Overblog
Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

13 décembre 2008 6 13 /12 /décembre /2008 13:25
 Los gobiernos europeos utilizan cínicamente la crisis económica como excusa para destrozar la más coherente legislación climática propuesta por el Parlamento Europeo hasta ahora. En lugar de representar los intereses generales de toda la humanidad y de la población europea a favor de la habitabilidad y el clima terrestre, contrariamente cada gobierno defiende los intereses de sus particulares industrias caseras, incluidas las más contaminantes y destructivas de la salud planetaria. Tristemente, los gobiernos europeos no han hablado en nombre del sentir mayoritario de la ciudadanía europea sino en representación de los lobbies y actividades económicas más sucias del continente. El descafeinado acuerdo de mínimos alcanzado además manda un mensaje poco convincente al resto de países del Sur y a los Estados Unidos que deberían incorporarse con fuerza y ambición a la lucha contra la destrucción del clima en la próxima cumbre de la ONU que se celebrará en Copenhagen el año que viene. 


En realidad constituye un enorme escándalo moral y político el hecho de que se hayan creado generosas exenciones en la obligada compra del derecho a contaminar por parte de grandes sectores de la industria sucia y de parte de las eléctricas. Con la aceptación de la asignación gratuita de créditos o bonos de emisión a las industrias contaminadoras gran parte del mercado de comercio de emisiones significará un enorme engaño si a su vez estos créditos que han recibido gratuitamente de los gobiernos se venden para poder contaminar más. En definitiva, se trata de un regalo de miles de millones a las industrias contaminantes a cargo de los consumidores.

También, es muy preocupante que la Unión Europea haya aceptado el hecho de que hasta un tercio del esfuerzo de reducción de emisiones puede realizarse fuera del territorio europeo mediante la fórmula de comprar los derechos de contaminación atmosférica de los países del Sur. Estas nuevas medidas carecen de cualquier defensa moral y científica además de tener una dudosa e ineficaz aplicación. Resulta imposible saber si así se van a poder reducir las emisiones contaminantes o si es simplemente una forma barata de esquivar lo que es en realidad una prioritaria asignatura pendiente y una responsabilidad de primer orden: la reconversión de los modelos industriales contaminantes e insostenibles de cada país.

Contrariamente, el acuerdo de la UE sobre la promoción de las energías renovables puede ser valorado en general como un avance positivo ya que abre la posibilidad al fomento de unas inversiones masivas en las tecnologías limpias y la creación de hasta dos millones de nuevos empleos.

En todo caso, no parece que esté todo perdido en la lucha contra la destrucción del clima. En el contexto del futuro acuerdo internacional del año próximo, es previsible que la UE tenga que aumentar sus objetivos de reducción de emisiones y con ello verse obligada a fortalecer su sistema de comercio de emisiones contaminantes junto al reparto de los compromisos. Con los mecanismos adoptados esta semana la Unión Europea no podrá cumplir con el compromiso actual de reducción de un 20% de sus emisiones de CO2 para el año 2020, y mucho menos podrá cumplir con el 30%  al que probablemente obligará la firma de un nuevo acuerdo pos-Kioto de la ONU el año próximo. 

Partager cet article

Published by Europa en Verde - dans Cambio Climático
commenter cet article

commentaires