Overblog
Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

15 mai 2009 5 15 /05 /mai /2009 19:43


Los límites ecológicos del desarrollo
 
Solo podemos sobrevivir dentro de los límites de la biosfera. Es imposible un crecimiento ilimitado de la economía material y del mercado en un mundo finito. La acción humana contra la naturaleza hoy llega hasta los límites terminales ya que está muy dañada la capacidad autogeneradora de los ecosistemas de la Tierra, y a consecuencia de las rápidas e incesantes demandas humanas que transforman los recursos naturales en desechos y contaminantes. El terrible legado de polución por combustibles fósiles trae consigo un presente y un futuro con caos climático junto a la destrucción de los últimos bosques, de la biodiversidad, y de las pequeñas economías agrícolas, y con todo ello se empobrecen, enferman y dejan sin alimentos a innumerables personas en el mundo, entre ellas las mujeres más pobres. 


La globalización económica intensifica la destrucción ambiental planetaria y la contaminación por CO2 al multiplicar la extracción, los desechos y el movimiento de recursos ambientales dirigidos a la producción y al consumo. A más integración en la economía globalizada mayor desarraigo ecológico, cultural, y existencial de los pueblos colonizados y de las sociedades del Norte. 

La actual crisis económica no es solo de mercado sino que es la crisis del anacrónico modelo de la segunda revolución industrial, que basado en una centralización de la electricidad, el automóvil y la cultura energética del petróleo, el gas y el carbón, desde hace décadas choca frontalmente contra los límites absolutos impuestos por las necesidades reproductivas de nuestra fundamental existencia física y ecosistémica. El decrecimiento y la relocalización de la economía material de forma que no privilegie el bienestar material destructor de la naturaleza es una respuesta obligada contra la amenaza global ecológica y climática. Sin embargo, llama la atención la masiva irresponsabilidad y la ceguera organizada presente en todo tipo de instituciones públicas y privadas, y en las mentalidades mayoritarias de nuestras sociedades modernizadas, empeñadas como están en alargar al máximo la prioridad del desarrollo y el mercado junto a los valores materiales de riqueza y bienestar, aunque ahora buscan nuevas justificaciones y legitimidades mediante las recetas y retóricas mágicas y autocontradictorias del "desarrollo sostenible".




Las mujeres y la crisis socioecológica 

Los habitantes del mundo desarrollado, tan solo 1/5 de la población mundial junto a las élites de las sociedades del Sur, malgastamos energía, aniquilamos los espacios bioproductivos del resto de especies y biodiversidad, y contaminamos con venenos el resto del planeta. Ante el rápido empeoramiento de la salud de la Tierra y de su atmósfera gaiana, estamos ante un desafío sin precedentes históricos conocidos puesto que la supervivencia colectiva está en juego a causa de nuestros humanos hábitos de abundancia y derroche, de nuestros errores de comprensión, de nuestra ciencia y tecnología autolesionante y sin orientación ética, y de nuestras ilusiones endiosadas. 

El drama del cambio climático es ya parte de nuestra existencia y futuro colectivo. Puesto que nadie puede defenderse individualmente y no existen soluciones solo locales, es urgente la acción colectiva coordinada, local y transnacional, y para ello no valen las respuestas sectoriales y desconectadas al uso: "dejádselo a los expertos"; "dejádselo a la gente"; dejádselo a la educación"; "dejádselo al mercado", "dejádselo a las leyes"; "dejádselo a los políticos"; "dejádselo al estado". Se trata de una situación de emergencia planetaria que afecta al conjunto de la humanidad, y ha de poder ocupar el centro y la prioridad en todos los ámbitos de acción, individuales y colectivos, públicos y privados. Por tanto, carece de sentido racional el intento de alargar por más tiempo las actuales pautas destructivas del desarrollo industrial, o el plantear algunos cambios de mejora ambiental, pero solo parciales, desconectados, y supeditados a la prioridad del mercado y la libre economía.

En las sociedades desarrolladas con liberales leyes igualitarias para mujeres y hombres, y a la vez centralmente organizadas bajo numerosas pautas sociales y culturales de discriminación y desigualdad sexual, las mujeres también participan activamente en la alegre fiesta destructiva del desarrollo a través de la producción, el consumo y los modos de vida. A la vez, ellas también son víctimas particulares puesto que sufren las amenazas y lesiones climáticas y ecológicas de forma singular en función de las posiciones sociales que ocupan y las actividades que desarrollan, y que a su vez reproducen y son consecuencia de numerosas formas de desigualdad y diferenciación sexual. 


Aunque los efectos sociales del calentamiento global son desastrosos para el conjunto de la humanidad, lo son sobre todo para las sociedades del Sur, puesto que se generará un creciente aumento de escasez de agua, comida, y tierras fértiles, lo que a su vez favorecerá las hambrunas, las enfermedades y muerte, con ello crecerán las tensiones y las desigualdades sociales junto al aumento de los conflictos violentos. La capacidad general de adaptación y mitigación de los hogares a los cambios del clima depende del acceso a recursos como son los derechos de propiedad sobre la tierra, el dinero, los créditos económicos, el nivel de autonomía, la buena salud, la movilidad personal, la propiedad de la vivienda y tierras, la seguridad alimentaria. 

