Overblog
Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

26 septembre 2012 3 26 /09 /septembre /2012 09:17


Los medicamentos no son testados mediante ensayos experimentales por equipos científicos independientes que tienen una única vocación de hacer prevalecer los valores epistemológicos del conocimiento y la búsqueda de verdades sobre sus efectos en el cuerpo y la salud humana. Al contrario, los ensayos científicos que se realizan sobre los medicamentos los hacen las mismas personas que los fabrican, las mismas empresas que buscan suculentos beneficios económicos con la venta de los medicamentos.

 

Bad Pharma

 

Los estudios experimentales se realizan incumpliendo las exigencias metodológicas más básicas y fundamentales exigibles para dar fiabilidad científica a los datos y resultados obtenidos. Se trata de ensayos científicos mal diseñados, con grupos pequeños de pacientes seleccionados de forma no-aleatoria y carentes del valor de representatividad. Los datos experimentales son así obtenidos mediante técnicas muy defectuosas, y a causa del propio diseño de la metodología científica exageran los beneficios de los tratamientos y minimizan los efectos secundarios negativos. Como era de esperar, estos estudios experimentales tienden a producir resultados que favorecen al fabricante y a los intereses de colocar cuanto antes en el mercado los medicamentos estudiados. Cuando se hacen estudios científicos independientes los resultados son mucho menos optimistas sobre los medicamentos.

 

Cuando los ensayos vomitan resultados que a las empresas farmaceúticas no les gustan, ellas tienden a ocultarlos a los médicos y a los pacientes, por lo que sólo se difunden desde una visión publicitaria y comercial, que a su vez niega y distorsiona los verdaderos efectos de cada medicamento particular. Las instituciones encargadas de la regulación pública de los mismos, como es la Agencia Europea de Medicamentos, que ejercen el control exigible por la legislación, aunque aparentemente tienen acceso a los datos primarios producidos mediante los ensayos experimentales, en realidad sólo conocen los datos previamente filtrados por la empresa farmaceútica encargada del estudio experimental. Y ni siquiera estos datos, que sí obran en el poder de las instituciones de control público, se llegan a difundir para posibilitar con ello su amplio conocimiento por parte los profesionales de las prácticas médicas y por las comunidades científicas e investigadoras, para posibilitar la contrastación de los mismos y el debate público y abierto a la crítica y la revisión. Por tanto, el conjunto de las informaciones obtenidas a partir de los estudios experimentales no se trasladan ni al campo científico-investigador, ni a los médicos, ni a los pacientes, ni a la ciudadanía, y tampoco a las agencias públicas con función de control y legalización de cada medicamento.


Book-and-rats.jpg

 

Las evidencias "científicas" así obtenidas están distorsionadas de antemano, y padecen un enorme sesgo tecno-optimista en cuanto a los beneficios de salud buscados y adjudicados a cada medicamento ensayado. Los resultados experimentales están carentes de las mínimas exigencias procedimentales de objetividad y neutralidad, y tienden a ocultar los efectos secundarios indeseados. A estas condiciones se añaden los hábitos de los profesionales de la medicina, que suelen escuchar y dar confianza a los medicamentos que funcionan a través de la experiencia ad hoc, las tradiciones orales, los representantes comerciales de ventas, los colegas de la profesión o las revistas médicas especializadas. Pero ocurre también que los compañeros médicos de la profesión pueden estar a sueldo de las compañías farmacéuticas (a menudo es algo no revelado y oculto), y que las revistas médicas pueden depender económicamente también de las empresas farmaceúticas. Y, por último, los artículos académicos, que todo el mundo valora como científicos y acordes con los protocolos metodológicos y experimentales de la objetividad científica, también a menudo están secretamente planificados y son escritos por personas que trabajan directamente al servicio de las empresas, sin revelarlo. Además, a veces sucede que hasta las mismas revistas académicas son incluso propiedad de una empresa farmacéutica.

 

Aparte de todo este conjunto de anomalías presentes en la metodología, los datos y las optimistas conclusiones científicas fruto de la experimentación con medicamentos en manos de las mismas empresas que los comercializan, ocurre que para muchas de las enfermedades más importantes por su gran presencia en las sociedades humanas, la ciencia médica no tiene conocimientos desarrollados ni medicinas para llevar adelante los tratamientos adecuados. La razón es simple: porque no está en el interés económico de nadie el dar prioridad a la investigación sobre las mismas, porque no es de prioridad en los planes de beneficio económico de ninguna empresa farmaceútica el llevar a cabo algún estudio experimental sobre dichas enfermedades.

 

Estos son algunos de los problemas más graves en curso, y aunque la ciudadanía ha reclamado solucionar muchos de ellos, en su mayor parte, no se ha logrado. Y lo que es peor, aunque todos estos problemas persisten, los ciudadanos particulares tienden a confiar y creer que los medicamentos que hay son los mejores, y están bien a pesar de todo.

 

Durante los próximos meses el Parlamento Europeo discutirá una propuesta de la Comisión Europea para una nueva Directiva de Ensayos Clínicos de Medicamentos. La actual propuesta sigue las directrices oscurantistas de la industria farmacéutica. La voz de la ciudadanía debe ser oída.

Partager cet article
Repost0
16 août 2012 4 16 /08 /août /2012 09:15

Boletín informativo de Fundación Vida Sostenible • núm. 32 − 16 de agosto de 2012
 

    
Un verano peligroso
 
    
El verano peligroso fue publicado por entregas en la revista Life en septiembre de 1960. Ernesto Hemingway había escrito los artículos, que narraban la rivalidad entre Luis Miguel Dominguín y Antonio Ordóñez en el verano de 1959. Gracias a míticas revistas, míticos escritores y míticos toreros, la fiesta de los toros alcanzaba así un empaque nunca visto hasta entonces. Hoy no queda casi nada de todo ese esplendor, y no hay muchos motivos para apenarse por ello. Las corridas de toros, el espectáculo veraniego por antonomasia, están de capa caída. Tras el vigoroso crecimiento de los años 90, actualmente año tras año cada vez se matan menos toros y novillos.

No es cuestión baladí, pues hay medio millón de hectáreas de dehesa de gran calidad, más de 200.000 animales de una raza singular y muchos puestos de trabajo en juego. ¿No podríamos quedarnos con los toros y su medio ambiente y olvidarnos de las corridas de tortura que se practican actualmente?

Fuera del ruedo, las cosas siguen como de costumbre en los terribles veranos peninsulares. A ritmo de operación salida va y operación retorno viene, decenas de millones de vehículos se mueven por la piel de toro quemando millones de toneladas de combustible, que se almacena en la atmósfera en forma de CO2 y contribuye a hacer más dura todavía la canícula. Pero también eso está cambiando. Los viajes largos del verano son muchas veces la única ocasión en que una persona o una familia necesitarán realmente un coche, y  ahora se están multiplicando los viajes agostíes en coche compartido. Al regresar de las vacaciones, las personas que siguen este método de viajar seguirán si necesitar coche en propiedad (se pueden ver abajo unas cuantas empresas del sector).

El sol de fuego está provocando este año la peor oleada de incendios forestales que se recuerda en muchos tiempo. Pero es la materia orgánica seca y lista para explotar la culpable de los incendios, leña y hojarasca que apenas se aprovecha mientras seguimos quemando alegremente petróleo. Pero el poder del sol tiene otras consecuencias: está aumentando rápido el porcentaje de electricidad solar, hasta tal punto que en lo que llevamos de agosto de este año se está acercando, sumando la solar térmica y la fotovoltaica, a un impresionante 7%.

En realidad, el sol está manteniendo el tipo de las renovables este verano, que es estación donde el viento y el agua, la eólica y la hidroeléctrica, reducen su contribución. Esto es una buena señal. En muy pocos años (a este ritmo) la electricidad solar podría consolidarse en un 10% del total, sumada a un 20% eólico, un 10% hidroeléctrico y un 10% de biomasa y afines, lo que daría un bonito 50% de electricidad de origen renovable como media anual. Está al alcance de la mano, no lo dejemos escapar. Estas “no-rentables” y “carísimas” instalaciones solares seguirán produciendo electricidad a muy bajo costo dentro de 20 años, cuando el petróleo sea un artículo de lujo. 

