Overblog
Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

23 novembre 2007 5 23 /11 /novembre /2007 18:55

La tarta de la Tierra es finita. Cada vez somos más personas que queremos un trozo más grande de esta tarta. Sin embargo, hay una cantidad de harina justa y todas las habas del planeta están contadas. Para más fastidio, nuestra tarta no solo no crece sino se encoge por el envenenamiento de la levadura a causa de unos malos humos.

Frente a la sacrosanta mantra de “crecimiento” es muy difícil plantear políticamente nuestra crisis de sobreconsumo y la imperiosa necesidad de poner fin a la obscena glotonería de los países del Norte. Pero no es solo una cuestión de supervivencia ambiental sino también una exigencia de justicia social global. Es evidente que tenemos una deuda ecológica colosal contraída con el Sur.

 La segunda ley de la termodinámica, o ley de entropía, implica que la energía se degrada constante e irrevocablemente hacia un estado no disponible. En otras palabras, cuanto más avanza nuestro modelo de crecimiento económico depredador menos energía y sustento de vida permanece. Es un proceso irreversible ya que la flecha del tiempo solo va en una dirección y es imposible recomponer a los pedacitos ya centrifugados de nuestro entorno. Mientras la economía dineraria artificial crece sin cesar, la bioeconomía real de la tierra no deja de menguarse. Como concluye el gran economista natural Georgescu-Roegen: “la humanidad, al igual que cualquier otra forma de vida, se enfrenta a una dependencia absoluta de energía y materia que se degradan irrevocablemente. La segunda ley nos deja solamente una opción: reducir drásticamente nuestro consumo de energía y materia hasta respetar los límites de la biosfera“.

Desde la óptica radical-realista del “decrecimiento” el término “desarrollo sostenible” es una contradicción en términos y un engaño. La primera palabra desordena todo el mundo biofísico de forma irreversible frente a la segunda que intenta mantener el orden natural. Incluso afirma que el reciclaje más perfecto está lejos de salir “gratuito” para la tierra. Llega a polemizar a nivel teórico con el “comercio justo” o “verde”, apostando por una utópica relocalización de la economía.

Es muy difícil encontrar una eficaz traducción política de este importante movimiento pero la lectura del texto “Decrecimiento” es muy recomendable para establecer unas premisas muy útiles para los tiempos que avecinan. (Sección de Documentos, La Sostenibilidad en www.davidhammerstein.org). 

David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article

Repost0
23 novembre 2007 5 23 /11 /novembre /2007 12:41

¿Se debería poder recetar el antidepresivo Prozac a los niñ@s de ocho años?

 

Según nos contaba un peticionario de Madrid y psicoanalista esta tarde en la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, la Comisión Europea ya ha abierto la veda a la masiva entrada de los antidepresivos al aprobar su consumo para menores sin haber estudiado bien las consecuencias sobre la salud de los niñ@s. El peticionario criticó que no hubiera unas condiciones estrictas para recetar esta droga y las consecuencias físicas y psicológicas pueden ser graves. Se teme un aumento masivo del consumo de medicamentos antidepresivos aquí como en Estados Unidos, donde millones de niños son tratados cada día de esta forma por estados de estrés o de nervios. Los diputados que hemos pedido precaución y una ciencia independiente de los lobbies farmacéuticos hemos sido tachados de “anti-modernos” por algunos otros diputados. Yo he pedido un estudio científico del Centro Común de Investigación de la Unión Europea sobre su impacto a medio plazo sobre niños y un seguimiento social en la UE sobre la utilización  y posible abuso de esta droga (si no se acompaña de terapia psicológica, cambios en los hábitos de vida o en las relaciones de familia), además de seguimiento por parte de la Comisión Europea los criterios de su receta por médicos y su dosificación.  Seguiremos esta interesante cuestión de cerca en la Comisión de Peticiones.

