Overblog
Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

1 juin 2009 1 01 /06 /juin /2009 13:37

 

 

El PSOE y el PP juegan al ping-pong, y con acusaciones baratas de "pan y circo" huyen de un debate verdaderamente europeo.  

 

Que si el  avión para desplazar a Zapatero... , que si los trajes de Camps..., que si la nueva ley de aborto, ... de todo menos hablar de Europa.  El PSOE y el PP huyen de un debate europeo y enfocan la atención en los escándalos y en las cuestiones de lucha política a nivel estatal. La razón de tanto bote de humo es clara: quieren que la Unión Europea por encima de los estados miembros siga estando alejada de la transparencia y de la participación democrática del conjunto de la ciudadanía europea. Suplantan el debate europeo por un "más de lo mismo" del debate nacional en España y con sus opciones políticas enfrentadas. Así es como los grandes partidos alimentan en realidad una Europa descafeinada y de mínimos, sin sacar a la palestra los déficits y problemas de una UE que se sustenta en un oscuro poder inter-gobermental que toma decisiones por parte de los  gobiernos de los estados miembros, y a puerta cerrada.  ¿Porqué, antes de las elecciones, el PP y el PSOE ya han llegado un acuerdo y respaldan el mismo candidato (Barroso) para presidir la Comisión Europea? ¿Porqué respaldan también el mismo candidato para presidir el Parlamento Europeo? ¿Porqué no hablan realmente de Europa en la actual campaña para las elecciones europeas?
 
El populismo social de IU 
Izquierda Unida habla con un discurso populista, lleno de principios abstractos y de máximas de desablidad, pero sin una propuesta concreta, factible y creíble sobre el como hacerlo. No pisa suelo sobre las condiciones y posibilidades reales que se están jugando hoy día en Europa. Hincha la retórica de la política social y el empleo industrial con una defensa numantina de cualquier actividad industrial, sea la que sea (contaminante o no), y bajo la prioridad de evitar el cierre de fábricas defiende los sueldos mínimos, las pensiones, y los servicios públicos. Pero no nos dice nada sobre el origen de tanto dinero público. ¿De donde se sacará el dinero para financiar tanta prestación social? ¿Donde están las mayorías políticas y los actores sociales capaces de llevar adelante el programa que pregonan? No basta con anunciar el fin del capitalismo, porque mientras esto no llega, ¿qué hacemos en el presente?. Conviene recordar algo central: que la UE no tiene ni competencias, ni capacidad de financiación, ni fiscalidad propia, para poder afrontar estos cambios. Hoy por hoy, es casi imposible ampliar las competencias de regulación europea en el terreno de los derechos sociales y laborales al estar circunscritos a las políticas estatales, y para poder abordar hipotéticamente los grandes retos sociales de la UE, sería necesaria una unanimidad por parte de los estado miembros para impulsar unas nuevas medidas de impuestos europeos y para incorporar así nuevas competencias por encima de los estados nacionales, lo que no quiere casi ningún gobierno. 

Además,  toca recordar algo muy curioso y contradictorio: que Izquierda Unida (IU) ha venido votando en el Parlmento Europeo contra los cambios institucionales y de tratado de la UE, necesarios para facilitar la toma democrática de decisiones mediante votaciones y mayorías en la eurocámara, y para dar más competencias al Parlamento Europeo. En resumidas cuentas, ¡mucho humo y mucha ideología barata!. 
 
Los Nacionalistas independentistas coaligados con unos llamados "verdes" también marginan los debates europeos 
La campaña electoral la orientan hacia temas que en realidad nada tienen que ver con la UE.  El esperpento político llega al extremo cuando hasta el mismo cartel electoral de los llamados "verdes" da prioridad a la "autodeterminación de los pueblos" y a "los derechos culturales de los pueblos" , que por cierto no son competencias europeas. Es también curioso que nada dicen de los derechos individuales de las personas, y aún es más sorprendente que ni siquiera mencionan el Cambio Climático, algo que debería estar como prioridad en todas las agendas políticas. El tema estrella "europeo" de su cabeza de lista es la financiación de Catalunya por Madrid y la representación directa de las nacionalidades sin estado en Bruselas. ¡Viva la política verde europeísta, universalista y ecologista!

 

 

 



El radioactivo partido de Rosa Diez (UDP
Con tanta generalidad y lugares comunes, no quiere mojarse en casi nada, salvo en algún curioso detalle como es el de apostar por las nucleares y el de ser el abanderado del castellano en Bruselas. Pero resulta evidente que la UE no se meterá en el avispero de la política linguistica de España, (¡para conflicto linguístico ya tien bastante en la misma Bélgica!).  Su candidato Sosa esquiva casi todos los intentos para concretar su programa europeo social y ambiental en su desesperada búsqueda de voto de cualquier ideología, pero no esconde su debilidad ante el lobby nuclear repitiendo el bulo de la dependencia eléctrica de nuestro país, cuando lo cierto es que España tiene sobreproducción y exporta energía eléctrica desde hace años. Tanta ambigüedad calculada da mala espina, porque parece que solo busca sacar voto de donde sea pero sin asumir compromisos claros con la ciudadanía. Ya hay demasiada falta de transparencia en el Parlamento Europeo como para tener más de la misma medicina de tirar la piedra y esconder la mano.