Donde peor se pasan las olas de calor veraniegas es en la gran ciudad. En el campo siempre hay una sombra, un regato o el hueco de unas peñas donde aliviarse del calor. En la ciudad no. En algunas calles estrechas repletas de exhaustores de aparatos de aire acondicionado la temperatura se acerca a los 50ºC, no muy lejos del récord de todos los tiempos (Al-Aziziyah, Libia, 13 de septiembre de 1922: 57,3 ºC) . El récord de El Azizia tiene más mérito porque fue conseguido sin la ayuda del aire acondicionado.

Un estudio reciente del IPCC muestra como las ciudades enclavadas en zonas de veranos cálidos (como Madrid, Houston y Tokio) pueden elevar su temperatura media en un par de grados, gracias a los millares de aparatos de aire acondicionado que roban calor del interior de los edificios y lo expulsan fuera. Al estar el aire que rodea el edificio más caliente, el aire acondicionado tiene que trabajar más intensamente, expulsando, todavía más calor, etc.

eniendo en cuenta que hoy por hoy todavía gran parte de la electricidad se produce quemando combustibles fósiles, ya tenemos otro factor veraniego de calentamiento global añadido a la atmósfera, que a su vez hará trabajar en el futuro cada vez más intensamente los compresores de los aparatos de aire acondicionado.

Este círculo vicioso se puede romper sustituyendo la refrigeración por compresión por la refrigeración por evaporación. Máquinas cada vez más refinadas están consiguiendo resultados cada vez mejores. La diferencia es que el edificio o estancia refrigerado así no expulsa calor fuera, sino frescor (fíjense si no en las terrazas climatizadas por pulverizadores de agua). Es un sistema inventado hace más de mil millones de años, el mismo que usa la vegetación para refrescar el ambiente.

Partager cet article
Repost0
23 juillet 2012 1 23 /07 /juillet /2012 09:12

“Now is the time”: TACD oral statement at WIPO SCCR24

The future is now, Now is not the time to simply “keep on making progress.”  This SCCR is the time to finish work on a text for a Treaty.


When the issue of the right to read of disabled persons comes out in the open the solutions become much more evident than when it only stays within the walls of the World Intellectual Property Organization.

 

The democratic representatives of the European Union are  in favor of an effective,  binding International Treaty for visually impaired persons and other print disabled. European citizens are overwhelmingly in favor. It seems this is not the case of the EUs representatives here today.

 

EP Parliament Unanimous vote in February 2012 in Strasbourg. Commissioner Michel Barnier committed himself to work for a binding International Treaty, nothing less, as soon as possible. There is a large majority of EU ms in favor of this position and in the near future this will surely become the position of the Council. It is unthinkable and politically unviable to think that EU member states will reject the unanimous position of their own democratic representatives.

 

The EP committee that is monitoring this commitment is the Petitions Committee that last Thursday held a session where MEPs from different political groups strongly pressured the EC and the EU Council to act at WIPO at this  SCCR meeting coherently and to convene a diplomatic conference for the signing of a binding treaty. There exists no legal impediment, according to the EU´s Lisbon Treaty for the EU to ask for TVI to be placed on the agenda of the next GA and for the convening of a diplomatic conference in 2013. Before the DC the EU Council will have ample time to formalize its mandate to seek a Treaty in accordance with the overwhelming demand of its democratic representatives.

 

It would be a democratic travesty if the EUs representatives here today posed any problems to a clear roadmap for a binding international treaty especially by posing unrealistic proposals with regards to authorized entities and other issues very far from consensus positions in WIPO and in clear contradiction with the aims of the World Blind Union.  As far as working hard to reach a treaty agreement text the EUs representative says one thing in Brussels and act in the opposite directions here in Geneva.

 

We agree that delegates should be willing to work nights, Saturday and Sunday to reach a final agreement on a Text to send to the General Assembly. Time is of the essence and it would be a moral failure to leave this SCCR empty handed.

 

Back room deals, rumors, procedural filibusterism, political muscle flexing and futile bilateral discussions are not the best way to progress toward the 2012  WIPO General Assembly decision to convene a diplomatic conference in 2013 with the aim of finally approving an effective, binding Treaty for the Visually Impaired. On the other hand, responsiveness to democratic demands and to the needs of millions of visually impaired and print disabled persons are sufficient grounds to move swiftly toward the approval of a binding treaty. Let´s seize the moment.

 

David Hammerstein, TransAtlantic Consumer Dialogue

Partager cet article
Repost0
4 juillet 2012 3 04 /07 /juillet /2012 16:52

Lessons from ACTA and the future

 

 

 

 

Today in Strasbourg a massive majority of the European Parliament voted to reject ACTA

It is the first time the European Parliament has rejected an international treaty already signed by the European Commission (and by 22 of 27 EU member states). The power of the EU´s legislative branch has been clearly reinforced.  This time the Parliament has not been the usual a rubber-stamp for questionable EU trade proposals. Of even greater importance, European civil society has emerged as a very powerful actor that can no longer be dispatched by EU institutions with the traditional “participate a little, then we´ll decide with our industry buddies.”

 

Business as usual” has been disrupted by the ACTA affair for many reasons.

 

  1. Transparency: the fight for transparency was a pivotal way of exposing EU officials who consistently hid documents, negotiated behind closed doors and gave preferential access to inside information to large industries. The eroding effect of leaked documents, tweeted closed-door meetings and widely spread rumours was devastating on the credibility of EU negotiators.

  2. International civil society synergy: There has been an impressive and very fruitful collaboration between the academic world and the advocacy network to lay the intellectual and social infrastructure groundwork for a massive anti-ACTA response. Especially positive has been the common work on monitoring the negotiating strategies and contradictions of USTR and DG Trade proposals, both technically and politically. This transatlantic commonality of interest came to a head after the defeat in the US of SOPA and PIPA which had a contagious effect on European civil society. When the European Parliament finally started to decide on ACTA there was already a wealth of serious critical analysis, networked supporting organizations and clear substantiated bullet-points to convince all kinds of politicians.

  3. Unity in diversity against ACTA: Civil society work on ACTA has been a unique opportunity to at once contrast and inform upon a broad variety of intimately entwined issues, from health to trade, from internet governance to copyright reform. It brought together global South activists worried about ACTA´s institutional arrangements that attempted to bypass existing inclusive UN bodies in order to set a negative benchmark for bilateral free trade agreements with regards to fair access to knowledge and technology transfer.

  4. Europe from the bottom up, from the East: At a time of great European crisis and very low confidence in the European project, EU civil society has given a brilliant example on how to organize a positive European identity across borders,using social networks, in defence of the European values of democracy, open culture and global justice. Polish activists were specially brilliant in mobilizing tens of thousands in the streets against ACTA, clearly changing the tide of the whole relation of forces that had been quite favorable to ACTA until that time.

  5. A divided business community:Of significant importance was the opposition to ACTA of important parts of the business community, especially vocal in the case of Internet service providers and more discreetly on the part of the broader IT industry. ACTA has sparked a broader debate about business models that flourish with a more flexible application of intellectual property rules.

  6. The Internet community defended its space. Milllons of internauts became socially conscious and in some cases “indignados”. The ACTA fight reflected that most people want a decentralized, neutral, open and uncensured Internet. When they felt this was threatened by ACTA, they rebelled.