David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article

Repost0
12 novembre 2007 1 12 /11 /novembre /2007 15:29

El debate político español sobre la destrucción del clima es superficial y cosmético. Apenas toca la superficie de las urgentes medidas que necesitamos. Es falso que con unos cuantos retoques todo pueda seguir igual en la economía y en la sociedad. Si realmente queremos reducir nuestra dependencia del petróleo es imprescindible tomar algunas nuevas y atrevidas medidas para ecologizar la economía, nuestro marco fiscal y nuestros estilos de vida y de consumo. Aquí van algunas pocas de las propuestas incómodas. Algunas de estas han sido apoyadas en principio hasta por el mismo gobierno francés.   

 

Por un consumo responsable que no exporte contaminación. Se debe crear a escala europea una tasa económica contra el dumping ambiental de todo tipo de productos de países que no alcancen las normas ambientales de la UE. Se deben favorecer los productos más sostenibles mediante la aplicación de un IVA reducido, y con ello aliviar la presión destructiva contra el clima. Se podrían evitar, por ejemplo, la avalancha de productos chinos intensivamente contaminantes. Esta protección y arancel europeo a favor de la calidad ambiental del planeta podría revertir a proyectos de ecodesarrollo y de producción limpia en los países del Sur. Además,  España debe apoyar desde la UE la instauración de una tasa de CO2 sobre el comercio mundial para comenzar a domesticar la globalización. 

(Foto: Parlamento Europeo)

 

Dejemos de subvencionar la destrucción del planeta. Urge el dejar de dar subvenciones públicas a la extracción de carbón y otros minerales contaminantes. Es necesario suprimir todas las ayudas estatales directas e indirectas a las actividades intensivas en energías sucias y contaminantes, como son la agricultura química, la aviación comercial, o la industria petroquímica. El estado no debe sufragar coste alguno para mantener el empleo en actividades especialmente contaminantes. En caso de crisis laboral se debe fomentar la reconversión limpia de la actividad económica que también demanda empleo.  

 

Peajes urbanos contra el uso del coche en las ciudades. Hay que instaurar peajes urbanos para poder acceder en coche convencional particular a los centros de las ciudades. Las recaudaciones económicas han de revertir en la mejora del transporte público.   

 

Moratoria en la construcción de nuevas autovías y peaje para todos. Debe darse una absoluta prioridad a la ampliación de la financiación pública del tren y otros transportes públicos por encima de inversiones públicas en más autovías. Todas las autovías existentes deben ser de peaje para favorecer el transporte público, salvo los bypass de las ciudades y núcleos urbanos.  El transporte de mercancías por carretera debe ser gravado para estimular una transición hacía el ferrocarril.   

 

La construcción a favor del clima. Para el sector de la construcción son urgentes unas estrictas normas de consumo energético (50kwh/m2) antes del 2012, y aplicables en todos los edificios públicos y de nueva construcción. Hay que eliminar las numerosas exenciones a la aplicación del ya tímido código técnico de la edificación, y hay que legislar a favor de auditorias energéticas en los materiales de construcción con medidas fiscales de fomento para los biomateriales de baja energía acumulada. También necesitamos auditorías obligatorias y públicas sobre emisiones de CO2 en todos los edificios nuevos, centro comerciales, y sobre cada nueva urbanización. Es posible alcanzar el 25% en el reciclado de materiales de construcción y escombros en 5 años mediante el aumento progresivo de las tasas de vertidos de materiales inertes, y así ahorrar grandes cantidades de energía.  

 

Gastar más en investigación I+D sobre energías renovables y eficiencia energética. Es urgente dar la vuelta a las actuales prioridades inversoras que favorecen la investigación en energía atómica y en combustibles fósiles. Es necesario aumentar la investigación y transferencia tecnológica sobre la eficiencia energética y sobre la producción limpia.   

 

La energía solar empieza por el tejado. Es necesaria una fuerte modulación de las ayudas públicas a favor de la colocación de la energía solar térmica y fotovoltaica en edificios, naves y polígonos industriales, para superar la actual situación que prima la instalación en el suelo.  Han de darse ayudas especiales y con trámites simplificados a las comunidades de propietarios que decidan instalar energía solar en sus fincas. Con un gran plan de reconversión y descentralización energética se podría conseguir la instalación de placas solares en 2 millones de edificios durante los próximos 8 años.   