Las mujeres constituyen el mayor porcentaje de las personas más pobres del mundo, con menos recursos y libertades, y por ello también son las más afectadas y en peligro. Las mujeres más pobres en países del Sur pierden el sustento básico de ellas y de sus familias cuando desaparecen los recursos ambientales locales de los que extraen los medios cotidianos de vida, como son el agua, la leña, el forraje, o el alimento, y se convierten así en primeras víctimas y refugiadas ambientales. La pérdida y degradación de los ecosistemas y la biodiversidad local que es la fuente de recursos para la subsistencia familiar y comunitaria amenaza directamente a las mujeres. Los riesgos climáticos son mayores con ellas al depender directamente de los recursos ambientales locales, y al ser además las responsables de familiares a su cuidado. Además, padecen la discriminación patriarcal de estar sometidas con frecuencia a costumbres y leyes discriminatorias que les deniegan los derechos otorgados a los hombres, lo que les dificulta más el acceso a ayudas económicas en créditos y servicios. 




La doble dominación de las mujeres y la naturaleza

La dominación patriarcal y la industrialización moderna tienen una misma raíz imaginaria y simbólica, ya que ambas parten de una mentalidad con ideas dogmáticas y reduccionistas que dicotomiza y simplifica la complejidad de un mundo que en realidad es dinámico, interconectado y multidimensional. La opresión de la naturaleza y la opresión de las mujeres comparten un mismo modo cultural dualista de percibir la realidad, basado en el establecimiento de una artificial y rígida frontera entre el mundo humano y el mundo natural, y entre el feminizado mundo doméstico y el individualista mundo masculinizado de los espacios públicos de la economía, el empleo y la política. Las dominaciones de las mujeres y de la naturaleza parten del falso supuesto de superioridad y de desconexión respecto a la parte dominada: las mujeres y la naturaleza. Estos dualismos son fundantes en la historia cultural de occidente (mente-cuerpo, cultura-naturaleza, hombre-mujer, razón-emoción...), y hoy constituyen un delirio cultural que empuja a un callejón sin salida al mundo entero. La emancipación de las mujeres y la protección ambiental exigen romper con estas mentalidades modernas tan simplificadas y jerarquizantes, como peligrosas. 

Este antropocentrismo y androcentrismo propio de la cultura occidental también se expresa en las cosmovisiones e ideologías políticas desarrolladas en la historia, como las del liberalismo y el socialismo, ya que ambas parten de la misma ilusión moderna sobre el progreso humano inacabable y ascendente, y del mundo viviente concebido como inerte, mecánico y sometido a los intereses humanos. Esta fe laica y sus utopías de salvación y felicidad colectiva para los seres humanos parte además de una faústica creencia cultural sobre nuestra capacidad de control y dominio de la parte declarada inferior y dominada: nuestra propia existencia física, el cosmos, la naturaleza, y el futuro. Se trata de un enraizado mito sobre la grandeza, las capacidades, y los poderes de los seres humanos, desarrollados mediante el uso de  la razón, la ciencia, la técnica, la economía, el estado, y las leyes, y prioritariamente adjudicados a un selecto y minoritario club mundial de humanos, y especialmente a sus elites masculinas. 


Las mujeres como la naturaleza 
son productoras y cuidadoras de vida

Para orientarnos en todos los campos prácticos de acción humana necesitamos nuevos principios y saberes en sintonía con las necesidades ecológicas del mundo, y para ello pueden ser de utilidad las formas de relación “feminizadas” más cooperativas y simbióticas con los otros humanos cercanos y singulares. Las culturas y valores femeninos pueden ayudarnos a reciclar las erróneas y abstractas creencias del progreso material humano indefinido y del individuo soberano, libre, y aislado. 

Contrariamente a los valores entronados por la modernidad europea, las culturas femeninas alimentan las micro-relaciones prácticas orientadas bajo principios y valores muy diferentes: la compasión, el sacrificio por el otro próximo, el amor, el reconocimiento y cuidado del otro concreto y cercano. Se trata de ideas y saberes prácticos, principios morales, y métodos intuitivos de resolución de problemas cotidianos. Son pautas propias del modelo femenino de relacionarse con el mundo, y son producto de la socialización diferencial de las mujeres. Son más holísticas, más participativas, más integradoras y concretas, y más relacionadas con las necesidades físicas de la vida individual y grupal, y de su satisfacción y renovación diaria. Estas microculturas femeninas hoy pueden servir de obstáculo y de resistencia contra el individualismo posesivo propio de las esferas públicas de acción, y que a su vez es causa de la crisis ecológica y las amenazas climáticas. 


Desde sus diferentes lugares sociales, las mujeres  desarrollan prácticas alternativas a las formas de interacción impersonal y jerárquica propias de las organizaciones y la burocracia presente en el mercado, el trabajo, y las instituciones. Estos aprendizajes prácticos podrían tener un alto valor estratégico si se extendieran e incorporaran en las tareas de gobierno, en la economía y en la ciencia, sin abandonar su enfoque integrado y material, y manteniendo su orientación hacia la satisfacción de las necesidades primordiales. Sus disposiciones cognitivas, morales y sensitivas impulsan relaciones de solidaridad y de apoyo mutuo en los entornos próximos de interacción. No buscan ni la objetividad ni la universalidad sino que desde sus fines prácticos resuelven desde lo concreto el vivir diario y las necesidades humanas básicas como son la regeneración, la nutrición, la higiene, el cuidado, el afecto, la seguridad o la protección. Además, estas formas de creación y donación gozan de la virtud de ser accesibles tanto a mujeres como a hombres. Se trata de aprendizajes con percepción contextual depurada de categorías conceptuales objetivadas y abstractas, ya que surgen del conocimiento práctico que mezcla la razón y la emoción, el cuerpo y la mente, la naturaleza y el ser humano. 


