Overblog
Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

25 novembre 2009 3 25 /11 /novembre /2009 10:50

 

DIEZ RAZONES CONTRA EL REAL DECRETO DE AYUDAS A LA PRODUCCIÓN Y QUEMA DE CARBÓN

 

El Consejo de Ministros está a punto de aprobar un Real Decreto ayudas para la quema de carbón. El mundo parece estar al revés para el Gobierno Español ya que ahora prefiere que las empresas españolas de producción eléctrica dependan más del consumo del sucio carbón español y menos de las energías renovables mediante masivas subvenciones a una caduca minería extractiva sin viabilidad económica. Se trata de la defensa numantina de un particular sector industrial en declive económico en respuesta a las presiones neocaciquiles de empresas mineras y sindicatos mimados que históricamente subsisten gracias a  ingentes cantidades de dinero público. Con este alargamiento artificial y ruinoso de la minería del carbón en España no solo se impide el crecimiento de las energías renovables, también se tirarán por la borda los compromisos de reducción de las emisiones contaminantes a la atmósfera, la real liberalización del mercado energético y el cumplimiento de la legislación europea ambiental por parte del Gobierno español. Toda una irracional política energética de proteccionismo estatal contra los intereses comunes del medio ambiente, l@s consumidor@s y la ciudadanía.

 

calaveras-carbon.jpg

 

1. El empleo debe salir del "nuevo modelo económico" sostenible, y no de la vieja y contaminante economía. Los dineros públicos han de dirigirse a los trabajadores y familias que sufren el cierre del anacrónico, contaminante y no rentable sector del carbón, y no para llenar de beneficios a los empresarios mineros y a las compañías eléctricas. Las gigantescas ayudas públicas al sucio sector del carbón, que actualmente salen a una media de 200 mil euros por cada minero empleado, deben separarse de las ayudas a las empresas. Han de dirigirse exclusivamente a destinos sociales y a nuevas alternativas económicas en las cuencas mineras.  Solo trabajan unas 5 mil personas en el sector del carbón mientras en el pujante sector de las energías renovables se generan 180 mil empleos que pueden ser los grandes perjudicados por la obligación de quemar más carbón.  

 

2. Cada vez hay más energía limpia: mejor dejar el carbón en el suelo.  Resultan alarmantes las cuentas kafkianas del Gobierno Español: que convierte en un "problema" el hecho de tener demasiada energía producida y que por ello se queme menos carbón. La capacidad de generación eléctrica del Estado Español supera por cuatro la demanda media del 2009, y como la producción de energía renovable, sobretodo la eólica, ha crecido mucho no hace falta apenas carbón para quemar en las centrales térmicas. El Real Decreto propuesto por el gobierno de Zapatero obligará la quema de carbón español por parte de las centrales térmicas y aumentará la emisiones contaminantes de CO2 del sector eléctrico español en alrededor de un 20%. No es verdad que simplemente se sustituya el más barato carbón de fuera por el "carbón nacional" ya que se aumentará globalmente la quema de carbón en más del 20%. Carece de todo sentido el querer subvencionar con masivos fondos públicos la extracción de un carbón caro y altamente destructor del medio ambiente y la atmósfera. En términos puramente ambientales es altamente irracional el mantener el consumo de carbón mediante subvenciones cuando el actual mercado económico de la electricidad está expulsando del mix eléctrico a la fuente más contaminante.

 

 

3. Es falso y deshonesto el querer vender el muy incierto "carbón limpio" del futuro para justificar el carbón sucio en el presente. El llamado "carbón limpio" no existe, es solo una optimista promesa tecnocientífica para el futuro que hoy carece de viabilidad económica y técnica. No existe ni una sola planta comercial de secuestro y almacenamiento de carbón en el mundo. Solo existen plantas experimentales que ensayan unas técnicas muy discutibles a nivel ambiental, energético y económico. Hasta por lo menos el año 2020 no se sabrán los resultados de estos ensayos científicos muy inciertos. 

 

4.  Es una burda mentira afirmar que "el carbón sea la única fuente de energía autóctona".  ¡Acaso no son autóctonas otras fuentes energéticas como son la eólica, la solar, la biomasa, la geotérmia, la hidroelectricidad y la marmotriz! ¿Acaso no és autóctona la eficiencia, el ahorro, el reciclaje y la reutilización?  La autosufiencia energética solo se conseguirá meidante una fuerte gestión de la demanda eléctrica hacia abajo, con medidas institucionales y de mejora técnica para reducir el consumo energético, con una revolución en la eficiencia (hacer más con menos), y con una máxima expansión de las energías renovables. Para reducir la dependencia energética española se debería prescindir por completo del contaminante carbón, tanto del nacional como del importado. Es importante apuntar que el carbón español no sustituye la dependencia del petróleo. Se podría reducirse drásticamente la importación de petróleo mediante grandes cambios en el actual modelo de transporte que sigue favoreciendo al coche con motor de combustión.

