Overblog
Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

22 février 2009 7 22 /02 /février /2009 16:44

A veces he coincidido en los aviones con algunos árbitros del fútbol profesional.  Suelen portarse con gran discreción y reserva cuando les he preguntado por las jugadas polémicas o por cualquier aspecto concreto de su quehacer en el campo. Para conservar su imparcialidad tanto los árbitros como los jueces de linea me explican que en las horas y días previos, y después de los partidos, tienen totalmente prohibido el tener algún contacto con directivos de clubs, jugadores, o aficionados.  De seguro que sería un gran escándalo en el mundo deportivo del Madrid si por ejemplo, en las vísperas de un derbi Real Madrid-Barça el árbitro titular del partido se fuera de copas con el presidente del Barça Joan Laporta. 

Este esfuerzo a favor de la imparcialidad y la evitación del contacto directo puede pensarse también aplicándolo al sistema judicial. Es una forma de sensatez mínima que debería ser una rutina profesional y una exigencia estricta en un estado moderno, con instituciones democráticas que separen claramente los poderes ejecutivos de los judiciales, y con jueces en condiciones de máxima autonomía y distancia de los poderes políticos del momento. Aunque sabemos que las cúpulas de la justicia en este país, quizás como en en casi todos, están demasiado mediatizadas por los poderes políticos y económicos, la amigable cacería del Juez Garzón con el Ministro de Justicia ha ultrapasado una linea roja. 
 

Este espectáculo mediático sobre la cacería del ministro y del juez destapa algo más profundo e hiriente que daña inefablemente la credibilidad y confianza pública sobre los jueces y los políticos. No es solo una cuestión de "amistades peligrosas" entre altos portavoces de los poderes del estado, ya que hay algo más inquietante y abyecto en el hobby de caza practicado por los amigos Garzón y Bermejo. Tengo grandes dudas sobre el sentido de la justicia que pueden tener unas personas que eligen como pasatiempo el matar cruelmente a animales indefensos en su medio natural.  Resulta incomprensible que un Ilustre Juez y todo un Ministro de Justicia prediquen públicamente con este ejemplo de comportamiento tan indigno con los seres vivos sintientes. Esta anquilosada y masculina insensibilidad hacia el sufrimiento animal innecesario, hoy parece que se ha convertido en elemento de status social y de afición de tiempo libre para muchos "progres" también encantados y dispuestos a disfrutar con los espectáculos taurinos.

La tarea de los jueces también ha de ser una enérgica persecución legal de todo caso de corrupción, y muy en particular con los escandalosos casos relacionados con la especulación urbanística y la destrucción ambiental, y que hoy padecemos por toda la geografía española. Pero los procedimientos y las formas de control y persecución legal tienen que ser muy claros y escrupulosos en el desarrollo de los valores de ecuanimidad e imparcialidad, si no se quiere convertir el arbitraje judicial en "tongo".

Partager cet article

Repost0
11 février 2009 3 11 /02 /février /2009 18:33

 

                                                   
     

PP Y el PSOE: "No es una cuestión de competencias europeas"

  Las opiniones del informe Auken se basan en la vulneración de distintas directivas de UE: Contratación Pública (ante el Tribunal Europeo), Agua (con un expediente abierto por la Comisión Europea por urbanizaciones sin agua), evaluación ambiental (distintos casos abiertos) y  el blanqueo de capitales (procedimiento de infracción abierto), entre otras directivas de la UE.



PP Y PSOE: "No hay vulneración del derecho a la propiedad". 

El hecho de que un pequeño propietario se ve obligado a participar en un proyecto de urbanización o pagar unas tasas muy abusivas bajo un supuesto "interés público", que no se justifica, limita radicalmente el derecho a la propiedad que solo debe ser limitado por objetivos sociales de primer orden y nunca para campos de golf y urbanizaciones masivas.
Como indica en el Profesor de la Universidad Miguel Hernández José AntonioTardio Pato en su libro - La gestión urbanística en el Derecho de la Unión Europea,  " en relación con la garantía del derecho a la propiedad, creemos haber justificado argumentalmente que el sistema de agente urbanizador de la legislación valenciana, que sustituye forzosamente al propietario por el agente urbanizador en la gestión urbanística, lesiona del derecho fundamental de propiedad."



PP Y PSOE: "La justicia española basta para resolver los problemas."

