Overblog
Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

15 juillet 2008 2 15 /07 /juillet /2008 10:47
 Las malas noticias que vienen de la UE reflejan una mayoría política conservadora y reaccionaria en tiempos de crisis económica. La Directiva de Retorno, la propuesta laboral de 60 horas, los ataques contra la libertad en Internet y la capitulación ante la vulneración de los derechos humanos en China no representan a todo el proyecto de unidad europea sino al momento político que vivimos en una democracia en la cual la gran mayoría de los gobiernos y votantes parecen querer estas políticas regresivas. Debemos protestar y presionar en contra de estas medidas pero no hagamos antieuropeismo barato. Europa no tiene la culpa. Además, a pesar de estas propuestas negativas se mantiene la UE el enorme valor de ser un serio intento de gobernanza supranacional, tan imprescindible para abordar a la crisis ecológica y la brecha Norte-Sur. Sin la UE no hay solución a los grandes problemas; a veces con la UE tampoco. Lo que hace falta es ganar otras mayorías políticas en el Parlamento Europeo y a todos los niveles. Cuando Aznar decidió apoyar la guerra de Iraq, España no tuvo la culpa. En el mismo sentido las instituciones europeas no tienen la culpa de algunas políticas negativas; la relación de fuerzas en la lucha política sí. Cambiémosla.
Partager cet article
Repost0
11 juillet 2008 5 11 /07 /juillet /2008 07:08

       Nicolás Sarkozy llegó como una rosa, sin Carla pero lleno de energía, directamente de un vuelo de Tokio del G-8.  Entró en el hemiciclo como una bala y fue directamente al grano de la crisis europea sin prolegómenos ni papeles ni guión.  Ha hablado de forma muy suelta y directa, con buen contacto visual y rápidos reflejos verbales ante un público expectante de unos mil personas, entre eurodiputados y oficiales. Sí, se puede decir que es uno de los auténticos animales políticos que quedan en el elenco generalmente banal de líderes europeos. Es como una versión francesa de Tony Blair,  un poco más hiperactivo y demasiado efectista pero un showman con muchas tablas. Tiene tanta cintura que marea de tantos giros que da, tanto en forma, como en contenido. Es como si alguien le hubiera dado demasiado cuerda. Es agotador.  

    Ha presentado el programa para la presidencia francesa de la Unión Europea, una presidencia empañada por la grave parálisis institucional, por el principio de una recesión económica y los retos energéticos del petróleo y el cambio climático.   Felizmente ha dado como la primera prioridad sacar adelante el paquete energético y climático que ahora discutimos en el parlamento.  Habló extensamente de la crisis ecológica planetaria como el desafío más grande de la humanidad y la superación de los combustibles fósiles, pero hizo pocas referencias concretas. Mencionó la posible construcción en el Norte de África de grandes plantas solares térmicas de alta temperatura (como las que hay en Andalucía) pero tuvo mucho cuidado en no mencionar ni una sola vez la palabra "nuclear", a pesar de que todo el mundo conoce su faceta de vendedor atómico por doquier. Afirmaba que no podíamos aceptar sin más en Europa productos fabricados en condiciones contaminantes, y que debemos protegernos en particular de los productos alimentarios producidos en condiciones lamentables. No concretó cómo. 


       Sí, hablaba de lo que el denominaba "la protección de los europeos" en lugar del "proteccionismo".  En el mismo saco de "protección" colocaba el tema de la inmigración y la necesidad de unas restricciones comunes en las fronteras europeas, junto con la protección de la entrada masiva de productos baratos y de mala calidad de fuera que causan deslocalizaciones y problemas sociales. También insistía en la protección de la agricultura europea, con el ejemplo de la carne local frente a la de fuera. Se oponía a la reducción de la producción agricola europea "para alimentar a los millones que mueren de hambre cada año". Esta defensa tradicional de la PAC no fue bien acogida por una cámara muy crítica con las ayudas a la producción y con las trabas puestas a los productos de fuera.

      Fue lapidario al sentenciar que la "Europa social no existe" y que las cuestiones sociales eran de la competencia exclusiva de los estados miembros. Esta afirmación fue muy criticada por Los Verdes y la izquierda. No ofrecía una solución al difícil atolladero del tratado europeo. En cuanto de la crisis europea, decía que solo había dos opciones: o se aprobaba el herido Tratado de Lisboa o se volvía al Tratado de Niza. Consideraba en cambio que la ampliación de la UE solo se podía hacer con éxito con la reforma del Tratado. Al no haber una reforma habría que descartar cualquier nueva ampliación de la Unión Europea. 

