Overblog
Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

1 octobre 2009 4 01 /10 /octobre /2009 06:37


Mi amigo Jordi López Ortega, de la Universidad Carlos III, escribe este interesante artículo en Diario Montañés (30-9-09) y después publico un trozo de un artícuo de Alberto Valverde en Cambio 16 sobre la irracional situación energética española.

La propuesta de Sarkozy para instaurar un impuesto sobre emisiones de CO2 ha generado un intenso debate político. Un debate que aún no ha traspasado el Pirineo. La escenificación no ha podido esta mejor estudiada. Encargada a una comisión presidida por Michael Rocard, con un escaño de eurodiputado desde 1994, ex secretario general del Partido Socialista Francés y dos veces primer ministro con François Mitterrand. Mantiene la estrategia de reclutamiento de socialistas de alto prestigio intelectual y unos de los pensadores más lúcidos. 

No podemos catalogar la propuesta de populista, ni mucho menos de electoralista. Propone una tasa con la que afrontar el reto de la crisis climática y energética. Un impuesto de 32 euros toneladas de CO2. ¿Qué supone? 7,76 céntimos más para gasolina sin plomo y 8,52 céntimos para el diesel, quien llenen el deposito dos veces al mes supone 100 euros. El fuel de calefacción podría suponer 170 euros.
 

Jean Louis Borloo ministro de ecología y Christine Lagarde ministra de economía supone una medida de contribución social más justa, al penalizar quienes utilizan combustibles fósiles de un modo más intenso, empezando por el transporte. ¿Significa un modo de recaudar más impuestos?
 

Explica que sea calificada por Daniel Conh-Bendit, líder de Europa Ecológica que dio la sorpresa en las elecciones europeas de medida "revolucionaria". Con el ministro de Exteriores, Bernard Kouchner escribió hace años "Quand tu seras president?". Una lluvia de ideas que diríamos hoy. Situar en la agenda problemas reales que afrontar con las luces largas, en lugar de las luces de posición a las que estamos habituados, cuando no se contemple el futuro por el retrovisor.
 

La elección de Michael Rocard no es casual. Cuando se aprobó el Protocolo de Kyoto apoyo la propuesta de presidente de la Comisión Europea, que ostentaba Jacques Delors, para crear una tasa de energía y clima, con una reducción fiscal sobre el trabajo. Fracaso ante la falta de unanimidad en la Europa de los 15. Toda una muestra de euroesclerosis. El botón de muestra de la incapacidad de los gobierno tomar decisiones, cuando la toma de decisiones es un recurso renovable.
 

No quisiera aburrirles con el "Sudoku" fiscal autonómico, que en lugar de resolver problema los crea. Se ha insinuado que podría ser una medida que formase parte de la ley de economía sostenible, capaz de transformar los brotes verdes en bosques verdes y selvas verdes. Propuestas del céntimo ecológico, mucho más simbólica que reales, tuvieron una escasa vida de horas. Dinamarca fue el primer país en aplicar en 1993 una reforma fiscal ecológica, con la que afrontó una crisis que disparó el desempleo. Impulsar la eficiencia energética, las energías limpias y, con ello, el empleo. Mientras aquí se devaluaba tres veces la peseta, en lugar de mejorar la competitividad de la economía.
 

La calificación de revolucionara a la propuesta de Sarkozy es de calado. Los gobiernos de todo signo prefieren afrontar la crisis con soluciones fáciles, inyectar dinero público a la economía, más endeudamiento, y todos, otra vez, keynesianos. ¿No ha sido el brutal endeudamiento, un una economía financiera al menos 4 veces mayor que el PIB mundial, el que ha provocado la crisis? ¿No deberíamos curar antes la hemorragia de hacer más transfusiones?
 

Pensar que con la caída de los tipos de interés, por el desplome del euríbor, facilitará el acceso al crédito, la concesión de hipotecas y, de nuevo, a generar burbujillas especulativas resulta una broma. Hoy nos preguntamos como nadie lo vio. Hasta el gurú de Allan Greenspan solo vio burbujilla. ¿Queremos salir de la crisis abriendo el grifo crediticio que ha provocado la mayor recesión?
 

Se puede hacer otras cosas. Aquí la propuesta de Sarkozy resulta revolucionaria. Incrementar el coste de la energía vinculada a combustibles fósiles que impulse la mejor de la competitividad, hacer más con menos, capaz de desbloquear el crédito con inversiones a largo plazo, facilitar la creación de empleo reduciendo cotizaciones sociales. Algo que sí permite ver selvas verdes. 

 

Alberto Valverde escribe en Cambio 16  30-9-09:

 


Sucede todo esto cuando la crisis económica ha sumido al sector energético y, especialmente, al eléctrico - en una crisis de demanda sin precedentes. La menor actividad económica, en efecto, ha reducido la producción eléctrica en un momento en que las tarifas, en parte como consecuencia de la crisis pero fundamentalmente como resultado de una ciega política gubernamental de trasladar costes a futuro, han originado una serie de desequilibrios que se han traducido en menores ingresos, una paralización de la actividad de generación y un agujero financiero (conocido como el déficit de tarifa) que se tardará años en solventar y cubrir.

 En este ya de por sí complicado contexto global ha surgido el problema de los productores nacionales de carbón, en su mayor parte centrados en una zona geográfica (León y sur de Asturias) en la que además el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene su base electoral. La minería de esta zona depende fundamentalmente de la industria eléctrica para su supervivencia, ya que son las centrales térmicas las que adquieren su producción para ser utilizada en la generación. Las empresas se han visto obligadas, por la crisis, a reducir la producción y habida cuenta que el carbón es un combustible con un precio político y considerablemente alto han tenido que reducir su utilización en aras de otras energías, como el gas y las renovables. La consecuencia ha sido catastrófica para las empresas mineras que acumulan su producción en las propias minas o en los depósitos de las centrales. Y ese no es el único problema. 

Partager cet article

Published by Europa en Verde - dans Cambio Climático
commenter cet article

commentaires