Las mujeres guardianas de la biodiversidad
en las economías rurales

La protección de la biodiversidad, los bosques y los árboles, son una importante línea de defensa contra él desastre climático. La marginación y desigualdad con las mujeres, la destrucción de la biodiversidad, y los dramáticos efectos naturales del calentamiento climático son procesos muy vinculados. El trabajo de las mujeres para generar medios de vida en las agriculturas de subsistencia se basa en el uso múltiple y la gestión inteligente y acoplada a los ritmos de los sistemas ecológicos, gestionando multifuncionalmente la biomasa para la obtención de forraje, abonos, alimentos y combustible. Se trata por tanto de actividades de gran importancia por su valor ecológico, económico y social. 

Las economías de muchas comunidades del Tercer Mundo amenazadas por la alteración climática dependen directamente de los recursos biológicos locales y cercanos para asegurar su sustento y bienestar, y dependen del uso sostenible y de la conservación de los recursos biológicos y su diversidad. Pero contrariamente, el dominio del mercado desplaza las tecnologías basadas en la biodiversidad y la destruyen junto a los medios de subsistencia de mujeres, familias y poblaciones. En el paradigma basado en la biodiversidad, ser desarrollado es ser capaz de dejar espacio ecológico para otras especies, para otros seres humanos y para las generaciones futuras. 

Cualquier estrategia de mejora de cosechas y alimentos debería apoyarse en el protagonismo, los conocimientos, y las habilidades de las mujeres, ya que en la mayoría de las culturas y grupos humanos ellas han sido las guardianas de la biodiversidad. Ellas la producen, reproducen, consumen y conservan en las prácticas, costumbres y saberes agrícolas, aunque esto se exprese bajo muy diferentes lenguajes y hábitos culturales en cada sociedad y momento histórico. Cuando se considera a la gente empobrecida del Tercer Mundo que obtienen sus medios de subsistencia directamente de la naturaleza cercana, se tiende erróneamente a verlos como destructores del medio natural, y no como lo que fundamentalmente son: productores y conservadores del mismo. 



 

Las mujeres de la clase consumidora mundial

La crisis ecológica que padecemos también responde a un reparto desigual mundial del consumo de los limitados bienes naturales del planeta y de los riesgos ambientales esparcidos a escala mundial, y las mujeres participan de forma singular y específica en esta forma global de desigualdad y de reparto de los daños y peligros ambientales. Puesto que el consumo de los países del Norte industrializado no puede mantenerse ni extenderse al resto del mundo sin que la biosfera se colapse, son inevitables los cambios a favor del ahorro, la simplicidad, la reutilización, y la reparación. También los países más empobrecidos han de abandonar los estándares imitativos y librarse de la dependencia y colonización mental, emocional, cultural, y económica, y para ello se necesitan estrategias no emulativas de transdesarrollo autocentrado.
 

Una minoría de la población humana planetaria constituye la clase alta consumidora y destructora, ya que sobreconsume los limitados bienes ecológicos planetarios y genera unas condiciones globales de intensa y creciente injusticia ambiental. Esta clase alta consumidora tiene un tamaño de 1/5 de la población mundial, y corresponde a la mayoría de las personas en sociedades industrializadas y a las clases medias del resto del mundo, que comen proteínas animales, beben aguas embotelladas y refrescos, se desplazan en vehículos privados con motores de combustión, y producen muchas basuras y contaminación. La clase media consumidora, corresponde a las 3/5 partes de la población mundial, es vegetariana, come grano suficiente y saludable, se mueve en bicicleta o autobús, y genera pocos desechos. El resto de población mundial 1/5, no come suficiente ni tiene acceso al agua potable en condiciones, se mueve a pie o en lomos de animales, y no genera basuras.

 

En las sociedades de la abundancia de los países desarrollados del Norte, las mujeres participan de manera diferenciada y singular en la clase alta consumidora y en la espiral del daño ecológico que fomentan. A más integradas en la producción, el consumo, y en los modos de vida opulentos, más huella de destrucción socioambiental generan. En general, los mayores consumos de recursos ambientales vienen de la mano de los grupos con más ingresos económicos, más urbanos, con mayores niveles educativos, y a su vez convertidos en modelo de referencia y aspiración para el resto, y esto afecta a mujeres y hombres. Las mujeres que ocupan las posiciones bajas de la estratificación socioeconómica y educativa no escapan al sobreconsumo destructivo de los bienes ambientales, ya que también participan activamente e irreflexivamente en la destrucción ecológica mediante su acceso al consumo. El mercado de consumo masivo oferta grandes series de productos industriales empaquetados, baratos, y estandarizados, y que con la globalización de la economía a menudo vienen de lugares muy remotos, incorporando en su producción, distribución y venta, una larga y oculta historia de contaminación y lesiones ambientales.
 

Además, numerosos parámetros económicos y culturales orientados por pautas sexistas de valor están también presentes en los mandatos publicitarios de productos y de marcas dirigidas específicamente a las mujeres. Este consumo feminizado incita a las mujeres a realizar compulsivas compras específicas sobre numerosos y variados productos: cosméticos, ropa, higiene, electrodomésticos, comida, salud, y todo bajo la inacabable y renovada espiral derrochadora del "usar y tirar", ignorando con ello el daño ecológico y las emisiones contaminantes de carbono. Las mujeres se integran diferencialmente como consumidoras individuales en los mercados económicos de productos, discursos, y publicidad, y dirigidos específicamente a ellas con la intención de movilizar y dirigir sus deseos y compras hacia el negocio privado y los mercados mundializados.

