Overblog
Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

28 janvier 2007 7 28 /01 /janvier /2007 15:57

            1. El Líbano: Paz y consenso inestable en un sistema semifeudal de encaje de bolillos. Una democracia étnica y compleja se encuentra en una encrucijada ante las interferencias externas, los asesinatos políticos y las bombas israelíes. Sí, una democracia con una prensa libre muy crítica y muy variada y con una sociedad civil vibrante. Pero al mismo tiempo esta democracia peculiar y sectaria solo puede sobrevivir y evitar una nueva guerra civil con el mantenimiento, por lo menos parcialmente, de su sistema tradicional de consenso nacional, garantía de representatividad étnica y religiosa. No se puede gobernar con una estrecha mayoría excluyendo a algún grupo importante, como los chiíes de Hizbolah, sin consecuencias nefastas y violentas. Es verdad que es necesaria una reforma electoral, ya presentada por la sociedad civil, que combatiera la corrupción, limitar al financiación ilícita y reorganizara los distritos electorales de forma más equitativa y aumentara el número de diputados elegidos por sistema proporcional (en un doble sistema combinado con el étnico) Así se podría fomentar a los partidos políticos multiconfesionales y alianzas no sectarias. No intentemos forzar una democracia perfecta en un país donde todo pende de un hilo y miles de milicianos armados pueden brotar como setas en cualquier momento. Punto y parte merece la lamentable e injusta situación de la cuantiosa población palestina, privada de cualquier derecho de ciudadanía o de oportunidades de avance laboral, por miedo de que desequilibren el reparto político actual y con la excusa de que tienen que volver a Palestina.


            2. No es de gran utilidad dividir nítidamente a los partidos o grupos religiosos en pro-sirios y pro-occidentales. Hizbollah tiene que ser integrado en el sistema político, incluso dentro del gobierno, y animado a priorizar su agenda nacional en lugar de su agenda iraní o “internacionalista”. Existe una importante brecha social entre el poder sunii y los chitas y en este contexto de Hizbollah es una fuerza vista como “progresista”. Amal, en cambio, aspira jugar el papel de moderados, modernizadores y bomberos dentro del campo Chii y pregona acuerdos transaccionales y interreligiosos. La guerra que lanzó Israel contra Hizbollah el verano pasado ha debilitado a la mayoría gubernamental y ha fortalecido políticamente a Hizbollah, lo que ha animado a esta fuerza a presionar en la calle para un cambio en las reglas de juego político tratando de conseguir una minoría de bloqueo más pequeña.

            3. La frontera del Sur, las tropas europeas de la ONU y la paz con Israel: Es difícil creer que en el 1982 las tropas israelíes fueran acogidos entre vítores por la población chié del sur de Líbano. Sin duda, las tropas europeas juegan un papel importante en mantener la paz y evitar la reconstrucción de las infraestructuras de Hizbollah. Tienen una relación generalmente cordial con las tropas internacionales pero ya se notan las primeras señales de tensión cultural entre la población y las tropas. El ejército libanés está desplegado por la primera vez en años en el Sur y debe ser robustecido. Es de las pocas instituciones multiétnicas que existen. Colocar a las granjas de Chebaa bajo jurisdicción de la ONU ayudaría eliminar el pretexto de la continuación de la “ocupación israelí aumenta la tensión en la frontera.

              David Hammerstein

Partager cet article

Published by Europa en Verde - dans Internacional
commenter cet article

commentaires