 

 

 

New fronts:

 

  1. Intellectual property reform or counter-reform: A series of legislations are coming up in the EU concerning copyright: a new version of IPRED (Intellectual Property Rights Enforcement Directive), Collective management of copyright directive, Public Sector Information Directive, data protection directive and possibly a proposal on on-line commerce of audio-visual works and Unitary Patent Directive. On the reform side, there is still a big fight to be won on the Treaty for the Visually Impaired and other print disabled persons at the World Intellectual Property Organization. As well, there are other proposals to establish harmonized exceptions and limitations to copyright in the area of libraries, among others.

  2. Open access to scientific research publications and results. There is an “academic spring” going on across Europe in which thousands of scientists are demanding “open access” to scientific articles published from publicly funded research. Another important issue is open access to biomedical research data to prevent the present system that conceals secondary effects and the real efficacy of new medicines.

  3. New Innovation models are on the agenda.  One example is at the World Health Organization where many countries from the South have proposed a Global Research and Development Treaty to provide accessible and affordable medicines to the most of the world´s population through new forms of IPR reform, prize schemes and patent pooling. The EU´s Horizon 2020 research and innovation program (80 billion euros) now being considered in the EP has proposed a number of new licensing schemes for exploiting results, open access to data and innovation inducement prizes. The coming discussion of collective management of copyright in the EP could  also consider a number of innovative proposals on music and film on-line.

  4. Other Internet issues that are being discused in the EU are open standards in IT, net neutrality and interoperability.  They all need political pressure and public involvement.

 

 


 

 

Partager cet article
Repost0
29 juin 2012 5 29 /06 /juin /2012 11:28

Version:1.0 StartHTML:0000000167 EndHTML:0000022419 StartFragment:0000000484 EndFragment:0000022403

How secrecy in medical research harms our health

 

By David Hammerstein, Senior Advisor on intellectual property for the Transatlantic Consumer Dialoguein Brussels.

 

Medical research data remain shrouded in secrecy. As a result the data is distorted and misrepresented by pharmaceutical companies launching new medicines to exaggerate their efficacy, minimize their harmful side effects and conceal the fact that these products are often no more effective than those already on the market. Clinical trials are unnecessarily repeated and overall, health-care and patients suffer.

 

They swallowed our story, hook, line and sinker”, wrotethe research and development director of the pharmaceutical company Pfizer in an e-mail after having successfully presented the new arthritis drug Celebrex. http://www.nytimes.com/2012/06/25/health/in-documents-on-pain-drug-celebrex-signs-of-doubt-and-deception.html?pagewanted=all

 

 

The medical director of Pfizer admitted they had given the clinical results “a data massage” because that was the only way the new medicine “could look like it was better” than existing ones. In fact, Pfizer and its partner, Pharmacia, presented the results from just the first six months of a year long study rather than the whole thing.

 

There is increasing criticism on distorted claims about new medicines that exaggerate their efficacy and minimize their secondary, often negative effects. This is especially relevant in an environment where few new drugs are significantly more effective than existing ones. Only a small percentage of all new medical products reaching the market(4 out of 97 in 2010)have a real therapeutic value over existing medicines. http://english.prescrire.org/en/81/168/46843/0/NewsDetails.aspx. Most new products are “me too” drugs, which means that they are practically the same as the existing ones.

 

Biomedical research should strive for the truth uncontaminated by the perception of bias. The reality is that there are many examples of industry bias and duplicity in the manipulation of scientific data, from Vioxx (http://www.nytimes.com/2004/11/14/business/14merck.html) to Tamiflu (http://www.medpagetoday.com/InfectiousDisease/URItheFlu/30727). What can we do about it?One answer is transparency and openness.

 

Under the present model of biomedical innovation, the generation, analysis and dissemination of clinical research data is largely controlled by the pharmaceutical industry, through opaque, closed, and “self-regulated” processes. According to many experts this has provoked a long list of medical scandals, tens of thousands of lives lost, billions in wasted public investments and new drugs that are primarily market oriented instead of health-needs oriented. http://circoutcomes.ahajournals.org/content/5/2/236.full

 

In Europe new medicines are approved by the European Medicines Agency (http://www.ema.europa.eu/ema/) on the basis of a dossier containing all information related to the new drug, including clinical trial data – obtained by carefully assessing the positive and negative effects in patients.. However,most of these data are kept secret, analyzed internally, and not available for the scrutiny and research of independent scientists, doctors and patients. And the reasons given for this secrecy range from “commercial confidentiality” and “patent rights” to simply “the general public might misinterpret the data”.

 

The issue of access to medical data poses important ethical issues. Since valuable scientific data from clinical trials and other laboratory studies related to the drug are not shared, they often need to be repeated, especially in the case of new medicine developments that have been abandoned due to scientific problems. This model of secrecy means that countless laboratory animals of pre-clinical trials and tens of thousands of human patients of clinical trials can be exposed to totally unnecessary suffering and risks.

 

Is it acceptable for essential medical research data to be shrouded in secrecy? Can the health of citizens be protected without adequate access to the data that are supposed to demonstrate the quality and efficacy of a drug?

 

At a meeting at the European Parliament in June 2012 (http://tacd-ip.org/archives/674) theDirector of the Nordic Cochrane Center, Professor Dr. Peter C. Gøtzsche, took a clear stance when he stated: "If commercial or academic success depends on withholding data that are important for rational decision making by physicians, patients and governments then there is something fundamentally wrong with our priorities in health care". (http://circoutcomes.ahajournals.org/content/5/2/236.full)

 

The mentioned European Parliament meeting organized by the TransAtlantic Consumer Dialogue (http://www.tacd.org/) and Health Action International (http://www.haiweb.org), with the sponsorship of MEPs from three political groups, included the participation of Professor Wolf-Dieter Ludwig, chairman of the Drug Commission of the German Medical Association (http://www.akdae.de/en/index.html). He said that the duty to provide access to clinical trial data has not been met in Europe in recent years and he blamed a conflict between the goals of protecting commercial interests and promoting rational prescribing by doctors.

 

"The evidence base on which prescribers are obliged to make their choice of therapy was largely determined by industry-sponsored clinical trials and misleading and inaccurate publicity at the launch of the medicine", he said.

 

"We do not get the information we need for prescribers and patients", said Ludwig, citing the case of the anti-depressant drugreboxetine (http://www.guardian.co.uk/business/2010/oct/13/reboxetine-pfizer-antidepressant-placebo-bmj) which, he said, had been shown to be ineffective but only in assessments that had remained unpublished.

 

Both Gøtzsche and Ludwig insisted that access to the raw data is essential because we cannot rely on summaries and tables prepared by the companies, as they are often shown to misrepresent the data . According to Gøtzsche the generalized lack of dependable medical data often converts the “informed consent” of patients to accept treatment into a “delusion”.

 

Many voices at the Brussels meeting accused the European Medical Agency (EMA) of deliberately obscuring the facts and a pro-industry bias in their strict policies of confidentiality.

 

The European Union (EU) Ombudsman representative Nicholas Catephores affirmed that “all citizens have the right of access to EU documents and that the EMA could not legally withhold information on the grounds of commercial confidentiality when an issue of public health is at stake”.

 

The head medical officer at the EMA, Hans-Georg Eichler, admitted that transparency needed to be improved at the EMA but expressed great concern about releasing “the treasure trove” of raw data from clinical trials. He stated that this data could be misused or misinterpreted and in this way provoke a negative impact on public health. Els Torreele, of the Open Society Institute, replied that she was surprised “about the argument of the risk of bad use since today we have exactly that: the ownership of the data is in Pharma industry hands. The issue that is not mentioned is the design of clinical trials - anyone who knows anything about clinical trial design knows that you can design your study to make sure you have certain data results or not; clinical data shouldn’t be the private property of pharmaceutical companies”.

 

Mr. Eichler also expressed concern over the data protection of clinical trial subjects. As well, according to Eichler, commercial interests could exploit the findings of others. Nevertheless, Eichler apologised for EMA's "stupidity"on occasions, in responding to data requests with material that was almost entirely blacked-out.

