y ecológicos, de no ser corregida, disminuirá considerablemente las oportunidades y los beneficios que se podrán obtener de los ecosistemas y la capacidad de carga de los mismos. La degradación de los bienes y servicios de la naturaleza podría empeorar mucho durante la primera mitad del presente siglo XXI, haciendo imposible la reducción de las condiciones de pobreza humana, la mejora de la salud y el acceso a los servicios básicos para buena parte de la población mundial. También se señala en dicho informe que sí existe la capacidad y los medios humanos para invertir la orientación de estas dinámicas de suicidio autoinfringido. Pero el empobrecimiento y destrucción de los ecosistemas solo podrían ser parcialmente revertidos mediante cambios sustanciales en las políticas, las instituciones, los valores y creencias y en las prácticas sociales, aunque por el momento el florecimiento de tales cambios no están produciéndose.

 

Hoy constituye una urgente carrera contra el tiempo el poder frenar las catástrofes socio-ecológicas generadas a consecuencia del avance de las sociedades tecno-industriales y la economía mundializada. Sus dimensiones biodestructivas han adquirido escalas gigantescas y ya afectan al conjunto de Gaia. A pesar de ello, las creencias y valores culturales dominantes impulsados por las instituciones continúan atrapados en la miopía cultura antropocéntrica heredada de la modernidad occidental. Este dualismo perceptico y valorativo de separación entre los humanos y el resto del mundo físico-natural se encarna en unas concepciones fantasiosas y erróneas de superioridad y de desconexión jerárquica y dominadora entre la sociedad y mente humana y la naturaleza y el resto de seres vivos. Estos delirios culturales hoy se expresan en las miopes ilusiones tecno-optimistas y en los cantos de sirena productivistas del crecimiento de la economía material y la adicción por la abundancia ilimitada como camino para la obtención de riqueza y bienestar en un planeta percibido como no finito.

 

Pero en el mundo materialmente finito que habitamos, cuya ontología básica consta de sistemas complejos autoorganizadores múltiples e interdependientes, las curvas de crecimiento exponencial no duran mucho, se achatan formando una curva sigmoidea, o se vuelven oscilantes con algunas pequeñas recuperaciones, o caen en picado y se derrumban. Sin embargo, la arrogante cultura moderna en la que estamos sigue empeñada en que la descontrolada curva exponencial del "progreso" y el "desarrollo" siga hacia arriba como si nada y salte mágicamente por encima de cualquier obstáculo. Pero nada puede crecer ilimitadamente en un sistema cerrado en materiales como es la Tierra. Sus portavoces sueñan con una imposible existencia fuera del universo físico material terrestre que habitamos, como si acaso no fuéramos primordialmente seres vivos que solo podemos sobrevivir enraizados en los ecosistemas biofísicos de la Madre Tierra, como siempre lo hemos hecho. Los nuevos sacerdotes tecno-científicos y sus idolatrías salvadoras solo pueden traernos la perdición colectiva.

 

Translimitación

Se constata desde hace cuatro décadas el alcance excesivo de los daños ambientales, lo que constituye una clara señal de insostenibilidad. Ante el rebasamiento de los límites físico-naturales en un planeta finito en materiales, cuya consecuencia es la decadencia progresiva y la crónica escasez de todo tipo de recursos naturales vitales para el abastecimiento y continuidad de las sociedades humanas, se hace necesario buscar respuestas eficaces fuera del dogma del crecimiento económico y del aumento de la escala física de la economía y la población humana, que dejan de contribuir al bienestar. Si optamos por evitar el colapso traumático y fraticida al que nos empuja el desarrollo tecno-industrial, nos encontramos ante un urgente dilema civilizatorio que aconseja el abandono consciente y voluntario del moribundo desarrollo para avanzar hacia una sociedad post-carbono.

 

Pero los estados futuros de un sistema complejo adaptativo, como son las sociedades humanas en interdependencia múltiple con otro sistema complejo adaptativo como es la biosfera, no son predecibles por depender de interacciones no lineales ni finalistas entre los múltiples estados del sistema y las muchas decisiones colectivas adoptadas por los diferentes actores sociales. Constituye una premisa epistemológica básica el reconocimiento de que la dinámica del cambio social es radicalmente indeterminista e incierta, se inserta además en la incertidumbre de la historia humana en interacción con otro sistema complejo, no controlable ni cognoscible: la evolución biológica y procesos autopoiéticos de los sistemas vivientes. Son estrechos y delicados los umbrales naturales críticos dentro de los cuales son viables los procesos biogenerativos del planeta y en los que pueden sobrevivir las sociedades humanas, y muchos de ellos ya han sido ya traspasados a causa de la acción humana, y a menudo lo han hecho de forma irreversible. Es muy probable que las transformaciones ambientales creadas por las sociedades humanas, como por ejemplo es el denominado cambio climático, o como es la acelerada desaparición de ecosistemas y de biodiversidad, hayan alcanzado ya umbrales críticos irreversibles sin vuelta atrás posible, de modo tal que estas transformaciones simplificadoras y contaminantes hagan inevitable el desencadenamiento de alteraciones no lineales impredecibles e incontrolables que amenazan con hacer imposible la vida humana y la vida en general en buena parte del planeta.

 

En consecuencia, la era del desarrollo y de los combustibles fósiles inevitablemente se acerca a su fin. Esta anunciada estación de llegada nos ha de obligar a reflexionar en el presente sobre las perspectivas de cambio y futuro. También nos empuja a revisar muchas de las desafortunadas creencias, valores y prácticas tecno-optimistas que siguen guiando mayoritariamente los comportamientos individuales, colectivos e institucionales presentes en la política, la economía, la producción y consumo, las tecnologías, la cultura, la enseñanza y las ciencias. 

 

El dualismo antropocéntrico

A consecuencia de nuestra primigenia identidad terrestre y ecológica los seres humanos existimos en dependencia vital de los recursos y servicios del mundo natural frágil y finito. Existen límites físicos y restricciones naturales infranqueables para cualquier sociedad y acción de los humanos que quieran continuar y sobrevivir en el tiempo. Pero contrariamente, la desmesura fáustica de la cultura moderna parte de falsas creencias culturales que entronan los valores de la razón, la libertad, la voluntad y la autonomía del ser humano, a su vez encarnados en una visión que establece una radical separación entre el mundo de los objetos, el mundo de los seres no humanos y de los seres humanos. Pero lo cierto es que no existen nada parecido a estos dualismos separadores en el mundo complejo que habitamos puesto que la realidad de la humanidad siempre ha sido socio-natural o eco-social. Los humanos y sus sociedades siempre han estado supeditados a los límites impuestos por su pertenencia al mundo físico-natural, y su verdadera historia ha sido de mezclas híbridas y de interacciones entre culturas y naturalezas. En realidad nunca hemos sido tal y como los modernos han ideado .
 

Una de las causas principales de la crisis ecológica terminal que hoy pesa sobre la humanidad es también de índole mental y cultural, generada por la ilusión metafísica que separa radicalmente a los seres humanos de la naturaleza generando la obsoleta ficción antropocéntrica de superioridad jerárquica, poder y control humano. Esta funesta miopía cultural de excepcionalidad y omnipotencia humana prometeica perdura, y se expresa comúnmente mediante la ignorancia y el desprecio de las necesidades ecológicas del planeta y de los límites naturales que se imponen constrictivamente a toda acción humana.

La realidad ecológica a la que pertenecen las sociedades humanas no se acomoda fácilmente a las interpretaciones culturales modernas, ni tampoco a las divisiones y separaciones en las que se ha compartimentado el conocimiento científico, tal y como afirma el sociólogo de la ciencia Bruno Latour. Ni la naturaleza ni ninguna de sus partes constituyentes pueden explicarse adecuadamente en términos de mundos y disciplinas separadas, impermeables e incapaces de comprender que un rasgo fundamental de la ecosfera son los patrones de orden, nos ha recordado Edward Golmisth. Estos solo pueden mantenerse si todos los procesos vitales dentro de ella se sujetan a restricciones y regularidades impuestas por los sistemas más amplios que lo constituyen formando así la jerarquía y la estabilidad dinámica del mundo terrestre, tal y como han señalado reconocidos ambientalistas como James Lovelock con su teoría “Gaia”. Se pueden clasificar como físicas, biológicas o químicas algunas de las preguntas formuladas al mundo viviente de la Tierra, pero no a los fenómenos en sí, puesto que estos integran bajo formas complejas y jerárquicas de relación e intercambio todos los niveles organizativos, generando en su integración emergencias y características nuevas que no están en las partes. Las separadas barreras disciplinares y académicas establecidas entre las ciencias físico-naturales y las ciencias sociales hacen posible considerar de forma aislada y reduccionista los procesos sociales, que en apariencia solo están sometidos a leyes propias y particulares del mundo social, en vez de aquellas que gobiernan todos los procesos que ocurren en el mundo físico-natural.

Hoy en día la mayoría de las percepciones y discursos sociales principales continúan anclados en las supersticiones del dualismo antropocéntrico y en los anacrónicos valores destilados de la modernidad industrial que comenzó hace varios siglos, en los que la naturaleza es ignorada o bien despreciada y ocupando un lugar marginal al supeditarla a las metas humanas. Las creencias mayoritarias siguen exaltando un modelo de sociedad humana que ya no es viable en un planeta limitado, esquilmado en materiales y ecológicamente moribundo, por basarse en los valores materialistas y productivistas del bienestar y del crecimiento ilimitado al tiempo que caen en un vacío de referencias físicas y biológicas. Esta atrevida ignorancia de los límites naturales y de las necesidades biogenerativas del mundo viviente al que pertenecemos, que es fuente primera y condición fundacional que hace posible la existencia humana, ha de ser cuestionada desde el reconocimiento de nuestro inevitable encarnamiento en los procesos naturales y la evolución de la biosfera terrestre. Los procesos del cambio histórico son transformaciones no solo sociales y humanas guiadas por la razón, la voluntad y la libertad, sino que obedecen a constricciones socioecológicas o ecosociales en compleja interdependencia y articulación.