Hay grandes problemáticas y retos urgentes que están siendo ignorados en esta cacofónica campaña electoral, y si que son competencia  europea. Entre ellas, algunas de las importantes son:

 
+ La posición de la UE ante los dramas del Cambio Climático y la Cumbre de Copenhagen.
+ La crisis institucional de una UE muy debilitada, y que funciona mal y con enormes déficits democráticos a efectos del protagonismo y el peso de los estados y sus gobiernos.
+ La necesidad de mayor financiación y presupuestos europeos para impulsar políticas activas.
+ La urgencia de un plan europeo de reactivación verde  de la actividad economica de la producción y el consumo.
+ Las relaciones y la cooperación de la UE con las sociedades y países del Sur.
+ La revisión de los Acuerdos del Libre Comercio.
+ Nuevas legislaciones europeas para el futuro energético y el futuro de las telecomunicaciones.
+ El escaso cumpiimiento de la ley y el Derecho Comunitario sobre el urbanismo y el medio ambiente.
+ Las inversiones y gastos de los fondos europeos en el desarrollo de infraestructuras innecesarias, ilegales ante las Directivas Europeas, y ecológicamente destructivas.
+ Los nuevos derechos digitales, la libertad en Internet, la propiedad intelectual.
+ Los debates, candidatos y procedimientos de elección a la Presidencia de la Comisión Europea y el Parlamento Europeo. ¿Porque no hay listas europeas transnacionales con un voto directo de cada ciudadan@ europeo para elegir el Presidente de la Comisón Europea?
+ El bienestar animal en la crianza intensiva para carne.
+  La experimentación científica con animales.
+ Las subvenciones europeas a la tortura y el sufrimiento animal como la de las fiestas taurinas.

 _

Partager cet article

Repost0
30 mai 2009 6 30 /05 /mai /2009 22:44



Por Octavio Ortega, en 26 de Mayo de 2009 zonacatastrofica.com
 
David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes ha tenido a bien contestarnos unas preguntas en nuestro blog de ecología. De paso os anunciamos que ha remodelado totalmente su blog y que posiblemente se convertirá en un punto de referencia sobre cambio climático y ecología.
 

David Hammerstein

¿Qué perspectivas tienen Los Verdes para las inminentes elecciones europeas?

A nivel europeo las perspectivas son buenas para Los Verdes pero en España la fragmentación del voto verde mina las posibilidades de éxito. Los Verdes españoles carecen de una organización unitaria y sufren por su deriva hacia posiciones de izquierda radical o del nacionalismo independentista en estas elecciones.

¿Cómo observa los pronósticos de baja participación? 

El motivo del desánimo popoular es que los gobiernos y los grandes partidos no quieren que haya una auténtica política europea por encima de los estados. De hecho el PP y el PSOE ya han decidido apoyar el mismo candidato para ser Presidente de la Comisión Europea, el conservador Barroso y al mismo candidato a la presidencia del Parlamento Europoe. Votes a quien votes ganará el mismo.

¿Cree que los ciudadanos europeos observan estas elecciones como algo lejano, poco concreto en acciones a la práctica? 

En el Parlamento Europeo decidimos mucas cosas que afectan directamente la vida cotidiana de nuestros alimentos, de nuestros teléfonos e internet, del medio ambiente y de nuestros derechos laborales.

¿Qué función tiene el eurodiputado hacia el ciudadano europeo? 

Mi papel ha sido de contactar directamente con miles de ciudadanos, con sus plataformas y organizaciones, para representar sus quejas y anhelos. He recorrido docenas y docenas de municipios españoles conectando los asuntos locales con el Derecho Comunitario en las búsqueda de soluciones. Desde la Comisión de Peticiones hemos reflejado la honda preocupación ciudadana por los abusos urbanísticos, por proyectos de infraestructuras destructivos y por la general falta de canales eficientes de participación democrática.
 
¿Pueden ser relevantes los resultados en España de cara a las futuras elecciones generales?

No creo porque los resultados no serán tan claros.

¿Qué papel considera que pueden tener Willy Meyer (IU-ICV) y Oriol Junqueras (Europa de los Pueblos Verdes) al lado de los dos grandes partidos españoles?

Ninguno de estos dos candidatos representan el punto de vista de Los Verdes Europeos pero creo que su papel en el Parlamento Europeo será relevante para los votantes que creen en la izquierda radical o en el nacionalismo independentista catalán.

¿Cree que IU-ICV puede mejorar sus números de los comicios más recientes a causa del desencanto del votant de izquierdas con el PSOE?

No creo que IU-ICV mejoren sus resultados a pesar de la crisis.

¿Qué aspectos considera claves en materia de medio ambiente para los próximos años? 

El desafío más grande a que se enfrenta la humanidad es el cambio climático que necesita una reacción de una economía de guerra para cambiar nuestro modo de producir y de consumir. Un gran acuerdo en la Conferencia de la ONU en Copenhagen puede marcar el camno tanto para la defensa del planeta como para aliviar la pobreza del Sur. Pero para aliviar la pobreza hace falta políticas para aliviar la riqueza derrochadora del Norte.

Usted se muestra insistente con el incumplimiento de algunas directivas europeas, ¿observa alguna solución a corto plazo?

Por la falta de cooperación de los Estados, las autonomías y los ayuntamientos, existe una grave falta de aplicación de las leyes europeas. Debemos fortalecer a la Comsión Europea y presionar a las autoridades españolas y otras para que cumplan con el Derecho Comunitario que es de todos y todas.

Foto David Hammerstein de Europarl.Europa.EU

Partager cet article

Repost0
28 mai 2009 4 28 /05 /mai /2009 21:22
Son falsas y absurdas las noticias calumniosas que han aparecido sobre mi persona en algunos medios de prensa. Contienen fechas y datos personales erróneos (fecha nacimiento, fecha de nacionalización...), constituyen una fabulación interesada con burdas acusaciones sin ningún fundamento, y que son vertidas contra mi por enemigos políticos a causa de mi defensa de la legalidad europea en numerosos y variados campos de actividad. 
 
  1.  La estrategia de matar al mensajero de las malas noticias  
Soy el eurodiputado español que más ha estado al servicio de la defensa del cumplimiento del derecho y la legalidad europea frente a muchos atropellos que se dan en España, como son los "abusos urbanísticos", la destrucción ambiental, las vulneraciones de derechos fundamentales en Internet, el maltrato animal, al mal uso fraudulento de fondos europeos, al blanqueo de capitales, y la defensa de una multitud de plurales luchas ciudadanas esparcidas por el territorio español. He realizado más de 300 denuncias, quejas y preguntas desde el 2004 hasta el 2009, y se han iniciado a partir de ellas numerosos procedimientos de infracción europeos contra el gobierno español. 