 

In the coming months the EU will adopt legislation that will affect access to medical data. The European Parliament is presently discussing the rules on open access to publications and data for its massive Horizon 2020 Research and Innovation programme (an 80 billion Euro initiative: http://ec.europa.eu/research/horizon2020/index_en.cfm). In addition, within a few weeks the European Commission shall present a proposal for a new Directive on Clinical Trials, which presents another opportunity to regulate how clinical trial data should be treated.

 

In the consideration of EU legislation the issue of transparency regarding essential medical data will be promoted by civil society actors who recognise that openness is a crucial factor in the defence of our health.

 

The Transatlantic Consumer Dialogue is a grantee of the Open Society Foundations Public Health Program and Information Program.

 


Partager cet article
Repost0
27 juin 2012 3 27 /06 /juin /2012 16:39


EL ACCESO A LOS DATOS DE INVESTIGACION MÉDICA

PARA NUESTRA SALUD

 

 

patentes medicinas

 

"Se tragaron nuestra historia, el gancho y el sedal", escribió en un correo electrónico el Director de Investigación y Desarrollo de la empresa farmacéutica Pfizer, después de haber presentado con éxito el nuevo fármaco contra la artritis Celebrex ocultando los efectos secundarios que aparecen en la propia investigación de Pfizer.

Pfizer había decidido hacer caso omiso de las advertencias de otros empleados y de un consultor externo sobre los peligros de "informar solo de forma selectiva" sobre los datos obtenidos mediante los ensayos clínicos de este fármaco. El Director Médico de Pfizer admitió que le habían dado a los resultados clínicos "un masaje de datos" porque era la única manera de que el nuevo medicamento "pareciera mejor" que los ya existentes. De hecho, Pfizer y su socio, Pharmacia, presentaron los resultados empíricos obtenidos de únicamente los seis primeros meses de un largo estudio de un año en lugar de presentar los datos obtenidos en la investigación completa.

Hay una crítica cada vez mayor hacia las afirmaciones distorsionadas y sin riguroso fundamento científico sobre los nuevos medicamentos que exageran su eficacia y minimizan sus efectos secundarios. Esto es especialmente relevante si se tiene en cuenta el hecho de que son muy pocos los nuevos fármacos significativamente más eficaces que los ya existentes. Sólo un pequeño porcentaje de todos los nuevos productos médicos que llegan al mercado tienen realmente un valor terapéutico  añadido en comparación con los medicamentos existentes (4 de 97 en 2010) - La Revue Prescrire, 2011). Los productos más nuevos son fármacos del tipo "yo también" (“me too” drugs), lo que significa que son prácticamente idénticos a los ya existentes y no aportan mejoras.

La investigación biomédica debería luchar por una verdad no contaminada por la  parcialidad premeditada y la carencia de rigurosidad científica. La realidad es que hay muchos ejemplos de estas parcialidades interesadas por parte de la industria y de duplicidad en la manipulación de los datos científicos, desde Vioxx a Tamiflu. ¿Qué podemos hacer al respecto? Una respuesta de mínimos es la transparencia y la apertura en lo que respecta a los ensayos clínicos ya que estos estudios clínicos son la vía final por la cual los descubrimientos científicos se acaban convirtiendo en productos biomédicos.

Bajo el actual modelo de innovación biomédica lo que predomina son los opacos, "auto-regulados" y cerrados procesos que desarrollan las grandes empresas farmacéuticas. Según muchos expertos esto ha provocado una larga lista de escándalos médicos, decenas de miles de vidas perdidas, miles de millones de recursos económicos desperdiciados en las inversiones públicas, y nuevos fármacos que están principalmente orientados a hacerse hueco y obtener beneficios en el mercado en vez de priorizarse las necesidades de salud.

En Europa, los nuevos medicamentos han sido aprobados por la Agencia Europea de Medicina sobre la base de los ensayos clínicos. Estos suelen ser preparados por las grandes compañías farmacéuticas a través de sus experimentos con seres animales y humanos. Sin embargo, la mayoría de los datos brutos resultantes no están disponibles para el libre escrutinio y la investigación de los científicos, médicos y académicos. Las razones que suelen darse para justificar este secretismo y monopolio varían desde la "confidencialidad comercial" y "los derechos de patente" a simplemente que "el público general puede malinterpretar los datos".

La cuestión del acceso a los datos médicos plantea importantes problemas éticos. Desde el momento en que no se comparten valiosos datos científicos obtenidos mediante los ensayos clínicos, a menudo es necesario repetirlos, especialmente en el caso de desarrollo de nuevos medicamentos que han sido abandonados debido a problemas científicos. Este modelo de monopolio y secretismo también implica que incontables animales de laboratorio y decenas de miles de pacientes de ensayos clínicos humanos pueden estar expuestos a un sufrimiento y unos riesgos totalmente innecesarios. Este nivel de confidencialidad y oscurantismo también significa que la ciudadanía nunca puede conocer el por qué algunos medicamentos son aprobados por la FDA en los EE.UU., pero no por la EMA (...), o viceversa.

¿Es socialmente y políticamente aceptable que las informaciones esenciales producidas mediante la investigación médica estén rodeadas en el secretismo? ¿Acaso la salud de los ciudadanos puede estar protegida y segura con un acceso muy limitado o insuficiente a los datos de los ensayos clínicos cuando está en cuestión la eficacia, la seguridad y los efectos secundarios de un medicamento?

En una reunión en el Parlamento Europeo en junio del 2012, el Profesor Dr. Peter C. Gotzsche, Director del Centro Nórdico Cochrane (Nordic Cochrane Center), expresó una postura clara al afirmar: "si el éxito comercial o académico depende de la omisión de datos que son importantes para la el conocimiento y la toma racional de decisiones por parte de los médicos, pacientes y gobiernos, entonces hay algo fundamentalmente equivocado en nuestras prioridades de sanidad".

La reunión mencionada del Parlamento Europeo organizado por el Dialogo TransAtlántico de Consumidores (TACD) y Acción de Salud Internacional (HAI), con el patrocinio de los eurodiputados de tres partidos políticos, contaba también con la participación del Profesor Wolf-Dieter Ludwig, presidente de la Comisión de Medicamentos de la Asociación Médica Alemana (Drug Commission of the German Medical Association). El profesor dijo que el deber de facilitar el acceso a los datos de ensayos clínicos no se ha alcanzado en Europa en los últimos años y culpó e ello al conflicto existente entre los objetivos de protección de los intereses comerciales y los de promoción de una prescripción racional por parte de los médicos. "La base de pruebas sobre la cual se obliga a los prescriptores médicos a hacer su elección de terapia se determinó en gran medida por los ensayos clínicos patrocinados por la industria y por la publicidad engañosa e inexacta utilizada en el momento de lanzar el medicamento al mercado", dijo."No tenemos acceso a la información que necesitamos para los prescriptores y los pacientes", dijo Ludwig, citando el caso del fármaco reboxetina que, según dijo, se había demostrado ser ineficaz sólo en las evaluaciones experimentales de los productos que no se publicaron.Tanto Gøtzsche y Ludwig insistieron en que el acceso abierto a los 'datos brutos' (Raw Data) es esencial porque los resúmenes y las tablas de informaciones finales son extremadamente insuficientes. Según Gotzsche la falta generalizada de datos experimentales fiables a menudo convierte de antemano el "consentimiento por escrito" de los pacientes a aceptar el tratamiento en una "falsa ilusión".

Muchas voces en la reunión de Bruselas acusaron a la Agencia Europea de Medicina (AEM) de oscurantismo y de practicar una parcialidad favorable a los intereses económicos de la industria mediante sus estrictas políticas de confidencialidad y monopolio del conocimiento. El representante del Defensor del Pueblo de la UE (the EU Ombudsman) Nicholas Catephores afirmó que "todos los ciudadanos tienen el derecho a acceder a los documentos de la UE, y que la AEM no puede ocultar legalmente informaciones fundamentales por simples razones de confidencialidad comercial cuando está en juego un problema de salud pública".