  La justicia española, que está al borde del colapso, se ha mostrado incapaz de tratar con eficacia y premura la inmensa mayoría de los casos de abusos urbanísticos. Los trámites son lentísimos, carísimos, tortuosos y no suelen llegar a entrar en el contenido de las demandas. Casi nunca se actúa con medidas cautelares para evitar la destrucción y las sentencias, si llegan,  casi siempre llegan cuando el mal está hecho.


.

 

Partager cet article

Repost0
10 février 2009 2 10 /02 /février /2009 11:46

  

 

    El sábado pasado visité una planta solar de alta temperatura en Sanlucar el Mayor, Sevilla.  En medio de una hermosa finca por donde ambulan cerdos ibéricos por montes de encinas, se vislumbra una torre de más de 100 metros en medio de la más grande planta de energía solar térmica funcionando en Europa que en breve crecerá con más modulos hasta poder suministrar casi toda la electricidad que necesita la ciudad de Sevilla. No se trata de un huerto de paneles solares foltovoltaícos sino de un bosque de espejos que orientan los reflejos de la radiación hacia un punto en lo alto de la torre donde el intenso calor resultante convierte agua en vapor y mueve una gran turbina. Existe otro modelo de térmosolar, también en Sanlucar, sin la torre que en cambio capta el calor solar mediante un liquido en el mismo espejo cilíndrico o parabólico. En suma, las plantas termosolares tienen muchos elementos en común con una térmica convencional salvo que en lugar de carbón o gas funciona con la luz del sol y, lo más importante: no produce emisiones ni partículas contaminantes.  Actualmente, se está experimentando con la utilización de sal para almacenar el calor durante 8-10 días para que las plantas pudieran funcionar 24 horas al días y sin necesidad de parar las turbinas los días nublados o lluviosos.

    Una planta termosolar, que hoy cuesta en construir el doble que el precio de una térmica contaminante, necesita una radiación solar muy fuerte y solo es viable en el sur de España y en lugares muy cálidos como el Norte de África o el Oriente Próximo. En el Parlamento Europeo y en el Plan Solar Euromed se estudia la idea de construir grandes plantas termosolares en el Sáhara como parte de unas "super red eléctirica límpia" (Clean Super Grid) que conectara a las dos riberas del mediterráneo y que fomentara la electrificación de zonas pobres y la transferencia de tecnología verde al Sur. 

      Dos empresas españolas, Abengoa y Acciona ya están construyendo grandes plantas termosolares en Marruecos, Argelia, Abu Dhabi y en Estados Unidos.

            Es verdad que Los Verdes preferimos la energía descentalizada y comunitaria pero al mismo tiempo estas plantas muestran que las renovables pueden ser la alternativa ya en una economía de escala para llegar a ser dentro de unos años muy competitivas en el mercado con las fuentes sucias.     

 

Partager cet article

Repost0
8 février 2009 7 08 /02 /février /2009 12:47


   


  He estado con la valiente asociación Mesa de la Ría de Huelva este fin de semana. Es un movimiento de personas sacrificadas, creativas y persistentes que aman a su ciudad y su entorno natural. Luchan desde hace años contra la muerte y la enfermedad, contra el viento y la marea de intereses inconfesables, complicidades indecentes e instituciones compinchadas.

           Pero parece no pasar nada. La justicia no funciona. Los políticos al mando mandan a callar a la policía y a los jueces. Los plazos se dilatan hasta la infinidad. Se ignoran los órdenes judiciales, se disfraza la realidad de salud púbica y se intenta echar arena por encima de informes científicos escandalosos de peligros radiactivos y biocidas.  

       Sin embargo, a pesar de un festival de cínico y temerario abandono del interés público a favor unos beneficios privados a corto plazo, cada vez se ven más desesperados los defensores de los mortíferos Fosfoyesos. Mientras siguen acumulándose los tóxicos junto a la ciudad de Huelva, se acumula la faena para las instituciones públicas, sindicatos y empresas que defienden la continuación del vertedero tóxico más grande y biocida de España. 

        Existen sentencias judiciales firmes para el cierre de los vertidos de la empresa Fertiberia, el vertedero carece de un permiso de Costas para ocupar los terrenos de la marisma donde se encuentra,  hay unas medidas cautelares dictadas respaldadas por el Tribunal Supremo, se ha emitido una declaración del Defensor del Pueblo Andaluz que critica la concesión irregular y defectuosa de una autorización de vertido por parte de la Junta de Andalcia y sigue el procedimiento de infracción contra España por parte de la Comisión Europea por vulnerar el derecho comunitario.