 

Las mentalidades e imaginarios del dualismo moderno separador entre mente y materia, entre cultura y naturaleza, defensoras como son de la separación, autonomía y superioridad conquistadora de los humanos, siguen caracterizando las prácticas de la economía, la producción, el consumo, las subjetividades, la racionalidades, la ciencia, la enseñanza, la política, el contrato social, los derechos, las aspiraciones de bienestar, riqueza y cambio. La modernidad occidental desde sus inicios ha olvidado la irremediable conexión existente entre tres comunidades que constituyen el mundo y lo colectivo: los objetos, los seres humanos y los seres no humanos, y al percibirlas y conocerlas las simplifica, las separa asimétricamente y las purifica y jerarquiza adjudicándoles distintos campos valorativos e identitarios a cada una. Las diferencia y desconecta mediante el establecimiento de separados regímenes institucionalizados de conocimiento, valor y actividad. Ha separado radicalmente los asuntos de la política y de la sociedad humana de los asuntos de los hechos materiales y biológicos y su estudio científico. Las realidades definidas como pertenecientes a la sociedad humana, a la razón, la libertad, la voluntad, la racionalidad el autogobierno y la acción humana, se tratan como externas y ajenas a las tareas adjudicadas al conocimiento científico que da cuenta de los “hechos objetivos”, de las cosas pertenecientes la naturaleza y al reino de la necesidad, y no al reino de la libertad, las creencias subjetivas y la moral.
 

Para las prácticas sociales y su conocimiento y estudio científico se desarrollan narraciones y categorías legitimadoras que nos hablan con nociones exclusivamente humanas: un cuerpo político, un Estado, unas leyes, una ciudadanía con formas de representación y delegación en la toma de decisiones, unas cámaras e instituciones para ello, unos sistemas de creencias, valores y normas de convivencia y paz, unas necesidades, unas formas de reparto, una economía, unos derechos, un contrato social, etc. Pero las dimensiones físicas y biofísicas de la convivencia humana se externalizan, apenas tienen espacio dentro de estas orientaciones y categorías de análisis, aunque en la realidad reconstituyen una multitud inmanente presente, posibilitadora y limitante de las prácticas e interacciones humanas que siempre son socio-ambientales.

 

Al mismo tiempo, los asuntos de la ciencia y de los “hechos objetivos” del mundo físico-natural se tratan mediante métodos científicos de conocimiento considerados como si fueran neutrales e inmaculados en valores sociales, solo se reconocen los valores estrictamente cognitivos y epistemológicos para la experimentación y la construcción de teorías verdaderas explicativas de los hechos. Ocurre como si acaso las prácticas de la ciencia estuvieran fuera de la sociedad humana y de su estructura social particular e histórica. Desde esta fantasía omnipotente y prometeica de una objetividad científica sobre los hechos externos a la humanidad y la conciencia basada en la neutralidad, la separación y en el no estar en ninguna parte, las realidades y fenómenos estudiados por las corrientes principales de la ciencia se idealizan, se simplifican y purifican como si no fueran construcciones humanas y fenómenos sociales generados en ciertas circunstancias y contextos socio-ambientales particulares que inevitablemente los median.
 

Pero nuestra existencia no es la del abismo separador entre la naturaleza y la sociedad humana, tal y como se ha ideado fantasiosamente por la modernidad occidental. Su potente prejuicio antropocentrismo está anclado en un radical dualismo separador entre la naturaleza y la sociedad humana que empuja hacia actitudes negacionistas. Estas cegueras son incapaces de reconocer nuestra inevitable interdependencia con la biosfera y la continuidad e interconexiones existentes entre las heterogéneas dimensiones socioecológicas del mundo: la social, cultural y política, y la material, física y biológica. Las sociedades humanas y su historia no son independientes ni autónomas, nunca han estado separadas del mundo físico-natural sino que están encarnadas en la evolución biológica y los procesos biocreativos de los sistemas vivientes, son hijas de una inmemorial y singular historia evolutiva de los ecosistemas y la biosfera terrestre. Luego la Tierra es nuestra única y común casa planetaria: oikos. La biosfera terrestre está conformada por el tejido interactivo de ecosistemas, eso que llamamos naturaleza constituye a la vez el contexto, la parte y el final de cualquier interacción humana, individual y colectiva, aunque las mentalidades modernas se empeñen erróneamente en separarnos y en devaluar el resto de seres vivos y ecosistemas considerándolos como si solo fueran simples medios y recursos al servicio exclusivo de los fines e intereses humanos. Lo único cierto es que los seres humanos y sus sociedades pertenecemos y somos parte de los sistemas naturales sistema y nuestro futuro está inevitablemente ligado al suyo. La naturaleza es la fuente primordial de toda riqueza, de los bienes y servicios necesarios para nuestra supervivencia, y siempre ha ocurrido así.
 

Lo que está dramáticamente en juego es la misma sostenibilidad o continuidad en el tiempo de las sociedades humanas y de la diversidad del mundo viviente que se apaga a marchas forzadas. Pero paradójicamente los sistemas económico-sociales de libre mercado, mixtos o planificados, continúan como si nada pasara bajo el espejismo de los ideales fáusticos del desarrollo y el crecimiento económico ilimitad, ahora bajo nuevos ropajes retóricos, como son las nociones tan exitósas del crecimiento sostenible y el desarrollo sostenible. Nuestras creencias, valores e instituciones principales siguen impulsando un trato despreciativo y devastador hacia la naturaleza que da sostén a la diversidad de formas de vida y a la vida humana, lo que puede estar dañando de manera irreparable las capacidades de la biosfera para mantener la vida humana y el resto de mundo viviente que aún sobrevive.
 

Se nos impone pues, como requisito para enfrentarnos con cierta eficacia a la crisis ambiental en la que nos encontramos, la aplicación de radicales cambios en nuestros comportamientos y formas de pensar, individuales y colectivas. No solo son necesarios los cambios en las acciones individuales de la población, sino que estos deben ir acompañados de cambios sociales y políticos de amplio calado estructural, cambios en los los derechos y la legislación, en los modelos de producción y en las instituciones principales. Sólo así será posible vislumbrar salidas y poner frenos de emergencia ante el descarrilamiento para al menos detener las acciones irreversibles de aniquilación de los sistemas naturales fundamentales que tienen tras de sí una larga e inmemorial historia de creación hasta alcanzar su actual estado.
 

Los procesos del cambio histórico son transformaciones no solo sociales y humanas sino socioecológicas o ecosociales, en compleja interdependencia y articulación. A partir de esta meta vinculada al cambio de conciencia y de valores no dualistas, como son los de la suficiencia, la conservación y la reparación ambiental, se hace necesario el reconocimiento de las fuerzas y actores sociales que históricamente están empujando de manera incipiente estos cambios necesarios en medio de correlaciones de fuerzas a menudo muy desventajosas. En los “conflictos socio-ecológicos” confluyen tensamente las fuerzas y actores sociales de la preservación ambiental enfrentadas a las fuerzas sociales del desarrollo productivista.

 

Sostenibilidad y desigualdades

Además de sus características naturales y ecosistémicas, la crisis ambiental en la que estamos inmersos tiene una dimensión estructural de aguda desigualdad humana: en el reparto y acceso a los recursos naturales y en el reparto desigual de los daños, riesgos y peligros medioambientales. Existe una minoritaria parte de la población humana a escala planetaria que vive en la sobreabundancia, sobre todo los seres humanos del mundo desarrollado y las élites y clases medias de los llamados países en vías de desarrollo, cuyos estilos de vida consumen materias primas a una escala nunca vista, que en la economía y mercados globalizados vienen de cualquier parte del planeta, generando a la vez una gran cantidad de residuos tóxicos que dañan los frágiles ciclos geobioquímicos. Estas formas de vida sobreconsumidoras se sustentan en el empobrecimiento de la parte mayoritaria de la población humana del planeta, que difícilmente tienen acceso suficiente a los bienes y servicios ambientales que son necesarios para satisfacer las necesidades más básicas y generan una huella de destrucción ecológica muy pequeña. Si se llegara a optar por el cambio de actual modelo civilizatorio para poder hacer las paces con el planeta será necesario aliviar el sobreconsumo despilfarrador de los recursos materiales limitados y cada vez más escasos del planeta y las formas mundiales de distribución desigual en las que se asienta. Las metas de la equidad social están inevitablemente relacionadas con las metas de la sostenibilidad y con el deseable ajuste de nuestras formas de vida a los límites biofísicos y la fragilidad intrínseca de la biosfera.

 

Las problemáticas fundamentales planteadas por las exigencias de la sostenibilidad ecológica y social han de ser abordadas desde una teoría social ecológicamente fundada, como puede ser la desarrollada desde los enfoques multidisciplinares de las ciencias ambientales. Desde el paradigma ecológico también se revisan y cuestionan también los valores de carácter ético y moral solo circunscritos a los ideales humanos, abstractos y universalistas, también presentes en los derechos y legislación centrada exclusivamente en los seres humanos del presente, concebidos como los únicos sujetos de derecho. Se amplía con ello el campo de la moral al incorporar nuevos sujetos de protección y cuidado, revisándose los principios antropocéntricos de la justicia, la solidaridad y el reparto justo de recursos al incorporar nuevas pautas y orientaciones de valor desde la perspectiva de una solidaridad y justicia intra-especies, inter-especies e inter-generacional.

 

Entre los animales humanos el uso de recursos ambientales per cápita tiene muchas variaciones y genera desigualdades según clases, razas, etnia, sexo, edad, países, … Por ello, la sostenibilidad ecológica no se limita solamente a dar respuestas ambientales que reduzcan la amplitud de la huella ambiental destructiva de los seres humanos, también ha de acompañarse de cambios en favor de la sostenibilidad social, afrontando la grandes desigualdades existentes en el consumo de recursos ambientales y en la distribución de los daños, riesgos y peligros ambientales.
 