Aunque el jefe médico oficial de la EMA, Hans-Georg Eichler, admitió que la transparencia necesita mejorarse en la EMA, pero a la vez expresó los límites de su posición al señalar su preocupación por la liberación "del cofre cerrado" de los datos brutos de los ensayos clínicos. Señaló que estos datos podrían ser mal utilizados o mal interpretados, y de esta manera provocar un impacto negativo en la salud pública. También expresó su preocupación por la protección de los datos personales de los pacientes participando en ensayos clínicos. Además, de acuerdo con Eichler, los intereses comerciales podrían sacar provecho de los hallazgos y las investigaciones de otros. Sin embargo, Eichler se disculpó por la ocasional "estupidez" cometida por EMA, al no poder responder a las solicitudes de datos puesto que se trataba de un material informativo que era casi totalmente desconocido.

En los próximos meses la UE adoptará una legislación que afectará al acceso a los datos médicos. Actualmente el Parlamento Europeo está discutiendo las normas sobre el acceso abierto a las publicaciones científicas y a los datos obtenidos durante todo el proceso de experimentación para su programa masivo de Investigación e Innovación “Horizonte 2020” (una iniciativa con 80 mil millones de euros públicos). En las próximas semanas la Comisión Europea presentará una propuesta para una nueva Directiva sobre los ensayos clínicos que centrará los debates de las partes interesadas y los legisladores durante el próximo año.

En la consideración de la legislación europea, el problema de la transparencia con respecto a los datos médicos esenciales será promovido por los actores y grupos de la sociedad civil, quienes reconocen que la exigencia de transparencia es fundamental y exigible para la defensa de la salud.



DAVID  HAMMERSTEIN

Partager cet article
Repost0
21 juin 2012 4 21 /06 /juin /2012 09:54

 

Porqué las subvenciones al carbón no son de interés colectivo y porque las movilizaciones para mantenerlas son reaccionarias

 

carbón Villablino

Ayudas por doquier. Son muchos los tipos de subvenciones públicas estatales que desde hace décadas viene recibiendo el sector industrial de la minería del carbón. Se trata de ayudas a la extracción o producción, del Plan Miner con inversiones sociales para el desarrollo local y la reconversión del sector, y el "decreto" de ayuda a la quema del “carbón autóctono” en las centrales térmicas. Los principales beneficiarios de las subvenciones son los empresarios mineros. El empresario minero privado más beneficiado es Victorino Alonso. Cada minero en activo (unos 5 mil) cuesta más de 100 mil euros al año al erario público español.

 

2. No nos hace falta el carbón. El contexto energético español es de un gran exceso de capacidad de generación. Hay un gran superávit de potencia eléctrica lo que convierte al carbón en innecesario y sobrante. El sistema eléctrico español podría prescindir del carbón, tanto el autócnono como el importado. Existe una sobrecapacidad de generación eléctrica en relación a los picos máximos del consumo de más del 30%. Además, España exporta mucho más electricidad que importa. También las continuadas subvenciones al carbón aumentan el déficit tarifario que el sector empresarial de la electricidad arrastra (venta de la energía por debajo de su coste económico a lo largo de todo el ciclo de producción) lo que contradice las leyes europeas.

 

3. El grifo de ayudas se cierra por imperativo legal europeo. Las subvenciones estatales al carbón debían haberse acabado en toda la Unión Europea a finales del 2010, pero a fuerza de las presiones del sector industrial junto a las de algunos gobiernos como el de Alemania y España se consiguió un aplazamiento con claras condiciones y restriccions hasta el 2018. Son de tres tipos las exigencias europeas: la UE obliga al gobierno español a reducir progresivamente las ayudas hasta que acaben en el 2018; las ayudas públicas deben servir para el cierre ordenado de las explotaciones mineras no rentables en el actual contexto de liberalización del mercado energético; las empresas mineras están obligadas a devolver las ayudas estatales que reciben. A partir del 2018 solo podrán quedar en actividad las empresas mineras que sean económicamente rentables sin ayuda pública alguna. En el caso español, casi todo el sector de la minería del carbón es económicamente dependiente del Estado ya que solo puede ser rentable con inmensas y continuas inyecciones de dinero público.

 

4. El carbón vulnera la legalidad climática. Las ayudas públicas al carbón disparan las emisiones contaminantes a la atmósfera. La participación del carbón en el mix eléctrico español llegó a bajar por de bajo del 5% en 2008, lo que propició una bajada significativa de las emisiones de CO2 del sector industrial español. Sin embargo hubo una subida al 11% en el 2011 como consecuencia de las ayudas públicas dadas a las empresas extractivas y a las térmicas, sobretodo por el Decreto para la quema de "carbón nacional". Con la política estatal de subvenciones al contaminante carbón España incumpirá sus compromisos legales, europeos e internacionales, en la lucha colectiva contra el cambio climático. En consecuencia se crea una macabra espiral de sangria pública es consecuencia de las subvenciones al carbón si se tiene en cuenta que el Gobierno está obligado a gastar centenares de millones de dinero público comprando derechos de emisiones contaminantes extras. A partir del 2013 todas las empresas españolas tendrán que pagar sus propias emisiones de CO2.

 

5. Las renovables son las fuentes más “autóctonas”. España no necesita el carbón llamado “autóctono”, ni para reducir la dependencia energética ni para mantener su autonomía y seguridad energética. Hay abundantes fuentes de energías limpias que también son “autóctonas” y que ya superan con creces la capacidad de producción energética del carbón. Las renovables también crean muchos más puestos de trabajo.

 

6. Ni carbón ni nucleares. En el sistema eléctrico español las energías renovables tienen una capacidad de producción casi el doble que las nucleares. Además, sobra mucha capacidad de generación de electricidad. Es un falso debate el querer plantear la dicotomía entre el carbón y las nucleares debido a que España podría prescindir sin grandes sobresaltos de estas dos fuentes energéticas tan contaminantes y peligrosas.

 

7. El carbón destruye montañas llenas de vida. Las minas a cielo abierto destruyen aceleradamente la biodiversidad y los ecosistemas locales contaminando aguas, tierras, aire, especialmente en León. Los cielos abiertos no son marginales ni anecdóticos. Al ser intensivos en maquinaria y al tener poca mano de obra, de las subvenciones resultan grandes beneficios económicos, por lo que los empresarios mineros condicionan la permanencia de la minería de interior a las subvenciones y a los cielos abiertos. El mayor empresario minero del carbón, el leonés: Victorino Alonso, ejerce la presión neocaciquil y el chantaje del empleo amenazando con cerrar todas las minas, las de cielo abierto y las de interior. Muchas de las explotaciones a cielo abierto (como las nueve del Valle de Laciana en León), han sido declaradas ilegales por el Tribunal Europeo de Justicia en noviembre del 2011 a causa de la enorme destrucción ambiental de especies y montañas protegidas por las directivas ambientales europeas.

 

8. Las minas frenan las alternativas económicas. El monocultivo del carbón en las cuencas mineras constituye un gran despilfarro y su mantenimiento mediante subvenciones estatales sustrae recursos y posibles inversiones en otras actividades y economías alternativas compatibles con la protección ambiental. Tanto el impacto ambiental como la presión política del sector minero suponen grandes barreras a las iniciativas de creación de empleo alternativas.

 

9. ¿Cualquier puesto de trabajo ha de ser bienvenido? No hay que estar igualmente en contra de todos los recortes. Huelga decir que actualmente no sobra el dinero público y es deseable el que se tenga un especial cuidado en su inversión. PSOE y IU hacen una defensa numantina de las subvenciones al carbón en nombre de la prioridad de los puestos de trabajo de los mineros y por encima de cualquier otro interés y necesidad colectiva. Pero entonces ¿porqué mantener las subvenciones al carbón y en cambio recortar la ayudas a muchas otras actividades con mucho más beneficios sociales y ambiéntales? Las movilizaciones de mineros y la llamada "marcha negra" de mineros que apoyan las subvenciones al carbón no merece ser apoyado por el amplio movimiento en contra de los recortes sociales porque este apoyo sería fácilmente utilizado para desacreditar las justas críticas al PP. Hay que apoyar a los ex-mineros, no al carbón.