Partager cet article

Repost0
30 janvier 2009 5 30 /01 /janvier /2009 07:42
(Published in a cross party pamphlet along with MEPs from other parties, to be presented on February 4th in Strasbourg)

 

 

 

Introduction

 

To deal successfully with climate change and with the energy crunch at the same time we need some challenging economic, regulatory and fiscal changes.  This, however, is the challenge of our times.

 

Without overcoming the present, all-encompassing and superficial "green" thinking meeting that challenge will be impossible. Business as usual with just a few technical adjustments, some eco-marketing and an occasional solar panel is merely a recipe for further trouble.  But we must be clear that there is no pure technological fix: there is no magic wand nor single invention that will help us confront the twin headed energy-climate monster.  

 

In order to make progress we need to be prepared for serious social conflict and political controversy.

 

We need a complex mix of government policies, regulations, research funding and tax incentives, creating a system for innovating, generating, and deploying clean energy, efficiency, and productivity. Further, we desperately need an ethic of conservation and a new culture of sufficiency that calls into question many of the basic premises of our contemporary societies. We must learn that conservation is not necessarily the opposite of consumption. In order to consume more, we must conserve more.

 

 

 

 

The Economic Downturn: Eco-friend or Eco-foe?

 

To start with it would seem that the economic crisis has come to our rescue by sinking oil prices and reducing CO2 emissions. In 2008 world CO2 emissions will retreat by around 3%: the economic depression of the 30´s made emissions go down 35%.  By cutting energy demand, the present recession may mean that many countries therefore have an easier time in meeting their Kyoto targets. But of course this ignores much of the South (and part of the North) that suffers energy poverty and totally overlooks the need for structural changes in our way of producing and consuming energy – and we need to address these things in order to be prepared for the next economic upswing. What the energy crunch does tell us is that our climate crisis is intimately entwined with our insatiable consumption patterns, the very force that until now has been the cornerstone of economic growth. We urgently need a way out of this destructive logic and into a "sustainable physical de-growth" that is compatible with a vibrant economy.

 

According to some voices the fight against climate change should be set aside until our economy improves. This is totally mistaken and utterly counterproductive. On the contrary, at the centre of our very response to the economic crisis should be a "green new deal" that regulates and channels public and private funding into clean development and industrial reconversion. Millions of new jobs can come from the green restoration of homes, from the building of public transport, from the massive extension of intelligent electricity grids and the retrofitting of our dirty and inefficient industrial base.

 

Tackling our energy-climate crisis is also about injecting our economy with real innovation, goods and services. By contrast, today’s economy has plunged into crisis thanks, in part, to financial speculation while simultaneously over-heating the climate.  Junk loans have created literal junk by fuelling spending beyond real means, and toxic banks have funded toxic gases by promoting risky over-consumption that was not backed up by real spending power. Reorienting our economy to become carbon-conscious implies financial regulation that restricts irresponsible spending and fiscal policies that internalise hidden environmental costs.

 

A Carbon Tax: Funding the Affordable Alternative

 

In recent months many have been overjoyed at the news of oil prices plummeting in face of dwindling demand. Nevertheless, for renewable sources and energy efficiency measures to attract massive investment and really take off, we need a price floor on oil that will guarantee a degree of stability for investments in the alternatives. We cannot allow the price context for renewable energy to be constantly fluctuating on the unstable market price of oil.   When oil goes under a certain price – say $100 a barrel - a special floating climate tax, on an EU level, should be levied.  This would prevent the price of oil from falling further and provide badly needed public revenue for supporting economic recuperation for a post-carbon, and post-recession society in Europe.

 

This could also be a way of solving the EU´s lack of financial autonomy, providing no-strings-attached revenue and liberating it from the constant renegotiation of financial perspectives with member states. The proposal for a universal carbon tax has been supported by many of the world’s leading economists and the United Nations. It would be a way of helping the South make the jump to clean technologies and, additionally, it could provide financing for reaching agreed Millennium goals.

 

Beware of False “Friends”

 

We should also be cautious towards some possible false and bothersome "friends" of the climate-energy fix. Nuclear, agrofuels and carbon capture are three of them.