La gran variabilidad y desigualdad humana en el consumo de energía y materiales hace imposible el reducir la sostenibilidad a las exigencias de conservación y regeneración solo basadas en las dinámicas de la ecología general de los sistemas naturales. Por tanto, también se hacen necesarios y urgentes los análisis y cambios que afectan a las sociedades humanas y sus instituciones, que son analizados como objeto de estudio por las ciencias sociales ecológicamente fundadas. Ante la realidad del sistema sociedad humana-naturaleza, además del mundo natural también han tenerse en cuenta otras realidades humanas interactuantes, como son: la organización social y la estructura de desigualdades, los modelos de producción y consumo, los sistemas de conocimiento, creencias y valores culturales, las exigencias políticas y éticas de la justicia social, entre otras dimensiones.

 

Es decir, la sostenibilidad ecológica y sostenibilidad social han de ir de la mano, lo que además de exigir cambios radicales en nuestras pautas de producción, sobre-consumo y desigual distribución de los recursos, obliga a enfoques de conocimiento y ciencia menos reduccionistas y parceladores, y capaces de integrar las aportaciones de las ciencias físico-naturales, las ciencias sociales, la ética y la política. Esto ha de implicar objetos de conocimiento socio-ambientales, que abarcan todas las áreas de la acción social, individuales y colectivas, que incluyen fenómenos como el control de demográfico, la política, las leyes, la producción, el consumo, la agricultura, la industria, el sistema educativo, la ciencias,  las tecnologías.
 

En relación a las relaciones inter-especies, la particular cultura moderna en contraste con otras culturas de sociedades vernáculas, declara superior y dominadora la especie humana y otorgándole el derecho apropiarse de una parte creciente de la riqueza y nichos ecológicos del planeta que son considerados como simples recursos al servicio exclusivo de intereses y fines humanos. Este prejuicio cultural especista y antropocéntrico, no solo ignora el gran valor instrumental del resto de especies y seres vivos para satisfacer las necesidades humanas más básicas sino que también desprecia su valor intrínseco y sus necesidades propias. Un posible reconocimiento de los derechos y las leyes en favor de la existencia, la protección y el cuidado de los animales y ecosistemas, exigiría garantizar las condiciones ecosistémicas y el bienestar y dignidad de muchos animales no humanos dotados de necesidades de buena vida y florecimiento dentro de las limitaciones establecidas por la propia especie de pertenencia.
 

También el futuro y las oportunidades de vida que este ofrecerá sufre las consecuencias de nuestras acciones en el presente. El futuro se valora y se altera reduciendo oportunidades, conscientemente o no, a efecto de nuestras acciones en el presente siempre que consumimos recursos ambientales no renovables o cuando producimos alteraciones irreversibles y contaminaciones tóxicas. La perspectiva inter-generacional de nuestras relaciones e intercambios con el futuro está atrapada en el conflicto entre los estímulos y la inmediatez que a menudo guían las acciones humanas, y el interés general a largo plazo. La integridad y el valor de todas las especies y ecosistemas en el futuro, incluida la especie humana, se juzga implícitamente en las prácticas del presente y desde la perspectiva de los miembros actuales de una única especie como es la nuestra: el homo sapiens-demens, tal y como la ha llamado Edgar Morin. Aunque la determinación de criterios para la distribución intergeneracional es una de las grandes problemáticas en el pensamiento social en el actual contexto de crisis ecológica global, esta valoración del futuro anclada en el presente es fundamentalmente ético-política y no puede realizarse exclusivamente mediante simples cálculos técnicos o mediante las dinámicas economicistas del mercado económico.

 

Decrecimiento

La idea de contracción, de descenso y caída cuesta abajo, responde a que los límites físico-naturales al crecimiento han sido rebasados. A partir de los datos empíricos aportados desde muy diversas orientaciones teóricas se llega al mismo mensaje: la civilización industrial ha entrado en una fase de translimitación o sobrepasamiento de los límites biofísicos tolerables por los sistemas naturales y sus necesidades biogenerativas. Se ha superado la capacidad de carga humana del planeta, el gran impacto humano de los dos últimos siglos de desarrollo industrial y sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XX ha entrado en la peligrosa fase de sobrepasamiento.

 

La manera de aproximarse a la idea de decrecimiento establece claras diferencias en función de la evaluación que se haga sobre la insostenibilidad de la actual presión antrópica transformadora de los ecosistemas y metabolismos biológicos, y sobre las consecuencias del aumento poblcional y la creciente actividad económica material.

 

Pueden distinguirse tres enfoques en las reflexiones teóricas sobre el decrecimiento:

 

I.  Si se entiende que la expansión demográfica y económica son aún físicamente posibles con la ayuda de "soluciones técnicas", para conseguir el aumento del bienestar y la realización de la “buena vida” entonces el decrecimiento puede ser percibido como una opción moral y política bajo un principio orientativo de suficiencia: “vivir mejor con menos”.

 

II. Si se entiende que la expansión demográfica y económica no ha conducido aún a la translimitación, aunque se aproxima muy peligrosamente a ella, entonces el decrecimiento puede verse como una simple opción de concienciación y cambio de mentalidades, de aprendizaje preventivo, una medida de precaución.

 

III. La perspectiva de un periodo de decrecimiento se hace inevitable por constatarse empíricamente desde hace cuatro décadas que el alcance excesivo de los daños ambientales, que son una clara señal de translimitación y de insostenibilidad, lo que constituye una de las causas fundamentales por las que el crecimiento económico ya deja de contribuir a las metas del bienestar humano y el disfrute de la vida.

Este tercer enfoque sobre el escenario de decrecimiento forzoso tiene un sólido fundamento empírico aportado por innumerables datos sobre el estado de deterioro de los ecosistemas. En consecuencia se hace inevitable el establecimiento de nuevos reajustes y equilibrios medioambientales y de contracción humana a una escala sostenible. El decrecimiento es imperativo, no es una opción en función de aspiraciones humanas. Y esto se producirá mediante una obligada fase de reducción demográfica y de contracción de escala de la actividad económica, más o menos intensa, más o menos prolongada y más o menos desordenada y conflictiva.

 

Las mejores informaciones científicas disponibles sobre la relación entre la escala física de la economía y sociedad humana y los metabolismos biogenerativos de recuperación del planeta, sobre la disipación de recursos ambientales insustituibles y el estado transformado y degradado de los ecosistemas, y sobre la capacidad de adaptación y de flexibilidad natural para recuperarse de los daños, indican que se ha entrado ya en un peligroso estado de translimitación, que es en sí insostenible y transitorio, y cuyas terribles consecuencias de imperativa contracción no son ya evitables, se llega demasiado tarde.

 

Si se entiende que la expansión demográfica y económica ya ha rebasado los límites ambientales y se ha llegado a la insostenibilidad y translimitación, entonces el decrecimiento no es una opción en función de preferencias morales o políticas, sino que sencillamente es una perspectiva inevitable.

 

De esta situación en la que estamos se desprende que es urgente y necesaria la búsqueda de respuestas sociales y políticas fuera del dogma del crecimiento y del moribundo desarrollo para avanzar hacia una sociedad post-carbono. Los estados futuros de un sistema complejo, como es el sistema sociedad-naturaleza, nuestro habitat socioambiental, no son lineales ni predecibles con antelación por depender de las interacciones entre los múltiples estados del sistema natural y de las decisiones colectivas adoptadas por los actores sociales. Estas dinámicas ecológico-sociales son radicalmente indeterministas y se insertan en la incertidumbre de la historia. No hay leyes históricas universales en materia de cambio, de evolución natural y social, y de futuro.

 

Muchos de los umbrales naturales dentro de los que son viables los procesos biogenerativos del planeta han sido ya traspasados, a menudo de forma irreversible, a causa de las acciones humanas. La era del desarrollo se acaba sí o sí, según anuncian las mejores informaciones sobre los intensivos daños ecológicos generados. Se trata de un imperativo inevitable, ya no es una opción. Este anunciado final del desarrollo y sus dinámicas cancerosas del crecimiento nos ha de obligar a reflexionar sobre nuestras actuales circunstancias y sobre las perspectivas más deseables de cambio y futuro. Nos ha de empujar a revisar muchas de las creencias, valores y prácticas tecno-optimistas que guían nuestros comportamientos individuales, colectivos e institucionales, como son los presentes en la economía, la producción y consumo, el empleo, las tecnologías, la sanidad, la ciencia y la enseñanza.

 

Enfoques sobre la sostenibilidad y escenarios de futuro

 

A inicios del siglo XXI voces muy dispares emiten el mismo diagnóstico: la civilización industrial ha entrado en una fase de translimitación, en la que los límites naturales al crecimiento ya han sido traspasados. Es decir, la población y la economía humanas realmente han rebasado los límites naturales del planeta. Si la era del desarrollo está acercándose a su fin, entonces nos resultan inservibles muchas teorizaciones sobre el cambio social y las sociedades contemporáneas por estar bajo los supuestos de la indefinida continuación del desarrollo. También son inapropiadas las teorías que hablan de la compatibilidad entre protección ambiental y desarrollo, como son las que predican un desarrollo sostenible.

 

Las reflexiones que perciben el mundo social bajo la perspectiva de la translimitación, o al menos, que no son incompatibles con ella, se pueden sintetizar en cuatro enfoques: la gobernanza de la complejidad; el postdesarrollo y el desarrollo local alternativo; los escenarios de un decrecimiento y cuesta abajo prósperos; y los del decrecimiento como un colapso catastrófico. Estos cuatro enfoques son compatibles con los datos disponibles hoy acerca de los límites impuestos por la naturaleza al cambio social en las sociedades modernas. Son formas aún abiertas de pensar el dilema en el que estamos. Muchas de estas teorizaciones del cambio social y el futuro pueden ser descritas como utópicas y otras como apocalípticas. Muchas de las nuevas visiones utópicas del cambio social discuten el descenso posterior a la era del desarrollo, la fase de cuesta abajo o decrecimiento de la sociedad industrial que se avecina.

