Overblog
Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

10 février 2010 3 10 /02 /février /2010 23:01

Los límites ecológicos son condiciones para la paz 
en el Oriente Próximo
 
Resumen de la comunicación presentada ante el Foro Palestino-Israelí por la Paz, celebrado en Florencia el 8 y 9 de febrero de 2010

jerusalem-jpg.jpg
     

Unos recursos naturales finitos y especialmente frágiles entre el río Jordán y el mar Mediterráneo constituyen un factor importante que condiciona y caracteriza cualquier posibilidad de llegar a un futuro acuerdo de paz entre palestinos e israelíes. Al mismo tiempo las dos partes en conflicto están condenadas a una cooperación en la gestión sustentable de unos bienes ambientales comunes en una muy estrecha franja de terreno, densamente poblada y ecologicamente estresada. 
 
La actual situación entre israelíes y palestinos puede describirse como de gran injusticia ambiental por el desigual acceso al sustento natural lo que exige unos cambios radicales en la gestión de los recursos ambientales escasos, especialmente el agua, debido a la intensa presión ecológica que sufre a consecuencia de la sobredemanda y lasobre-explotación. Para poder facilitar un equitativo y viable marco biofísico para un acuerdo de paz, es necesario un reparto mucho más justo y equilibrado que favorezca a la población palestina. El Estado de Israel deberá transformar elementos importantes de su actividad económica y agrícola para obtener unas significativas reducciones de sus demandas sobre el capital natural común. Al mismo tiempo los palestinos deben también también por evitar la trampa de repetir los viejos modelos "sucios" del desarrollo, y para ello deberán orientar su incipiente Estado hacía nuevos modelos económicos mucho más limpios y con menos huellas destructivas sobre un entorno natural tan delicado.
 

el-muro.jpg


En el conflicto palestino-israeli la igualdad social y la ecología no son separables, constituyen dos caras de la misma moneda. No se puede aliviar la endémica pobreza de la ciudadanía palestina sin, al mismo tiempo, moderar el sobreconsumo israeli que está intensificando el conflicto sobre unos recursos naturales escasos. Si Israel no se mueve hacía unas pautas de consumo de baja demanda ambiental, que es un requisito para una relación más equitativa y justa con los palestinos, la lucha sobre el acceso al suelo, agua y energía puede recrudecerse.  La eficiencia tecnológica puede y debe ayudar pero no es una panacea ante el sobreconsumo; más que unos milagrosos avances técnicos lo que la región necesita son unas recetas globales de suficiencia y unos nuevos derechos ambientales de los palestinos hacia su entorno natural.
 

_45962732_banksy_230609_rushes1.jpg


La creación de unos dignos y suficientes sustentos de vida para la ciudadanía palestina no será posible sin un nuevo marco ambiental negociado por las partes y arbitrado por la comunidad internacional, principalmente por la Unión Europea. También  las ayudas europeas deben ser coherentes con su propia política ambiental y velar políticamente por nuevo acceso y reparto equitativo a los bienes naturales comunes. Dada las muy desiguales relaciones de fuerza entre palestinos e israelies no podemos depender solamente de los acuerdos bilaterales para afrontar la actual situación de injusticia ambiental. La enérgica implicación externa es necesaria para mediar y prevenir una creciente crisis socio-ecológica que podría abortar cualquier iniciativa de paz. Tampoco debemos olvidar que la pobreza ambiental de los palestinos no emana principalmente de una falta de ingresos económicos sino de una falta de poder político. 

Partager cet article

Published by Europa en Verde - dans Internacional
commenter cet article

commentaires