 

Nuclear: A massive switch to nuclear power would take all our investment and innovation power to build hundreds of new nuclear plants which would lead us to economic ruin and perpetuate a highly-centralised and dangerous source of energy that has simply too many problems and risks attached to merit our real consideration. The nuclear option is even less viable in the context of the economic recession due to their upfront costs and their capital-intensive, labour-poor nature when compared with other sources of energy.

 

Agrofuels for transport: This is the last resort to save the conventional internal combustion engine on the part of car manufacturers that are in deep trouble. Hybrid and electric cars hold out much more promise for reducing C02 emissions, taken alongside tax measures levied on high-carbon cars and the strong promotion of public transport.  According to most studies many agrofuels make little or no dent in reducing climate change gases but, at the same time, can have very negative impacts on forests, farmlands and food prices. 

 

Carbon capture and storage: Our present coal power plants must be modified to become much cleaner than they are at present.  However, the promise of the still immature CCS technology is being used as a catch-all marketing spin to fool people into more and more coal power plants and irrational mining operations.  Serious risks and technical problems remain.  CCS might work - both environmentally and financially - but it will be ten years at least before we know for sure.

 

Demand and Supply: a Smart and Efficient Grid, Smart and Efficient Homes

 

One of our biggest challenges is distributing our electricity in an efficient and intelligent manner. Most of our present regulators and power utility operators follow a perverse and inefficient system. Currently, the more energy they sell the better.  More power lines and power plants built means more clients signed up and more energy consumed. More investment is the result of greater consumption and there is little incentive for energy conservation. As the over-supply of energy mounts, so too do the profits.

 

For example, Spain produces around triple the amount of average energy consumed each year.  They produce to serve peak demand of consumers instead of orienting demand to the times of peak production. It is generally a lineal, one way process on the grid. There is practically no feed back: there is very little energy contribution from consumers and practically no information on the energy consumption patterns of the consumer flowing back to the regulators.  There are real advantages to saving, efficiency and renewable energy production, but maximising these is impossible when almost no economic dialogue exists between consumers and providers.   

 

We desperately need a "decoupling" of consumption from the profits of energy suppliers. Energy auditors under EU or national guidance could establish compensation funds for achieving efficiency and savings for consumers. They should subsidise change in appliances, climatisers and light fixtures.  It should be noted that the cost of generating each new kilowatt of electricity is more than five times that of saving one.  

 

Especially important is the great void that exists in the integration of information technology and our daily energy system. Information technology and electricity convergence could reduce energy consumption radically in the building sector, which represents 40% of our current electricity consumption. IT could match electricity needs with the time when the energy is available. Why shouldn’t a washing machine or other appliances be programmed to work at off-peak hours when there is surplus production and supply of electricity? And why can’t we make alter the supply and demand pattern of electricity by using IT to create a modulated pricing system?  Wouldn’t these ideas greatly reduce CO2 emissions and eliminate the need for hundreds of new power stations at a stroke?

 

Our homes can be the centre of our fight against climate change. The global production of cement produces around as much CO2 as all the passenger cars in the world. The standards for building homes (materials, energy efficiency, life-cycle analysis) should be as important as the CO2 emissions of cars. Too many of our buildings are enormous energy consumers when they could be net energy producers. This demands a clear tax structure to promote new bioclimatic designs, a new materials economy low in carbon, and an intelligent and informed exchange of electricity between homes and the grid.

 

The Firm Hand of the Law

 

Laws and regulations are primordial.  For example, each Californian produces half the emissions as his or her fellow American, but this is not due to the triumph of personal choices.  It is down to policies on CO2 emissions from cars, efficiency norms on appliances, and similar restrictions on machines.   This has meant billions in savings and has had a positive effect on the economy.

 

 

Closer to home the difficulties of pushing a rational climate policy is becoming evident. The tremendous campaign against stricter car emission standards in the EU – waged by car manufacturers and some member states - has been successful in markedly weakening the EU Directive. This sad development is simply a reflection of the lack of political will on the part European politicians to take the energy-climate crisis seriously. At the time of writing the EU Council has just backtracked and watered-down key elements of the whole EU climate-energy package that must guide us toward the 2020 objective of a 20-30% reduction in CO2 emissions.