 

Aunque algunos enfoques actuales no siempre explícitan la realidad de la translimitación, son compatibles con las consecuencias de decrecimiento que de ella se derivan.

 

1. Las propuestas de gobernanza de la complejidad.

La idea de “gobernanza” pone el acento en los procesos sociales de adaptación bajo condiciones de incertidumbre y refiere al conjunto de acciones de gobiernos, instituciones, organizaciones y redes sociales, que permiten mantener la estabilidad estructural sin desencadenar un comportamiento caótico. Ven posible el control consciente de sistemas complejos adaptativos (sistemas caracterizados, entre otras cosas, por la impredictibilidad de sus estados futuros), como son las sociedades humanas. En relación con la sostenibilidad, la idea de gobernanza puede aplicarse a la relación entre sistemas sociales y su medio natural, es decir, un sistema socio-ecológico formado por la sociedad humana y el medio ambiente. Aquí la intervención consciente habría de integrar objetivos distintivos y a menudo contradictorios: ambientales y sociales, que no son comparables por no existir una unidad de medida común a todos ellos. Esto ha de exigir ciertos equilibrios entre preferencias opuestas y entre múltiples objetivos planteados a diversas escalas (local, regional, estatal, mundial).

 

Pero resulta problemático considerar que desde la óptica de la complejidad la clave de la sostenibilidad esté en mantener el sistema sociedad-naturaleza bajo control, cuando lo central es como mantener su flexibilidad, su relativa capacidad de elección y de marcha atrás. Es decir, se trata de cómo evitar una aceleración e interconexión excesivas a fin de dejar márgenes a contratiempos mediante adaptaciones sucesivas en un proceso de ensayo y error. En consecuencia, el desarrollo no ha de ser un objetivo predeterminado (como el “ponerse a la altura de las sociedades avanzadas”), sino un proceso en el cual la acción consciente se orienta hacia estados deseables de la sociedad, la naturaleza, la producción o las instituciones. La idea de sostenibilidad remite entonces a criterios de flexibilidad adaptativa y no de control, aludidos con frecuencia mediante analogías ecológicas (resiliencia, coevolución) o mediante analogías tecnológicas (robustez).

 

2. Las ópticas del post-desarrollo y muchas teorías sobre desarrollo local alternativo

Estos enfoques parten de realidades sociales que han sido excluidas por el proceso del desarrollo, aunque ambas perspectivas pueden aplicarse a contextos de crecimiento y a contextos de decrecimiento.

 

Acceder al proceso del desarrollo es ocupar un nicho de competitividad en los mercados globales. Quienes no lo consiguen pueden estar conectados al desarrollo en segunda fila, a costa de la miseria y eliminación, como aspiración, y pueden convertirse en objetos de la “cooperación para el desarrollo”, o de la “ayuda humanitaria”. La exclusión aparece con escalas e intensidades diferentes en las diferentes sociedades, pero tiene lugar en todas partes. En consecuencia el mundo está lleno de víctimas del desarrollo que tratan de escapar y afirman sus propios proyectos independientes de mejora de la vida. Muchos de esos experimentos sociales tienen un cierto éxito y a menudo se se expresan en términos de conflicto social y resistencias.

 

Aunque algunas versiones de estos enfoques incluyen en alguna medida la jerga sobre “desarrollo sostenible”, la mayoría de ellos se están construyendo desde otros marcos de referencia en los que la varible medioambiental condiciona y restringe los caminos. En los debates planteados se dan ciertas características en común:

 

  • - El énfasis puesto en la escala local-regional, tanto para expresar las resistencias sociales al desarrollo-globalización como para concretar las alternativas.

  • - Reivindican la autonomía frente al mercado y al Estado, tanto si se funda en la asociación como si lo hace en la comunidad.

  • - Insistencia en la diversidad cultural (como origen de un conocimiento anclado en la experiencia y “adaptado al caso concreto”), como base para rechazar cualquier modelo que se pretenda universalmente aplicable y como fuente que ofrece una pluralidad de espacios para una multitud de iniciativas y experimentos.

 

Sin embargo, las teorías del post-desarrollo no han dado aún salidas fundadas al conjunto poblacional y el crecimiento demográfico. No dan respuesta a los problemas de mantener la plaga de nueve o diez mil millones de seres humanos en el planeta con capacidad de carga rebasada y decadente, o a como podría hacerse de forma relativamente benigna una sensible reducción poblacional. Tampoco responden al grado actual de urbanización, pues las megalópolis del presente son un producto más o menos monstruoso del desarrollo y no parece claro cómo los urbanitas que las habitan podrían subsistir fuera del mismo.

 

3. El descenso suave, voluntario y próspero

Algunas teorizaciones afirman explícitamente que la civilización industrial está entrando, o está muy próxima, en una fase de decrecimiento de su escala física, tanto demográfica como económica. Los análisis empíricos del estado actual de la relación entre población, recursos y medio ambiente llevan a concluir que el descenso es inevitable (o ya ha comenzado). Entonces, la cuestión pendiente es cómo están siendo y se van a configurar en ese contexto el cambio y la organización social.

 

El debate está en los efectos sociales de este “cuesta abajo”. La más importante división separa a quienes conectan el decrecimiento con la continuidad del bienestar (“cuesta abajo próspero” a de quienes lo asocian a un colapso completo y catastrófico de la civilización (el die-off, el rápido retorno a la garganta de Olduvai, al origen prehistórico de la especie humana).

 

El “optimismo” del decrecimiento suave ve el presente como un cruce de caminos, como una bifurcació, como una una oportunidad para el decrecimiento consciente, voluntario y relativamente próspero en el que todavía sea posible elegir, tal y como se afirma en el libro “Colapso”, en el que Jared Diamond estudia el colapso de diversas sociedades del pasado en lo que tienen de lección para el presente. Sus defensores afirman que en el próximo medio siglo habrá sólo los recursos energéticos suficientes para permitir, bien una contienda horrible e inútil por los restos del botín, bien un heroico esfuerzo cooperativo encaminado a una conservación radical y a la transición hacia un régimen energético post-combustibles-fósiles. De una manera u otra, el siglo XXI verá el final de la geopolítica global. El resultado último podrá ser un mundo de comunidades modestas, organizadas según bio-regiones, que vivirán de la energía solar recibida. Las rivalidades locales continuarán, como siempre ha ocurrido en la historia humana, pero la hubris de los estrategas geopolíticos no amenazará a miles de millones con la extinción. Eso si todo va bien y todo el mundo actúa racionalmente.

 

Desde estas perspectivas el comportamiento natural de los sistemas ecológicos sugiere que si la sociedad industrial ha alcanzado su clímax, en consecuencia, el descenso es inminente e ineludible. Mantener más tiempo las políticas propias de la fase de crecimiento (gran escala, velocidad y competición) que estaban adaptadas a la fase ascendente pero no lo están para la fase de climax, produce el deterioro de las condiciones de vida y, finalmente, reemplaza el posible descenso ordenado por el colapso. Se hace necesaria la aplicación de principios más adecuados a una situación de recursos limitados: escala reducida, eficiencia y cooperación, que puede hacer que el descenso sea benigno y compatible con el mantenimiento de un nivel suficiente de bienestar.

 

4. El descenso catastrófico hacia el matadero

 

Se trata de un decrecimiento forzoso fruto de un colapso catastrófico más o menos conflictivo con drástica reducción y escasez de recursos vitales y población humana.

 

Esta fracción “pesimista” del debate sobre el decrecimiento invoca el determinismo físico entrópico o genético para anunciar que el inevitable colapso comportará inevitablemente la descomposición de la vida civilizada.

 

Se destaca que la irrevocable degradación entrópica, que es uno de los resultados de toda actividad productiva, implica que el concepto de sostenibilidad sólo es consistente teóricamente si significa una continua reducción del requerimiento energético total de la especie humana. La voluntad de maximizar el tiempo y la durabilidad de las sociedades humanas, eso a lo que alude la idea de sostenibilidad, ha de implicar entonces menos población, tanto de cuerpos humanos como de artefactos. La máxima sostenibilidad exige por tanto una población tan reducida y tan tecnológicamente modesta como sea posible.

 

Pero frente a esta racionalidad adaptativa en favor de la sostenibilidad, ocurre contrariamente que la aceptación consciente de las condiciones de sostenibilidad es bloqueada por una predisposición genética a inhibir el conocimiento respecto a los problemas y a autoengañarnos con falsas esperanzas e ilusiones sobre el poder de nuestras acciones. Se trata de una aptitud de negación cognitiva con fuerte anclaje biológico por haber sido seleccionada en fases tempranas de la evolución humana a fin de favorecer la supervivencia (lo que constituye un sólido pre-programa determinista que dirige nuestro comportamiento). Como les ocurre a todas las especies animales, una abundancia transitoria de recursos ambientales lleva a los seres humanos a sobreconsumirlos y a la superpoblación, sobrepasando la capacidad de carga humana de los ecosistemas y, así, les empuja a desembocar en un penoso colapso dominado por la desorganización social y la guerra fraticida por los recursos escasos.

 

Pero ante estos planteamientos deterministas resulta discutible que la inevitable e irrevocable degradación entrópica necesariamente pase por el criterio práctico de maximizar la disminución de la población humana y la economía, sino más bien puede significar la adopción de criterios de parsimonia y prudencia, de evitar el consumo extravagante y optar por la suficiencia, como señala Georgescu-Roegen (1971). El fundamento de estos principios prácticos de lentitud y precaución, relativamente más moderados que los de reducción máxima de la degradación entrópica, está en que realidad la reducción entrópica extrema no es una meta deseable para los humanos. Y además, esta “no puede darse”, porque toda actividad comporta necesariamente aumento de la entropía y su reducción máxima inviabilizaría en último término cualquier posibilidad de existencia.