En algunos casos se han paralizado proyectos, a menudo se ha llamado fuertemente la atención de la opinión pública, y con ello se han puesto en entredicho numerosas operaciones especulativas, corruptas, y ambientalmente destructivas. Casos con gran repercusión mediática y social son: el Informe Auken y los anteriories contra el modelo urbanístico; La ley Urbanística Valenciana; Docenas y docenas de grandes planes de expansión urbanística en Valencia, Murcia, y Andalucía; Minas a cielo abierto en León del empresario minero más importante de España; el vertedero tóxico más grande de Europa en el Polo Químico de Huelva; el Puerto de Granadilla; el escándalo de Marbella; ...  
 
Ningún otro eurodiputado español en la historia ha dedicado tanto esfuerzo en este sentido de defensa del cumplimiento de la ley europea en España. Ahora, con los ataques personales en mi contra se intenta desacreditar y echar botes de humo sobre mi real trabajo parlamentario y sobre las denuncias realizadas en defensa de la ciudadanía europea. 


2.  Mis cuentas económicas están absolutamente limpias 
No estoy acusado legalmente de nada, ni imputado de nada, ni ningún estamento judicial o fiscal me ha llamado a declarar, ni nadie me ha pedido que devolviera dinero alguno al Parlamento. Al contrario, ningún otro eurodiputado español ha cumplido tanto como lo he hecho yo, con la normas de trasparencia, ni ha gastado tanto en contra de los atropellos a la ciudadanía en acciones, conferencias, charlas, publicaciones, y campañas.  

Según se certifica un escrito del Parlamento Europeo del 2008, mis cuentas están totalmente regulares y conformes con el reglamento del Parlamento. Es más, mientras yo he cumplido a rajatabla, muchos otros europarlamentarios parece que no lo han hecho tanto. Que haya habido una investigación de mis cuentas hace dos o tres años por OLAF, un organismo sin rango judicial ni policial oficial, no significa nada, ya que conviene recordar que más de 230 cuentas de parlamentarios también han sido investigados durante el último año. Todo lo que se ha aventurado sobre supuestas irregularidades en mis cuentas carece totalmente de fundamento. Mi contabilidad y gastos personales y profesionales siempre ha sido transparente y accesible a cualquier auditoria. De hecho, no existe prueba alguna de desvío de fondos públicos. No he recibido ni un euro de forma ilícita. Lo que realmente se ha dado es una campaña de calumnias con un claro interés político de frenar las denuncias que he realizado como parlamentario. Se trata en definitiva, de un intento de dañar mi imagen personal para deslegitimar y malograr el avance de mis numerosas denuncias por infracción contra proyectos concretos de desarrollo, y contra actividades ambientalmente destructivas. 

3. Nunca he utilizado un pasaporte de forma irregular 

Soy español por derecho, por voluntad propia, y por compromiso diario. Cuando he viajado a Estados Unidos para visitar a mi padre y a mi hermana, las autoridades de aquel país simplemente me consideran de nacionalidad estadounidense por haber nacido allí.  No es nada irregular que otro país me considere de su nacionalidad y afecta en nada el derecho español. Hay muchas personas conocidas en España que están en una situación similar a la mía.

4.  Cada eurodiputado recibe al mes una asignación de unos 16 mil euros para la contratación de asistentes parlamentarios

Yo tengo cuatro asistentes, dos en Bruselas y dos en Madrid. Los cuatro trabajadores asistentes cobran según un contrato laboral español. El Parlamento paga según los contratos el sueldo, la seguridad social, hacienda y lo demás. No hay dinero sobrante ni hay posibilidad de desviar dinero para otros fines. El dinero se manda a las cuentas de los empleados asistentes. Según la normativa del Parlamento Europeo los asistentes son para llevar a cabo trabajo relacionado con la actividad parlamentaria europea y nunca para actividad política partidista. Yo tengo un certificado de la Dirección General de Finanzas del Parlamento que afirma que mis cuentas económicas con los asistentes están en regla y de acuerdo con la normativa legal. 

 Algo muy curioso e inquietante que merece ser destacado, es que la mayoría de los eurodiputados del PSOE y del PP ni siquiera conocen a todos sus trabajadores asistentes. Ellos solo conocen a uno de sus asistentes "personales" que trabajan en el parlamento europeo (y que obviamente no cobran los 15 mil euros al mes que reciben del parlamento para los asistentes personales), y seguramente ignoran el destino concreto del resto del dinero para asistentes. Puede que no conozcan a la persona concreta que se ha contratado con el dinero sobrante ni donde trabajan. Posiblemente,  quizás en la calle Ferraz y en la calle Génova  puedan saber algo más de este asunto. Sugiero a los periodistas interesados que pregunten a los eurodiputados del PSOE y del PP sobre sus asistentes personales, sobre su lugar de trabajo, y por su labor concreta en temática europea.  

¿Donde están y qué hacen los asistentes de los eurodiputados del PSOE y del PP que no están en Bruselas?

En los próximos días nos haremos preguntas aún más comprometedoras acerca de figuras políticas importantes en relación con el cumplimiento de distintas leyes europeas y españolas. 

Partager cet article

Repost0
6 mai 2009 3 06 /05 /mai /2009 08:46
 
 
¡Los Verdes con los nacionalistas radicales en un vergonzante engaño!


    Es insólito.  La coalición electoral de la Confederación de Los Verdes con los partidos nacionalistas radicales de ERC, BNG, ARALAR y otros nacionalistas entra de lleno en contradicciones de todo tipo comenzando por las opiniones de su propio electorado verde potencial y con el ideario verde europeo. 
 
  En ningún país europeo existe una coalición electoral de Los Verdes con similares partidos identitarios que reivindican la independencia de su región, que dan prioridad a los agravios comparativos con Madrid por encima de otras cuestiones socio-ambientales generales y que explican casi todo con su defensa de su "pueblo, lengua y bandera."   Por ejemplo, las cuestiones políticas centrales para Esquerra Republicana es luchar para más recursos financieros del Estado para Catalunya, conseguir más grandes infraestructuras para Catalunya, oponerse a los tratados de más unidad europea porqué no aumentan el poder de Catalunya en el EU...en definitiva "defender los intereses catalanes" frente a los otros.  Cuando un nacionalismo lucha contra otro casi siempre pierde el mundo vivo. "Queremos más aeropuertos y más vuelos, más agua como sea, más autovías libres de peaje, una nuevo eje de infraestructuras frente a otra región..."  