 

Conclusion: Looking Inward and Outward

 

Both within Europe and outside it, there exists a myth that the path to progress requires the right to pollute: we need to end that idea and create a sustainable future. That means action in our own backyard, but coupled with strengthened ties to the South of us, especially within the Mediterranean region, and embarking on clean energy integration and technology transfer projects that create common purpose and economic viability. It is possible to save the economy and the planet at the same time if we have the courage to propose a reorientation of our economy towards crucial environmental and social objectives.  Determination, innovation, and legislation: we will need them all to make the progress that must be achieved.

 

David Hammerstein

Diputado Europeo

www.davidhammerstein.org

www.davidhammerstein.com  

 

Partager cet article

Repost0
27 janvier 2009 2 27 /01 /janvier /2009 10:01

La nueva economía debe aplicar el principio de responsabilidad tanto en la política y las leyes como en la producción y el consumo. Debe frenar y reducir la destrucción y las contaminaciones generadas en las personas, los ecosistemas, las especies y animales no humanos, y las generaciones futuras.


Necesitamos una economía de mercado regulada con exigentes normas sociales y ecológicas, y con capacidad de evitar la gran concentración empresarial y favorecer la diversificación y su enraizamiento local y bioregional.


Contrariamente al crecimiento ilimitado de la economía material que destruye los sistemas vivientes, la apuesta por el decrecimiento sostenible conlleva el aumento de la economía inmaterial, es decir, de los flujos de innovación y de intercambio de la cultura y la información de todo tipo.


La nueva economía verde y social exigirá profundos cambios fiscales y legislativos para hacer las paces con el planeta y las personas
.

Partager cet article

Repost0
26 janvier 2009 1 26 /01 /janvier /2009 17:39

     Se quiere extender el derecho de autor, reducir el dominio público de la cultura y encarecer el acceso al patrimonio musical y audiovisual.

     Centenares de organizaciones de consumidores, bibliotecas y de ciudadanos por todo el mundo han condenado la propuesta de extender de 50 a 95 años los derechos de autor. Con la excusa de supuestamente ayudar al bienestar de los músicos los fuertes lobbies industriales han empujado esta propuesta que se enfrenta a la opinión de la gran mayoría los expertos y académicos en propiedad intelectual.

     El verdadero objetivo de la extensión de los derechos de autor, que será votada dentro de dos semanas en la Comisión Jurídica del PE, es de entregar centenares de millones de euros de los bolsillos de los consumidores europeos  a las 4 discográficas más grandes del mundo. Más de 80% del dinero generado por el aumento de derechos pagados irá a parar a la gran industria y casi todo el resto irá a los músicos más famosos. La inmensa mayoría de artistas musicales recibirán entre O.50 y 26 euros al año.

    La mala situación de los músicos es debida a que son sujetos a unos contratos leoninos que dan todas la ventajas a las discográficas. Nada cambiará cuando se extiende el término de los derechos de autor.

     Distintos gobiernos como el británico o el sueco consideran que la propuesta no tiene contacto con la realidad. Otras voces expertos van más allá y acusa a la Comisión Europea de deliberadamente engañar a los eurodiputados y de ignorar sus propios estudios negativos para satisfacer a unos estrechos intereses empresariales.

  

·         Una propuesta antisocial e anti-ilustrada. La extensión del copyright es un atentado contra el acceso social a la cultura porque colocaría  gran parte del patrimonio cultural europeo (canciones, películas, material audio) en un vacío comercial.

·         Una propuesta injusta que solo beneficia a los más ricos y poderosos.  Todos los estudios solventes de Propidad Intelectual en Europa ha demostrado que la propuesta no ayuda a los intérpretes musicales más pobres. En cambio demuestran que los dueños de catálogos antiguos ganarán millones.

                -   En contra de los consumidores y las bibliotecas públicas.

                     Se oponen a la propuesta las 42 organizaciones de consumidores
                     más grandes, más de 650 mil bibliotecarios y docenas más.                

        

      Ayúdanos a defender la cultura pública frente a este intento de privatización y apropiación abusiva de la música y sonidos que dan sentido a nuestras vidas.

Partager cet article

Repost0
24 janvier 2009 6 24 /01 /janvier /2009 22:58

Invito a mi blog a Manolo Barrero, concejal y lider de Los Verdes de Europa, que ha escrito este comentario sobre la crisis.  