     

     

Partager cet article
Repost0
20 juin 2008 5 20 /06 /juin /2008 12:03

           

                  La suerte de la Unión Europea no puede depender de los vaivenes de un pequeño estado como Irlanda o de uno grande como Francia. Se equivocan los que piensan que el camino para salir de la crisis de la Unión Europea después del fracaso del referéndum en Irlanda es solo una cuestión de diplomacia y procedimientos de negociación entre los estados miembros o de como satisfacer a Irlanda para que repita con éxito su referéndum sobre el Tratado de Lisboa.

                  En cambio, Los Verdes apostamos a favor de una ciudadanía única europea por encima de los intereses estrechos y egoístas de cada uno de los 27 estados

                  Pase lo que pase con el Tratado de Lisboa, el prestigio de la Unión Europea está perdiendo enteros entre la población. Cada vez más personas ven las decisiones tomada en Bruselas como lejanas, sin rostro y sin alma.  La gran mayoría de los líderes europeos no creen con fuerza en el proyecto europeo. Orientan toda su atención negociadora para sacar la máxima tajada para sus intereses nacionales y al mismo tiempo echan las culpas de cualquier contratiempo nacional a Bruselas.

                No urge una serie de iniciativas democráticas audaces a nivel europeo para recuperar la confianza, ilusión e interés de los europeos y para estimular el debate europeo por encima de los estados.  Algunas de las iniciativas, entre otras,  serían las siguientes:

 

        1.  Un referéndum popular sobre el Tratado de Lisboa el mismo día de las elecciones europeas de junio del año que viene.

 

         2. La elección por voto popular del presidente de la Comisión Europea y del Presidente de Consejo. Los candidatos deben hacer campaña en todos los estados.

 

          3. La elección de una parte de los eurodiputados en listas transeuropeas de los partidos políticos europeos, como el Partido Verde Europeo, que serían elegidos por el porcentaje de voto conseguido a escala europea.

 

         4.  La retransmisión televisiva en todas lenguas europeas  de los grandes debates europeos sobre cuestiones polémicas del Parlamento Europeo y del Consejo. La creación de una televisión europea con programación transeuropea.

 

          5  La preparación para su puesta en práctica el año que viene de la iniciativa ciudadana europea, por la cual 1 millón de europeos de al menos tres estados pueden proponer una iniciativa legislativa europea.

 

           

Partager cet article
Repost0
14 juin 2008 6 14 /06 /juin /2008 18:00

POR UN TRATADO DE CIUDADANIA EUROPEA Y UN REFERÉNDUM A ESCALA EUROPEA EN EL 2009

Con el no irlandés el Tratado de Lisboa navega a la deriva.

 

Con el no irlandés el Tratado de Lisboa está mal herido. La estrategia de los gobiernos europeos de reformular el tratado constitucional y de evitar la celebración de referéndums ha fracasado estrepitosamente. Sin embargo, no debamos enterrar a la vez a la democratización de la UE y la consagración de la Carta de Derechos Fundamentales. 

         La crisis institucional perpetuada por el "no" amenaza a la misma existencia de la Unión Europea porque Europa no puede seguir con el tratado de Niza que representa exactamente lo que más rechaza la ciudadanía europea. Europea tiene que ser mucho más que subvenciones, burocracia y un gran  mercado.

         Lo que ha sucedido en Irlanda refleja un malestar general sobre el rumbo de la Unión Europea. Debemos olvidar de forzar otro referéndum en Irlanda sobre el mismo tratado porque provocaría aún más alienación por parte de personas por todo el continente. No se trata de simplemente. acometer un protocolo especial con Irlanda y la renegociación del Tratado tampoco es una opción. El hecho es que sería imposible llegar a un consenso entre los partidarios de más o de menos Europa entre los gobiernos europeos.

          
Necesitamos una iniciativa audaz para evitar un parálisis de la UE. Propongamos un "Tratado de la Ciudadanía Europea" que incluiría en una "Acta Europea por la democracia" a todos los elementos de procesos constitucional que protegen y amplían a los derechos de la ciudadanía:  La Carta de los Derechos Fundamentales, los objetivos y valores de la Unión, la mayor codecisión del Parlamento Europeo, los derechos de Tribunal Europeo de Justicia y el derecho a la iniciativa ciudadana europea.