 

Es resumen, como comentario crítico hacia estos planteamientos del decrecimiento apocalíptico bajo los dictados del determinismo físico y biológico: ni la escala física máxima ni la escala física mínima, mejor la escala intermedia. Una población demasiado pequeña con una tecnología demasiado primitiva es también muy vulnerable a las perturbaciones medioambientales y, por tanto, es inherentemente poco sostenible y perdurable en el tiempo. Luego las exigencias de la sostenibilidad social y ambiental se asocian más bien a una escala intermedia, a valores ni muy altos ni muy bajos en las principales variables, para que la flexibilidad y la capacidad de adaptación a constextos ambientales cambiantes y no controlables resulten optimizadas.

 

También resultan problemáticas las implicaciones en el terreno sociológico y comportamental que desde estos enfoques se extraen de las pautas de la evolución biológica. Hay fundadas razones para considerar que el predominio de la cultura y la acción guiada por motivos y significados en la vida social es un auténtico fenómeno emergente en términos evolutivos, y no solo es un terreno seleccionado inmemorialmente por su valor darwiniano de supervivencia sometido al dictamen de programas genéticos que bloquean con autoengaños la percepción de las realidades y problemas. Todo en la naturaleza humana es una mezcla inseparable de genes y culturas, cualquier criterio reduccionista de un lado u otro resulta parcial e insuficiente.

 

En resumen, la combinación de escala intermedia y emergencia de la cultura implica una cierta posibilidad de elegir y la existencia algún margen para organizar una cuesta abajo controlada, incluso si, hay muchas dudas respecto a las posibilidades prácticas de que esa salida suave finalmente sea la que se produzca.

 

 

 

*Estas reflexiones y propuestas que analizan el mundo social bajo la perspectiva de la sostenibilidad y los posibles escenarios de futuro, y resumidas en estos cuatro enfoques comentados (la gobernanza de la complejidad; el postdesarrollo y el desarrollo local alternativo; los escenarios de un decrecimiento cuesta abajo y próspero; y los del decrecimiento como un colapso catastrófico), pueden verse en E. García: "El cambio social más allá de los límites al crecimiento: un nuevo referente para el realismo en la sociología ecológica". Aposta- Revista de Ciencias Sociales, rev. digital, 2006, http://www.apostadigital.com/revistav3/hemeroteca/egarcia.pdf ).


 

MARA CABREJAS

Materiales docentes

mara.cabrejas@uv.es

Departamento de Sociología y Antropología Social

Universitat de València

Repost 0
Published by Europa en Verde
commenter cet article
15 septembre 2015 2 15 /09 /septembre /2015 07:47
Las guerras climáticas ya están aquí

Millones de refugiados se agolpan a las puertas de Europa poniendo a prueba nuestros valores más preciados de solidaridad y equidad. Es todo un aviso para navegantes sobre los peligros del futuro que nos espera. Cuando una sociedad humana se siente amenazada tropieza con la disyuntiva de elegir entre la libertad y la seguridad, es muy probable que se opte por la segunda opción autoritaria. En la respuesta que demos a este dilema práctico corremos el riesgo de suspender los principios morales más apreciados en nuestras acomodadas sociedades democráticas. Las libertades pueden tirarse al basurero cuando se percibe que los refugiados constituyen una amenaza a la propia seguridad.

 

Solo un reajuste socio-ambiental global por encima de las fronteras, capaz de distribuir la creciente escasez de los recursos biofísicos según los valores de suficiencia material y ecológica y de manera más equitativa, podrá ayudarnos a mitigar la gran catástrofe que se avecina, mucho más colosal que la crisis actual de los refugiados. Pero hasta ahora continúa la ceguera política como si nada pasara, sumida com está en la negación de los problemas sociales y ecológicos de fondo. Toda una gran irresponsabilidad institucionalizada.

 

Las guerras climáticas están en marcha, y de seguir con el mismo rumbo que llevamos las guerras que vendrán encenderán más la mecha del nacionalismo xenófobo (con o sin estado), los agravios comparativos fraticidas de unos contra otros, y aumentarán las luchas encarnizadas para el abastecimiento de recursos naturales cada vez más escasos y degradados. La desestabilización climática que se avecina, lejos de ser un hecho para ser tratado en un apartado sectorial y aislado, como por ejemplo lo hace el reduccionismo de la óptica técnica que solo habla de emisiones de CO2 y de eficiencia energética, ya nos está complicando profundamente las relaciones humanas en nuestras sociedades, y solo acaba de empezar.

 

La terrible guerra civil en Siria fue precedida por una histórica sequía que duró más de 10 años y arruinó a más de un millón de agricultores, causó grandes migraciones interiores y agudizó las críticas al régimen de Assad como aumentó las tensiones inter-étnicas e inter-religiosas. Aunque los analistas políticos suelen ignorar nuestra inevitable condición de dependencia de un mundo físico y biológico finito que decae a marchas forzadas, lo cierto es que la batalla por el agua en un Oriente Próximo con unas temperaturas cada vez más inclementes y con acceso y reparto muy injusto, ha sido uno disparadores sociales que ha encendido la guerra civil en Siria.

 

En muchos otros países del Mediterráneo y de Africa se retroalimentan los horrores ambientales: las sequías, el avance del desierto, la carencia de agua potable y de combustible, el esquilmamiento de las proteínas pesqueras, la grave crisis de la agricultura de subsistencia a pequeña escala, la endémica superpoblación en relación con la capacidad de carga ecológica local, la corrupción, la violencia, la aguda polarización y desigualdad y los conflictos étnicos y religiosos. El cambio climático y el rápido deterioro ambiental significan acelerar y radicalizar todos y cada uno de los problemas existentes que amenazan el sustento y la habitabilidad humana.

 

El sociólogo alemán Harald Welzer en su libro “Guerras Climáticas” nos anuncia un escenario tenebroso para el futuro europeo. Millones de personas desesperadas tratarán de alcanzar “la tierra prometida” de nuestras costas, huyendo de sequías, hambrunas, guerras por el control de recursos ambientales, grandes desastres naturales y una miseria multiplicada por el terrible cóctel de la superpoblación, el malgobierno y la creciente insostenibilidad de los ecosistemas que son soporte imprescindible de las sociedades. Welzer afirma: “Es muy probable que crezcan los conflictos potencialmente violentos en torno a diferentes recursos. Un factor importante es el tipo de conflicto y la existencia de una competencia por recursos básicos necesarios para la supervivencia, como el agua o la tierra. Existen conflictos concretos que devienen violentos y que presentan una tendencia acumulativa porque se producen en sociedades fallidas, carentes de estructuras y en las que existen actores interesados en ampliar la conflictividad”.

 

Los científicos ambientales estudian los peligrosos puntos críticos de inflexión ambiental generados por las acciones humanas y las consecuencias de translimitación irreversible en los ecosistemas desequlibrados por el cambio climático, pero apenas nadie reconoce las grandes mutaciones sociales que están siendo provocadas por el deterioro ecológico. Aunque en realidad la sociedad humana y la naturaleza nunca han estado separadas, tal y como han ideado fantasiosamente las supersticiones dualistas de los modernos, lo cierto es que casi la totalidad de la clase política sigue anclada en esta dramática desconexión con el mundo natural.

 

La avalancha que viene de los pobres refugiados climáticos puede ser recibida con una regresión moral y política de los europeos, elevando los muros y defendiéndolos con acciones cada vez más brutales y totalitarias. Unos bruscos cambios excluyentes que están muy alejados de los valiosos propósitos de defensa de los derechos humanos fundamentales que deberían orientar todo quehacer político.

 

En la Unión Europea vivimos en una burbuja con una falsa ilusión de seguridad, en gran parte gracias al saqueo de recursos materiales y biológicos de todo tipo venidos de cualquier parte del mundo. Esta “fortaleza europea” solo puede mantenerse mediante la externalización temporal de los nefastos impactos colaterales sociales y ecológicos generados por nuestros sobreconsumidores estilos de vida y por el crecimiento de la escala material de la economía y la producción en un planeta finito en materiales y moribundo. Lo cierto y real es que socio-ecológicamente nuestra cómoda y segura existencia solo puede ser provisional y tiene fecha temprana de caducidad. La frágil burbuja europea puede reventarse rápidamente por estar rodeada por millones de personas que sufren cada vez más las consecuencias directas e indirectas de un proceso histórico de gran explotación política, social y ecológica.

 

No hay muchos motivos para el optimismo porque todo ocurre en medio de un vacío de gobernanza institucional mínimamente responsable ante la gigantesca envergadura del cambio climático, la gran injusticia social y la degradación de las condiciones ambientales. La situación de emergencia colectiva y mundial que plantea el desafío de las guerras socio-climáticas exige mutaciones materiales rápidas en la forma de vida sobreconsumidora presente en los países opulentos y en el resto del mundo.. Como concluye Welzer: “En la Historia, tenemos ejemplos como el fascismo o el comunismo que cambiaron sociedades en un lapso de tiempo increiblemente corto y con un impacto muy profundo. Por ello, creo que no tenemos ni idea de lo que puede pasar en un mundo que afronte una subida de la temperatura de tres grados o más, algo que puede ocurrir en pocas décadas.”

 

David Hammerstein, commonsnetwork.eu

davidhammerstein.com

Repost 0
Published by Europa en Verde
commenter cet article
12 août 2015 3 12 /08 /août /2015 11:23
  ¡VIVA LOS TOROS!