OBSERVACIONES

 

Deberíamos ser mucho más precisos y no circunscribirnos solamente a la crisis económica y hablar de triple crisis. Es decir, financiera, económica y ecológica. Esta última ya existía y ahora, naturalmente,  se ve agravada. Pero deberíamos dejar bien claro – sobre todo para muchos ecologistas – que la mejor manera de combatirla es desmontando la ideología del consumo. Y sobre todo, borrando de nuestras expresiones el concepto de “desarrollo sostenible” que en definitiva, no es más que un concepto ético, que a fuerza de utilizarlo indebidamente ha acabado por convertirse en un tópico.

DESARROLLO y SOSTENIBLE es yuxtaponer dos palabras contradictorias

 

Para marcar muy nítidamente nuestras diferencias sobre el modelo, tanto con los neomarxistas como con los ultraliberales, deberíamos referirnos y utilizar más el término naturaleza. Pues para ellos es un término molesto, porque mencionarlo significa aceptar que sus teorías sobre el desarrollo están relacionadas con la realidad física del planeta. Sin embargo, toda su teoría la construyen sobre la ideología. A nadie se le oculta que la economía actual es esencialmente de naturaleza ideológica.

 

NUESTRAS ALTERNATIVAS

 

Debemos proponer un modelo económico, que como mínimo, no recurra al capital natural. Es decir, que sea capaz de vivir de las rentas de la naturaleza. Que además, tiene que ser un objetivo tanto desde el punto de vista económico y científico como moral.

Y por ejemplo, no estaría mal recordar que no pocos científicos consideran, que más que en el agotamiento de los recursos naturales, el problema está en la sobreabundancia. “La amenaza más importante está en la incapacidad del ecosistema global para  absorber toda la polución que se genera”

 

También deberíamos poner el acento sobre algunas contradicciones de los ecologistas. Cuando se habla de crecimiento cero o de estado estable, además de cometer un error se está diciendo una falacia. Aun cuando fuéramos capaces de estabilizar la economía, seguiríamos consumiendo el capital naturaleza. Consiguientemente, estaríamos en la misma situación, por lo tanto tenemos que acuñar la idea del fin del planeta. Es decir, que hay que libar la batalla contra el consumo. Y sobre todo, contra la sumisión publicitaria.

 

Nuestro modelo tiene que basarse esencialmente sobre la responsabilidad. Aunque no se pueda negar que la política y sus mecanismos puedan tener una importancia fundamental, siempre serán secundarios, mientras no exista un principio de responsabilidad, primero individual y después colectiva.

 

EL MOMENTO ACTUAL

Si nos atenemos a ciertas teorías, que hasta ahora hemos venido haciendo nuestras, como las de Edward Goldsmith, es evidente que una crisis económica mundial como la actual, dificulta y retrasa enormemente la crisis ecológica. No sólo porque las crisis no suelen tener efectos pedagógicos y en cambio suelen engendrar otros conflictos. A veces incluso de gran envergadura. Y ahí tenemos el ejemplo de la crisis de 1929. Fascismos, ultranacionalismos etc. Las crisis siempre suelen desembocar en nuevos y más fuertes poderes con todo lo que eso significa.

 

Por eso debemos de plantear el decrecimiento sostenible como una fórmula, por no decir casi la única que existe, para salir de la crisis.

 

Esta propuesta es la única que no generará una crisis social. Sin embargo, esta regulación forzada – y en pleno caos que se pretende hacer – sí está provocando una crisis social cuyas consecuencias aún están por determinar. Por ejemplo, en España donde la cifra de parados ya asciende – y estamos empezando – a 3.207.900 parados. Es decir, casi el 14% de la población activa. Esta situación sí que es un decrecimiento caótico. Y para comprobar sus efectos, ahí tenemos el caso de Rusia después de la caída del muro, que ha pasado de una economía de superpotencia a una economía de supervivencia. En términos ecológicos se puede decir que fue todo un éxito, puesto que las emisiones de gas a efecto invernadero disminuyeron en un 35%, pero en términos sociales ha sido una catástrofe.

 

En definitiva, que lo que nosotros proponemos es una reducción de la producción y del consumo para lograr una mayor equidad y que el actual sistema no salte descontroladamente por los aires. Pero siempre teniendo muy presente que el modelo actual está agotado.