 

10. Intimidación y violencia no son compatibles con la democracia. El bloque político, sindical y empresarial defensor pro-carbón, defensor de la continuidad de las subvenciones al carbón perpetúa las políticas locales de clientelismo, manipula e impide el ejercicio de los derechos fundamentales de libertad de opinión en medio de un ambiente social de violencia y la persecución de ecologistas. En las regiones mineras no existe un contexto propicio para el libre debate sobre el futuro económico y social. Las voces políticas y cívicas discrepantes no pueden ejercer libremente sus derechos democráticos.

 carbon-calaveras.jpg

 

Algunos datos significativos para tener en cuenta:

 

+Las emisiones de CO2 en España crecieron el 9.2% en el 2011 en el sector energético prinicipalmente a causa del “Decreto” para la quema del “carbón nacional”. A pesar de la crisis las emisiones generales de CO2 crecieron el %0.1 en el 2011.

 

+España incumple sus conpromisos legales con el Tratado de Kioto y con la UE. En comparación con el 1990 las emisiones de CO2 en España han aumentado el 22.8% cuando su objetivo legal para el final del 2012 es el 15%. Los contribuyentes tendrán que pagar las consecuencias de este incumplimiento.

 

+Los ciudadanos contribuyentes españoles tendrán que pagar entre 450 y 850 millones de euros para “compensar” este exceso de emisiones de CO2 en el 2011 mediante la compra de “derechos de emisión”. Una parte significativa de las emisiones viene de las térmicas de carbón subvencionadas. 

 

+Cada minero de carbón en activo supone un gasto público de más de 100 mil euros cada año en ayudas públicas directas e indirectas al sector.

 

+En noviembre de 2011 el Tribunal Europeo de Justicia declaró ilegales las minas de carbón a cielo abierto del Valle de Laciana, Léón.

Partager cet article
Repost0
17 juin 2012 7 17 /06 /juin /2012 22:09

Reflexiones ante el próximo congreso constituyente           

Mara Cabrejas

Equo podría ser un intento de levantar un espacio verde embrionario y maltrecho, al menos esto es lo que quiere mucha de su militancia. Aunque no hay pócimas mágicas para hacerlo, lo que de ninguna manera puede valer es la falta de confianza y la renuncia a lo que da un mayor valor distintivo al propio proyecto político de Equo.

Un grave problema que tiene el proyecto Equo es el de no definir un espacio político propio y diferenciado de nacionalistas y de la izquierda tradicional, tal y como suelen hacer los partidos verdes en otros países europeos. La militancia de Equo habría de poder valorar críticamente el actual avance hacia el suicidio político de Equo, que de seguro se dará si después del su próximo congreso constituyente en el mes de julio continúa por el actual camino de descarrilamiento. Se trata de la muerte anunciada de un espacio verde que apenas ha acabado de nacer, aunque sin embargo era y es muy necesario en el mapa político español, y es una tremenda asignatura pendiente.

equo.jpg
El reconocimiento de que algo va mal

Las actas de reuniones y los acuerdos orgánicos adoptados no son equiparables ni pueden suplantar lo que son los informes políticos de un equipo de dirección que se precie de serlo. Aunque la actual dirección de Equo no tiene el saludable hábito de practicar la transparencia mediante la realización de informes políticos contextualizados sobre la situación y coyuntura política, conviene sin embargo reconocer que los resultados electorales obtenidos por Equo han sido muy bajos. Más si cabe en el contexto político de una crisis económica que favorece mucho a los pequeños partidos y desgasta a los grandes. Y ya no vale la vieja excusa de decir que se es un partido de nuevo cuño dado que existe una continuidad histórica y no una ruptura con la antigua confederal de Los Verdes. Mucha gente y muchas legalidades del proyecto Equo y del manifiesto aprobado el 4Junio del 2011, son las mismas que eran en el pasado de Los Verdes. No hay un punto y aparte con los antiguos Verdes cuando el espacio político e ideológico, que al menos de palabra se dice que se quiere construir, es el mismo.

Pero la más clara y peor muestra del gran fracaso anunciado de Equo son los muy pobres resultados obtenidos por Juantxo Uralde por Madrid en las pasadas elecciones generales, cuando el contexto político era tan favorable. Nunca en la historia de veinte años de Los Verdes se ha contado con tanto apoyo mediático y tantos recursos y visibilidad, teniendo hasta el mismo periódico de El País y los medios del PSOE empeñados en dirigir a los votantes quemados por el gobierno PSOE hacia Equo. Pero incomprensiblemente desde Equo no se ha hecho análisis en profundidad sobre las causas fundamentales de este descalabro por Madrid, lo que era en realidad la esperanza, la bandera y el buque insignia para la emergencia del proyecto de Equo en su conjunto.


El mimetismo con Izquierda Unida

Reconocer con urgencia la distintiva apuesta verde de Equo mejoraría sus posibilidades políticas y electorales, y esto no sería incompatible con un programa de acción política altamente ambicioso en derechos ciudadanos y justicia social, y en favor de mayores cuotas de equidad en todos los ámbitos. Mediante la errónea idea de encerrar Equo en las paredes de la izquierda y en muchas de sus anquilosadas propuestas, se elimina de tajo el apoyo de una potencial ciudadanía que sí se siente preocupada por los desmanes ecológicos, pero que en nada se sitúa en los clásicos parámetros de la izquierda. El que Equo no se definiera como un partido de izquierdas, sino verde, no quiere decir que apueste por ser de derechas o de centro.

Algo central para afinar y acertar en la difícil estrategia de construcción del espacio político verde es tener en cuenta como se construye la preocupación pro-ambiental en términos sociológicos y culturales. Esta sensibilidad ambiental se crea desde lugares sociales bien diferentes y plurales, y no solo desde el estrecho reducto de las ideologías de izquierda. Una prueba evidente de esto son los grupos ecologistas, los que con la simple palabra: ecologistas, les basta y sobra para existir y para movilizar adhesiones y socios. A pesar de que muchos de sus activistas y socios sean de izquierdas, no se les ocurre llamarse: "izquierda ecologista" puesto que también llenan sus organizaciones con gente variopinta y muy plural en valores, actividades, clase, edad, estudios, ... No cometen el enorme error de desechar alegremente la diversa base sociocultural en la que se asientan.

Hay numerosas fuentes de estudios y datos empíricos que confirman esta pluralidad sociológica y cultural existente bajo las preocupaciones medioambientales y bajo las actitudes prácticas proclives al cambio a favor de la protección ambiental. Estas conclusiones habrían de ser los supuestos de partida en cualquier política verde que pretenda ir realmente en serio. Si se quiere convertir Equo en un naufragio sin posibilidad de reflote, lo mejor es encerrar el espacio verde exclusivamente en la izquierda, lo que excluye automáticamente a muchísima gente que no se autodefine como de izquierdas.  El problema principal en el que se concreta esto no es el de la definición identitaria sino el de los contenidos de las propuestas y los mensajes públicos de Equo. No es un asunto de identidad, ni de pureza ideológica, ni de principios, sino de espacio político y de estrategia. Lo problemático no es que haya mucha gente dentro de Equo que se consideran de izquierdas, sino el que no sean capaces de convertirse en la “otra izquierda” en sus discursos y posiciones públicas, una tercera izquierda distintiva y llamada “verde”. Ni socialdemócrata ni poscomunista, y nítidamente diferenciada de Izquierda Unida (IU). Esto no quiere decir que toque solo hablar de problemáticas ecológicas, ya que se trata también de muchos problemas no directamente ambientales, y concebirlos desde otras ópticas alejadas de las anacrónicas ideas zombis de la izquierda: la no mecanicista, ni economicista, ni estatalista ni productivista. En algunos casos se trataría de ser más moderados.