 

Pero las mujeres de la clase alta consumidora a escala mundial, también participan como víctimas ambientales ante infinidad de sustancias biocidas que sin control se expanden y acumulan sinérgicamente en sus cuerpos y en los ambientes cotidianos en los que están. Numerosos productos que las enferman, constituyen además una herencia tóxica que trasmiten y reproducen generacionalmente en sus hijos e hijas. Este nuevo ejército mortífero de sustancias fruto de la tecnoindustria están presentes en los alimentos, los materiales, los objetos y los artefactos con los que se relacionan, en la vida doméstica y en las esferas públicas del trabajo, y son parte cotidiana de los ambientes domésticos, laborales y urbanos cada vez más artificializados y peligrosos. 
 

A partir de la patriarcal separación de las esferas domésticas y públicas de relación pública presente en nuestras sociedades, y desde los roles domésticos tradicionales adjudicados a las mujeres, muy a menudo son ellas mismas las que gestionan las pautas prácticas de compra ordinaria y cotidiana de las economías familiares, y con ello a la vez reproducen activamente y sin apenas información y conciencia un consumo tóxico familiar. Esta posición de cierta autonomía sobre la administración del consumo familiar, también las coloca en una situación de empoderamiento y de potencial capacidad de decisión que hipotéticamente puede favorecer la conjunción entre las resistencias tradicionales y las ecológicas contra las invasiones tóxico-domésticas destructoras del mundo viviente. Las culturas tradicionales femeninas albergan valores opuestos al individualismo posesivo al poner en práctica la satisfacción de necesidades materiales y afectivas básicas desde valores y éticas de cuidado hacia el otro próximo, y por ello están más cerca de las necesidades de protección de los sistemas vivientes a los que la humanidad pertenece.

Muchas mujeres innovan e inventan soluciones prácticas enraizadas en sus aprendizajes culturales femeninos, y así establecen con su hábitos, y sin saberlo, nuevas pautas virtuosas de relación menos destructivas con los bienes ecológicos. Muchas mujeres se resisten a los alimentos industriales, envasados o congelados, porque prefieren la comida cocinada a fuego lento y con productos naturales, locales, y estacionales, que a su vez compran a diario en el pequeño comercio cercano o en el mercado del barrio, y con ello frenan la extensión de las nuevas pautas de compra semanal y motorizada en las grandes superficies; en el medio urbano muchas mujeres alimentan espirales virtuosas cuando se desplazan a pie o con transporte público, cuando sus trayectos son más cortos y cercanos, y cuando ocupan el espacio público sacándolo del anonimato y la anomia mediante el reconocimiento y el encuentro social, con ello además de ganar seguridad y vida social, se desplazan y reducen los coches particulares y los humos tóxicos del aire urbano. Estas pautas femeninas de relación, con menos contaminantes y con menos emisiones de carbono a la atmósfera, constituyen valiosos híbridos y semillas de innovación y resistencia  que abundan en ciudades y pueblos.

 

 

Las opiniones generales acerca de las problemáticas ambientales se distribuyen de manera homogénea más allá de diferencias socioeconómicas y de sexos. Las mujeres de las sociedades industrializadas, no destacan en sus opiniones favorables a la protección y el cuidado ambiental, y participan en el amplio consenso sociocultural a favor del medioambiente y a favor disposiciones para actuar a favor de la protección ambiental. Los estudios de opinión realizados en sociedades occidentales muestran que una amplia mayoría alrededor del 60% y sin diferencias significativas de posición socioeconómica o de sexo, está preocupada y es favorable a las medidas de cuidado ambiental. 

Lo singular de la construcción de estas opiniones a favor del medioambiente es su desconexión con de las opciones prácticas productivistas, son poco o nada coherentes en el terreno del compromiso y la acción práctica. Se da un conflicto y una radical separación entre los valores productivistas para la acción práctica, y los valores ambientalistas para los opiniones. Esta contradicción entre ideas y comportamientos es propia de la mentalidad pro-ambientalista mayoritaria, y no corresponde a conflictos entre grupos diferentes, sino que es interna en cada persona individual. Este imperante doble sistema cultural y valorativo: estar a la vez a a favor del desarrollo y a favor del medio ambiente, favorece unas percepciones sociales construidas con una singular característica esquizoide de división y contradicción interna: la prioridad dada a las creencias y los valores ambientalistas, y el comportamiento práctico guiado por los valores productivistas a favor del desarrollo. Mujeres y los hombres participan de este incoherente y frágil ambientalismo práctico propio de nuestra época.
 

Las investigaciones empíricas no detectan diferencias sustanciales entre hombres y mujeres en sus comportamientos prácticos declarados hacia el medio ambiente, salvo en que tienden a concretarse de forma desigual, los hombres más en esferas de relación pública y las mujeres en las esferas domésticas. Puesto que se requieren cambios a favor del compromiso ambiental en todos los campos de acción, tanto en los espacios públicos y como en los privados, la rígida y patriarcal frontera entre lo público y lo privado constituye un obstáculo al avance de la sostenibilidad. Cambiar la esfera pública o cambiar la vida privada constituye una falsa elección, ya que ni una ni otra de las alternativas por separado son posibles ante la crisis ecológica global y el calentamiento climático. 

 

 



Ecologizar y feminizar el mundo  

Una posible metamorfosis social fundada en las restricciones ecológicas y en el cuidado reparador hacia los otros seres humanos y no humanos en todos los contextos inmediatos de interacción constituye una tarea urgente y prioritaria. La deseable opción del transdesarrollo exigirá el decrecimiento y la relocalización material de la economía desde unos valores y prácticas antagónicas a la arrogancia individualista y mecanicista, desencarnada y negadora de nuestros vínculos medioambientales, y a menudo practicada contra las mujeres, la naturaleza, y los países del Sur. 



