Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

Búsqueda

Los Verdes

21 novembre 2018 3 21 /11 /novembre /2018 16:11

George Monbiot
20 noviembre The Guardian

 


¿Cuál de estos nombrarías como el problema ambiental más apremiante del mundo? ¿Colapso climático, contaminación del aire, pérdida de agua, residuos plásticos o expansión urbana? Mi respuesta es ninguna de las anteriores. Casi increíblemente, creo que la ruptura del clima ocupa el tercer lugar, detrás de dos problemas que reciben solo una fracción de la atención.

Advertencia de 'Armageddon ecológico' después de la caída espectacular en el número de insectos. Esto no es menospreciar el peligro del calentamiento global, por el contrario, presenta representa una amenaza existencial. Es simplemente que me he dado cuenta de que otros dos problemas tienen impactos tan enormes e inmediatos que empujan incluso este gran problema al tercer lugar. Uno es la pesca industrial, que en todo el planeta azul está causando un colapso ecológico sistémico. La otra es la eliminación de la vida no humana de la tierra por la agricultura.
Y tal vez no solo la vida no humana.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, a las tasas actuales de pérdida de suelo, impulsadas principalmente por prácticas agrícolas deficientes, solo nos quedan 60 años de cosechas. Y esto es antes de que el informe Global Land Outlook, publicado en septiembre, descubriera que la productividad ya está disminuyendo en el 20% de las tierras de cultivo del mundo.


El impacto en la vida silvestre de los cambios en las prácticas agrícolas (y la expansión de las áreas cultivadas) es tan rápido y grave que es difícil hacer que nuestra mente se dé cuenta de lo que está sucediendo. Un estudio publicado esta semana en la revista Plos One revela que los insectos voladores estudiados en las reservas naturales en Alemania han disminuido en un 76% en 27 años. La causa más probable de este Insectageddon es que la tierra que rodea esas reservas se ha vuelto hostil para ellos: el volumen de pesticidas y la destrucción del hábitat han convertido las tierras de cultivo en un desierto de vida silvestre.

Resulta importante el que confiemos en un estudio en Alemania para ver qué aquello que es probable que esté sucediendo en todo el mundo, puesto que las investigaciones a largo plazo de este tipo simplemente no existen en ningún otro lugar. Este fracaso refleja prioridades distorsionadas en la financiación de las ciencias. Aunque las becas concedidas a la investigación no tienen la finalidad de cómo matar insectos lo cierto es que casi no hay dinero para descubrir cuáles podrían ser los impactos de esta matanza. Sin embrago, este trabajo investigador se ha dejado, como en el caso alemán, a grabaciones de naturalistas aficionados.

Pero cualquiera de mi generación (es decir, en la segunda floración de la juventud) puede ver y sentir el cambio. Recordamos la "tormenta de nieve polilla" que llenaba los faros de los autos de nuestros padres en las noches de verano (recordados en el encantador libro de ese nombre de Michael McCarthy). Cada año recolectaba docenas de especies de orugas y las veía crecer, criar y criar. Este año traté de encontrar algunas orugas para que mis hijos las criaran. Pasé todo el verano buscando y, aparte de las coles en nuestras plantas de brócoli, no encontré nada en la naturaleza, solo una larva de tigre de jardín. Sí, una oruga en un año. Apenas podía creer lo que estaba viendo o, mejor dicho, apenas no lo veía.

Los insectos, por supuesto, son críticos para la supervivencia del resto del mundo viviente. Sabiendo lo que ahora sabemos, no hay nada sorprendente en la calamitosa decadencia de las aves que comen insectos. Esos insectos voladores, no solo las abejas y las moscas flotantes, sino especies de muchas familias diferentes, son los polinizadores sin los cuales no puede sobrevivir una vasta extensión del reino vegetal, tanto silvestres como cultivadas. Las maravillas del planeta vivo se desvanecen ante nuestros ojos.

Bueno, oigo decir, tenemos que alimentar al mundo. Sí, pero no de esta manera. Como explicó un informe de la ONU publicado en marzo, la noción de que el uso de pesticidas es esencial para alimentar a una población en crecimiento es un mito. Un estudio reciente en Nature Plants revela que la mayoría de las granjas aumentarían la producción si cortaran el uso de pesticidas. Un estudio en la revista Arthropod-Plant Interactions muestra que cuanto más pesticidas neonicotinoides se usaron para tratar los cultivos de colza, más disminuye su rendimiento. ¿Por qué? Porque los pesticidas dañan o matan a los polinizadores de los que depende el cultivo.

Los agricultores y los gobiernos han sido ampliamente engañados por la industria global de pesticidas. Estas se han asegurado de que sus productos no sean regulados adecuadamente o incluso, en condiciones reales, evaluados.  Un ataque masivo a los medios de comunicación por parte de esta industria nos ha engañado a todos sobre su utilidad y su impacto en la salud de los seres humanos y del mundo natural.

Los beneficios de estas empresas dependen del ecocidio. ¿Les vamos a permitir que saqueen el mundo o reconocemos que la supervivencia del mundo viviente es más importante que el retorno de beneficios a sus accionistas? Por el momento, el valor del accionista es lo primero, que no contará nada cuando hayamos perdido los sistemas vivos de los que depende nuestra supervivencia.

 

Adiós - y buen viaje - a la ganadería


Para salvarnos a nosotros mismos y al resto del mundo viviente, esto es lo que debemos hacer:

1 Necesitamos un tratado global para regular los pesticidas y devolver a los fabricantes a su casa.

2 Necesitamos evaluaciones de impacto ambiental para las industrias agrícolas y pesqueras. Es asombroso que, si bien estos sectores representan las mayores amenazas para el mundo vivo, son únicos en muchos estados y no están sujetos a tal supervisión.

3 Necesitamos reglas firmes basadas en los resultados de estas evaluaciones, obligando a aquellos que usan la tierra a proteger y restaurar los ecosistemas de los que todos dependemos.

4 Necesitamos reducir la cantidad de tierra utilizada por la agricultura, mientras se sostiene la producción de alimentos. La forma más obvia es en gran medida reducir nuestro uso del ganado: muchos de los cultivos y todas las tierras de pastoreo que utilizamos se despliegan para alimentar la ganadería. Un estudio en Gran Bretaña sugiere que, si dejamos de usar productos de origen animal, todos en Gran Bretaña podrían ser alimentados con solo 3 millones de nuestras 18.5m de hectáreas de tierras de cultivo actuales (o con 7m de hectáreas si toda nuestra agricultura fuera orgánica). Esto nos permitiría crear enormes refugios para la vida silvestre y el suelo: una inversión contra un futuro aterrador.

5 Debemos dejar de cultivar maíz destinado a producir biogás y combustible para automóviles, la tierra debería cultivar alimentos para las personas.

 

 

Partager cet article

Repost0

commentaires