 
   El programa político de Los Verdes, en cambio, es universalista y cosmopolita por naturaleza y no suele utilizar los términos del agravio comparativo ni el victimismo identitario ni se llena la boca con "el pueblo vasco", con "el pueblo catalán" ni con "el pueblo español".  Los Verdes no defendemos a "nuestro río" sino a "los ríos", no enfrentamos unas empresas con otras sino apostamos por unas normas socioambientales estrictas, no defendemos a nuestros pescadores frente a otros sino defendemos los ecosistemas marinos, no defendemos "las tradiciones" sino luchamos contra prácticas de caza cruel como "caça amb barraca" o "el parany"...   Esto no quita de lo positivo  que podrían ser un "bio-regionalismo" en defensa de los ecosistemas del entorno o una defensa sin exclusiones de la lengua y una cultura minoritarias.  Una cosa es la defensa de la diversidad cultural y biológica y otra es la absoluta prioridad prioridad política dada a la diferencia de identidad como eje de la acción política. 

    Aquí está la trampa de la coalición ERC-Verdes: ¡los votantes no podrán saber la identidad nacionalista de la coalición! No sabrán que están votando a ERC! Todo el mundo sabe que la gran mayoría de verdes como sus votantes y simpatizantes no son nada nacionalistas. Entonces la única forma de sacar una mínima cantidad de votos por gran parte de Estado es de "hacer desaparecer" de la papeleta cualquier referencia a los partidos que conforman la coalición.  Fuera de Catalunya, Euskadi y Galicia la sigla en la papeleta solo dirá "Los Verdes" y en letra pequeña el nombre de la coalición "Europa de los Pueblos - Verdes".   Es el colmo del engaño: esconder de los votantes la identidad nacionalista de la coalición. 

Partager cet article

Repost0
5 mai 2009 2 05 /05 /mai /2009 16:29
La rotura de facto y la imposibilidad de la continuación de los pactos con el PSOE
  
Sobre el esperpento verde en las Elecciones Europeas de 2009: 
de socialistas a independentistas pasando por retiros espirituales y gestores de siglas 


        Las condiciones políticas especiales que existían a finales de 2003 y a principios de 2004 favorecían los pactos PSOE-Los Verdes.  La Guerra de Iraq, el Prestige y la necesidad imperiosa de sacar a Aznar del Gobierno daban una fácil explicación social de un acuerdo que además apostaba por el cierre gradual de las nucleares, el rechazo de los transvases y un giro en la lucha contra el cambio climático. 
      
     Cinco años después la situación es bien distinta.  Donde Los Verdes compartíamos tareas de gobierno con el PSOE las diferencias políticas y los conflictos han sido muy significativos y de gran calado tanto en lo referente a políticas concretas sociales y ambientales como con proyectos singulares. Las dificultades radicaban en el apego del PSOE a los intereses de unas pocas grandes empresas y su inquebrantable fe productivista. A nivel parlamentario las diferencias han sido constantes tanto en el Congreso de los Diputados como en el Parlamento Europeo. 

 
     
     En mi papel de eurodiputado verde he tenido conflictos frontales y constantes con el PSOE en el Parlamento Europeo sobre el urbanismo, su apoyo al carbón al petróleo y a las nucleares, su apoyo a grandes puertos destructivos,  las sustancias tóxicas, el bienestar animal, las subvenciones a la agricultura intensiva y a los toros , los derechos de los inmigrantes, la libertad en Internet, la propiedad intelectual, la sobrepesca industrial, las emisiones contaminantes de los coches, entre muchas otras cuestiones, y, finalmente como colofón, ha sido el apoyo firme del PSOE a la reelección para 5 años más del conservador Durao Barroso como Presidente de la Comisión Europea después de una gestión nefasta.
    
       Paralelamente, tanto el reciente movimiento del Gobierno del  PSOE hacia posiciones de plena "contrareforma ambiental" como  la auto-inmolación y las terribles luchas caínitas de  Los Verdes españoles  han acabado en quitar de la mente de los líderes socialistas cualquier idea de renovar una alianza electoral con Los Verdes en el 2008 y en el 2009.

 (Mañana hablaré sobre el pacto de la Confederación de Los Verdes con los nacionalistas radicales ) 

Partager cet article

Repost0
28 avril 2009 2 28 /04 /avril /2009 18:06
Los Verdes ante "la Unidad", las coaliciones y la política real

 


"La Unidad de Los Verdes" como victoria pírrica

 

La gran confusión de los votantes ante muchas siglas y papeletas verdes diferentes ha sido un constante durante las últimas dos décadas. Ha sido un factor en la no consolidación de Los Verdes.  El reino de taífas y la fragmentación  de los verdes obedecían tanto a la proliferación de partidos fantasmas como a distintas escisiones provocadas por el rechazo a  distintas coaliciones electorales (con IU o el PSOE), por el "entrismo" de grupos ajenos a los verdes o simplemente por depuraciones estalinistas dentro de los distintos partidos verdes. Juegan un papel especialmente negativo los partidos fantasmas que son unas pocas personas que tienen en su poder una legalidad y siglas verdes, sin organización ni acción o incidencia política y social de ningún tipo, y que cuando llega cada proceso electoral confeccionan listas y se autoproclaman así valedoras del partido verde auténtico e imprescindibles para establecer condiciones de cualquier potencial proceso de alianza o unificación entre las diferentes siglas y legalidades que bajo el paraguas verde están reconocidas como partidos en España.

 

Sin embargo, achacar la debilidad de los verdes en España principalmente a la falta de unidad  es buscar una explicación muy simplista. Es evidente que hay confusión cuando hay más de una lista verde pero si se invierte un gran esfuerzo en conseguir la presentación de una única lista verde por encima de otros objetivos es posible que se pierda de vista lo más importante: influir en la toma de decisiones políticas mediante la llegada a la sociedad con un mensaje convincente sobre la utilidad de votar a una opción verde. Pasar meses y años añorando "la unidad" con reuniones fraternales y escritos internos sin crear una corriente opinión en la sociedad, ni organización ni influencia, sirve de bien poco. Es posible que hay que mirar más a la sociedad y a personas nuevas que mantener un debate endogámico.