Serán necesarios importantes cambios estructurales de todo tipo y en todos los órdenes sociales en las sociedades sobreconsumidoras del Norte a favor de una tecnología y economía supeditada a los límites y la renovación ambiental. Las economías globales y locales han de someterse a los estrictos condicionantes de la biosfera internalizando y frenando las externalidades y los daños ecológicos, que hoy se disparan irradiándolo todo a lo largo del ciclo económico (desde la montaña y extracción al residuo y el vertedero). 


Las aspiraciones igualitarias de las mujeres pueden no limitarse a la conquista de derechos paritarios y a la competitiva igualdad de oportunidades en el reparto y acceso a los recursos de todo tipo, aceptando con ello los parámetros culturales y las instituciones masculinas de un desarrollo industrial que se mantiene a costa la creciente muerte del mundo viviente. Los ideales ilustrados de igualdad y de participación de las mujeres en las esferas públicas de la enseñanza, el empleo, el consumo, o la política, se problematizan y necesitan ser reconsiderados desde el reconocimiento de nuestra limitativa e inevitable condición ecológica.



Mara Cabrejas
mara.cabrejas@uv.es

Partager cet article

Repost0
14 mai 2009 4 14 /05 /mai /2009 21:46

 

Respuestas tóxicas del gobierno español contra la crisis económica

 

¡2000 euros de la ciudadanía
para comprar un coche privado!
 

Contraproducente para el empleo, 
socialmente desigual e injusto,
favorece a los que tienen más recursos económicos,
discrimina a las mujeres, 
contamina el clima terrestre,
incrementa la injusticia ambiental global,
contraproducente para la supervivencia colectiva.

 

Las ayudas públicas a la compra de coches anunciadas por el gobierno español constituyen una respuesta irracional y temeraria contra el planeta viviente, nuestra única casa común. Además de incitar al consumo y a la movilidad cancerígena con el clima, favorecen económicamente a los hombres y perpetúan el actual modelo individualizado y motorizado de transporte e infraestructuras. 
 

Atrás quedan las palabras de compromiso del gobierno contra el cambio climático y a favor de la reducción de las emisiones de carbono contaminantes a la atmósfera. Conviene recordar que las tecnologías anacrónicas basadas en la energía fósil del petróleo, como son los coches con motores de combustión de gasolina, son muy responsables de la creciente destrucción del planeta y el desquicie climático, ejercen una fuerte demanda sobre las infraestructuras viarias, y retroalimentan la espiral de muerte de la biosfera. 
 

Dar dinero público para comprar cualquier coche premia irresponsablemente al consumo individual ambientalmente irresponsable, favorece a un particular sector económico que no ha hecho sus deberes climáticos y ecológicos de fabricar coches limpios y de reducir las emisiones contaminantes mejorando a la vez la salud de las ciudades y personas. Esta temible respuesta a la crisis económica es además una medida socialmente injusta al fomentar al coche privado en detrimento del transporte público que utilizan las personas con menos recursos económicos. Es también una respuesta sexista que además de sacralizar el imaginario cultural masculino de la tecnología destructiva del coche, favorece más a los hombres porque las mujeres compran menos coches que los hombres y utilizan más el transporte público. 
 

Si se apuesta realmente por la sostenibilidad y la habitabilidad en el planeta, no se puede continuar con la dramática desconexión entre las políticas sociales y económicas y las políticas medioambientales. Las respuestas económicas a la crisis de empleo no deben contradecir los objetivos medioambientales y de igualdad social. La actual crisis económica debe convertirse en una oportunidad para crear un nuevo empleo verde capaz de hacer las paces con el planeta. El dinero publico puede crear mucho más empleo si se compatibiliza con la protección ecológica y climática. Se crearía el doble de puestos de trabajo por cada millón de euros de fondos públicos invertidos si se emplearan en subvencionar la rehabilitación energética de edificios y viviendas. Las obras de rehabilitación realizadas mediante técnicas y materiales bioclimáticos, la instalacion de energía solar térmica en los tejados de los edificios, las medidas de aislamiento y mejoras en la instalación eléctrica, los eléctrodomésticos de bajo consumo, el uso de materiales ecológicos junto al ahorro y la eficiencia energética, son entre otras algunas de las medidas urgentes que el gobierno debería favorecer, para generar tejido socioeconómico y afrontar a la vez el caos climático y la destrucción ecológica que acompaña a nuestras insensatas formas modernas de vivir.
 

Puesto que durante la crisis económica los costes de transporte castigan a los más pobres, la reactivación de la economía y el empleo deben optar por inversiones social y ambientalmente rentables, como son las dirigidas a la mejora y la ampliación del transporte público con complementarias medidas sociales de protección, como pueden ser el metro o bus gratis para parados, estudiantes y personas con pocos recursos económicos.

 


 

Partager cet article

Repost0
12 mai 2009 2 12 /05 /mai /2009 11:12
  
    El jueves pasado en Estrasburgo, el Parlamento Europeo aprobó una nueva Directiva sobre la Experimentación Animal. El objetivo inicial de esta Directiva era dar alternativas científicas a la utilización de animales vivos en la experimentación científica, y con ello reducir el método de investigación basado en el uso de animales. Hoy la experimentación con animales provoca enfermedades, sufrimiento y muerte a millones de seres sintientes, y a menudo de forma innecesaria y cruel. Pero la votación final ha sido muy decepcionante y perversa, ya que se ha eliminado de la nueva ley la inicial intención de protección animal que impulsaba esta nueva legislación europea. Los valores a favor del respeto y la protección de la vida animal han quedado fuera del contenido de la nueva ley, y por esta razón yo voté en contra de conjunto de esta Directiva.
  
