Overblog
Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

9 janvier 2008 3 09 /01 /janvier /2008 11:42

 

 

La UE está considerando la integración de productos importados de fuera de la Unión Europea en el mecanismo de comercio de emisiones de CO2 en cumplimiento de los objetivos de Kyoto.   En esencia significaría aplicar a las importaciones las mismas reglas de la UE que ya  se somenten  las industrias europeas que son muy intensivas en su consumo de energía. Los bienes importados tendrían que comprar “créditos de emisiones” si superan los límites de emisiones que les serán asignados según sus niveles de comercio.  Sería una medida para penalizar a los países que no están actuando en contra del cambio climático y que no están englobados dentro del tratado de Kyoto.  Los productos fabricados bajo  condiciones ambientales muy contaminantes podrían, así, ser considerados como “competencia desleal”.  Si se confirma esta iniciativa de la Comisión Europea sería un pasito hacía la domesticación de la globalización y a favor de la protección del clima.

 

 

 

 

Partager cet article
Repost0
23 novembre 2007 5 23 /11 /novembre /2007 18:55

La tarta de la Tierra es finita. Cada vez somos más personas que queremos un trozo más grande de esta tarta. Sin embargo, hay una cantidad de harina justa y todas las habas del planeta están contadas. Para más fastidio, nuestra tarta no solo no crece sino se encoge por el envenenamiento de la levadura a causa de unos malos humos.

Frente a la sacrosanta mantra de “crecimiento” es muy difícil plantear políticamente nuestra crisis de sobreconsumo y la imperiosa necesidad de poner fin a la obscena glotonería de los países del Norte. Pero no es solo una cuestión de supervivencia ambiental sino también una exigencia de justicia social global. Es evidente que tenemos una deuda ecológica colosal contraída con el Sur.

 La segunda ley de la termodinámica, o ley de entropía, implica que la energía se degrada constante e irrevocablemente hacia un estado no disponible. En otras palabras, cuanto más avanza nuestro modelo de crecimiento económico depredador menos energía y sustento de vida permanece. Es un proceso irreversible ya que la flecha del tiempo solo va en una dirección y es imposible recomponer a los pedacitos ya centrifugados de nuestro entorno. Mientras la economía dineraria artificial crece sin cesar, la bioeconomía real de la tierra no deja de menguarse. Como concluye el gran economista natural Georgescu-Roegen: “la humanidad, al igual que cualquier otra forma de vida, se enfrenta a una dependencia absoluta de energía y materia que se degradan irrevocablemente. La segunda ley nos deja solamente una opción: reducir drásticamente nuestro consumo de energía y materia hasta respetar los límites de la biosfera“.

Desde la óptica radical-realista del “decrecimiento” el término “desarrollo sostenible” es una contradicción en términos y un engaño. La primera palabra desordena todo el mundo biofísico de forma irreversible frente a la segunda que intenta mantener el orden natural. Incluso afirma que el reciclaje más perfecto está lejos de salir “gratuito” para la tierra. Llega a polemizar a nivel teórico con el “comercio justo” o “verde”, apostando por una utópica relocalización de la economía.

Es muy difícil encontrar una eficaz traducción política de este importante movimiento pero la lectura del texto “Decrecimiento” es muy recomendable para establecer unas premisas muy útiles para los tiempos que avecinan. (Sección de Documentos, La Sostenibilidad en www.davidhammerstein.org). 

David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article
Repost0
29 octobre 2007 1 29 /10 /octobre /2007 10:35

¡proteje la vida animal! 

 

La caza de focas en Canadá ha provocado un importante debate internacional en distintas organizaciones supranacionales, como son la Organización Mundial de Comercio y la Unión Europea.  Recientemente los parlamentos nacionales de Holanda y Bélgica han aprobado leyes que prohíben las importaciones de pieles y otros productos procedentes de focas que han sido objeto de una caza cruel, excluyendo la caza artesana de los pueblos indígenas.  Estas leyes proteccionistas contra el comercio y la importación de productos de focas se basan en el argumento de la defensa de la "moralidad pública", ya que según confirman los sondeos sociales la gran mayoría de la población belga y holandesa considera que la actividad de caza sangrienta de focas ofende principios morales básicos. 