 

Orientar los objetivos a "la unidad" de unas siglas  cuyas único valor es que llevan el nombre "verde" puede ser perder el tiempo. Incluso al ver el nombre verde tan vampirizado y fagocitado quizás sería mejor lanzar una nueva marca para el movimiento verde.

 

Al margen del posible cambio de nombre solo falta que haya la mínima voluntad de unas docenas de personas serias  para fundar en España el referente de Partido Verde Europeo. Si no se ha hecho hasta ahora será por falta de masa crítica y de voluntad.

 

A pesar de todo la unidad es un valor importante que tiene que forjarse en la acción y las decisiones políticas: en la presentación a las elecciones europeas, en posiciones políticas comunes y decisiones sobre la estructura de la organización.


 

 

Coaliciones verdes a la carta

 

Durante la segunda mitad de los 90 y hasta el 2004 los distintos partidos verdes alcanzaron una serie de cargos de responsabilidad institucional y de gobierno gracias a distintos tipos de acuerdos pre-electorales y gracias al trabajo constante, diferenciado y visible de los distintos partidos verdes del Estado, en particular en Andalucía, Baleares, País Valenciano y Cataluña.

 

Hubo coaliciones a la carta, desde apuestas estratégicas, en algunos casos muy serias con IU o IC (que después solía quedarse con el nombre de "Los Verdes" para siempre) hasta "unidades temporales de empresas" como con el Bloc Nacionalista Valencià o el  PSM pasando por acuerdos de "pensión alimenticia" que solo posibilitaban a  algún asesor o cargo verde no-electo. Distintos acuerdos con IU en distintas épocas y con el PSOE en el 2004 permitía a Los Verdes ostentar cargos electos en parlamentos autonómicos, en Las Cortes, en el Parlamento Europeo y hasta poder participar en la gestión de gobiernos autonómicos. 

 

Las distintas coaliciones permitía influir en innovadoras legislaciones y regulaciones de las crisis socio-ecológicas y de tener una proyección política bastante visible. Los Verdes pasaron de ser meramente testimoniales a ser actores políticos dentro de algunos debates. Sin embargo, las coaliciones fomentaban una confusión de identidad entre la opinión pública (sobre todo con IU) y en general no ayudaban en la consolidación de organizaciones verdes a pesar de contar con más recursos de todo tipo.

 

En contraste, con listas verdes en solitario a nivel municipal en el 2003 se llegó a desarrollar una campaña municipal  importante y visible en centenares de ciudades y pueblos, entorno de la campaña de Mendiluce en Madrid.  A pesar de una proyección pública sin precedentes que dio a conocer a candidaturas verdes a millones de españoles por la primera vez, los resultados electorales fueron modestísimos en votos y apenas  permitían consolidar a unas pocas organizaciones verdes locales. Por el lado positivo eran estas campañas municipales que creaba el capital político verde para el pacto con el PSOE para las estatales y europeas en el 2004.

 

 En el 2007 también hubo unas docenas de buenas campañas verdes en municipios pequeños y medianos que dibujan un mapa de actividad verde real y muy modesta en la geografía española.  Lo que parece que ya ha pasado a la historia ha sido la posibilidad de ganar muchos votos solo con las siglas verdes y el girasol y sin un trabajo previo y una organización vertebrada. Pero tampoco garantiza un resultado electoral digno haber trabajado durante años en un municipio o territorio.

 

Con muy poco voto verde las leyes electorales hacen muy difícil o imposible entrar en solitario en los grandes ayuntamientos y menos en los parlamentos. A la mayoría de los votantes verdes les cansa tirar su voto durante años a listas que saben que no van a superar la criba del 5%.  Además sin caras de líderes visibles y conocidas (no al personalismo?!?) ni un programa claramente diferenciado es muy difícil atraer a un electorado educado. Al haber perdido gran parte del atractivo de "voto de protesta" el voto verde residual en España está por debajo del 1% y en campañas autonómicas, estatales o europeas difícilmente supera el testimonialismo.

 

La triste realidad es que en las recientes campañas autonómicas gallegas y vascas (o en las últimas generales) se ha visto como hay muy poca diferencia entre el voto popular conseguido por un partido verde que solo aparece pocos meses antes de las elecciones y el porcentaje ganado por un partido verde, como Berdeak, que ha llevado a cabo un trabajo público digno durante unos años.

 

La opción de la Izquierda Verde

 

 En las elecciones europeas del 1999 Los Verdes apostaron por una coalición con ICV, Cha y otros grupos, cosechando un resultado que rozaba el éxito ha faltar muy pocos votos para conseguir un eurodiputado.  Esta coalición convertida en La Federación Los Verdes - Izquierda Verde funcionó a nivel estatal hasta las elecciones municipales de 2003 después de las cuales fue abandonada por ICV que volvió a su alianza tradicional con IU y  Los Verdes-Izquierda Verde dejó de existir. Esta experiencia dio más consistencia política y relación institucional a Los Verdes pero también creó bastante confusión ideológica y organizativa.


La Pregunta del millón  

Es evidente que España necesita un partido fuerte para enfrentarse a los enormes retos socio-ecológicos que se nos vienen encima. Lo que también está claro es que las fórmulas de militancia verde española del pasado no funcionan.  Nos urge la creación de un grupo expedicionario de "sherpas", sin hipotecas y con tiempo,  que guian una difícil y seguramente larga travesía del desierto hacia una organización política verde convincente en nuestra sociedad. Quien está dispuesto/a a asumir el desafío?
 

Partager cet article

Repost0
14 avril 2009 2 14 /04 /avril /2009 13:01

 

 

¿Por qué no hay un partido verde fuerte en España como hay en algunos países del centro y norte de Europa?