 

Que pague más quien más energía consume. Hacen falta nuevas tarifas eléctricas moduladas en precios para favorecer el ahorro energético y disuadir el sobre-consumo y el despilfarro.  Hay que eliminar de una vez el actual déficit tarifario (precios artificiales debajo del coste de la energía)  y el privilegio de dar tarifas más bajas al consumo energético de las industrias. Las bombillas incandescentes y otras tecnologías caducas de gran despilfarro energético deben ser prohibidas. 

 Dejemos de comer petróleo.  En cuatro años podríamos duplicar la superficie dedicada a la agricultura ecológica que consume la mitad de energía y triplicar el consumo de sus sanos productos, lo que supondría un ahorro ingente de los combustibles fósiles incorporados en los fertilizantes y pesticidas fabricados con derivados del petróleo. Si alcanzáramos más del 5% de consumo de alimentos ecológicos, bajaría los precios de estos y además se ahorraría mucho petróleo. Podríamos comenzar con conseguir una comida ecológica  a la semana en colegios públicos, hospitales y otras instituciones públicas. Además, todos los alimentos locales y regionales deben gozar de una a discriminación positiva mediante compras públicas, para reducir así los crecientes kilómetros alimentarios. Debemos adoptar  exigentes planes para la reducción progresiva de pesticidas y fertilizantes derivados del petróleo, en todo el sector agrícola.    

 

No existe una  solución mágica ni una panacea técnica para luchar contra el cambio climático. Solo unos cambios profundos en todas las facetas de la vida pueden frenar la rápida pérdida de la habitabilidad del planeta. 

David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article

Repost0
9 novembre 2007 5 09 /11 /novembre /2007 11:23

Cuando la ultra periferia europea se convierte en una feria: barra libre comunitaria para emborracharse de cemento en medio del Atlántico.

La Comisión Europea ni sabe ni contesta. Una pequeña isla con pocos coches y mucha biodiversidad quiere una señora autovía a pesar de carecer de tráfico y de necesidad. Sólo se puede hacer por poder disponer de una sustanciosa financiación europea gracias a su condición de región ultra- periférica.  Así la obra le sale casi gratis a la Comunidad Canaria. Ya es hora que la Comisión Europea reaccione ante esta desvirtuación de las leyes y objetivos de la Unión Europea costeada por el contribuyente europeo.  (Foto: Typicalish)

"La isla bonita" de La Palma posee una naturaleza singular con un modelo urbanístico bastante moderado. El proyecto de autovía desde el aeropuerto hasta el puerto de Tazacorte tiene un gran impacto sobre el municipio de El Paso, corta por el medio de una cordillera muy boscosa y cree un temerario efecto de llamada para el urbanismo salvaje y masivo.

David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article

Repost0
8 novembre 2007 4 08 /11 /novembre /2007 12:12

LA AUTOVIA VEJER - ALGECIRAS ACECHA EL ESTRECHO DE GIBRALTAR 

 Esta autovía es redundante: ya existe otra a pocos kilómetros hacía el interior, la autovía de los Alcornocales, que tiene el mismo punto de salida y el mismo destino, de Algeciras a Cádiz.  No existe una demanda de tráfico para justificar esta obra ya que la carretera nacional que quiere sustituir está lejos de estar saturada. Solo se llena esta vía durante unos pocos días estivales del año. Durante la gran mayoría del año el viario existente es más que suficiente. 

    Esta obra obedece a motivaciones estrictamente políticas y urbanísticas. Estamos hablando de construir un arma potente para abrir la veda de construcción intensiva en una zona del litoral, la de Tarifa, que todavía está relativamente resguardada del urbanismo masivo que ha asolado gran parte de la costa andaluza por donde discurre una autovía cercana de la playa. Es evidente que estas macro-infraestructuras costeras tienen un potente efecto llamada sobre grandes inversores y compradores inmobiliarios. 