               Es importante que la "Acta Europea por la democracia" contendría en si la posibilidad de futuros cambios mediante un referéndum europeo. De nuevo el "no" irlandés ha demostrado que los referéndum nacionales son inapropiados para decidir cuestiones europeas ya que siempre acaban siendo determinadas   por debates de política interna y no por los intereses europeos.

Finalmente faltan mecanismos audaces para abrir la casa europea a la participación popular. El  "Tratado de la Ciudadanía Europea", o en su carencia “El Tratado de Lisboa” debe ser considerado  por todos los votantes europeos en un referéndum el mismo día de las elecciones europeas en junio del 2009.  La elección popular directa del próximo presidente de la Unión Europea y la elección de una parte de los eurodiputados en listas partidistas transeuropeas  también serían unas formas de involucrar y  despertar el interés en la cosa europea entre la población  del continente.

Partager cet article
Repost0
1 juin 2008 7 01 /06 /juin /2008 06:00

 

 27-5-08

 

Comisión de Peticiones: urbanismo en Valencia y Aragón, controles abusivos en los aeropuertos y gasoducto Rusia-Alemania. 


 


              En el encuentro de los portavoces de los grupos políticos , previo a la reunión pública, decidimos encargar un tercer informe sobre el urbanismo valenciano en respuestas a las decenas de peticiones presentadas respaldadas por miles de ciudadanos. A pesar de la oposición del PP se decidió redactar unas nuevas recomendaciones probablemente con una ponente verde danesa, Margarete Auken. Decidimos actuar sobre la falta de derechos de los ruso-hablantes en Latvia, organizar visitas sobre abusos ambientales en Bulgaría y Rumanía, aplazar por la quinta vez nuestro informe sobre Chipre por la presión de los griegos y proceder con la votación sobre el informe sobre el gasoducto báltico a pesar de no disponer de todas las traducciones de las 180 enmiendas.

          Votamos por mayoría un informe muy crítico con el proyecto de gasoducto Rusia - Alemania por el mar báltico por las afecciones ambientales marítimas a aquel mar.  Es un tema difícil ya que el gas natural es una fuente de energía menos contaminante que el carbón y mucho menos peligroso que la nuclear. Otra vez en este proyecto, como otros acuerdos bilaterales con Rusia,  se ha echado en falta una verdadera política europea de energía por encima de los intereses estrechos de cada estado.

             

          Un diputado de IU de aragón presentó una petición sobre los proyectos de expansión de los complejos de esqui en dos valles de los Pirineos y habló sobre el proyecto de Gran Scala en Los Monegros. Los socialistas trajeron un representante de la empresa de estaciones de esquí Aramón que dijo que que "la única forma de fijar la población rural en los pirineos es de ampliar los complejos de esqui".  En mi intervención afirmé que había muchas formas de desarrollo rural de acuerdo con los objetivos de la UE que no implicaban la destrucción de los valores naturales más singulares y que el proyecto de Gran Scala era un delirio que ha merecido la atención de la Comisión Europea como medida de prevención pero con el tiempo se ha visto más como puro humo que una realidad concreta, a pesar de contar con el apoyo únanime del gobierno aragonés.  Me respondía la representante socialista con dureza diciendo que yo no conocía la realidad aragonesa. 

 

           Entre otras peticiones ciudadanas también tratamos los polémicos controles en los aeropuertos. Las normas de seguridad en los aeropuertos de la UE son secretas y no son nada claras. Se aplican de forma diferente y aleatoriamente según qué aeropuerto y qué día. Se quitan medicamentos a los enfermos, se confiscan cremas caras y shampoos,  a veces se obliga quitarse los zapatos o el cinturón, a veces no. Hemos exigido la la Comisión Europea que se publique las normas porque en un estado de derecho para cumplir una ley hay que saber exactamente lo se exige. Pedimos que se creara otro protocolo para las personas enfermas y que se ensayara con métodos técnicos para sustituir al caos actual. Hemos tenido la impresión de que habrá cambios en los controles y más transparencia.

 

      Internet, Coches y Juguetes en la Comisión de Industria

 


              Por la tarde hemos tenido tres debates sobre cuestiones importantes en la poderosa Comisión de Industria, Energía e Investigación del cual soy miembro titular. 