 

 

Esta es una de las preguntas más frecuentes que me he encontrado durante mi trabajo político como europarlamentario verde. La repuesta no es fácil ni simple porque las causas de la inexistencia de un partido fuerte y claramente reconocible en España responden a una compleja interacción de factores que se retroalimentan conjuntamente, y con la triste consecuencia histórica de la débil presencia y la escasa visibilidad del espacio político verde en las percepciones sociales mayoritarias, y en las orientaciones de valor que orientan el voto ciudadano. También hay responsabilidades organizativas y de liderazgo.

 

 

El Contexto: La prioridad política y sociocultural del desarrollo

 

Perdura la hegemonía cultural desarrollista

 

El tener clara conciencia de nuestros males es el primer paso para poder buscar soluciones atinadas y curarlos. Pero para las cosmovisiones sociales mayoritarias y sus alegres recetas de más y más desarrollo, la barbarie de la destrucción ambiental se percibe desconectada, secundaria y marginal en relación a las prioridades y las temáticas centrales marcadas en el día a día del debate político en España. Cuando aparece el protagonismo de la problemática socioambiental en titulares de prensa o en la acción política y legal concreta, las respuestas al uso son las enlatadas ideologías y retóricas de tinte verde, que con un enfoque exclusivamente sectorial no integran las causas y las incertidumbres implicadas en los desastres ecológicos. La óptica intelectual o periodística ecológica prácticamente no existe en el debate diario de las grandes cuestiones del estado. Bajo el delirio colectivo de crecimiento como sea apenas puede aparecer una reflexión responsable sobre las causas que generan las masivas destrucciones ecológicas. No hay apenas secciones de medio ambiente permanentes en los principales diarios españoles y la afiliación a grupos ecologistas solo es un poco más de cien mil en toda España, muy por debajo del compromiso asociativo en otros países europeos.

 

Tampoco se pregunta en los sondeos de opinión pública por la prioridad ambiental en oposición a los axiomas centrales del desarrollo económico. Solo se suele percibir la radical contradicción entre los valores ambientales y las aspiraciones de riqueza material y bienestar prometidas por el desarrollo modernizador cuando un grupo local es afectado por un gran proyecto de desarrollo y hay una reacción "no en mi patio trasero".  Por ejemplo, la destrucción del urbanismo desbocado se suele achacar solo a la corrupción localizada y a la especulación y no a un modelo de crecimiento ilimitado.  Pero las luchas locales no superan el grado de resistencia de afectados para traducirse en una paradigma política.

 

 

Lo ambiental es marginal, focalizado y pasajero: asumido por todos y por nadie

 

Los políticos y gestores públicos no se preocupan por reconocer y sensibilizar públicamente sobre las profundas incompatibilidades entre la prioridad de la producción y el consumo mediante el crecimiento de la economía material, y la protección y reparación ecológica. Las políticas ambientales que se han instalado en ministerios y concejalías son raquíticas en presupuestos y están desconectadas del resto de prioridades políticas y económicas, tan solo adquieren cierto protagonismo y preocupación pública en momentos de excepcional coyuntura trágica: alrededor de fallos o de accidentes con contaminación y riesgos, o alrededor de los datos científicos aportados por informes de expertos sobre los daños ambientales generados y a menudo irreparables. Es decir, durante unos cortos periodos pasajeros en los medios de comunicación de masas, asoma la cabeza alguna catástrofe medioambiental no deseada en los asuntos políticos de actualidad, pero pronto se la borra del mapa mediático con una plumazo. Con suerte, pueden abrirse paso los discursos ambientales en boca de grupos ecologistas de denuncia, o por parte de alguna destacada opinión de científicos o de cualificados divulgadores conocedores del problema ecológico concreto que se trate, al modo de "Al Gore" en su campaña mundial de sensibilización para frenar el cambio climático. Hoy todo el mundo es un ecologista cosmético cuando toca.

 

La centralidad ecológica fuera del centro de debate político

 

 

Más allá de estas excepcionalidades y coyunturas, se mantiene un consenso férreo sobre el desarrollo y el actual modelo económico de producción y consumo. Esta inercia dominante se expresa en la prensa diaria y en los medios de comunicación españoles, que apenas dedican en sus reflexiones una minúscula fracción del espacio a las cuestiones "verdes" desde un mínimo realismo y responsabilidad. El debate ecológico está en un "gueto" sectorializado, en un contenedor aparte.  Las incompatibilidades entre la preservación ambiental y las prioridades economicistas de gobiernos y actores políticos y económicos de todo tipo y color no tienen presencia pública. No hay apenas sujetos y actores sociales que den prioridad, por encima de "lo social", el reconocimiento a la realidad biofísica amenazada que constituye a los seres humanos y sus sociedades, y que objetivamente actúa en cualquier acción y decisión política, cultural, social o institucional. Al contrario de muchos de nuestros homólogos europeos, la ecología está enormemente desaparecida y ausente en los debates públicos sobre la salud pública y calidad de vida en nuestros modos y estilos particulares de vivir. Cuando se da una preocupación ecológica extendida ligada a la coyuntura de las grandes amenazas ecológicas, o a los accidentes imprevistos que suceden, está enormemente alejada de las preocupaciones y prácticas públicas, culturales y políticas. Se percibe la política fuera de las condiciones particulares que afectan a nuestra vida cotidiana, como son la vivienda, los alimentos, la ciudad, el transporte, ..


"VERDE" NO ES LA PRIORIDAD A LA HORA DE VOTAR
 

Pocos votantes están dispuestos a priorizar electoralmente las respuestas atinadas a la crisis ecológica de supervivencia y defender con ello los valores de freno, autolimitación, respeto al mundo viviente, ahorro, reutilización, reciclado, y cuidado ambiental en general. Muy poca ciudadanía opta electoralmente por el compromiso ambiental por encima de otras preocupaciones sociales y económicas, y más allá del crecimiento económico a cualquier coste. Además, con las escasas posibilidades de conseguir representación con las leyes electorales actuales la inmensa mayoría de votantes simpatizantes de Los Verdes no quieren "tirar el voto" y optan por un "voto útil".