Pero contrariamente a esto, la actual dirección de Equo opta por un proyecto que se declara por activa o por pasiva: de izquierdas. Esto se ve claramente en las consignas, los lemas, los panfletos, los comentarios en las redes sociales, las notas de prensa, en las entrevistas a J.Uralde y otros líderes. Es decir, esto significa en la práctica algo inaudito y casi esperpéntico (se quiera o no, se tenga o no consciencia y voluntad): significa llamar a votar a IU y no a EQUO. La razón es de ello es clara: no se aporta ninguna razón de peso para que los potenciales votantes den su confianza y voto a Equo, y no a IU. Significa solicitar el voto para un partido de izquierdas adversario. Implica el apostar por un espacio político ya ocupado, bien consolidado, y que ahora, en plena crisis económica, está en alza. Mediante este sinsentido practicado por parte de Equo se renuncia a todo un trabajo de distinción y diferenciación pública de IU. Insistir como se ha hecho en los lemas electorales con el: “no al bipartidismo”, en realidad también significa favorecer el voto hacia otras opciones políticas minoritarias que tienen más visibilidad y presencia política y parlamentaria que Equo.

Pero el espacio verde es en realidad ampliamente inclusivo y muy variado internamente. Socialmente cabe la izquierda verde en él, sí, pero también caben mucha más gente diversa y definida con otras escalas de valores políticos y ciudadanos. Esto es bien diferente al intento de meter y comprimir el espacio verde dentro del estrecho contenedor de la izquierda tradicional, lo que además de poner más piedras añadidas en el ya difícil camino, obliga a ser primero de izquierdas para a acercarse a Equo. Con ello se reduce y desecha su potencial para la vertebración y el enraizamiento social. Contrariamente, si Equo optara por dirigirse a toda una variedad sociológica y cultural, ampliaría su base electoral, tal y como hacen otros partidos verdes europeos con cierto éxito. Para poder realizarlo tendría que marcar fuertemente las distancias con IU buscando una neta diferenciación en sus propuestas e intervenciones públicas. Pero incomprensiblemente, Equo apenas hace nada de esto y desaprovecha con ello una gran cantidad de oportunidades políticas para diferenciarse de IU. Basta con darse un paseo por el portal público de su Web para comprobarlo. Cuando se suma a acciones unitarias junto a otras fuerzas políticas y sociales de la izquierda, Equo tampoco marca diferencias ni distancias, y con ello simplemente desaparece y se invisibiliza a percepción social.

Conviene recordar que cuando se reconoce la variable ambiental como la dimensión que inevitablemente constituye a toda acción humana y societal, no se la puede externalizar convirtiéndola en solo sectorial (tal y como hacen los partidos políticos productivistas). Se ha de colocar por tanto en el centro de toda acción política y todo problema, y no solo en los típicos apartados del “medio ambiente”, minorizados y desconectados del resto de problemáticas y prioridades. Por ello, son muchas las contradicciones que tienen las posiciones de IU con la filosofía verde y los partidos verdes europeos. No se trata de hacer destacar solo las diferencias ecológicas, sino también las que están en numerosos campos como son: la educación, la salud, los derechos digitales, los animales, la economía, la fiscalidad, el consumo, la producción, la ciencia, la tecnología, el europeismo, el modelo de estado, la política internacional. Alguna gente que ha votado a Rosa Diez o al PSOE, o incluso al PP, podría votar a EQUO si adoptara en sus intervenciones y propuestas otra orientación con un perfil propio y diferenciado, y no solo el ambiental. Este necesario empeño en diferenciarse de IU y en abrirse a la transversalidad y la pluralidad ciudadana con preocupación ambiental y social es la puerta que puede dar alguna esperanza política para Equo.

Pero nada de esto está ocurriendo en Equo a día de hoy, donde parece que se rechaza hasta la palabra "verde" ya consolidada social y políticamente. No aparece ni en la letra pequeña de los panfletos, ni en los textos y documentos orgánicos, y mucho menos en los titulares. Sus líderes vienen sustituyendo la simplicidad y nitidez de la palabra “verde”, ya acuñada y cuajada a percepción social, por eso que llaman la "ecología política”. Se trata de dar con ello todo un rodeo semántico que oculta la identidad central y distintiva: verde. Se renuncia así a la definición que comunica más y mejor mediante el uso de una abstracción no enraizada socialmente y apenas comprensible. ¡Todo un obstáculo añadido a la comunicación y a la visibilidad social de Equo!. Equo ganaría claridad comunicativa y reconocimiento ciudadano si optara sin reparos por definirse públicamente como lo hace el Partido Verde Europeo: “un partido verde". Sin más añadidos. Sin adjetivos ni aditivos que lo acoten. Dentro del espacio verde sí que cabe la izquierda reconvertida, pero también cabe más gente y más sensibilidades, no solo las provenientes de la izquierda. Existen otros ejes posibles de definición política que dan cabida en el espacio verde a planteamientos muy plurales, como pueden ser las ideas liberales sobre derechos individuales, los valores libertarios contra el estatalismo, la defensa de los derechos de los animales, el ecosocialismo, el pacifismo, el ecofeminismo, entre otros.

El hacer posible y realizable la esperanza de Equo obliga a crear un espacio verde con marcadas fronteras en el mapa político. Esto aconseja adoptar un perfil propio y netamente diferenciado de otros partidos que se dicen de izquierdas. Es todo lo contrario de convertir Equo en un simple clon o en un hermano gemelo de IU, pero carente de espacio político posible mediante la autodestructiva estrategia de la “izquierda verde”. Equo no puede competir y desbancar a IU en fuerza, presencia, visibilidad, distinción, recursos y consolidación. Además, IU tampoco va a renunciar al marketing y a unos discursos con pinceladas verdes que le son ventajosos para confundir y arrastrar votantes con sensibilidad ambiental. Para conseguirlo, IU se arropa de acuerdos y alianzas leoninas con algunos de los muchos partidos fantasmas y legalidades verdes existentes. Siempre tendrá a su puerta unos gestores de siglas verdes dispuestos a entregar el nombre y los logos verdes tan buscados por IU en los periodos electorales a cambio de recibir una miserable “pensión alimenticia” o un “plato de lentejas”.

Las amputaciones territoriales de Equo

Se da una anómala entrega del proyecto Equo en algunos territorios, como el valenciano y el balear, a otros partidos consolidados en ámbito autonómico, con definido perfil ideológico nacionalista y con base electoral propia y alejada del tejido social de los partidos verdes. Esta extraña situación también anuncia el descalabro político de Equo. Se trata de unos partidos foráneos que restan y no suman al proyecto estatal de Equo, y que en realidad ninguna intención tienen de que emerja un nuevo partido verde, unitario, fuerte y autónomo, y llamado Equo. Es la razón por la que más de un centenar de militantes verdes inicialmente ilusionados han abandonado Equo en suelo valenciano.

La programada desaparición de Equo en estos territorios no es poco, es muchísimo si se tiene en cuenta la base poblacional y electoral de los mismos. Desde la dirección de Equo esto se justifica como "excepciones" en comparación con el resto de territorios Equo. Pero realmente lo que se hace es satisfacer los particulares intereses electorales de estos partidos que quieren gestionar Equo "desde dentro y desde fuera a la vez" bajo la exigencia de unas condiciones muy dañinas para el conjunto de Equo, como son el abandono del uso del nombre Equo en la vida política; un modelo organizativo confederal con soberanía territorial; unos futuros convenios de colaboración con Equo, …. Para los millones de ciudadan@s y electores de la geografía catalana desaparecerá entonces el espacio verde unitario que en teoría se busca construir con Equo. Ni oportunidad tendrán de tener unas papeletas con la palabra Equo en las mesas electorales. Se trata además de un retroceso en toda regla si se compara con la anterior confederal de Los Verdes. Esta nunca partió en trozos territoriales el proyecto para ceder su gestión y control a otros partidos políticamente adversarios. A partir de los resultados en votos obtenidos por la colación nacionalista de partidos valencianos llamada Compromís, que ahora cuenta con un diputado nacional, se presupone equivocadamente que dan a Equo cierta credibilidad frente a los porcentajes de voto muy bajos o marginales obtenidos por las candidaturas de Equo en el resto estado.