En muchos pueblos repartidos por la geografía española ocurre que los toros embolados y las vaquillas son parte de las rutinas heredadas que llenan los programas de festejos veraniegos. En ellos existe la nefasta costumbre de divertirse mediante la tortura infligida a inocentes toros asustados que corren arriba y abajo por la calle Mayor. En realidad se trata del encierro y acoso de animales muy miedosos que no comprenden lo que les ocurre. No tienen ganas de atacar a nadie, solo están atemorizados y quieren escapar y que los dejen en paz. Lo cierto es que los toros siempre han sido pacíficos herbívoros, por lo que con frecuencia ocurre que a pesar de los gritos, golpes y puyazos que sufren a menudo en manos de los mozos, se quedan quietos sin cumplir con las embestidas que el público espera de ellos. No tienen ganas de atacar a nadie, solo están atemorizados y quieren escapar y que los dejen en paz.

 

Conviene hacer algo de memoria sobre estas abyectas tradiciones. La crueldad extrema ha sido aceptada en la mayoría de la historia humana, formas atroces de tortura de seres humanos y animales han sido rutinarias. Solo hace menos de un siglo que la tortura comenzó a parecernos una práctica repugnante e intolerable. En los anfiteatros de la Roma antigua, gladiadores y animales salvajes se despedazaban mutuamente para el regocijo de una plebe complacida. La quema de herejes y las ejecuciones públicas eran un espectáculo aplaudido por las masas. La tortura era parte legítima de un sistema penal que buscaba que la agonía del condenado fuera lo más prolongada posible, descoyuntar miembros, despellejar o quemar viva a la víctima eran habituales. En Madrid se celebraron ejecuciones públicas hasta que en 1890 fueron abolidas con gran decepción popular. También la tortura de osos, toros, gatos, perros y otros animales, ha tenido un público apasionado. Para el transporte y el trabajo se daba un trato inmisericorde a burros, mulos y caballos. El poder político se asentaba en la represión y los castigos corporales, con justificaciones basadas en la costumbre, la religión o el poder dinástico. La misma esclavitud no es cuestionada hasta el siglo XVIII.
 
Desde el siglo IV hasta el XVII poca o nula atención se prestaron a los animales y el trato humano que sufrían. En la España del XVII los nobles aburridos cazaban y se entretenían alanceando a los toros a caballo mientras el pueblo los torturaba a pie. En el Alcázar de Madrid se lanceraba y acribillaba a los toros hasta que desesperados se lanzaban a un precipicio en el que caían destrozándose los miembros y haciendo saltar sus vísceras por el aire, con gran regocijo de una corte que miraba y aplaudía. Esta costumbre del despeño de toros que se desnucaban y rompían en pedazos se extendió a otros sitios. La actual fiesta de la tauromaquia es una variante de la misma.
 
Los espectáculos de tortura de animales eran comunes en la Europa medieval. Un relativo aprendizaje intelectual y moral ha favorecido el reconocimiento de las necesidades y las capacidades sintientes de "las bestias", convirtiendo a los animales en preocupación ética y objeto de protección legal. Desde el siglo XVIII el pensamiento ilustrado de la razón y la libertad inició una reacción contra estas crueles y degradantes diversiones haciendo defensa de la consideración moral del trato humano que reciben los animales. Estas nuevas ideas fueron expandiéndose y emergieron las primeras organizaciones cívicas para la prevención de la crueldad hacia los animales. A fines del XIX muchos espectáculos de tortura pública de animales comenzaron a ser prohibidos en la mayoría de países. Pero la España negra de inquisidores y toreros caricaturizada por Goya perdió el tren de la Ilustración y se impuso el absolutismo y el "vivan las cadenas". Fernando VII, además de represor de las libertades liberales fue instaurador de las escuelas taurinas. En esta época cuajó la corrida de toros actual, surgida de la variedad plebeya de a pie de la tradicional tortura de toros. A finales del XIX progresistas y republicanos solicitaron a las Cortes la suspensión de las corridas de toros por considerarlas un espectáculo bárbaro e indigno, propio de analfabetos y no de un pueblo civilizado. A principios del XX el público acudía a las plazas sediento de sangre y violencia, la bravura de las reses se valoraba por el número de caballos destripados. Durante la dictadura de Franco las corridas de toros fueron exaltadas como "fiesta nacional" y el mismo caudillo presidía muchas en Madrid. Después, con la democracia modernizante y los gobiernos de turno de socialistas y conservadores la clase política ha reavivado no solo el cutrerío taurino oficial sino incluso las tradiciones locales más embrutecedoras.
 
Nuestra condición de animales sociales y nuestro vivir juntos incorpora el interrogante moral sobre el trato que damos a los demás humanos, animales, seres vivos, ecosistemas y cosas, y sobre las consecuencias correctas y buenas en los otros. No todas las tradiciones valen si ponen en práctica los aspectos más siniestros de la humanidad y anestesian nuestros instintos y sentimientos morales más solidarios: la empatía emocional y cognitiva, la compasión y socorro ante el sufrimiento y dolor de seres indefensos, sean humanos o animales no humanos.
 
No hay razón de peso ni virtud alguna en reavivar cada año unas fiestas ancladas en buenas dosis de sufrimiento y tortura animal. El que existan otros horrores en el mundo no elimina el sentimiento moral de malestar visceral ante la crueldad infringida a animales inocentes e indefensos. Un mal no desaparece ni se puede disimular o legitimar recordando que también existen otros males similares o peores. No es justificable la "fiesta nacional" aludiendo a otras formas peores de maltrato, como la de las granjas ganaderas de producción de carne para alimento humano. No es cierto que los toros no sienten dolor ya que tienen como nosotros un cerebro límbico sede de las emociones. Como mamíferos que son, los toros tienen una compleja experiencia subjetiva y una individualidad propia, con necesidades e intereses, como son los de vivir tranquilos en condiciones de bienestar, dignidad y respeto, acordes con las necesidades de su especie y la singularidad de cada individuo. Tampoco vale el cinismo político de gobernantes y autoridades cuando al tiempo que hacen defensa de los derechos de los animales permiten o subvencionan las horrendas diversiones con los toros dejándolas en manos de embrutecidas peñas taurinas o de "referendums populares".
 
A pesar de que las programaciones de TVE intentan dar carta de normalidad y de aceptación social de los matadores de toros y los espectáculos taurinos, las encuestas sociológicas evidencian que la mayoría ciudadana es bien contraria a las corridas y a las diversiones populares con maltrato de animales. Desde hace décadas crecen en suelo español los sentimientos de repugnancia y rechazo contra la infame tauromaquia, que a su vez empujan el avance de la moral y los derechos en nuestras sociedades. Reivindicar con fuerza los derechos de los animales, como hoy lo hace la variopinta y sonora ciudadanía animalista, es desbloquear la represión de nuestras tendencias instintivas y sentimientos morales de solidaridad, empatía y compasión, es ampliar el circulo de lo colectivo y de la moral, es fomentar sociedades y gobiernos más buenos y justos.

 

 

Mara  Cabrejas
Repost 0
Published by Europa en Verde
commenter cet article
11 août 2015 2 11 /08 /août /2015 09:39
LA PLAÇA DEL MERCAT DE VALÈNCIA PER A LES PERSONES

 

 

La recuperació de la ciutat comença pel seu cor, l’espai urbà amb més valor històric. La plaça del Mercat i el seu gaudi ciudadà, sense els actuals obstacles de fums, cotxes i sorolls, podria ser la vertadera plaça major de la ciutat que posaria en estima i valor el gran patrimoni cultural i el medi ambient urbà. Sense dubte, al plantejar la peatonalització de la Plaça del Mercat estem davant d’una important prova de força política i ciutadana sobre el model de ciutat que volem. Serà un pols clar per mesurar la capacitat de canvi a favor dels béns comuns urbanístics per part del nou consistori liderat per Joan Ribó. Lamentablement, el nou equip de govern municipal s´ha enfrontat a unes resistències anacròniques i conservadores que defensen els interesssos particularistes d’uns quants comerciants mal aconsellats.

 

Recordem que els afectats som tots i totes els ciutadans del València. Ja estem acostumats a les declaracions catastrofistes de comerciants davant qualsevol canvi que beneficia a la gran majoria de la ciutadania, com l´eixamplament de les voreres, la restricció al trànsit o la peatonalització. No és gens racional ni té fonament empíric declarar que una Plaça del Mercat peatonal “es una mesura radical que farà molt de mal als venedors”, ni tampoc és sensat dir que traslladar 100 metres de distància una parada d´autobús significarà “la mort del comerç” a la Plaça de la Reina o afirmar que calmar el trànsit al carrer de la Pau o a la Plaça de l´Ajuntament “ofegarà l´accès”. Encara que estem d'acord en fomentar un diàleg ciutadà obert i ample, no hem de deixar que les cegueres i les pors al canvi que tenen uns pocs acaben amb el segrestament d´una clara voluntat popular a favor de la peatonalització del centre històric. Fa dècades que aquest consens ciutadà està construït i esperem que el nou Ajuntament supere rapidament el pervers meninfotisme tradicional que sovint paralitza les iniciatives urbanes renovadores.

 

València arriba tard. Quasi totes les ciutats europees i espanyoles ja fa molts anys que han alliberat els seus espais històrics més singulars de cotxes particulars. Cap argument racional de trànsit ni de comerç pot justificar seguir posant la majoria de l'espai públic situats als voltants de la Llotja, Sant Joan i el Mercat Central al servei dels vehícles privats, ja es troben aquests en circulació o aparcats. Si dotzenes d´altres ciutats han resolt amb èxit i sense grans problemes els entrebancs inicials, ¿per què no podem recuperar per a les persones la Plaça del Mercat, així com altres places i passetjos singulars a València? Els estudis tècnics sobre la Plaça del Mercat de professionals molt qualificats, com Joan Olmos i Carles Dolç, mostren allò que es pot fer quan una iniciativa és recolçada per la voluntat política. També son molt positius els primers passos donats per part del nou equip de la Generalitat per corregir un plantejament defectuòs, heredat del PP, que podria haver sigut una barrera a la peatonalització

 

A més a més, cal recordar que la necessaria reducció radical de l´ús del cotxe al centre de la ciutat i als seus barris, avui és un imperatiu polític, de moralitat pràctica i també de solidaritat i inteligència mínima davant el gravíssim avanç del canvi climàtic. Cal fer molts i diversos gestos per la justícia climàtica, com és guanyar qualitat de vida urbana amb la peatonalització i la restrició del trànsit urbà al centre històric. Així començarem a capgirar unes polítiques municipals que han viscut massa temps d´esquenes a la salut ciutadana, ambiental i planetaria.