 

Hay que concluir que hoy por hoy no existe una demanda social de un partido verde al estilo de los partidos verdes europeos.

 

Los Verdes como éticos "Pepito Grillos" en lugar de legisladores

 

La mayoría de la población reconoce el espacio político verde como pertenecientes a un espacio cívico de alta responsabilidad moral, pero fuera de las problemáticas y prioridades de la política, las leyes y las instituciones. No consideran las propuestas y la agenda de cambio verde como una opción realista y práctica que ha de tener prioridad en la acción práctica. La ciudadanía mayoritaria establece sus opciones políticas en torno a unos valores diferentes a los ecológicos, y percibe estos como deseables pero utópicos en el presente, ya que no pueden aplicarse al cuestionar las prioridades del crecimiento y el desarrollo. Bajo estas percepciones mayoritarias lo verde, más que una posible opción política para gestionar y gobernar desde las instituciones y la ley, se ubica en cambio como perteneciente a un campo de deseabilidad ética dentro de la multidiversidad cultural y de valores propia de la época y sociedad en la que vivimos. Las redefiniciones críticas y las soluciones que surgen desde los movimientos y luchas sociales ambientalistas no se consideran como una opción política realizable y una práctica para la inmediatez del presente. Quieren que existamos los ecologistas variopintos a modo de "pepito grillos" que reclaman y recuerdan cosas importantes que se olvidan, pero no para ocupar prioridades en el espacio político y la gobernabilidad colectiva.

 

Los ecologistas o los verdes solo adquirimos protagonismo como denunciantes críticos que recuerdamos los deberes superiores pero alejados de las prioridades políticas reales y concretas. Esta débil identidad ambiental es construida socialmente como denuncia de los excesos, pero no como legisladora del presente y el futuro. Estos sistemas de creencias y opiniones a favor del medio ambiente colocan automáticamente a los actores ecológicos fuera de la misma realidad política, institucional y electoral.

 



¿Pero porque no hay al menos un pequeño verde vertebrado y reconocible?

 

No ha habido suficiente masa crítica ni bastante liderazgo cualificado

 

En otros países, importantes y reconocidos líderes ecologistas y ambientalistas decidieron dedicarse a la construcción de partidos verdes mientras en España, lamentablemente esto nunca ha ocurrido. Muchas de las personas destacadas de los grandes grupos ecologistas ni siquiera han considerado la posible doble opción estratégica de "diversicar" la lucha verde entre el movimiento cívico por un lado y la implicación política e institucional, por otro lado. Una de las peores consecuencias de esto es que a los partidos verdes en España siempre han arrastrado un enorme déficit del capital humano mínimo y necesario para conformar una organización política estable, grande y fuerte, tanto en cuadros cualificados como en militantes de base. Han sido pocas las personas con alta formación en el conocimiento y las problemáticas socioambientales las que han elegido dedicar una gran parte de sus vidas a la construcción de un partido verde en España. La ardua travesía del desierto no recluta muchas tropas.

 

Confusión ideológica con Izquierda Unida

 

Otro de los principales motivos de la debilidad política del espacio verde en España ha sido la confusión social y electoral de la opción política verde con la identidad política de izquierda comunista y post-comunista.  Durante los últimos quince  años, en gran parte de la geografía española el nombre y identidad política de "Los Verdes" han estado muy ligados a Izquierda Unida y a sus sucursales autonómicas, bien porque se concurría electoralmente en coaliciones con partidos de la izquierda comunista, o bien porque esta se ha presentado ante los electores en sus campañas mediáticas y electorales bajo los logos y siglas verdes intentando captar así el voto y la sensibilidad verde, y con ello favoreciendo la confusión en el momento de votar. Ha sido muy difícil que creciera la "hierba verde" en España bajo las banderas comunistas, ajenas a las soluciones ecológicas en su inexorable proceso de declive en sus apoyos sociales, y con un programa y agenda política productivista yanacrónico. Además, esta confusión y falta de visibilidad propia y singular de los proyectos y partidos políticos verdes, y que opera desde hace décadas en la geografía política en España, no responde solo de percepción social mayoritaria y a la falta de escrúpulos de la izquierda comunista, dispuesta a usurpar la retórica de la sostenibilidad y las identidades consolidadas del espacio verde, sino que también se apoya en una falta de claridad ideológica y estratégica por parte de los mismos militantes verdes y sus organizaciones políticas. No han sabido distinguir y diferenciar claramente su propio proyecto verde de otros.

 

Los Verdes: Fragamentación organizativa, confusión legal y lucha sectaria

 

También es fundamental considerar la experiencia de los partidos verdes que han existido y el paso de políticos verdes por cargos electos y de gobierno. Nunca ha existido en España un partido verde de carácter federal y único, y con solo una legalidad. La organización más importante y miembro del Partido Verde Europeo ha sido "La Confederación de Los Verdes", en la que se aglutinan una serie de partidos verdes autonómicos con sus propias legalidades. Esta fórmula confederal en la organización ha debilitado aún más a los muy pequeños partidos verdes al propiciar un sinfín de escisiones y rupturas ante cualquier convocatoria electoral, tanto a nivel estatal como europea, haciendo imposible la unidad de acción.  Además, el fraccionamiento y la lucha sectaria entre grupúsculos y partidillos sin apenas estructuras de organización están favorecidos por la existencia de docenas de políticamente ficticias pero legales siglas verdes que pasan por "partidos verdes" que solo asoman la cabeza pública durante la contiendas electorales y añaden así su propia dosis a  la ceremonia de confusión.

Partager cet article

Repost0
1 avril 2009 3 01 /04 /avril /2009 13:41

(Publicada en el diario El País, 3-4-09)


Sr. Presidente Zapatero,

 

 

  

 

Por la presente deseamos hacerle conocedor de nuestra decepción con relación a su apoyo al actual Presidente de la Comisión, José Manoel Durao Barroso, para que repita en el cargo por un nuevo mandato de cinco años.

 

A nuestro entender la gestión de Durao Barroso al frente de la Comisión ha estado claramente marcada por la gran condescendencia mostrada ante los grandes sectores económicos y lobbies industriales en detrimento de una Europa más social, democrática y transparente. Además, ha fracasado en conseguir las necesarias reformas institucionales de la Unión Europea.

