Overblog
Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

30 mai 2012 3 30 /05 /mai /2012 22:38


La vida post-ladrillo: La pregunta de 61.149 millones de euros sobre
Bankia

 

David-ladrillo2009.jpg



La culpa de la tragedia de Bankia no ha sido por “una mala gestión”
ni siquiera por la escandalosa falta de transparencia financiera que
inutilmente ha intentado tapar el inmenso agujero. En medio del baile
fantasmal de billones de euros y de rescates públicos y acusaciones
de “fallos técnicos” se suele olvidar la causa principal de la magnitud
de la tragedia al obviar la responsabilidad política del gran consenso
por el ladrillo. Sin despreciar una cierta dosis de incompetencia
técnica y una temeraria ausencia de control financiero por parte del
Estado, la responsabilidad de la gran envergadura de esta crisis se
debe a la gran apuesta por un modelo de desarrollo concreto basado en
el monocultivo de la expansión urbanística.

 El colosal muro que pesa sobre la finanzas ruinosas de Bankia se
fabricó con hormigón y cemento, y fue alzada con gran precisión y
profesionalidad por personas muy conscientes de lo que hacían. Esta
losa lleva grabados los nombres y apellidos de representantes
políticos, empresariales y sindicales a quienes no les temblaron el
pulso durante años a la hora de tomar decisiones financieras en los
consejos de administración de los bancos con el fin de empujar el “boom
urbanístico” español. Izquierda y derecha,
todos al unísono firmaron un pacto con el diablo por el cemento. Todos juntos
saltaron del trampolín faustico al vacio, y con ello hacían un canje
infernal: ganar unos pocos años de vida intensa con dinero y negocio a
borbotones a cambio de acabar en el infierno de la deuda y la crisis
económica generalizada.

 Tampoco parecen sentirse aludidos los miles de concejales
de todos los colores políticos, que por doquier votaron a favor de un
sinfín de recalificaciones de usos de suelo y de desbocados planes
urbanísticos. Tampoco se sienten culpables los autores de leyes de suelo

y de planes urbanísticos que jaleaban las nuevas libertades para el auge del monocultivo de cemento. Los mismos ministros y líderes de la oposición política que
ahora mutuamente se echan las culpas del gigantismo de la brecha
financiera han defendido durante años una economía especulativa basada el modelo
productivo del ladrillo que tenía los días contados. La diversificación económica basada en el conocimiento, las nuevas tecnologias y las necesidades reales nunca fue considerada en serio ni por unos ni por otros.

 Hasta el 2011 Bankia tenía concedidos créditos de 61.149 millones
para construcciones urbanizadoras y promociones inmobiliarias. ¿Quien
cocinaba esta gran tarta envenenada que ahora toda la ciudadanía está
obligada a costear y comer?

Partager cet article

Published by Europa en Verde - dans Crisis social y económica
commenter cet article

commentaires