Pero esto es dividir y romper, y nada tiene que ver con la unidad ni la unificación que inicialmente se proclamaba por todo lo alto. El diputado nacionalista obtenido es producto directo del apoyo electoral obtenido por los partidos de la coalición Compromís, cuyos votos son sobre todo los de uno de los partidos integrantes de dicha coalición: el Bloc Nacionalista Valencià (BNV), que no pertenece al proyecto Equo. No forma parte de los partidos que firmaron el manifiesto del 4J de Equo. El BNV es un partido decididamente nacionalista que viene rozando el 5% del voto en las elecciones autonómicas. La coalición de Compromís es sencillamente otro proyecto político en suelo valenciano, con otra base social y electoral, y con otro programa e ideología. El que por parte de la actual dirección de Equo se quieran apuntar estos votos y este diputado como parte de un supuesto éxito electoral de Equo es un engaño contable descomunal. Además, los partidos que representan a Equo en suelo valenciano insisten en autodefinirse como “ecosocialistas”, con lo que se hacen excluyentes y restan apoyo social al proyecto por las razones antes comentadas.

Iniciativa per Catalunya-Verds (ICV) tutela en la sombra todo el proceso de Equo e impulsa su nefasta constitución como “izquierda verde” o “ecosocialista” desde el inicio y a través de la  Fundación Equo. Este partido catalán ICV es en la práctica el gran inspirador de la actual estrategia suicida de Equo: la de amputar territorios y embarcarse en la indistinción con la izquierda comunista. Hasta en la misma página principal de la Web oficial de Equo se da un tratamiento especial de hermandad a ICV y se anuncia la existencia de un convenio de colaboración con ICV. Se da un lugar estelar a ICV como si fuera un partido afín o en alianza electoral con Equo, cuando paradójicamente resulta que en la práctica real ICV ha sido un coaligado de IU en las elecciones generales y autonómicas, y con ello es un claro antagonista político-electoral de Equo a día de hoy. Así ha sido en las pasadas elecciones generales y muy probablemente así será en las próximas europeas. Aunque ICV se empeñe en ocultarlo ante el Grupo Verde del Parlamento Europeo y ante el Partido Verde Europeo afirmando que irán en coalición con Equo y que abandonaran su eterno matrimonio con IU a las próximas europeas.

En conclusión, el camino a seguir no es sencillo y no hay recetas fáciles ni atajos rápidos para colocar una opción verde en el mapa político español. La continuidad y el éxito de Equo dependerá de la construcción estratégica de un proyecto diferencialmente verde, abierto internamente a muchas sensibilidades y enraizado socialmente con las preocupaciones socioambientales. Esto a su vez exige un profundo debate interno y una redefinición del espacio político y la identidad de Equo para diferenciarla y alejarla de IU.



Mara Cabrejas
Mara.Cabrejas@uv.es




Partager cet article
Repost0
31 mai 2012 4 31 /05 /mai /2012 15:36

Hoy ACTA ha recibido tres golpes mortales. Hoy tres comités de la Eurocámara han votado en contra del ACTA, de Industria, de Libertades y de Asuntos Jurídicos.  El 20 de junio el Comité de Comercio Internacional decidirá su recomendación sobe ACTA y, finalmente, en la sesión plenaria de Estrasburgo del 4 de julio habrá una votación definitiva.

 

Cultura e internet pájaro pared

 
¿Qué significa este resultado?

 

Es el principio del fin de ACTA. Es un gran éxito de la sociedad civil europea. Sobretodo ha sido gracias a una masiva organización espontánea de jóvenes en las redes sociales, desde Polonia hasta España, quienes no aceptaban de ninguna manera las oscuras maniobras  para "domesticar" la web con medidas extra-judiciales draconianas y convertir a los proveedores de internet en policías. Al rechazar ACTA, los tres comités del Parlamento Europeo han mandado un mensaje claro en defensa de los derechos digitales y de unas leyes de propiedad intelectual justas. La Comisión Europea y el Gobierno Español deben tomar nota de este resultado al intentar legislar futuras medidas represivas contra el compartir información y cultura en Internet.
 
¿Hasta qué punto esta votación puede ser un termómetro para la votación de Julio?

 

  Es un indicador muy claro de que ACTA morirá el 4 o 5 de julio en Estrasburgo.
 
¿Quién respalda el ACTA en la Eurocámara?  

     ACTA solo conserva el respaldo de los Eurodiputados más relacionados con los lobbys de las sociedades de autores, la industria de Hollywood y las grandes productoras de música. Al agrietarse el apoyo a ACTA por parte de los conservadores en los países del Este, comenzando en Polonia por una gran rebelión social, ACTA no tenía posibilidad de prosperar.

Partager cet article
Repost0
30 mai 2012 3 30 /05 /mai /2012 22:38


La vida post-ladrillo: La pregunta de 61.149 millones de euros sobre
Bankia

 

David-ladrillo2009.jpg



La culpa de la tragedia de Bankia no ha sido por “una mala gestión”
ni siquiera por la escandalosa falta de transparencia financiera que
inutilmente ha intentado tapar el inmenso agujero. En medio del baile
fantasmal de billones de euros y de rescates públicos y acusaciones
de “fallos técnicos” se suele olvidar la causa principal de la magnitud
de la tragedia al obviar la responsabilidad política del gran consenso
por el ladrillo. Sin despreciar una cierta dosis de incompetencia
técnica y una temeraria ausencia de control financiero por parte del
Estado, la responsabilidad de la gran envergadura de esta crisis se
debe a la gran apuesta por un modelo de desarrollo concreto basado en
el monocultivo de la expansión urbanística.

 El colosal muro que pesa sobre la finanzas ruinosas de Bankia se
fabricó con hormigón y cemento, y fue alzada con gran precisión y
profesionalidad por personas muy conscientes de lo que hacían. Esta
losa lleva grabados los nombres y apellidos de representantes
políticos, empresariales y sindicales a quienes no les temblaron el
pulso durante años a la hora de tomar decisiones financieras en los
consejos de administración de los bancos con el fin de empujar el “boom
urbanístico” español. Izquierda y derecha,
todos al unísono firmaron un pacto con el diablo por el cemento. Todos juntos
saltaron del trampolín faustico al vacio, y con ello hacían un canje
infernal: ganar unos pocos años de vida intensa con dinero y negocio a
borbotones a cambio de acabar en el infierno de la deuda y la crisis
económica generalizada.

 Tampoco parecen sentirse aludidos los miles de concejales
de todos los colores políticos, que por doquier votaron a favor de un
sinfín de recalificaciones de usos de suelo y de desbocados planes
urbanísticos. Tampoco se sienten culpables los autores de leyes de suelo

y de planes urbanísticos que jaleaban las nuevas libertades para el auge del monocultivo de cemento. Los mismos ministros y líderes de la oposición política que
ahora mutuamente se echan las culpas del gigantismo de la brecha
financiera han defendido durante años una economía especulativa basada el modelo
productivo del ladrillo que tenía los días contados. La diversificación económica basada en el conocimiento, las nuevas tecnologias y las necesidades reales nunca fue considerada en serio ni por unos ni por otros.

 Hasta el 2011 Bankia tenía concedidos créditos de 61.149 millones
para construcciones urbanizadoras y promociones inmobiliarias. ¿Quien
cocinaba esta gran tarta envenenada que ahora toda la ciudadanía está
obligada a costear y comer?

Partager cet article
Repost0