 

La Comisión presidida por el Sr. Durao Barroso se ha caracterizado por responder debilmente y mal a las crisis económica y financiera, por fomentar la desregulación a costa de las políticas sociales, por fomentar la liberalización a costa de más solidaridad, por carecer de ambición frente las gravísimas consecuencias del calentamiento global y de la degradación ambiental, y por pasar de puntillas sobre la promoción de la democracia y los derechos humanos dentro y fuera de la UE.

 

Por todo ello entendemos que es necesaria una alternativa política más consistente para liderar la Comisión Europea, sin la cual será imposible ilusionar a la ciudadanía europea en las próximas elecciones europeas, y se hará mucho más difícil la construcción de la Europa unida y política que el mundo necesita.

 

Así pues, Sr. Presidente, quisieramos solicitarle que reconsidere su apoyo al Presidente Barroso y apueste por otro tipo de liderazgos más comprometidos con unas políticas ambiciosas en el campo social, ambiental y democrático.

 

En el caso de que así lo hiciere, Sr. Presidente, contará con todo nuestro apoyo para hacer avanzar Europa hacia el futuro que sus ciudadanos y ciudadanas, así com el resto del mundo, merecen.

 

 

Atentamente,

 

 

 

Monica Frassoni                                   David Hammerstein                  Raül Romeva

Partager cet article

Repost0
21 mars 2009 6 21 /03 /mars /2009 20:08


       ¿Qué son más importantes la procedencia los trajes de Camps o la salud ambiental, los parques naturales, los hábitat del oso pardo y las últimas playas vírgenes de costa? 

 


       Los casos más conocidos de destrucción del medio ambiente han puesto al PSOE en la picota con un creciente numero de sentencias judiciales y procedimientos europeos  en contra:  El masivo vertedero tóxico del polo químico de Huelva, la urbanización  del parque natural de Cabo de Gata (con el hotel Alagarrobico incluido), las minas de carbón a cielo abierto en León en singulares montañas protegidas, el descabellado proyecto de construir una humeante refinería de petróleo connectada con un oleoducto en Extremadura, los puertos industriales de Granadilla y de Pasaia,  las numerosas nuevas y innecesarias térmicas proyectadas, superfluas autovías por zonas protegidas y urbanizaciones especulativas por doquier. Todos estos proyectos que son absurdos ambiental y económicamente tienen el apoyo político y financiero del Gobierno de Zapatero. Huelga decir que el PP y los sindicatos también apoyan la mayoría de estos proyectos para entre todos crear un consenso irracional de hormigón y humo. 


     Mientras Obama planta un huerto ecológico en el jardín de la Casa Blanca y respalda con grandes inversiones las renovables, Zapatero "arranca" de la Unión Europea 180 millones de euros para el muy discutible e incierto experimento de "carbón limpio" para sus amigos empresarios mineros y recorta la ayuda para plantas solares en España. Mientras la ONU pregona un "nuevo trato verde" para salir de la crisis, Zapatero se empeña en una defensa numantina de la vieja y sucia economía. ¡Qué lástima!


      

Partager cet article

Repost0
22 février 2009 7 22 /02 /février /2009 16:44

A veces he coincidido en los aviones con algunos árbitros del fútbol profesional.  Suelen portarse con gran discreción y reserva cuando les he preguntado por las jugadas polémicas o por cualquier aspecto concreto de su quehacer en el campo. Para conservar su imparcialidad tanto los árbitros como los jueces de linea me explican que en las horas y días previos, y después de los partidos, tienen totalmente prohibido el tener algún contacto con directivos de clubs, jugadores, o aficionados.  De seguro que sería un gran escándalo en el mundo deportivo del Madrid si por ejemplo, en las vísperas de un derbi Real Madrid-Barça el árbitro titular del partido se fuera de copas con el presidente del Barça Joan Laporta. 

Este esfuerzo a favor de la imparcialidad y la evitación del contacto directo puede pensarse también aplicándolo al sistema judicial. Es una forma de sensatez mínima que debería ser una rutina profesional y una exigencia estricta en un estado moderno, con instituciones democráticas que separen claramente los poderes ejecutivos de los judiciales, y con jueces en condiciones de máxima autonomía y distancia de los poderes políticos del momento. Aunque sabemos que las cúpulas de la justicia en este país, quizás como en en casi todos, están demasiado mediatizadas por los poderes políticos y económicos, la amigable cacería del Juez Garzón con el Ministro de Justicia ha ultrapasado una linea roja. 
 

Este espectáculo mediático sobre la cacería del ministro y del juez destapa algo más profundo e hiriente que daña inefablemente la credibilidad y confianza pública sobre los jueces y los políticos. No es solo una cuestión de "amistades peligrosas" entre altos portavoces de los poderes del estado, ya que hay algo más inquietante y abyecto en el hobby de caza practicado por los amigos Garzón y Bermejo. Tengo grandes dudas sobre el sentido de la justicia que pueden tener unas personas que eligen como pasatiempo el matar cruelmente a animales indefensos en su medio natural.  Resulta incomprensible que un Ilustre Juez y todo un Ministro de Justicia prediquen públicamente con este ejemplo de comportamiento tan indigno con los seres vivos sintientes. Esta anquilosada y masculina insensibilidad hacia el sufrimiento animal innecesario, hoy parece que se ha convertido en elemento de status social y de afición de tiempo libre para muchos "progres" también encantados y dispuestos a disfrutar con los espectáculos taurinos.

La tarea de los jueces también ha de ser una enérgica persecución legal de todo caso de corrupción, y muy en particular con los escandalosos casos relacionados con la especulación urbanística y la destrucción ambiental, y que hoy padecemos por toda la geografía española. Pero los procedimientos y las formas de control y persecución legal tienen que ser muy claros y escrupulosos en el desarrollo de los valores de ecuanimidad e imparcialidad, si no se quiere convertir el arbitraje judicial en "tongo".

Partager cet article

Repost0