   

La obra en sí sería una cirugía radical de la cual la paciente, un paisaje irrepetible,  carece de posibilidades de salir indemne. El coste ambiental directo e indirecto es enorme sobre uno de los corredores de biodiversidad más importantes de Europa. 

Pie de foto: Satu Hassi, diputada finlandesa de Los Verdes y Salvador Solis, representante de Cigüeña Negra hablando sobre la Autovía A48 en el Parlamento Europeo 

    Nos tememos que la Comisión Europea se deja engañar muy fácilmente por las trampas de siempre: un proyecto troceados en tramos, la comprensión muy liberal de las excepciones a la Directiva Hábitat, la no consideración de procedimientos de infracción hasta que haya hechos consumados y un general  autismo y actitud de negación ante sobradas evidencias de la vulneración del derecho comunitario. Si se construye finalmente esta obra se habrá obviado la letra y el espíritu de muchos objetivos ambientales, energéticos y de transporte de la Unión Europea.

David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article

Repost0
6 novembre 2007 2 06 /11 /novembre /2007 16:14

Por fin un país tiene un proyecto más o menos serio frente al cambio climático. Es una paradoja que tenía que ser un representante de la derecha el primer mandatario europeo en plantear un conjunto de medidas sensatas frente al cambio climático. Muchas de la propuestas consideradas por Sarkozy implican "un cambio de cultura" a causa de lo que el mismo denomina "un modelo de crecimiento que está condenado". Ya veremos finalmente como es de grande el trecho entre dicho y hecho. Pero el debate en sí supone un avance loable.

 

La gran mayoría de iniciativas serían consideradas en España como muy radicales. Por ejemplo, para el sector de la construcción se propone unas normas de consumo energético 50kw./m2 antes del 2012 en todos los edificios nuevos y en los públicos.

 

En el campo fiscal, propone una tasa contra el dumping ambiental de terceros países con un IVA reducido para productos propios para evitar, por ejemplo, la avalancha de productos especialmente sucios de la China. También apoya la idea de muchos economistas de la creación de un impuesto europeo o mundial sobre el CO2. Medidas fiscales a favor de los coches menos contaminantes. Respalda una ecotasa sobre el paso de camiones de mercancías y proyecta implantar peajes urbanos en los centros de las ciudades. En lo concreto, propone prohibir las lámparas incandescentes. Quiere primar el transporte público con una moratoria en la construcción de autovías y dar prioridad al ferrocarril. Incluso se prevé la reducción a la mitad del consumo de carburante aéreo de ahora al 2020. Propone gastar tanto en investigación de renovables como en la nuclear (ahora gana la nuclear 5 a 1). En cuanto a tóxicos propone la prohibición de sustancias muy peligrosas en la construcción y la decoración y declaración obligatoria de nanopartículas en productos de venta al público. También es de valor el reto de reducir el umbral permitido de partículas en suspensión en el aire. Apuesta por triplicar la superficie dedicada a la ecológica hasta alcanzar el 6% y quiere implantar una comida ecológica a la semana en cada comedor escolar. Osa  proponer la reducción a la mitad del uso de pesticidas en 10 años y apoya una moratoria del cultivo de transgénicos.

 

¿Para cuando unas propuestas parecidas en España? Las propuestas climáticas del gobierno de Zapatero son mucho más tímidas que las de Sarkozy. Esperemos que cunda el ejemplo de Sarkozy en cuanto al cambio climático con una salvedad importante: la obsesión francesa por la electricidad atómica.

David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article

Repost0
29 octobre 2007 1 29 /10 /octobre /2007 10:35

¡proteje la vida animal! 