       Los actuales términos legales del reglamento de la Organización Mundial de Comercio reconocen que la ofensa a la moral pública constituye uno de los pocos motivos que pueden justificar la creación de barreras al comercio. Esta excepción legal al libre comercio hoy puede resultar ser un excelente argumento y un gran apoyo a las luchas en defensa de la vida animal, aunque en su origen se estableció a petición de los países musulmanes que querían prohibir la entrada de productos alcohólicos y otros productos por considerarlos ofensivos y dañinos de la moralidad de sus habitantes. En el largo camino de avance en la defensa del bienestar animal y de su protección, el argumento legal basado en la moralidad podría llegar a ser una importante herramienta capaz de establecer un precedente que diera nueva fuerza al movimiento animalista y al movimiento ecologista en general. 

        El gobierno de Canadá ha contra atacado rápidamente poniendo una denuncia a Bélgica y Holanda ante la Organización Mundial de Comercio por poner trabas "injustificadas" al libre flujo de mercancías. Pero los gobiernos belga y holandés han negado las acusaciones con las propias reglas de la OMC en la mano, y han solicitado el amparo de la Unión Europea ante la OMC.  Los estados de la UE ahora deben decidir si apoyan o no a la prohibición de las importaciones de carne de foca y sus derivados. Algunos pocos países como Dinamarca, con ligazones históricas en Groenlandia, ha declarado su apoyo a Canadá, pero la gran mayoría de los estados europeos rechazan la caza cruel de focas y quisieran apoyar las medidas proteccionistas Bélgica y Holanda. Sin embargo, hay un cierto temor que flota en el aire ante los peligros de poner frenos al comercio global, y abrir con ello lo que podría ser una caja de Pandora en base a nuevas denuncias similares contra prácticas comerciales que son igualmente "ofensas a la moralidad pública". 

La paradoja está servida: la ley que protege el libre mercado puede servir a la vez para poner límites a las matanzas y el sufrimiento de animales, a la degradación del medio ambiente y la salud de las personas.  

David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article
Repost0
6 avril 2007 5 06 /04 /avril /2007 14:05

Prioridades: ¿OPA A ENDESA O AL CAMBIO CLIMÁTICO?

¿Cuanto tiempo durante los últimos dos años ha dedicado el Ministro de Industria Joan Clos o su antecesor José Montilla a la cuestión de la OPA a Endesa, EON y a toda la cuestión de las fusiones en el sector energético? Cuantas docenas de reuniones ? Cuantos miles de titulares de prensa generados por inacabables declaraciones oficiales? Cuantas viajes a Bruselas para defender a una opción empresarial o a otra? Y lo mismo se puede preguntar a la oposición del PP sobre su actitud frente a esta cuestión. Dudo mucho que el melodrama de la OPA haya interesado realmente a la ciudadanía. Durante todo este debate de las altas esferas de los magnates y los ministros se ha hablado hasta la saciedad de carteles y de monopolios nacionales o europeos pero ha brillado por su ausencia cualquier consideración de los fines sociales o ambientales de estas grandes maniobras macroeconómicas. No se ha planteado nunca ni un tema de contenido energético real de cómo las fusiones afectarían a la producción de energía renovable, de cómo impactaría sobre la pobre eficiencia y gran despilfarro del sector, de cómo repercutiría en las escandalosas emisiones de contaminantes que están lejos de cumplir con Kioto, de cómo podría limitar o aumentar la burda manipulación de precios y la falta de transparencia energética que sufrimos los consumidores que no tenemos el derecho a elegir nuestra fuente de energía? En cambio, la importancia y el tiempo dedicados por el gobierno, la oposición y la prensa a políticas concretas frente al cambio climático, que en gran medida es una cuestión energética y bajo la misma competencia del Ministerio de Industria , ha sido solo una gota insignificante comparada al río de tinta y olas de presiones políticas dedicadas a las OPAs. Debe ser una cuestión de prioridades.