         Primero debatimos sobre un informe sobre el  dividendo digital. En mi intervención yo insistí en las grandes repercusiones para la interoperabilidad para sistemas que no fueran microsoft, la superación de la brecha digital para garantizar el acceso para todos, la utilización democrática de las bandas del espectro y la neutralidad tecnológica.  

        Tambíén ha habido un debate fuerte entre los defensores de los fabricantes europeos de coche que luchan a brazo partido en contra de la obligación de reducir las emisiones de  CO2 de los coches y los que hemos defendido el sentido común ambiental y tecnológico de unos objetivos anticontaminación vinculantes fuertes para el año 2012 y para el 2020. Los del PP quieren medir las emisiones según el peso del coche y otros factores y obviar la contaminación en términos absolutos. Buscan todo tipo de excusas para evitar un esfuerzo real por parte de los fabricantes a favor del clima.

 

       Finalmente, tuvimos la primera consideración de mi opinión sobre "La seguridad de los juguetes" que tratará de las sustancias químicas permitidas en los juguetes para la infancia, la seguridad contra el ahogamiento, la utilización de pequeños juguetes dentro de productos alimentarios como reclamo para la venta de comida basura para niños y si debe haber evaluaciones independientes de la seguridad de los juguetes.

 

   Las lineas de batalla están trazadas en estos debates importantes. 

 

   

 

     

Partager cet article
Repost0
20 octobre 2007 6 20 /10 /octobre /2007 15:47

Tenemos un nuevo tratado, queremos una verdadera constitución. 

Los enormes desafíos sociales y ambientales de Europa y del mundo exigen una Unión Europea mucho más ágil y más cercana a la ciudadanía mientras que el acuerdo alcanzado sobre el nuevo tratado en Lisboa está lleno de insuficiencias y ambigüedades.

Es cierto que las reformas pactadas en Lisboa tienen algo de sustancia útil pero carecen de alma. El efecto del “no” al tratado constitucional, de la derecha e izquierda radical, ha sido especialmente negativo. Lejos de empujar a la Unión hacia reformas más sociales y democráticas, la crisis institucional ha sido aprovechada por los estrechos intereses egoístas de los estados para dar marcha atrás en la armonización de áreas tan importantes como la política exterior o las políticas de justicia e interior. Ha aplazado durante más años una mayor aplicación del nuevo sistema de doble mayorías para sustituir al paralizante método de consenso y ha obviado la oficialidad de la simbología europea. En lugar de una constitución tenemos un tratado, en lugar de un ministro de exteriores europeo tenemos un alto comisionado, en lugar de más poder de la Comisión Europea tenemos más capacidad para frenar acuerdos por los parlamentos nacionales y los gobiernos nacionales. 

La anomalía más grande ha sido la negación de Gran Bretaña y Polonia de suscribir la Carta de Derechos Fundamentales, lo que representa los valores básicos de la Unión Europea. En lugar de simplificar el largo texto un sinfín de protocolos, notas de pie y anexos esconden tras una cortina de humo incomprensible una cacofonía de intereses mezquinos de los estados. Además, se cierra el acuerdo por arriba, entre líderes y parlamentos nacionales, sin la posibilidad de una auténtica consulta popular europea. Ahora comienza en el Parlamento Europeo, que sí ha ganado su derecho a la iniciativa, la lucha por una verdadera constitución europea consagrada a una Europa social y ecológica de la ciudadanía europea, en lugar de la Europa de los estados que ha ganado una batalla en el llamado Tratado de Lisboa.

David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article
Repost0
29 juin 2007 5 29 /06 /juin /2007 13:50

    Ahora no es el momento de primar el argumento del déficit  democrático de Europa por encima de la realidad histórica que  vivimos.  La reforma del tratado representa un modesto avance  democrático por un procedimiento donde ha pesado más los estados  nacionales que la auténtica política supranacional europea que está tardando demasiado en nacer. Es verdad que la reciente reforma del  tratado se hace sin mucha participación pública y es cierto que será  aprobada generalmente en votos de parlamentos nacionales en lugar de  referéndum nacionales. Sin duda alguna hoy en Europa sigue pesando  mucho el poder del nacionalismo lo que fortalece los procesos  intergubernamentales por encima de la democracia supranacional.  Pero  de ahí a criticar globalmente el proyecto europeo  y de apostar por dar prioridad al procedimiento democrático elegido por “encima de la  eficacia institucional”  es una posición muy idealista y puede rozar  lo irresponsable dada la penosa situación del mundo y la relación de  fuerzas en Europa que simplemente no está muy favorable a la Europa  federal que queremos Los Verdes.  A pesar de que la Europa política que queremos no llegue a fraguarse no podemos menospreciar los  grandes logros actuales de la UE que sí cumplen con los propósitos de  sus fundadores de garantizar la  paz, la democracia, la relativa  prosperidad y la seguridad. Todo esto no es poco. No tiremos al bebe  con el agua del baño.  