 

Repost 0
Published by Europa en Verde
commenter cet article
31 juillet 2015 5 31 /07 /juillet /2015 11:39
 No habrá cambio político sin justicia climática

 

 

Aunque durante este verano está pegando fuerte un sol de justicia, lo tristemente cierto es que la justicia climática no parece ser una prioridad central del cambio político que se da con los nuevos gobiernos autonómicos y municipales. Puesto que ningún líder político concede prioridad ni discurso público al temible cambio climático, ocurre que solo una pequeña parte de la ciudadanía llega a entender las graves dimensiones civilizatorias implicadas en el problema. Esta reiterada indiferencia política hacia lo que es un problema conjunto de supervivencia, absolutamente nuevo y sin precedentes históricos, carece de agenda y programa responsable a puertas de celebrarse una Cumbre Mundial decisiva sobre el futuro del clima, este próximo otoño en Paris. En el caso español, este atronador silencio político oculta además el trágico y parádojico hecho de que en España, solo en el 2015 han aumentado en mucho las emsiones de CO2 y de otros contaminantes nocivos para el clima, principalmente por la nefasta política energética del gobierno, que ha venido subvencionando y favoreciendo la quema del carbón y la alta participación de combustibles fósiles en el mix energético español.

 

Este silencio climático político ha de romperse cuanto antes si queremos afrontar con cierta eficacia algunas de las consecuencias sociales y ecológicas más dantescas del cambio climático. El presente y futuro anunciado por los mejores datos científicos respecto a la crónica escasez y esquilmación de los bienes ambientales más básicos, no puede seguir dejándose en manos del mercado y el afán de lucro mercantil que lo mueve. Bien anacrónico, insolidario y despilfarrador resulta ser el consenso político practicado, tanto por las izquierdas y derechas políticas, ancladas como están en el dogma de dar prioridad al crecimiento de la economía física en un planeta finito. Lo que es todo un sueño imposible de realizarse en último término, ya que solo puede darse durante un breve lapso de tiempo y a costa de degradar irreparablemente muchas de las capacidades y metabolismos bioregenerativos básicos de la biosfera, que además sustentan la supervivencia humana. Ya no sirven los indicadores reduccionistas de este economicismo ecológicamente y socialmente suicida, que oculta sistemáticamente de sus cómputos los enormes daños ambientales generados por las políticas de crecimiento.

 

El cambio climático constituye una emergencia socio-ecológica local y global que exige unas respuestas políticas de una gran envergadura, acordes con la grave situación en la que estamos colectivamente atrapados. Las excusas para externalizar la responsabilidad del problema son muy diversas, aunque no es es cierto que la tragedia climática deba ser afrontada solo por otros, como puede ser el Gobierno, la Unión Europea, la ONU, las multinacionales, los técnicos y expertos, los ciudadanos individuales ... Contrariamente a la idea de que hay que priorizar primero las “necesidades sociales” y aplazar la lucha contra el cambio climático, lo cierto es que los posibles avances en bienestar y justicia social en el presente, tanto aquí como en otros lugares globalmente alejados, están intimamente relacionados con unos profundos cambios en las políticas climáticas. Solo serán posibles las mejoras conjuntas en bienestar y vida buena si se hacen rápidos giros en las formas en que producimos, consumimos y nos comunicamos, algo que implica cambios profundos en las políticas de nuestras ciudades, autonomías y nacionalidades. Los llamados “servicios públicos de calidad” que a menudo defendemos con ardor solo serán posibles si se acompañan de “calidad climática” en muchos ámbitos de intervención política, como son el energético, transportes, vivienda, industria, educación, sanitadad, consumo, agricultura, alimentación... Precisamente los cambios guiados por la “suficiencia ecológica” frente a la abundancia sin límites y el despilfarro, son los que a la vez permitirían mayores cuotas de justicia en el reparto Norte-Sur y también menores desigualdades aquí.

 

La razón última es que en un planeta con recursos fisicos finitos y cada vez más degradados por la acción entrópica de origen humano, el imperativo del crecimiento de la tarta de la economía física como previo paso para conseguir un reparto más equitativo y mayor bienestar conjunto, es sencillamente una quimera peligrosa. En un planeta finito en materiales solo será posible reducir la pobreza y miseria mediante el alivio concomitante de la riqueza en sociedades sobredesarrolladas y sobreconsumidoras como la nuestra. Por ejemplo, acabar con la pobreza energética que sufren muchas personas y familias requeriría aliviar a la vez la irracional y alegre riqueza del sobreconsumo energético que nos rodea.

 

Además de ser una responsabilidad ética fundamental el concebir el clima como un bien común imprescindible del que dependen las sociedades sociedades humanas y el resto de la biodiversidad, las políticas climáticas pueden ser también el eje vertebrador del cambio social. Constituyen una oportunidad histórica de transformar el caduco modelo productivo heredado del crecimiento por el crecimiento para favorecer el bienestar conjunto y unos estilos de vida más justos, participativos y descentralizados, al tiempo que compatibles con la preservación y reparación ecológica de nuestra casa planetaria común y maltrecha. Lejos de ser un lujo para futuros tiempos de bonanza económica, las políticas climáticas, muchas de las cuales no cuestan nada o exigen poca inversión económica, habrían de marcar el camino contra la actual crisis económica y sus injustas consecuencias sociales.

 

Nada de esto sucederá si seguimos con las tímidas y débiles iniciativas en favor de la eficiencia o ahorro ambiental, las que se han implantado hasta ahora. Solo constituyen unas gotas en el mar las pequeñas y aisladas iniciativas de eficiencia o ahorro energético, como son las medidas de cambiar las bombillas del alumbrado, reducir la velocidad de circulación del tráfico o el instalar unas pocas placas solares en edificios públicos. A pesar de constituir avances positivos, están todavía a años luz de las medidas estructurales y transversales de choque que el cambio climático reclama.

 

Nos enfrentamos a un dilema de opciones, en el que hay que elegir entre el creciente desorden catastrófico causado por el cambio climático o el “lo cambio todo”. A la vista está el fracaso rotundo de las políticas sectoriales del “medio ambiente”, con resultados medibles y evaluables. Ya es tarde y no valen las embrionarias políticas climáticas encerradas en el “gueto ambiental”, bien acotado, marginal y alejado de las prioridades políticas económicas y sociales del crecimiento en el contexto histórico en el que estamos. Lo que está en juego es el cambio de nuestros hábitos prácticos individuales y colectivos de despilfarro y sobreconsumo. Desgraciadamente, tampoco hay tiempo por delante para solo confiar en un aprendizaje cultural y el cambio de mentalidades, ya que el cambio cultural y educativo es muy lento y apenas puede ser programable ni controlable. Además, la desestabilización climática y sus múltiples aterradoras repercusiones en los ecosistemas, son ya muy visibles y más intensas y aceleradas de lo que se creía, según confirman las últimas previsiones de las comunidades científicas mejor informadas. Esta condición temporal reduce las posibilidades que tenemos para hacer los giros necesarios, el tiempo se acorta más y más. En consecuencia, se hacen más imprescindibles las decisiones políticas valientes y los cambios estructurales aquí y ahora, acordes con la altura del enorme reto climático. Se trata de prevernir lo peor y adaptarnos en lo posible a lo que nos viene encima sin remedio.

 

Los nuevos equipos políticos formados en los ayuntamientos y las autonomías tienen una clara responsabilidad por delante: salir cuanto antes de las declaraciones de principios retóricos en torno a la preocupación por el cambio climático. Han de establecer unos objetivos ambiciosos y vinculantes de reducción de CO2, pública y objetivamente evaluables. Las metas realizables como mínimo han de estar entre un 25% y 35% de reducciones para el año 2020 y en comparación con el año 2005. Han de estar respaldados por planes concretos en todos y cada uno de los ámbitos de gestión, afectando a instituciones públicas y privadas. Las políticas de suficiencia contra las del despilfarro se hacen necesarias y en lo esencial significan hacer mucho más con mucho menos. Por ejemplo, un objetivo deseable para el 2020, como es el de reducir el tráfico rodado al menos un 30% en los cascos urbanos, puede conseguirse mediante la peatonalización y grandes restricciones al espacio cedido a los coches privados, mediante peajes urbanos y tasas de circulación y aparcamiento de carácter estrictamente finalista (cuando los recursos así conseguidos se dedican a la mejora y ampliación del transporte público y de los específicos daños ambientales generados).

 

Son posibles y deseables los pactos con instituciones de todo tipo, como pueden ser las universidades, el comercio, las empresas, los sindicatos, para la adopción de compromisos concretos en la necesaria reducción del uso del coche, del consumo de energía, de agua y de muchos productos contaminantes generados a lo largo de todo el ciclo de sus actividades. Es urgente y realizable la reducción drástica y ejemplarizante de la dependencia pública y privada de la electricidad producida con combustibles fósiles. Además, los ayuntamientos y gobiernos autonómicos deben apuntarse al creciente movimiento internacional en favor de la desinversión financiera en los fondos y bancos que invierten en las empresas de los combustibles fósiles. Pueden ser muchas y muy innovadoras las políticas de justicia climática, como por ejemplo son la instauración de tasas turísticas finalistas dedicadas a proyectos climáticos, la creación de ventajas fiscales para la rehabilitación ecológica de edificios, los diseños bioclimáticos en instalaciones de todo tipo, los techos verdes y huertos urbanos, unos estrictos criterios de planificación urbana que pongan freno a la noria de la expansión urbanizadora, la conservación y el aumento de la permeabilidad del suelo mediante nuevas normativas urbanísticas y de los espacios verdes en los cascos urbanos. Existen muchas medidas más que pueden ser objetivables con indicadores y cuantificables, que mediante compromisos concretos entren en los campos de la reforestación integral,  agricultura regenerativa que conserva la fertilidad del suelo evitando la erosión y la pérdida de agua del modelo intensivo, la producción y el consumo ecológicos,  el "acceso abierto" al  conocimiento y a las tecnologías climáticas, o como son otras diversas iniciativas sociales de la economía participativa del bien común.