 

EL PRINCIPIO DE RESPONSABILIDAD

 

1º) Debemos rechazar el desarrollo de cualquier tecnología que no dominamos. Por ejemplo, en materia de producción de energía nuclear, la ciencia todavía no domina la eliminación de los residuos. Otro ejemplo, la ciencia pretende combatir, por ejemplo, la obesidad actuado sobre la genética, cuando se puede resolver el problema cambiando la alimentación y los hábitos de vida. Son sólo dos ejemplos, pero se pueden citar infinidad de ellos.

 

2º) La solución para resolver esta triple crisis, no puede estar sólo basada en el conocimiento científico.

 

3º) Se necesita un modelo económico alternativo, con una mayor intervención a escala estatal y una administración mucho más democrática que la actual, buscando una armonización entre las opciones individuales y colectivas.

En este nuevo modelo, el principio de responsabilidad es muy importante, tanto de la política como del consumidor. En suma, una economía de mercado controlada, con el fin de evitar cualquier fenómeno de concentración. Y sobre todo, ir hacia un sistema que no genere publicidad, que según los más estudiosos del decrecimiento sostenible, consideran como imprescindible, para liberarse de la ideología del consumo.

 

4º) Los servicios públicos esenciales no podrían ser privatizados (educación, agua, energía, sanidad, transportes, seguridad etc.)

 

Con estos principios, la expansión del comercio real y equitativo sería una realidad y conllevaría el final de la esclavitud moderna y del neocolonialismo. O sea, un mudo más justo y solidario

 

 

 

Partager cet article

Repost0
22 janvier 2009 4 22 /01 /janvier /2009 08:30


1. What were your impressions when you went to Gaza?

      We were all struck by the destruction of dozens of beautiful children crowded around us at the UN schools where they had taken refuge from the bombs that exploded nearby. The desperation of young mothers crying out for help with babies in their arms. The incredibly heroic work of the UN staff, both foreign and locals,  that tirellessy work to help people in midst of very dangerous circumstances.  Everyone seemed very happy to see us as we were the only European representatives to visit Gaza during the conflict.  When the first explosion went off a few hundred meter away our instinct was to look for cover but we were told not to run or to panic. In any case, there was no safe place to go to. 

 

2. What can / should Europe do to ensure the ceasefire is long lasting?
 

     Europe should condition its future relations with Israel to the regular opening of its crossings with Gaza to ensure the regular movement of goods and people, as demanded by International law for any occupying power. The present situation of blockade is an illegal exercise of collective punishment as affirmed by the European Parliament resolution adopted last week.  No ceasefire will be stable if we allow the asfixiation of Gaza to go on. The second prerequisite for a stable truce is to take political steps to support a new Palestinian unity agreement that integrates Hamas in the Palestinian Authority (along lines of Mecca Agreement in 2006)  and for the EU to initiate contact between the EU and Hamas. Without intra-Palestinian reconciliation and a European dialogue with Hamas it will be impossible to maintain the calm and move toward a meaningful peace process to resolve the general Palestinian-Israeli conflict. 
     The EU should return to the management of the Rafah crossing with Egypt and encourage the sending of UN and/or Islamic country troops to Gaza to maintain the crossings open,  to protect the civilian population, to assist in reconstruction and to prevent the launching rockets against Israel. Only a strong EU implication on a political level can turn the present fragile calm into a long-term modus vivendi.  This means changing EU policy on Gaza while tackling effectively the issues that are blocking progress on the peace front, such as the expansion of settlements on the West Bank, the movement of people and goods and Palestinian prisoners. All of this can be done while maintaining a firm position in defence of Israel´s security.
     If EU policy does not become more forceful the hate sowed in the Gaza war will soon be harvested in new episodes of pain both in the Middle East and here at home.

 

Partager cet article

Repost0
21 janvier 2009 3 21 /01 /janvier /2009 17:15


Bush se ha ido y ya se nota una nueva política de internet y propiedad intelectual en Washington. La página web de la Casa Blanca lleva puesta una notificación que aclara que "los materiales que aparecen en esta web no están protegidos por derechos de autor." Según los términos de Creative Commons se puede utilizar libremente cualquier contenido siempre y cuando se cita su procedencia. Cualquier visitante que manda información a la web de la Casa Blanca (Whitehouse.gov) acepta la cesión irrevocable de sus derechos de propiedad intelectual y su licencia gratuita para todo el mundo.

A ver si el Gobierno de España  puede aprender del ejemplo de Obama y que se entere que existe vida más allá de la Sociedad de Autores.

Partager cet article

Repost0