Partager cet article
Repost0
20 février 2007 2 20 /02 /février /2007 14:50

1. Inmigración necesaria y no traumática  

 

España tiene capacidad económica, ambiental y social para integrar a más personas inmigrantes y en mejores condiciones. Las migraciones son movimientos humanos que han tenido lugar durante toda la historia y por muchas diversas causas, no son fenómenos modernos ni aislados, y son hoy una realidad que hay que reconocer y ha de ser tratada con normalidad, sin miedo ni campanas sensacionalistas.  

 2. No hay una inmigración "buena" y otra "mala"   

 No podemos "seleccionar" o establecer rangos y preferencias dentro de los propios grupos de inmigrantes. No hay ningún fundamento que legitime las discriminaciones de los africanos a favor de los latinos en razón de la existencia de mayor cercanía cultural. No es ética ni políticamente aceptable el que haya un trato de discriminación basado en la raza, la religión y o lengua de las personas.  

 

3. Organizar la Inmigración es mejor que el tráfico ilegal de seres humanos  

 

Las migraciones irregulares a menudo causan muertos o son víctimas de mafias internacionales, generan sufrimiento y marginación social. Una forma de prevenirla y aliviarla con eficacia es posible mediante su ordenación legal. La migración circular que proporciona trabajo y visados temporales, beneficia tanto al país receptor como a los países de origen, donde revierten la experiencia ganada por los trabajadores y su salario. Para organizar inmigraciones la UE debe negociar tratados país a país, confeccionar nuevos cupos más generosos de visados, abrir oficinas específicas en África, y consultar a las patronales y sindicatos sobre sus necesidades de mano de obra. El reclutamiento ha de organizar cursos previos de formación y lenguas. Para desanimar a la inmigración irregular es mejor canalizarla desde los países de origen no de llegada mediante visados y cupos.  

 

4. Relaciones cívicas y democráticas entre la UE y África

 Hay que fomentar la cooperación entre sindicatos y organizaciones de emigrantes en Europa y en los países de origen. Debemos proporcionar más y mejor información sobre el proceso migratorio a las personas interesadas, a través de sus respectivos gobiernos y embajadas,  mediante la participación de la diversidad de actores de la sociedad civil. El fomento de una imagen más realista sobre el "paraíso europeo" actualmente existente en África, puede hacerse mediante  campañas informativas. Es imprescindible orientar nuestra política exterior para apoyar más activamente la lucha contra la corrupción y la violencia en las sociedades africanas, y favorecer gobiernos más democráticos mediante el apoyo directo a los grupos ciudadanos de la sociedad civil.  

 

 5.  Por una Política Agraria Europea que no lesione África   

Hay que modificar la política agraria europea para evitar el "dumping" de productos subvencionados que arruinan a mercados locales y regionales en África. El 60% de la población africana vive y trabaja en el campo. El dumping europeo y americano empujan al éxodo masivo a las ciudades donde tampoco hay trabajo ni servicios suficientes para el exceso poblacional, creando enormes cinturones de pobreza y marginación que se convierten en caldo de cultivo del "sueño europeo" para la migración a Europa. Sólo un desarrollo rural propio, con una soberanía alimentaria y unos precios justos para productos básicos pueden dar esperanza a millones de agricultores africanos abocados a la inmigración, la pobreza y el sufrimiento extremos. También sería es una forma de evitar que arriesguen la vida para venir al espejismo del "paraíso europeo". Pedimos el fin de las ayudas y subvenciones europeas a la exportación de sus productos agrícolas que arruinan con sus bajos precios la competitividad de las producciones de los países africanos, y se ha de dar una apertura europea escalonada para productos africanos de calidad.  