 

5.  Las subvenciones al carbón vulneran el Derecho Comunitario europeo sobre el mercado único.  Se violan las reglas del libre mercado interno y la competencia que prohiben a los estados miembros las medidas proteccionistas que no hayan sido específicamente aprobadas por la Comisión Europea. Las subvenciones estatales a la extracción y quema del carbón propuestas para el periodo 2010-2012 incumplen las leyes y reglamentos europeos que prohiben el apuntalamiento de sectores económicos en declive y carentes de rentabilidad. Las leyes de la Unión Europea para la liberalización del mercado energético no permiten distorsiones del mercado salvo excepciones con una importante motivación social, como es la lucha contra el Cambio Climático para el caso de las ayudas públicas a las energías renovables. Además, organismos son la Comisión Nacional de la Competencia y la Comisión Nacional de Energía, han realizado fuertes críticas sobre la distorsión del mercado y las "incongruencias" de subvencionar la quema del carbón. 

 

6. Las subvenciones al carbón vulneran el Derecho Comunitario sobre las leyes ambientales europeas. Una parte muy importante del carbón subvencionado español proviene de minas a cielo abierto que destrozan impunemente ecosistemas, montañas y una valiosa biodiversidad a pesar de las numerosas denuncias ciudadanas y sentencias judiciales españolas contra estas actividades mineras. Hasta la misma Comisión Europea ha llevado ante el Tribunal Europeo de Justicia al Gobierno Español por vulnerar la Directiva Hábitat con la minería de cielo abierto en zonas de altísimo valor ambiental reconocido internacionalmente y dentro de la europea Red Natura 2000, como en el Valle de Laciana (León). ¿Como se puede otorgar masivas ayudas públicas al carbón extraído de minas de muy dudosa legalidad?

 

7. No se pueden justificar unas primas económicas para la quema del carbón nacional a partir del inexistente problema de "seguridad de suministro eléctrico". La retórica empleado por el Gobierno Español: "de garantizar la  seguridad de suministro" constituye una burda manipulación que oculta la sobreproducción eléctrica existente: la capacidad de generación eléctrica en España roza los 90 millones de KiloWatios mientras el consumo actual en noviembre de 2009 es alrededor de 20 millones de KiloWatios. Cada mes entra en funcionamiento más capacidad eólica y solar, además del gas natural, que está susituyendo la necesidad de quemar más carbón. Con la crisis económica la demanda eléctrica se ha reducido en el 5.6% en el último año. España sigue siendo un exportador neto de energía eléctrica al mandar mucha más energía a Portugal y Marruecos que la cantidad que entra desde Francia. 

 

8. Subirá el recibo de la luz  por las nuevas ayudas al carbón.  Las leyes europeas obligan reflejar en los precios finales las ayudas estatales recibidas. Como España ya ha sido objeto de fuertes críticas y amenazas judiciales por no internalizar en los precios el total de los costes de producción de energía (el "déficit tarifario"), tendrá que pasar al consumidor final cada euro de subvención que el Gobierno otorgue al sector minero. Esta  subida de las tarifas eléctricas (hasta el 6%) será la forma de socialiizar las pérdidas de las empresas mineras. Es decir, que paguemos todos la ciudadanía tres veces por el carbón: una vez en la subida de nuestro recibo de la luz,  otra vez en nuestros impuestos desviados a los empresarios mineros, y finalmente en los gastos sanitarios y ambientales por respirar un aire más contaminado y por contribuir más al Cambio Clímático. A cada contribuyente español le tocará pagar bastante más por comprar los derechos de emisión de CO2 marcados por el Tratado de Kyoto, puesto que con las primas al carbón serán cada vez más gravosas. 

 

9. .  Poca luz y mucho humo. El carbón en España produce menos de 15% del total de la luz eléctrica (según algunos cálculos recientes menos del 10%), pero este mortecino combustible fósil multiplica su capacidad destructiva ya que escupe  hasta  el 27% de las emisiones globales de CO2. En esta dantesca carrera ambiental, el carbón solo tiene por delante al sector de transporte motorizado que es responsable de un 33% de las emisiones contaminantes a la atmósfera. 

 

10.  España y el Gobierno Español serán la oveja negra ante la Cumbre de Copenhague contra el Cambio Climático. Al subvencionar masivamente al carbón España pierde credibilidad en la lucha contra el Cambio Climático, y no puede pedir a países del Sur que hagan el esfuerzo de reducir su dependencia del carbón. Tanto el G-20 como la OCDE como la Agencia Intenacional de Energía están en contras de estas ayudas al carbón.

Partager cet article

Published by Europa en Verde - dans Cambio Climático
commenter cet article

commentaires