 

     Esta reforma del tratado, con todas sus debilidades, avanza la  toma de decisiones por mayoría y refuerza el poder del parlamento  europeo.  Será más fácil para que la UE actúe con agilidad en el  mundo ante problemas como el Cambio Climático y la inmigración. No  sería nada bueno paralizar esta “eficacia institucional”,  conseguida a duras penas, en aras de una discusión sobre los procedimientos  democráticos o otras sobre cuestiones de filosofía política como el  debate sobre el “liberalismo”.  En “no” en Francia, empujado por la  política interna, el nacionalismo y el idealismo, ya ha tenido un  importante coste negativo en el proyecto europeo y ha reforzado las  posiciones de los hermanos Kycinski y a Tony Blair que han conseguido  importantes concesiones, como la no aplicación de la Carta de  Derechos Fundamentales.  Ahora se ve como el “no” de fuerzas como IU- ICV fue una apuesta estéril y contraproducente.  De hecho,  a los  partidarios del “no” apenas se les ha oído en los últimos tiempos  sobre la construcción europea. Habrán quedado mudos ante unas  realidades demasiado incomodas.  

 

     No podemos sino dar nuestro “sí crítico” a esta reforma del Tratado Europeo.  La letra de la canción no está mal pero la música  particularista es horrorosa.  El mundo necesita más Europa política y  desgraciadamente en el futuro próximo veremos como la propia  pedagogía de las crecientes catástrofes socio-ambientales obliga al  abandono de anacrónicas políticas estatalistas a favor de otras más cosmopolitas y responsables. Europa será forjada a la fuerza de las  circunstancias.

Partager cet article
Repost0
27 juin 2007 3 27 /06 /juin /2007 19:50

Más duro aún fue el líder del grupo de Los Verdes, Daniel Cohn-Bendit, quien recogiendo ese argumento sobre Polonia afirmó que 'quieren ordeñar la vaca, se la quieren comer y la quieren vender también' 

 

El histórico líder de Mayo del 68 afirmó que en la UE hay un 'virus nacionalista', porque cada vez hay más cláusulas específicas bajo la amenaza de un país de bloquear a la mayoría, lo que 'no es democrático'.  

 

Cohn-Bendit extendió sus dardos contra el primer ministro británico, Tony Blair, quien en 2004 firmó el Tratado Constitucional y luego 'se echó atrás', lo que 'pone de manifiesto que algunos no se toman en serio a la UE'.  

 

Por ello, el líder verde echó este piropo a Merkel: 'usted como mujer me merece mucho respeto, porque se ha toreado a todos estos machos, y no me refiero solo a los gemelos (Kaczynski) sino sobre todo a Tony Blair, y lo toreó muy bien' 

 

Cohn-Bendit criticó también que Varsovia y Londres quisieran eximir la validez de la Carta de Derechos Fundamentales en varios aspectos de su derecho interno, y dijo que todos los europeos 'o tenemos los mismos derechos o no los tenemos'. 

 

Por ello, dijo que los países que no quieran una auténtica unión deben salir de la UE y seguir como socios privilegiados, a fin de 'acabar con esta tontería'.

Partager cet article
Repost0
24 juin 2007 7 24 /06 /juin /2007 19:59

El acuerdo alcanzado para la reforma del tratado europeo es más bien deprimente para los europeístas convencidos. Es cierto que a duras penas se han salvado los muebles del proyecto europeo pero al mismo tiempo se ha hipotecado la casa Europa para muchos años a unas condiciones leoninas impuestas por los estrechos intereses de algunos gobiernos que son contrarios a que la UE sea un actor político cohesionado y fuerte. 