 

6.  Pesca Ilegal: Cayucos para pescar y no para inmigrar   

 

 

Los barcos pesqueros europeos y asiáticos esquilman los caladeros de pesca africanos, reducen sus tasas de renovación y destruyen los ecosistemas marinos que dan sustento de miles de pescadores artesanos y redes familiares. Urge un mayor control europeo e internacional de la pesca ilegal para evitar que pueda ser utilizar  los puertos españoles como vía de entrada a la Unión Europea. Además, es inaceptable que  mucha de la pesca "legal", acordada en los acuerdos de pesca de la UE, permita arrojar al mar muchas  toneladas de peces muertos por cada tonelada pescada en la práctica de "By-catch". No podemos permitir que África pierda más proteínas por el saqueo de su mar.  

 

7. Política económica y exterior coherente

 Europa tiene que comprometerse con los derechos y las reglas de democracia en África, tiene que dejar de participar en el negocio armamentístico que alimenta la espiral de conflictos armados. La seguridad y el arraigo se han de fomentar mediante gobiernos democráticos, la mediación en los conflictos, y la lucha contra la corrupción y la represión. Ni Europa ni España pueden utilizar la aceptación de convenios de devolución de inmigrantes irregulares como moneda de cambio para respaldar a nivel financiero a gobiernos despóticos.  Los países africanos deben poder proteger sus mercados incipientes del influjo masivo de productos baratos, y no han de estar obligados a aceptar las condiciones leoninas de comercio libre global que imponen un intercambio desigual entre las materias primas, los recursos naturales y los productos manufacturados.   

8. Más y mejor cooperación con  África  

 

Cooperar no significa sólo dedicar más del 0.7% del PIB y apoyar a la necesaria labor de solidaridad y cooperación desarrolladas por grupos ciudadanos como son las ONGs. La cooperación debe significar también la condonación de la deuda económica que arruina las economías locales, significa además el fomento acuerdos de comercio justo y de protección en lo social y en lo ambiental en el intercambio con nuestras sociedades europeas.  El freno de la fuga de personas cualificadas hacía Europa podría iniciarse con programas de reinserción laboral estable en África. La UE debe tomar la iniciativa con la creación de Los Cuerpos Civiles de la Paz, que podrían convertirse en un servicio voluntario a escala europea para la cooperación, y en esfuerzo solidario coordinado.  

 

9. Luchar a favor del medio ambiente es luchar contra la pobreza     

 

Las personas más pobres de África son las que más dependen de la renovación y salud de los ecosistemas: los bosques, ríos y tierras fértiles. Cada vez hay más migraciones ambientales fruto conjunto del daño social y ecológico infringido. La lucha contra la desertificación y la deforestación, la defensa de la biodiversidad, y la transferencia de tecnologías limpias y apropiadas deben estar al centro de la política europea y española hacia África. Las mujeres africanas deben ser las prioridades centrales de estas políticas de sustentabilidad socio-ambiental y de derechos básicos al sustento. Los objetivos del Milenio, y el acceso al agua potable y la electricidad básica solo pueden ser cubiertos con las energías renovables tan abundantes en África.  

 

10.  Derechos aquí y ahora  

 

Las personas inmigradas y residentes en nuestras ciudades europeas deben gozar de los mismos derechos de ciudadanía: políticos, sociales y culturales. Mantener durante mucho tiempo una situación de irregularidad ciudadana es una invitación a la sobreexplotación laboral y a la marginación.  Garantizar a los inmigrantes derechos como el voto. También son importantes los derechos individuales de las mujeres inmigradas, tanto dentro como fuera de sus familias, hábitos culturales y comunidades.  

 

David Hammerstein

Partager cet article
Repost0