   Cada año más de 12 millones de animales mueren en laboratorios europeos en ensayos científicos. Pero lo curioso, es que para muchos de estos experimentos ya existen métodos científicos alternativos que no usan animales, y que son solventes desde el punto de vista científico, y están homologados por instituciones europeas e internacionales como es el Centro Común de Investigación y la OCDE. Si realmente existiera la voluntad política por parte de los gobiernos y de la Unión Europea se podría reducir sustancialmente el terrible sufrimiento de los animales provocado en nombre del conocimiento científico. Sin embargo, los intereses económicos de algunos grandes laboratorios y sus exitosas presiones a los europarlamentarios han impedido la sustitución de muchos de los experimentos animales. 
    
       Es importante destacar la gran insensibilidad y la falta de piedad con los seres de otras especies mostrada por la mayoría de parlamentarios españoles, de izquierdas y de derechas. Durante la votación sólo cuatro eurodiputados españoles (de los 54) votamos a favor de reducir y eventualmente suprimir los experimentos con primates en los laboratorios. 
  
   Especialmente chocante ha sido el voto del PP, PSOE e IU en contra de eliminar las pruebas en simios capturados en sus hábitat natural. El permitir la utilización científica de simios y otros animales capturados en su entorno natural es doblemente bárbaro, ya que además de atentar contra de seres sensibles que poseen unas capacidades cognitivas y emocionales muy cercanas a las de los seres humanos, a la vez se anima a la captura de especies protegidas y en peligro de extinción. La hipocresía y el engaño político ha ganado cuando los partidos que afirman de palabra y ante la opinión pública que dan su apoyo a iniciativas internacionales de enorme prestigio como es el Proyecto Gran Simio, a la hora de la verdad votan contra los derechos y la protección de las personas pertenecientes a especies tan maravillosas como pueden ser los chimpancés, los gorilas o los bonobos.
  
   Como ha dicho Alberto Díez, director de Campañas de la Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA), con la votación de la Directiva “se ha perdido una oportunidad histórica para controlar una práctica tan sensible entre los ciudadanos como el uso de primates en experimentación”. 
   
   Además, la mayoría de la Eurocámara con los votos de PSOE, PP e IU se negaron eliminar o reducir sustancialmente las pruebas que causen un sufrimiento severo y prolongado a todo tipo de animales.

  Es alarmante y bochornosa la escasa sensibilidad que muestra la mayoría de los eurodiputados españoles ante el dolor animal. Espero que los votantes lo tengan en cuenta a la hora de votar en las próximas elecciones europeas.

Partager cet article

Repost0
6 mai 2009 3 06 /05 /mai /2009 15:06
El PARLAMENTO EUROPEO SE REBELA CONTRA SARKOZY y CONTRA LA MINISTRA SINDE




Contra todo pronóstico y en contra de la opinión de los grandes partidos y de los grandes países se ha aprobado la enmienda original en defensa de los derechos fundamentales de los usuarios de Internet que exige "una decisión judicial previa" para poder vulnerar el derecho de acceso a la red. Hemos enviado un mensaje fuerte a los gobiernos que quieren imponer policias digitales y romper la neutralidad de la red. Estamos enhorabuena los que defendemos la libertad en Internet. Gracias a todos y a todas los internautas que han participado en la campaña. Un beso a todo a mundo.

Posdata:
Ahora la pelota está en el tejado del Consejo de Ministros Europeos de Telecomunicaciones que deben decidir si aceptan la opinión de los eurodiputados o  si paralizan todo el Paquete de Telcom hasta que haya un nuevo compromiso con el Parlamento Europeo en el otoño mediante el difícil proceso de "reconciliación" entre el PE y los gobiernos europeos.  Al rechazar el Parlamento Europeo el compromiso propuesto los estados miembros están ante un "o lo tomas o lo dejas". Toda la industria europea de telecomuncaciones espera una pronta aplicación de las nuevas normativas sobre un sector que está resistiendo bien la crisis. Las espadas siguen en alto sobre el futuro de Internet y lo que debemos exigir es que el Consejo acepte lo votado por el Parlamento Europeo tal cual.

Partager cet article

Repost0
6 mai 2009 3 06 /05 /mai /2009 08:46
 
 
¡Los Verdes con los nacionalistas radicales en un vergonzante engaño!


    Es insólito.  La coalición electoral de la Confederación de Los Verdes con los partidos nacionalistas radicales de ERC, BNG, ARALAR y otros nacionalistas entra de lleno en contradicciones de todo tipo comenzando por las opiniones de su propio electorado verde potencial y con el ideario verde europeo. 
 
  En ningún país europeo existe una coalición electoral de Los Verdes con similares partidos identitarios que reivindican la independencia de su región, que dan prioridad a los agravios comparativos con Madrid por encima de otras cuestiones socio-ambientales generales y que explican casi todo con su defensa de su "pueblo, lengua y bandera."   Por ejemplo, las cuestiones políticas centrales para Esquerra Republicana es luchar para más recursos financieros del Estado para Catalunya, conseguir más grandes infraestructuras para Catalunya, oponerse a los tratados de más unidad europea porqué no aumentan el poder de Catalunya en el EU...en definitiva "defender los intereses catalanes" frente a los otros.  Cuando un nacionalismo lucha contra otro casi siempre pierde el mundo vivo. "Queremos más aeropuertos y más vuelos, más agua como sea, más autovías libres de peaje, una nuevo eje de infraestructuras frente a otra región..."  


