Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

11 novembre 2020 3 11 /11 /novembre /2020 11:05
A favor de menos ambición climática

En contraste con lo que se pregona por los medios no nos hace falta más ambición, más acción y más velocidad frente al cambio climático. Lo más urgente no son ni millones de placas solares ni llenar las calles de coches eléctricos ni reciclar el plástico y el vidrio. El más imprescindible no es consumir productos más eficientes ni más ecológicos ni levantar grandes infrastructuras tecnológicas. Todo el contrario.


 

Hace falta frenar, ir más lento y dejar de construir, consumir y moverse frenéticamente. La crisis ecológica no se mitiga ni se alivia solo con más tecnología ni con “compras verdes”. Es mucho más importante hacer menos cantidad de cosas malas que hacer más cosas buenas (que tampoco sobran). Ha llegado la hora de reducir drásticamente el ritmo de destrucción, tener mucho menos “ambición” desarrollista y extraer menos de las tierras locales y lejanas. Toca gastar el dinero en cuidar a la gente y en mimar al entorno natural en lugar de hacer más obras con hormigón, acero y diesel. Tenemos que aterrizar después de décadas de altos vuelos prometéicos con una fe ciega crecentista tecno-optimista. Los miles de aviones confinados en tierra por el COVID son todo un ejemplo práctico y simbólico. 


 

Hagamos algunos balances climáticos y ecológicos. Por ejemplo, hay mucho más impacto negativo sobre el clima y biodiversidad la ampliación en marcha de muchas autovías que el impacto positivo de la suma de todas las mejoras en el transporte público, las nuevas zonas peatonales y los carriles bici. En contraste con la retórica, el erario público financia mucho más las actuaciones anti-clima que los pro-clima en obras, compras, subvenciones y ayudas al sector privado. Las pequeñas mejoras relativas de haber más coches eléctricos serán mucho menos que el aumento del impacto global de la producción y circulación de más coches, camiones y furgonetas alimentado fuertemente por nuestro consumo vía Amazon, Uber y similares. El aumento del consumo de productos alimentarios ecológicos no baja significativamente el uso masivo de venenos en la agricultura “convencional” globalizado con un gran impacto duradero sobre el agua, los insectos y el suelo. El reciclaje no reduce la imposible sobre-extracción de recursos ni frena la disparada generación de residuos de todo tipo cada vez demasiado complejos y costosos para re-utilizar. Se suele hablar de unas cifras optimistas muy sesgadas sobre la reducción de CO2 en nuestro patio trasero mientras ignoramos que gran parte la supuesta “transición energética” y la maravillosa “digitalización” está haciendo estragos en la biodiversidad del Sur Global. Si. Tenemos que tener en cuenta que el “abaratamiento” de las renovables y el tan alabado boom digital también provocan un sufrimiento ecológico, social y sanitario que se externaliza a otras tierras y gentes.


 

Si queremos ser un poco más humildes, solidarios y responsables sobre la necesidad de más resiliencia de nuestras sociedades sobreconsumidoras ante los inevitables embates civilizatorios que se aproximan habrá que pulsar el botón de pausa y tener bastante menos ambición.

Partager cet article
Repost0

commentaires