Overblog
Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

22 juin 2009 1 22 /06 /juin /2009 06:37

 

  

       El proyecto de una Europa unida es aún una idea utópica. Como muestra, una pequeña apreciación: hoy resulta bastante atrevida la democrática idea de que la mayoría de la ciudadanía europea se pudiera identificar con unas instituciones y con un espacio políitco europeo al mismo nivel que su conexión con sus patrias nacionales. El sentimiento ciudadano de pertenencia a Europa es muy débil, y no solo por unos obvios motivos históricos, culturales o lingúísticos.  
    
 
    Los gobiernos de los estados miembros de la Unión Europea se resisten a soltar los amarres y la capacidad de gobernabilidad en favor de nuevas instituciones supranacionales, y con ello permitir los inicios de un marco político realmente europeo. Realmente no quieren que haya elecciones europeas transnacionales en las cuales se eligiera, por encima de los debates y candidaturas nacionales, al Presidente de la Comisión Europea y a un buen porcentaje de eurodiputad@s. Los gobiernos se aferran así al sistema actual "inter-gubernamental" de toma de decisiones en la UE, que prima a un Consejo de Ministros donde la transparencia de las decisiones importantes brilla por su ausencia. La armonización de los mercados culturales y ecconómicos dista mucho de ser una realidad, y también la  armonización social sigue siendo un sueño del futuro.  

Por ejemplo, los estados miembros de la UE se resisten cada vez más a que haya un mercado europeo de telecomunicaciones y audiovisual sin trabas, y que pudiera favorecer la creación de una opinión pública europea y una cultura ciudadana más integrada.  Son muy potentes las inercias que entienden la UE como un simple espacio de negociación y acuerdo entre los gobiernos de los estados miembros, que a puerta cerrada hacen la defensas numantinas de sus prioridades e intereses particulares.

El viejo mundo nacional que muere no deja emerger al nuevo mundo supranacional de la Unión Europea, que se resiste a nacer. Al colocar los metas europeas tan altas en los discursos y en las huecas retóricas a las que nos tienen acostumbrados los líderes políticos, la realidad en cambio aparece muy distante e insuficiente comparada con las ambiciosas proclamas de integración europea de bastantes portavoces políticos. Por el contrario, las posturas eurocríticas y nacionalistas de muchos de los líderes de Europa oriental debilitan gravemente todo el proyecto. En este purgatorio real, y tan alejado de la Europa política declarada, crece la frustración euroescéptica y aumentan los reflejos nacionalistas y xenófobos, para ellos Europa se convierte es un perfecto chivo expiatorio causante de todos los males. 

Pero a pesar de ser muy críticos con muchos de los derroteros de esta Europa insuficiente y embrionaria, no pueden despreciarse los logros actuales de la Unión Europea en el terreno de la democracia, la paz y solidaridad, la legislación compartida, y el diálogo permanente. La necesidad de una Europa unida, social y ecológica, puede parecer una utopía aún lejana, pero la misma persecución de este sueño ya ha dado unos frutos muy importantes que tendremos que defender con todas nuestras fuerzas.  

Partager cet article

Published by Europa en Verde - dans Europa
commenter cet article

commentaires