La reciente cumbre europea ha mostrado que después de 50 años de vocación de integración de los países miembros de la UE existen unos enemigos fuertes que buscan minar desde dentro todo el proceso. Una coalición de nacionalistas, ideólogos neoliberales y furibundos atlantistas están trabajando duramente para reducir a la Unión Europea a poco más que un mercado interno glorificado. No solo ha quedado la Unión Europea sin alma y sin símbolos significativos, al marginar los nombres de “constitución” y “ministro de exteriores”, además de obviar el “Himno de la alegría” de Beethoven y la mismísima bandera europea, lo que dificulta la construcción de una identidad política europea comprensible y indentificable entre la ciudadanía. El lenguaje importa mucho en la política. Al mismo tiempo se ha modificado algunos elementos importantes que dan razón de ser, cuerpo y músculo a la actuación comunitaria. Es totalmente inaceptable que el Reino Unido, y, de forma declarativa, Polonia, hayan quedado fuera de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea. 

Es un hecho grave que destruye la credibilidad de los principios básicos del corazón de la Unión Europea que debe constituir una comunidad de valores compartidos aquí y en el mundo. Si un país no comparte estos principios es mejor que no sea miembro de la Unión. Otro hecho preocupante que limita la ambición de Europa en el mundo es la renuncia por parte de la UE de ocupar un lugar en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para no amenazar los derechos adquiridos de Francia y el Reino Unido que datan de la época colonial. Esta renuncia de tener una voz única ante el mundo junto al reconocimiento explicito de la soberanía de los estados en la política exterior constituyen unos obstáculos más para que Europa pueda responder eficazmente a unos problemas globales cada vez más acuciantes. Mientras es positivo que se consagren en la reforma a nuevas áreas de competencias a la codecisón del Parlamento Europeo y que se haya aumentado el número de cuestiones que se decidirán por mayoría cualificada en lugar de la unanimidad, es especialmente negativo el reforzamiento que se ha dado al poder intergubernamental y a los parlamentos nacionales en detrimento de la capacidad de gobierno comunitario de la Comisión Europea y el Parlamento Europeo. Tendremos un presidente del Consejo permanente elegido por los estados que responderá principalmente a las reuniones secretas de los ministros estatales lo que debilitará fuertemente al presidente de la Comisión europea que responde sobretodo ante el Parlamento Europeo que opera en medio de una transparencia y acceso público. El dar más poder al Consejo que opera en la opacidad podría debilitar la democracia y participación ciudadana europeas. Otro retroceso importante ha sido la recuperación de un mayor peso de Polonia y otros países como España para crear una minoría de bloqueo en los votos del Consejo. Durante 10 años más se podrá obstaculizar la toma de decisiones importantes sobre el presupuesto europeo, evitando las decisiones que representan una gran mayoría de la población europea. Según el PP, en su estrecha visión nacionalista que olvida de que el avance de Europa depende de tener intereses supranacionales, España tenía que haber desempeñado el mismo triste papel que Polonia. 

La Europa de 27 estados avanza muy lentamente con muchas contradicciones y visiones muy distintas sobre el futuro. Los enormes desafíos ecológicos y sociales del planeta exigen a gritos que la Unión Europea esté a la altura de la circunstancias. Sin embargo, el lastre de las anacrónicas políticas estatales y la carencia de un liderazgo europeo claro, no nos permite ser demasiado optimistas.

 

 

David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article
Repost0
27 mai 2007 7 27 /05 /mai /2007 14:38

El primer ministro Italiano Prodi ha hablado ante el pleno del Parlamento Europeo sobre la crisis constitucional europea. Su posición: Ni un paso atrás. Hay que preservar del tratado constitucional todo lo esencial: un ministro de exteriores para que Europa pueda hablar con una sola voz, la UE con personalidad jurídica propia, la vigencia legal plena de la Carta de Derechos Fundamentales, la ampliación de la posibilidad de tomar decisiones por mayoría cualificada y la consagración de la cooperación reforzada que facilita que grupos de estados pudieran ir más lejos en la harmonización de sus políticas. Prodi incluso afirmaba que Italia no aceptaría menos y rechazaría una rebaja sustancial como pueden estar preparando Sarkozy y Merkl. Ha dicho muy claramente que se podrían formar dos grupos de países: los que quieren integrarse más y los que quieren defender más sus competencias estatales. Una Europa de dos velocidades sería mejor que una Europa estancada en el denominador común más bajo.

Partager cet article
Repost0