Overblog
Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

15 août 2007 3 15 /08 /août /2007 10:11

Hablamos de un valle precioso en peligro y a la vez hablamos de una clase política polaca especialmente petrificada. Se atascan los camiones que bajan de los países bálticos por las calles de Agustow y otros pueblos mientras se atascan interminablemente los proyectos sociales y de transporte a pesar de contar con cuantiosos fondos europeos, se atasca la reforma de unas prácticas administrativas tortuosas e ineficientes y se atasca cualquier discusión pública seria de políticas ambientales, educativas o sanitarias sobre el futuro del país. No es solo una cuestión de antipatía hacía las preferencias sexuales, un antisemitismo residual, un catolicismo integrista o un nacionalismo trasnochado producto de un cierto complejo de inferioridad. Sí, hay problemas democráticos pero hay mucho más. El estado polaco y su clase política necesitan una reforma profunda para engancharse al tren europeo, para aplicar con una mínima de eficacia nuevas políticas ambientales para proteger sus singulares espacios naturales y prosperar con ellos económicamente. Cuando la sanidad pública se cae a trozos, los trenes se parecen a los de los años 50 y una burocracia clientelista suele castrar cualquier iniciativa innovadora es normal que la política al uso busque chivos expiatorios para desviar la frustración popular ante tantas expectaciones no realizadas. Judíos, ecologistas, homosexuales o “Bruselas” suelen ser el blanco fácil para repeler los fracasos propios de un estado petrificado por nomenclaturas, almas muertas y pasillos interminables. Los sueldos son de los más bajos de Europa mientras las tarifas de internet son las más altas y el servicio el peor. Los médicos ganan menos de 500 euros al mes, las enfermeras acampan en la calle para pedir auxilio y los jóvenes cualificados se marchan del país masivamente… La lucha ecologista en defensa de unos bosques preciosos en el Valle de Rospuda de la Polonia oriental es también una lucha para integrar Polonia plenamente en la Unión Europea en todos los aspectos. Al paralizar la entrada de unas máquinas en la zona de protección natural de la Unión Europea y forzar al Primer Ministro polaco a dar marcha atrás en sus intenciones biocidas y antieuropeas, un puñado de polacos valientes ha puesto el dedo en la llaga del gran atasco de Polonia que es mucho más que el lento paso de unos miles de camiones humeantes por un paisaje natural singular.

David Hammerstein

Partager cet article

Published by Europa en Verde - dans Internacional
commenter cet article

commentaires