 
   El programa político de Los Verdes, en cambio, es universalista y cosmopolita por naturaleza y no suele utilizar los términos del agravio comparativo ni el victimismo identitario ni se llena la boca con "el pueblo vasco", con "el pueblo catalán" ni con "el pueblo español".  Los Verdes no defendemos a "nuestro río" sino a "los ríos", no enfrentamos unas empresas con otras sino apostamos por unas normas socioambientales estrictas, no defendemos a nuestros pescadores frente a otros sino defendemos los ecosistemas marinos, no defendemos "las tradiciones" sino luchamos contra prácticas de caza cruel como "caça amb barraca" o "el parany"...   Esto no quita de lo positivo  que podrían ser un "bio-regionalismo" en defensa de los ecosistemas del entorno o una defensa sin exclusiones de la lengua y una cultura minoritarias.  Una cosa es la defensa de la diversidad cultural y biológica y otra es la absoluta prioridad prioridad política dada a la diferencia de identidad como eje de la acción política. 

    Aquí está la trampa de la coalición ERC-Verdes: ¡los votantes no podrán saber la identidad nacionalista de la coalición! No sabrán que están votando a ERC! Todo el mundo sabe que la gran mayoría de verdes como sus votantes y simpatizantes no son nada nacionalistas. Entonces la única forma de sacar una mínima cantidad de votos por gran parte de Estado es de "hacer desaparecer" de la papeleta cualquier referencia a los partidos que conforman la coalición.  Fuera de Catalunya, Euskadi y Galicia la sigla en la papeleta solo dirá "Los Verdes" y en letra pequeña el nombre de la coalición "Europa de los Pueblos - Verdes".   Es el colmo del engaño: esconder de los votantes la identidad nacionalista de la coalición. 

Partager cet article

Repost0
5 mai 2009 2 05 /05 /mai /2009 16:29
La rotura de facto y la imposibilidad de la continuación de los pactos con el PSOE
  
Sobre el esperpento verde en las Elecciones Europeas de 2009: 
de socialistas a independentistas pasando por retiros espirituales y gestores de siglas 


        Las condiciones políticas especiales que existían a finales de 2003 y a principios de 2004 favorecían los pactos PSOE-Los Verdes.  La Guerra de Iraq, el Prestige y la necesidad imperiosa de sacar a Aznar del Gobierno daban una fácil explicación social de un acuerdo que además apostaba por el cierre gradual de las nucleares, el rechazo de los transvases y un giro en la lucha contra el cambio climático. 
      
     Cinco años después la situación es bien distinta.  Donde Los Verdes compartíamos tareas de gobierno con el PSOE las diferencias políticas y los conflictos han sido muy significativos y de gran calado tanto en lo referente a políticas concretas sociales y ambientales como con proyectos singulares. Las dificultades radicaban en el apego del PSOE a los intereses de unas pocas grandes empresas y su inquebrantable fe productivista. A nivel parlamentario las diferencias han sido constantes tanto en el Congreso de los Diputados como en el Parlamento Europeo. 

 
     
     En mi papel de eurodiputado verde he tenido conflictos frontales y constantes con el PSOE en el Parlamento Europeo sobre el urbanismo, su apoyo al carbón al petróleo y a las nucleares, su apoyo a grandes puertos destructivos,  las sustancias tóxicas, el bienestar animal, las subvenciones a la agricultura intensiva y a los toros , los derechos de los inmigrantes, la libertad en Internet, la propiedad intelectual, la sobrepesca industrial, las emisiones contaminantes de los coches, entre muchas otras cuestiones, y, finalmente como colofón, ha sido el apoyo firme del PSOE a la reelección para 5 años más del conservador Durao Barroso como Presidente de la Comisión Europea después de una gestión nefasta.
    
       Paralelamente, tanto el reciente movimiento del Gobierno del  PSOE hacia posiciones de plena "contrareforma ambiental" como  la auto-inmolación y las terribles luchas caínitas de  Los Verdes españoles  han acabado en quitar de la mente de los líderes socialistas cualquier idea de renovar una alianza electoral con Los Verdes en el 2008 y en el 2009.

 (Mañana hablaré sobre el pacto de la Confederación de Los Verdes con los nacionalistas radicales ) 

Partager cet article

Repost0
2 mai 2009 6 02 /05 /mai /2009 10:18

 

OPEN INFORMATION TECHNOLOGY POLICY: Free/Open Source software, information commons, interoperability and users rights, technical neutrality and net neutrality. What do all these words have in common? They mean easy access to the digital world to bridge the digital gap - for poor and rural areas, they mean weakening the power of monopolies, they mean demanding open standards of technical compatibility of software,  they mean protecting the privacy and fundamental rights of users and consumers on the web and, finally,  they mean a new economic model based on value added services instead of based only on property rights. 

COOPERATIVE GREEN KNOWLEDGE POLICY: Widespread cooperation in the field of knowledge, innovation and culture is indispensable for the survival of the planet and for breaching the enormous gap between the North and the South, between rich and poor throughout the world. Both the struggle for social justice and the fight in defence of the planet need a universal and massive transfer of knowledge and clean technologies. 

LIGHT AND FAIR INTELECTUAL PROPERTY POLICY: Intellectual property policy must stimulate innovation through the sharing of information and the greatest possible access to culture. The strengthening and radical extension of IP regimes tend to hurt SMEs, the poor, rural areas and the South. The extension of the term of copyright and stricter IP in general restricts the social access to culture and knowledge. We need to eliminate irrational  barriers erected by intellectual property regimes against the transfer of clean technologies, medicines and software toward the South and many smaller markets. Knowledge generated with the help of  public funding should revert back to the public good through wide public dissemination and should be liberated of patents and copyright - this is particularly true for fundamental green technologies and other socially essential knowledge.

