Overblog
Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

16 mai 2008 5 16 /05 /mai /2008 16:45

 

Bulgaria y la UE: ¿va esto en serio?   

 

  A finales de abril durante un viaje entre Malaga y Tarifa me sorprendió una valla publicitaria que decía "Compra una casa en Bulgaria a buen precio". Ya sospechaba que algo pasaba en aquel país nuevo miembro de la Unión Europea que iba a visitar.

  A principios del presente mes de mayo he estado en Bulgaria durante 4 días invitado por grupos ecologistas, movimientos cívicos y  Los Verdes.  He tenido una inmersión en la transición incompleta de Bulgaria hacía la democracia y  la Unión Europea.

    Pude recorrer  la larga y bella costa del Mar Negro, que está sufriendo una especulación atroz y caótica en un contexto de impunidad legal total y una complicidad institucional. El gobierno incluso ha anunciado que no hay restricción alguna para urbanizar los espacios protegidos europeos Natura 2000. Crecen urbanizaciones masivas por doquier sin depuradoras, sin aceras y sin calles construidas en zonas protegidas, zonas húmedas, dunas o en los mismos lechos de los ríos o los estuarios.  

      Pues sí, lo habías adivinado. Algunas grandes constructoras españolas están metidas  hasta las cejas en varios de los proyectos más suculentos e incluso anuncian sus actividades en la prensa búlgara haciendo gala de su "gran experiencia" en la promoción inmobiliaria en España.  Alrededor de 55 zonas propuestas para su integración en la Red Natura 2000 de la UE están invadidas por la explosión del ladrillo búlgaro alimentada por el blanqueo de capitales,  las mafias locales y oligarcas internacionales, como los rusos. El sistema judicial búlgaro se inhibe, o bloquea con pretextos de procedimientos, cualquier queja ante el atropello de las leyes ambientales búlgaras o europeas. 

      El Gobierno de Putín ejerce una creciente influencia sobre Bulgaria tanto en el campo de las inversiones inmobiliarias como en el sector energético. Con el Oleoducto "Southstream",  recientemente firmado por Bulgaria con Putín, se proyecta en la preciosa y delicada bahía de Bourgas donde se descargará al petróleo en alta mar con un alto riesgo de derrames y accidentes, sin suficientes garantías de medidas de precaución. Brilla por su ausencia una política europea coordinada de energía y los rusos se lo aprovechan a tope. También se ha firmado un pre-acuerdo para construir una nueva planta nuclear en Belamy.  La producción de energía renovable apenas existe en Bulgaria y el nivel de eficiencia energética es ínfimo.

      Existen, además, una industria energética muy anticuada y sucia. Cerca de la ciudad de Stara Zagora existe un complejo eléctrico que se llama Maritsa con cinco centrales de carbón. Los habitantes de la ciudad sufren serios problemas respiratorios por las altísimas concentraciones de dióxido sulfúrico presente en el aire. Tres de las térmicas de carbón incumplen olímpicamente todas las directivas europeas y constituyen una seria amenaza para la salud  En una conferencia de prensa tensa y acalorada, donde distintos periodistas defendían a los contaminadores y atacaban a la única empresa (la italiana ENEL) que sí ha reducido radicalmente sus emisiones,  yo  anuncié que la Comisión Europea iba a inspeccionar y controlar  a las térmicas ante los indicios de unas emisiones mortíferas que castigan a la población local desde hace décadas. Desde hace años los representantes de las  centrales búlgaras anuncian retraso tras retraso para acometer las renovaciones tecnológicas imprescindibles para reducir los altos niveles de lluvia ácida. Las emisiones son aún peores por la mala calidad de carbón utilizado.

     Bulgaria ya es un miembro de pleno derecho de la UE pero carece de un sistema judicial y político plenamente democrático y la corrupción está presente en gran parte del estado. Uno debe preguntarse cómo Bulgaria ha podido ingresar en la UE sin haber limpiado antes a sus instituciones. Veremos si la Comisión Europea se atreve a poner un poco de orden. En estas condiciones es muy difícil defender a la hermosa tierra búlgara y a su ciudadanía.

 

Partager cet article

Published by Europa en Verde - dans Internacional
commenter cet article

commentaires