 

La caza de focas en Canadá ha provocado un importante debate internacional en distintas organizaciones supranacionales, como son la Organización Mundial de Comercio y la Unión Europea.  Recientemente los parlamentos nacionales de Holanda y Bélgica han aprobado leyes que prohíben las importaciones de pieles y otros productos procedentes de focas que han sido objeto de una caza cruel, excluyendo la caza artesana de los pueblos indígenas.  Estas leyes proteccionistas contra el comercio y la importación de productos de focas se basan en el argumento de la defensa de la "moralidad pública", ya que según confirman los sondeos sociales la gran mayoría de la población belga y holandesa considera que la actividad de caza sangrienta de focas ofende principios morales básicos. 

       Los actuales términos legales del reglamento de la Organización Mundial de Comercio reconocen que la ofensa a la moral pública constituye uno de los pocos motivos que pueden justificar la creación de barreras al comercio. Esta excepción legal al libre comercio hoy puede resultar ser un excelente argumento y un gran apoyo a las luchas en defensa de la vida animal, aunque en su origen se estableció a petición de los países musulmanes que querían prohibir la entrada de productos alcohólicos y otros productos por considerarlos ofensivos y dañinos de la moralidad de sus habitantes. En el largo camino de avance en la defensa del bienestar animal y de su protección, el argumento legal basado en la moralidad podría llegar a ser una importante herramienta capaz de establecer un precedente que diera nueva fuerza al movimiento animalista y al movimiento ecologista en general. 

        El gobierno de Canadá ha contra atacado rápidamente poniendo una denuncia a Bélgica y Holanda ante la Organización Mundial de Comercio por poner trabas "injustificadas" al libre flujo de mercancías. Pero los gobiernos belga y holandés han negado las acusaciones con las propias reglas de la OMC en la mano, y han solicitado el amparo de la Unión Europea ante la OMC.  Los estados de la UE ahora deben decidir si apoyan o no a la prohibición de las importaciones de carne de foca y sus derivados. Algunos pocos países como Dinamarca, con ligazones históricas en Groenlandia, ha declarado su apoyo a Canadá, pero la gran mayoría de los estados europeos rechazan la caza cruel de focas y quisieran apoyar las medidas proteccionistas Bélgica y Holanda. Sin embargo, hay un cierto temor que flota en el aire ante los peligros de poner frenos al comercio global, y abrir con ello lo que podría ser una caja de Pandora en base a nuevas denuncias similares contra prácticas comerciales que son igualmente "ofensas a la moralidad pública". 

La paradoja está servida: la ley que protege el libre mercado puede servir a la vez para poner límites a las matanzas y el sufrimiento de animales, a la degradación del medio ambiente y la salud de las personas.  

David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article

Repost0
25 octobre 2007 4 25 /10 /octobre /2007 08:46

La Unión Europea está atrapada en una contradicción o en lo que los psicólogos llaman un "doble vínculo". Pretende asfaltar mucho y contaminar menos. Quiere repetir el "escenario español" de crecimiento e integración europea en los 10 nuevos estados miembros de la UE de Europa central y oriental y a la vez ser súper "sostenible".  La UE quiere liderar la lucha mundial contra el cambio climático con objetivos ambiciosos de reducción de emisiones contaminantes y al mismo tiempo con sus fondos de cohesión quiere financiar miles de kilómetros de obras viarias a cargo del presupuesto comunitario. Es como si nuestros máximos dirigentes europeos no se hubieran dado cuenta de que el "feliz modelo español", con más kilómetros de autovía per capita que nadie, financiado por la UE,  ha aumentado sus emisiones de CO2 en casi un 50% desde el año 1990 y los contaminantes del sector del transporte son los que crecen más deprisa. Si la experiencia española se repitiera en los países de la ampliación, ya podríamos olvidarnos de los objetivos de reducir nuestras emisiones contaminantes en más de un 20% antes del 2020.  