 

 

Partager cet article

Repost0
1 mai 2009 5 01 /05 /mai /2009 16:00

Partager cet article

Repost0
1 mai 2009 5 01 /05 /mai /2009 15:25

 

¿UNA VICTORIA PARA LA LIBERTAD EN INTERNET?

 

   Resumen: La propuesta de compromiso entre el Parlamento Europeo y el Consejo sobre los derechos de los usuarios de Internet ahora será el primer artículo del "Paquete Telecom" en una victoria política que manda un mensaje claro a Sarkozy y a otros sobre los intentos de vulnerar la libertad en la red. Sin embargo, el difícil compromiso alcanzado entre las partes ha obligado una falta de claridad en el lenguaje que deja la cuestión abierta a la interpretación jurídica y la futura lucha política. Por esta razón hay que pedir el voto el miércoles a favor de la enmienda original (138)  que protegía sin lugar de dudas a la libertad en internet salvo "una decisión previa de las autoridades judiciales" . En suma, los eurodiputados elegimos  el miércoles entre una posición muy buena o una simplemente aceptable pero insuficiente por sus ambigüedades. 


    La lucha a favor de una sociedad digital abierta avanza con dificultades frente a los poderosos intereses de un modelo económico anacrónico que busca filtrar, castigar y discriminar sobre el flujo e intercambio de información en la red.  Las lineas de la batalla digital están más marcadas que nunca. Sin duda la actual campaña ciudadana a favor de la libertad, la privacidad y la neutralidad en Internet ha tenido un impacto importante sobre el debate europeo sobe el "Paquete de Telecomunicaciones" que se votará el próximo miércoles en Estrasburgo. Pase lo que pase en la votación millones de internautas europeos han podido influir fuertemente en los parámetros del debate y convertir el ejercicio de los derechos fundamentales en el mundo digital en el centro de las discusiones entre el Parlamento, el Consejo y la Comisión. 


  La cuestión más decisiva y polémica en el Paquete ha sido conocida como la "enmienda 138" aprobada por el Parlamento Europea en la primera lectura antes de entrar en negociaciones con el Consejo bajo la presidencia checa que representa a los estados miembros. Esta enmienda buscaba evitar legalmente los intentos de Sarkozy y otros, como el Gobierno Español, de implantar en distintos estados miembros la llamada "respuesta graduada" o "la guillotina" que permite la vigilancia y el eventual corte del servicio de Internet por parte de los servidores de Internet contra los usuarios  que bajan "contenido ilícito" de la red.

  

  El compromiso alcanzado el lunes entre las instituciones europeas ahora coloca en el primer artículo de la Directiva Marco "Mejor Regulación" del Paquete Telecom, dándole una gran importancia política y legal, la obligación de que cualquier actuación en el mundo digital debe estar "de acuerdo con el artículo 6 de la Convención de los Derechos Humanos y los Derechos Fundamentales" mientras la posición de Parlamento refería a la Carta de Derechos Fundamentales que no suscribe ni Gran Bretaña ni Polonia. En el compromiso se habla de la necesidad de "una decisión de un tribunal imparcial e independiente" para poder interferir en el tráfico libre por la red mientras la posición del Parlamento era que hacía falta "una decisión previa de las autoridades judiciales". El retroceso más serio es la eliminación de la palabra "previa". 


  Durante las negociaciones, en las que yo participé, la misma Comisaria Redding afirmó que "no se puede utilizar ideas viejas en la regulación de internet y nos hace falta un gran debate público sobre sobre el acceso a contenidos digitales."  El debate está servido en caliente. 


 

 

 

   

 

   

 

Partager cet article

Repost0
1 mai 2009 5 01 /05 /mai /2009 06:57
(Se votará a principios de mayo el nuevo marco legal sobre la experimentación científica con animales. Sobre la votación he recibido centenares de cartas de defensores de los animales. Abajo está mi respuesta)




Hola:

Comparto totalmente tu preocupación por los millones de animales que sufren en experimentos científicos y aquí en el Parlamento Europeo luchamos tanto a favor de las medidas legislativas para reducir al máximo los experimentos "en vivo" como para dar un fuerte empuje al desarrollo y adopción de los métodos alternativos sin animales. Nuestra labor a favor de la sensibilidad hacía los animales y a favor de la sensatez científica no es nada fácil por la presión sobre los eurodiputados de los lobbies que benefician de la utilización cruel de los animales.Nosotros consideramos que podemos proteger a los animales y, a la vez, ofrecer una ciencia más solvente que protege mejor a los seres humanos. La gran mayoría de los experimentos animales son innecesarios, poco fiables y muy costosos.

Como vicepresidente del Intergrupo de Bienestar Animal he presionado para que finalice totalmente la experimentación con primates, que se tenga que justificar cualquier experimento con animales por la ausencia de alternativas, que se prohíba ya la captura de animales de su hábitat para fines experimentales y muchas más medidas para asegurar la adopción de las alternativas validadas por la UE y la OCDE. He presentado muchas enmiendas a la propuesta Directiva en el sentido de las medidas que propones en tu carta.

Agradezco mucho tu compromiso con el bienestar animal. Sin establecer una clara empatía con el sufrimiento animal no podremos conectar con la naturaleza en su conjunto y defender el planeta que es nuestro frágil hogar.

Saludos, David Hammerstein,

Eurodiputado de Los Verdes

Partager cet article

Repost0