 

Si se apuesta por un claro compromiso con la dura realidad del cambio climático, para facilitar el camino hacia la justicia climática los nuevos mandatarios municipales y autonómicos se verán obligados a tomar decisiones políticas difíciles y conflictivas. Se hace necesario el debate público y social para movilizar un amplio respaldo ciudadano. Para empezar habría que romper el silencio y la censura mediática instaurada sobre este problema civilizatorio que nos afecta a tod@s, humanos y no humanos, nacidos y nuevas generaciones que heredarán las consecuencias de nuestras acciones en el presente.

El cambio político será climático o simplemente no será.

 

 

David Hammerstein, commonsnetwork.eu

 

 

 

 

 

 

 

 No habrá cambio político sin justicia climática
Repost 0
Published by Europa en Verde
commenter cet article
28 juin 2015 7 28 /06 /juin /2015 21:53
El crecimiento demográfico y el cambio climático

 
Una importante laguna de la magnífica encíclica ecologista del Papa "Laudato Si" sobre el reto civilizatorio del cambio climático es mantener su tradicional posición contra el control de la natalidad y la falta de análisis sobre la relación existente entre la explosión demográfica humana y la crisis ecológica global en la que estamos inmersos.

La actual expansión demográfica constituye una enfermedad planetaria grave. En ciertos aspectos los seres humanos se comportan como un organismo patógeno, como células de un tumor o neoplasma que se expanden invadiendo y eliminando a su paso espacios naturales, especies y trama de vida diversa. La población humana ha crecido mucho y al tiempo también lo han hecho las molestias causadas a la biosfera. La especie humana es muy numerosa en la actualidad y sigue creciendo en número, las cifras de cerca de 8.000 millones de humanos en un planeta cerrado en materiales  constituye una buena causa de la desolación que padece la Tierra y es toda una pesadilla para los mecanismos biológicos autoreguladores del planeta. La sobrecarga humana hace menos habitable la Tierra y acorta drásticamente nuestras oportunidades de futuro y las del resto de la biodiversidad, incrementando las tendencias autodestructivas que a su vez acarrearán la consecuencia de cortar en seco la expansión demográfica.

La condición humana en el planeta es la de una plaga. La evolución biológica de una plaga solo puede tener cuatro escenarios posibles: la destrucción de los organismos invasores, en este caso los humanos; la infección crónica; las destrucción del huesped o de biosfera; y la relación de simbiosis y beneficio mutuo, complementario y duradero entre el huesped y el invasor. Ante estos posibles caminos de futuro, pensadores como el reconocido J. Lovelock, que contempla la Tierra como un sistema autoregulado que surge de la totalidad de los organismos que la componen, las rocas, los océanos y la atmósfera, estrechamente unidos creando un sistema que evoluciona, ha señalado que como la naturaleza es más vieja y más fuerte, el último escenario de simbiosis es el menos probable, y los escenarios más realistas son el primero y el tercero: el de la destrucción de los humanos y la biosfera de la Tierra. Aunque no podemos saber con certeza y precisión el avance y la escala destructiva puesta en marcha en un sistema complejo autoorganizador como es la Tierra, en el que es imposible predecir con exactitud ni siquiera el futuro más inmediato, lo más probable es que ya estén cambiando irreversiblemente muchas condiciones naturales de vida para buena parte de la humanidad y del restos de seres vivos.

Las conexiones causales entre el crecimiento demográfico y las destrucciones ecológicas no solo son ignoradas por los líderes católicos sino que también suele ser obviadas por las percepciones de las izquierdas de todo tinte y color. Cuando se trata de control de natalidad, la izquierda suelen llevar puestas las anteojeras del lenguaje exclusivo de los derechos individuales liberales en desconexión de los imperativos colectivos introducidos por las realidades biológicas y ecosistémicas que nos constituyen. La sensata opción por la supervivencia mediante el aprendizaje por antelación y el ejercicio del principio de precaución es una respuesta posible para afrontar el terrible dilema civilizatorio en el que estamos. Convenría tomar en consideración la necesaria reducción de la cantidad de gente y muchas de sus derrochadoras formas de consumo de recursos ambientales para hacer posible que el planeta, cada vez más frágil y esquilmado, pueda mantener sus ciclos regenerativos y satisfacer las necesidades humanas más básicas sin colapsarse. Esta oportunidad de futuro ha de implicar necesariamente cambios radicales en favor de un decrecimiento de la escala física de las sociedades humanas y sus economías, pero la ceguera "progresista", anclada como está en la religión tecno-optimista del crecimiento, está incapacitada para afrontar interrogantes prácticos tan centrales, como es el preguntarse si la carga demográfica en aumento tiene alguna relación destacable con las consecuencias de daños y destrucción ecológica colosal, acelerada y sin control.

Debería ser ya bastante claro que los metabolismos biogenerativos y la capacidad de carga humana de la biosfera decaen a medida que aumenta el número y la presión humana, se reducen, se deterioran y se extinguen los bienes y servicios ambientales del delicado tejido vital de la Tierra. Los recursos ambientales de todo tipo están menguando aceleradamente, en muchos territorios concretos y delimitados y en el conjunto del planeta cada vez más maltrecho. La presión humana sobre la Tierra está translimitada y este rebasamiento tiene su causa principal en una cantidad de población humana sobredimensionada y en aumento junto a las crecientes demandas de recursos materiales de la misma, a pesar de las fuertes desigualdades existentes en cuanto a la huella ambientalmente destructiva, lo que conduce en su conjunto al deterioro a menudo irreversible de sus fuentes y su productividad. Esta realidad amenaza gravemente las abundantes provisiones materiales necesarias para mantener nuestras actuales formas de sobredesarrollo y nuestros estilos de vida de sobreconsumo y derroche, en el presente y futuro inmediato, y para la mayoría de sus habitantes. Se trata de una problemática socioecológica que emerje por el creciente desajuste existente entre el aumento poblacional y el deterioro de los recursos ambientales disponibles.

Es más que evidente que con la actual población mundial de más de 7 mil millones de humanos (y sin plantear llegar a la locura de los 11 mil millones como hacen algunos expertos de la ONU!), es ya muy peligrosa la presión antropogénica sobre suelos fértiles, aguas, aire, ecosistemas, biodiversidad y clima, lo que crea unas condiciones cada vez más irreversibles y difíciles para hacer viable una habitabilidad humana mínimamente cómoda y dotada de bienestar para la mayoría. El crecimiento demográfico retroalimenta otras presiones que padece el descarrilamiento ecológico del planeta, como son el creciente consumo global de recursos ambientales escasos y no renovables, los estilos de vida derrochadores y las ignominiosas desigualdades en el consumo y reparto de recursos ambientales ente las sociedades pobres y las sociedades sobredesarrolladas del Norte. Como saldo global, pierde y se degrada más el planeta, y con ello también las sociedades humanas por la creciente pérdida de bienes y servicios ambientales de habitabilidad planetaria. Este temible desajuste entre gente y recursos ambientales acaba convirtiéndose en uno de los principales factores que desatan  antagonismos sociales agudos,  guerras, migraciones, miseria, enfermedad y desigualdad.

No parece lógico ni aconsejable desde una mínima moral práctica el anteponer los derechos individuales al control de la natalidad, algo que contribuye al avance del colapso ecológico colectivo en curso causado por el número y sobrepeso de nuestras demandas a un planeta exhausto. Mucho mejor sería la opción por el "decrecimiento relativamente próspero y consciente" de la escala física de nuestras sociedades humanas, reduciendo población y reduciendo también los demás factores de degradación ecológica, como son la tecnología, el consumo y las desigualdades. La valiosa opción por la supervivencia ecológica obliga a una imperiosa regulación y freno del crecimiento demográfico, algo que no debe ser desatendido en nombre de la defensa extrema de los derechos individuales y exclusivamente humanos. Pueden idearse formas de reducción demográfica no autoritarias y relativamente amables con los derechos individuales. Tampoco conviene seguir confiando en la hegeliana naturalización de la historia humana vista como etapas escalonadas a subir para eliminar así el problema demográfico evacuándolo en un futuro idealizado e incierto. Estos mitos liberales y socialdemócratas desplazan la responsabilidad demográfica a un futuro en el que finalmente se aliviaría el exceso de la carga humana en el planeta bajo la condición previa de haber alcanzado primero la fase de más "modernización y desarrollo", es decir, paradójicamente los mismos medicamentos que enferman por aumentar la presión extractivista y destructiva sobre la biosfera y reducir a su vez su bioproductividad y la capacidad de carga humana de la misma. Desde este futuro distópico se fantasea que la medicina de la modernización y el desarrollo será lo que hará posible la entrada masiva de las mujeres en el mundo laboral remunerado y con ello la reducción voluntaria y libre de las tasas de natalidad y el número de hijos.

A causa de la mala noticia del rápido avance del cambio climático y el deterioro acelerado de los ecosistemas que dan soporte a nuestras sociedades, es muy dudoso que tengamos suficiente tiempo por delante para comprobar los errores de la moderna religión del crecimiento sin límites físicos en su versión demográfica. Las injustas y sangrantes desigualdades en el reparto de recursos en el presente no han de servir de coartada para subestimar la trágica realidad neomalthusiana existente: el desajuste creciente entre los recursos ambientales finitos y cada vez más degradados y la expansión demográfica.

Mara Cabrejas y David Hammerstein

 

Repost 0
Published by Europa en Verde
commenter cet article