 

Todos los indicios apuntan que la UE no ha aprendido la lección ambiental del "milagro español".  A pesar de pregonar la importancia del medio ambiente en la política europea de cohesión e innovación, solo una pequeña parte de los fondos comunitarios destinados a la ayuda estructural de los nuevos países miembros va destinada a inversiones que favorecen el medio ambiente. De los 177 mil millones de euros que serán gastados en el periodo 2007-2013, solo el 1% serán destinados a proyectos de eficiencia energética y energía renovable. Del dinero europeo destinado al transporte para los nuevos estados miembros, 47 mil millones, el 53% se asigna a la construcción de carreteras y autovías y solo el 10% se destina para el transporte público local y regional. Si no se invierte esta tendencia de copiar el modelo español una gran parte de la financiación europea se orientará hacía un desarrollo especialmente intensivo en el consumo de energía y de emisiones contaminantes lo que desbarataría cualquier compromiso de la UE en defensa del clima.  

 

Si tomamos en serio el cambio climático debemos asegurar que la mayoría de las ayudas europeas vayan orientadas a proyectos que están de acuerdo con nuestra estrategia energética y ambiental. 

 

David Hammerstein, Eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article

Repost0
24 octobre 2007 3 24 /10 /octobre /2007 13:58
Resumen del voto en el Parlamento Europeo sobre "Estrategia comunitaria para reducir emisiones de CO2 de coches"
 
 Ha sido una votación muy decepcionante. Una alianza de liberales con los populares ha aplazado el objetivo vinculante de reducción de emisiones del 2012 hasta el 2015 y ha subido el objetivo de 120g.CO2 de emisiones por kilómetro a 125g.CO2/km.  Muy negativa también ha sido la exención aprobada para los fabricantes que copan menos del 1% del mercado con sus productos.
 
Por el lado positivo se aprobó el objetivo de 95g.CO2/km para el año 2020 y fue derrotado el intento de cambiar el parámetro de evaluación de las emisiones de "huella" al peso del vehículo, lo que hubiera permitido mayores emisiones a los coches más pesados. Además, se ha mantenido los vehículos comerciales ligeros dentro la legislación y se mantiene la publicidad obligatoria de las emisiones de CO2 en la promoción de la venta de los coches.
 
David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article

Repost0
20 octobre 2007 6 20 /10 /octobre /2007 15:47

Tenemos un nuevo tratado, queremos una verdadera constitución. 

Los enormes desafíos sociales y ambientales de Europa y del mundo exigen una Unión Europea mucho más ágil y más cercana a la ciudadanía mientras que el acuerdo alcanzado sobre el nuevo tratado en Lisboa está lleno de insuficiencias y ambigüedades.

Es cierto que las reformas pactadas en Lisboa tienen algo de sustancia útil pero carecen de alma. El efecto del “no” al tratado constitucional, de la derecha e izquierda radical, ha sido especialmente negativo. Lejos de empujar a la Unión hacia reformas más sociales y democráticas, la crisis institucional ha sido aprovechada por los estrechos intereses egoístas de los estados para dar marcha atrás en la armonización de áreas tan importantes como la política exterior o las políticas de justicia e interior. Ha aplazado durante más años una mayor aplicación del nuevo sistema de doble mayorías para sustituir al paralizante método de consenso y ha obviado la oficialidad de la simbología europea. En lugar de una constitución tenemos un tratado, en lugar de un ministro de exteriores europeo tenemos un alto comisionado, en lugar de más poder de la Comisión Europea tenemos más capacidad para frenar acuerdos por los parlamentos nacionales y los gobiernos nacionales. 

La anomalía más grande ha sido la negación de Gran Bretaña y Polonia de suscribir la Carta de Derechos Fundamentales, lo que representa los valores básicos de la Unión Europea. En lugar de simplificar el largo texto un sinfín de protocolos, notas de pie y anexos esconden tras una cortina de humo incomprensible una cacofonía de intereses mezquinos de los estados. Además, se cierra el acuerdo por arriba, entre líderes y parlamentos nacionales, sin la posibilidad de una auténtica consulta popular europea. Ahora comienza en el Parlamento Europeo, que sí ha ganado su derecho a la iniciativa, la lucha por una verdadera constitución europea consagrada a una Europa social y ecológica de la ciudadanía europea, en lugar de la Europa de los estados que ha ganado una batalla en el llamado Tratado de Lisboa.

David Hammerstein, eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article

Repost0